La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Punto de partida Mensaje Cristiano El Catecismo nos recuerda El.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Punto de partida Mensaje Cristiano El Catecismo nos recuerda El."— Transcripción de la presentación:

1 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Punto de partida Mensaje Cristiano El Catecismo nos recuerda El Youcat nos recuerda Expresión de la fe: Oración 1: El trabajo, Señor, de cada día. Oración 2: Asísteme, Señor, en mis trabajos. Oración 2: Asísteme, Señor, en mis trabajos. Oración 3: La gloria de Dios es el hombre que vive y trabaja Oración 3: La gloria de Dios es el hombre que vive y trabaja Punto de partida Mensaje Cristiano El Catecismo nos recuerda El Youcat nos recuerda Expresión de la fe: Oración 1: El trabajo, Señor, de cada día. Oración 2: Asísteme, Señor, en mis trabajos. Oración 2: Asísteme, Señor, en mis trabajos. Oración 3: La gloria de Dios es el hombre que vive y trabaja Oración 3: La gloria de Dios es el hombre que vive y trabaja

2 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

3 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

4 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

5 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

6 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

7 Punto de partida 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

8 Mensaje cristiano La avaricia y la ambición: representadas en el rey Herodes La avaricia y el afán desmedido de poseer llevan al hombre a cometer muchas injusticias, a mentir, a no respetar los derechos de los demás (sobre todo, de los más débiles), a ser violentos. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

9 Mensaje cristiano La avaricia y la ambición: representadas en el rey Herodes 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Jesús nació en Belén, en tiempo del rey Herodes. Por entonces, unos sabios de oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Al oír esto, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén… Entonces Herodes, llamando aparte a los sabios, los envió a Belén con este encargo: Id e informaos bien sobre ese niño, y cuando lo encontréis, avisadme para ir yo también a adorarlo. Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y la estrella que habían visto en oriente los guió hasta que llegó y se paró encima de donde estaba el niño.

10 Mensaje cristiano La avaricia y la ambición: representadas en el rey Herodes 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Entraron en la casa y lo adoraron postrados en tierra. Y, advertidos en sueños de que no volvieran donde estaba Herodes, regresaron a su país por otro camino. Entonces Herodes, viéndose burlado por los sabios, se enfureció mucho y mandó matar a todos los niños de Belén y de todo su término que tuvieran menos de dos años. Mateo 2,1-12

11 Mensaje cristiano La envidia: representada en Caín Quien es envidioso y no lucha por superarlo, se siente tremendamente infeliz. Y quien actúa movido por la envidia, lo hará violenta e injustamente. El corazón de la persona envidiosa está lejos de desear la fraternidad que Dios quiere que reine entre los hombres. Si grave fue el pecado de Adán y Eva, no lo fue menos el de Caín, que por envidia mató a su hermano Abel: 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

12 Mensaje cristiano La envidia: representada en Caín 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos «Abel era pastor y Caín agricultor. Caín presentó al Señor una ofrenda de los frutos de la tierra. Abel le ofreció también los primogénitos de su rebaño. El Señor se fijó en Abel y su ofrenda, más que en Caín y la suya. Entonces Caín se enfureció mucho y andaba cabizbajo. El Señor le dijo: ¿Por qué te enfureces? ¿Por qué andas cabizbajo? Si obraras bien, llevarías bien alta la cabeza, pero si obras mal, el pecado acecha a tu puerta y te acosa, aunque tú puedes dominarlo. Caín propuso a su hermano Abel que fueran al campo y, cuando estaban allí, se lanzó contra su hermano Abel y lo mató. El Señor preguntó a Caín: ¿Dónde está tu hermano?. Él respondió: No lo sé: ¿soy yo acaso el guardián de mi hermano?» Génesis 4,2-9

13 Mensaje cristiano Jesús nos enseña a ser generosos, humildes y caritativos De la avaricia, la ambición y la envidia nacen el robo, el fraude, el engaño, el incumplimiento de las promesas, el querer aprovecharse de los demás y de su trabajo, especialmente cuando son personas débiles, ignorantes o indefensas, llegando incluso a esclavizarlas de cualquier modo o a utilizarlas como si fueran una mercancía. Jesús, en cambio, a sus discípulos les enseñó y les dio ejemplo de cómo debían actuar entre sí. Criticó duramente el deseo desmedido de acumular bienes, la ambición, el afán de dominar a los demás, de aprovecharse de ellos, de envidiarlos por lo que tienen. Y para librarlos de todo ello, les propuso el camino de la pobreza. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

14 Mensaje cristiano Jesús nos enseña a ser generosos, humildes y caritativos De la avaricia, la ambición y la envidia nacen el robo, el fraude, el engaño, el incumplimiento de las promesas, el querer aprovecharse de los demás y de su trabajo, especialmente cuando son personas débiles, ignorantes o indefensas, llegando incluso a esclavizarlas de cualquier modo o a utilizarlas como si fueran una mercancía. Jesús fue pobre, no quiso ni dinero, ni honras, ni poder según el mundo; así nos enseñó el camino para crear un mundo nuevo donde reinen la justicia y la paz, y donde lo más importante sea el servicio, la ayuda y la entrega mutua. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

15 Mensaje cristiano Jesús nos enseña a ser generosos, humildes y caritativos 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos «Se produjo entre ellos una discusión sobre quién debía ser considerado el más importante. Jesús les dijo: Los reyes de las naciones ejercen su dominio sobre ellas, y los que tienen autoridad reciben el nombre de bienhechores. Pero vosotros no debéis proceder de esta manera. Entre vosotros, el más importante ha de ser como el menor, y el que manda como el que sirve. ¿Quién es más importante, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Pues bien, yo estoy entre vosotros como el que sirve.» Lucas 22,24-27

16 Mensaje cristiano El trabajo y el esfuerzo dignifican la vida del hombre y le hacen realmente libre Es mediante el trabajo y el esfuerzo como el hombre, según la voluntad de Dios, puede llegar a poseer legítimamente los bienes y cuanto necesita para vivir dignamente y con libertad. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

17 Mensaje cristiano Exigencias del séptimo y décimo mandamientos El séptimo mandamiento exige: Cumplir las promesas y observar lo pactado en la medida en que el compromiso adquirido sea moralmente justo. Reparar las injusticias cometidas. Respetar la integridad de la creación. Promover la justicia y el amor a los pobres. El décimo mandamiento exige: Desterrar del corazón la envidia. Aspirar a la pobreza evangélica. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

18 «Dios quiere que el hombre domine la naturaleza cuidando de ella, trabajándola y transformándola para el servicio de todos los hombres.» (ENF 333) «Todos los hombres tienen derecho a disponer de los bienes materiales necesarios para vivir dignamente y con libertad.» (ENF 334) «Todos los hombres, como seres humanos y colaboradores de Dios en la creación, tienen el derecho y el deber de trabajar.» (ENF 335) «Estudiar es el principal trabajo de niños y jóvenes.» (ENF 336) «Dios quiere que el hombre domine la naturaleza cuidando de ella, trabajándola y transformándola para el servicio de todos los hombres.» (ENF 333) «Todos los hombres tienen derecho a disponer de los bienes materiales necesarios para vivir dignamente y con libertad.» (ENF 334) «Todos los hombres, como seres humanos y colaboradores de Dios en la creación, tienen el derecho y el deber de trabajar.» (ENF 335) «Estudiar es el principal trabajo de niños y jóvenes.» (ENF 336) El catecismo nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

19 «Pecan gravemente contra el séptimo y el décimo mandamientos: Quienes se apoderan ilegítimamente de lo que no es suyo, y, sobre todo, quienes lo roban con violencia. Quienes viven con un lujo excesivo y se olvidan de las necesidades de los pobres. Quienes no quieren trabajar, quienes se aprovechan y abusan del trabajo ajeno, y quienes no cumplen con su deber en el trabajo. «Pecan gravemente contra el séptimo y el décimo mandamientos: Quienes se apoderan ilegítimamente de lo que no es suyo, y, sobre todo, quienes lo roban con violencia. Quienes viven con un lujo excesivo y se olvidan de las necesidades de los pobres. Quienes no quieren trabajar, quienes se aprovechan y abusan del trabajo ajeno, y quienes no cumplen con su deber en el trabajo. El catecismo nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

20 «Pecan gravemente contra el séptimo y el décimo mandamientos: Quienes no colaboran con sus bienes a las necesidades de la sociedad y de la Iglesia. Esta recuerda expresamente a sus hijos en su quinto mandamiento que, según su capacidad, han de ayudar a la Iglesia en sus necesidades. Quienes se aprovechan injustamente, negociando con bienes que son de otros hombres, y niegan, por tanto, a estos lo que les pertenece. Quienes no reparan el daño causado a su prójimo en sus bienes económicos y culturales.» (ENF 337) «Pecan gravemente contra el séptimo y el décimo mandamientos: Quienes no colaboran con sus bienes a las necesidades de la sociedad y de la Iglesia. Esta recuerda expresamente a sus hijos en su quinto mandamiento que, según su capacidad, han de ayudar a la Iglesia en sus necesidades. Quienes se aprovechan injustamente, negociando con bienes que son de otros hombres, y niegan, por tanto, a estos lo que les pertenece. Quienes no reparan el daño causado a su prójimo en sus bienes económicos y culturales.» (ENF 337) El catecismo nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

21 ¿Qué regula el séptimo mandamiento: «No robarás» (Éx 20,15)? El séptimo mandamiento no sólo prohíbe quitarle algo a alguien, sino que exige también la justa administración y el reparto de los bienes de la tierra, regula las cuestiones de la propiedad privada y del reparto de los rendimientos del trabajo humano. Igualmente se denuncia en este mandamiento el reparto injusto de las materias primas. (Youcat 426) ¿Qué normas regulan la propiedad intelectual? También es robo la sustracción de la propiedad intelectual. (Youcat 429) El Youcat nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

22 ¿Cómo se debe tratar la propiedad común? El vandalismo y los daños deliberados en equipamientos públicos y en bienes comunes son formas de robo y deben ser reparados. (Youcat 433) ¿Cómo debemos tratar la Creación? Cumplimos el designio creador de Dios cuando cuidamos la tierra con sus leyes vitales, su variedad de especies, su belleza natural y sus riquezas renovables, y la conservamos eficazmente como ámbito de vida, de modo que también las futuras generaciones puedan vivir bien en la tierra. (Youcat 436) El Youcat nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

23 ¿Qué importancia tienen los pobres para los cristianos? El amor a los pobres debe ser en todos los tiempos el distintivo de los cristianos. A los pobres no les corresponde sin más algún tipo de limosnas; tienen derecho a la justicia. Los cristianos tienen un deber especial de compartir sus bienes. Cristo es un ejemplo en el amor a los pobres. (Youcat 449) ¿Cuáles son las «obras de misericordia corporales»? Dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, dar techo a quien no lo tiene, visitar a los enfermos y a los presos y enterrar a los muertos. (Youcat 450) El Youcat nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

24 ¿Cuáles son las «obras de misericordia espirituales»? Las obras de misericordia espirituales son: enseñar a quien no sabe, dar consejo al que lo necesita, consolar al afligido, corregir al pecador, perdonar al ofensor, sufrir la injusticia con paciencia, rezar por vivos y difuntos. (Youcat 451) ¿Qué es la envidia y cómo se puede luchar contra ella? La envidia decrece cuando uno se esfuerza por alegrarse cada vez más de los éxitos y los dones de otros, cuando se cree en la providencia amorosa de Dios también para uno mismo y cuando se orienta el corazón hacia la verdadera riqueza. Ésta consiste en que por medio del Espíritu Santo tenemos ya parte en Dios. (Youcat 466) El Youcat nos recuerda 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

25 Oración El trabajo, Señor, de cada día Expresión de la fe El trabajo, Señor, de cada día nos sea por tu amor santificado, convierte su dolor en alegría de amor, que para dar Tú nos has dado. Paciente y larga es nuestra tarea en la noche oscura del amor que espera; dulce huésped del alma, al que flaquea dale tu luz, tu fuerza que aligera. En el alto gozoso del camino, demos gracias a Dios, que nos concede la esperanza sin fin del don divino; todo lo puede en Él quien nada puede. Amén. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos

26 Oración Asísteme, Señor, en mis trabajos Expresión de la fe Dios de los padres, y Señor de la misericordia, que con tu palabra hiciste todas las cosas, y en tu sabiduría formaste al hombre, para que dominase sobre tus criaturas, y para regir el mundo con santidad y justicia, y para administrar justicia con rectitud de corazón. Dame la sabiduría asistente de tu trono y no me excluyas del número de tus siervos, porque siervo tuyo soy, hijo de tu sierva, hombre débil y de pocos años, demasiado pequeño para conocer el juicio y las leyes. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Pues, aunque uno sea perfecto entre los hijos de los hombres, sin la sabiduría, que procede de ti, será estimado en nada. Contigo está la sabiduría, conocedora de tus obras, que te asistió cuando hacías el mundo, y que sabe lo que es grato a tus ojos y lo que es recto según tus preceptos.

27 Oración Asísteme, Señor, en mis trabajos Expresión de la fe 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Mándala de tus santos cielos, y de tu trono de gloria envíala, para que me asista en mis trabajos y venga yo a saber lo que te es grato. Porque ella conoce y entiende todas las cosas, y me guiará prudentemente en mis obras, y me guardará en su esplendor. Sabiduría 9,

28 Oración La gloria de Dios es el hombre que vive y trabaja Expresión de la fe Tú eres el Dios vivo y verdadero; el universo está lleno de tu presencia, pero sobre todo has dejado la huella de tu gloria en el hombre, creado a tu imagen. Tú lo llamas a cooperar con el trabajo cotidiano en el proyecto de la creación y le das tu Espíritu para que sea artífice de justicia y de paz, en Cristo, el hombre nuevo. 12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos


Descargar ppt "12 No robarás, ni desearás los bienes ajenos No robarás, ni desearás los bienes ajenos Punto de partida Mensaje Cristiano El Catecismo nos recuerda El."

Presentaciones similares


Anuncios Google