La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1934 – 2011.. UNA VIDA POR COLOMBIA Solo un ciudadano de alta intensidad, un ciudadano preocupado por su ciudad y por su entorno, garantiza que la maravillosa.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1934 – 2011.. UNA VIDA POR COLOMBIA Solo un ciudadano de alta intensidad, un ciudadano preocupado por su ciudad y por su entorno, garantiza que la maravillosa."— Transcripción de la presentación:

1 1934 – UNA VIDA POR COLOMBIA Solo un ciudadano de alta intensidad, un ciudadano preocupado por su ciudad y por su entorno, garantiza que la maravillosa capital de Colombia siga siendo un seductor lugar para vivir. Bogotá no se ha hecho en un día. Augusto Ramirez Ocampo. Agosto 2003 La promoción de la dignidad humana es la base de la paz en cualquier parte del mundo. Una paz integral para Colombia. Augusto Ramirez Ocampo La apuesta del país por una nueva sociedad, en paz, incluyente participativa, de derechos quedó plasmada en la Constitución de 1991 y donde los aportes de Augusto Ramírez Ocampo fueron determinantes. La paz como un derecho, la apertura democrática, la participación ciudadana, la Comunidad Latinoamérica de Naciones, la descentralización, el Ordenamiento Territorial, el Régimen Político Administrativo, la Seguridad, la Defensa Nacional, el Estado Social de Derecho y la Constitución entera pasó por su mente y su pluma hasta el momento mismo de la redacción del texto final. Su trabajo por la paz fue una actitud y un proyecto de vida, tanto desde las dignidades públicas como desde su trabajo como ciudadano y desde la sociedad civil. Una sociedad que también lo tuvo como uno más de los suyos. Como miembro de la Comisión de Conciliación Nacional, desde su fundación en Agosto de 1995, luchó sin descanso por una Política de Paz Permanente para Colombia, una solución negociada al conflicto armado. Trabajó como miembro de la Comisión Colombiana de Juristas, también en la organización CODHES y mantuvo siempre un compromiso absoluto por los desplazados, refugiados y desarraigados. Se destacan también sus logros y ejecutorias desde la Comisión Facilitadora Civil para los Diálogos entre el Ejercito de Liberación Nacional y el Gobierno Colombiano.

2 AUGUSTO RAMÍREZ OCAMPO, UN CIUDADANO DEL MUNDO, Y allí está también la importancia del uso de la palabra como método para la resolución pacífica de los conflictos, que es otro de los grandes propósitos de la Cultura de Paz. La solución de los conflictos por la vía del diálogo es la exaltación de la razón humana, de la libertad y, sobre todo, de la búsqueda natural de la verdad, como gran propósito y vocación humana. La Protección de la persona humana como fundamento de la paz. Augusto Ramírez Ocampo. Febrero 2001 Con la expedición de la Carta Democrática Interamericana se ha completado el ciclo de la creación Institucional de la Defensa Colectiva de la Democracia en nuestro continente. Belisario Betancur y su Política Internacional de paz. Augusto Ramírez Ocampo 2008 En su continua búsqueda de unas relaciones internacionales justas y equilibradas participo en representación de Colombia en el Grupo de los 77 en Argelia, la UNCTAD en Nueva Delhi y Santiago, en el estudio de la Decisión 24 del Acuerdo de Cartagena, la ALALC, en la CECLA, en el Banco Interamericano de Desarrollo, en HABITAT, e importantes foros económicos a nivel global. Como defensor de la democracia, promovió la idea de que en el actual sistema internacional, básicamente homogéneo y globalizado, la paz solo existe al interior de una sociedad política cuando la ausencia del enfrentamiento armado es la consecuencia de un sistema político legítimo que integra a toda la población y en el que los ciudadanos ejercen sus derechos bajo la garantía del Estado.

3 COHERENTE CON SUS IDEALES Para nosotros, la paz es un concepto íntimamente ligado a la pobreza, al hambre y a la injusticia. Por eso en el Acta de Contadora los temas económicos y sociales tienen tanta fuerza como los del desarme. Intervención de Augusto Ramírez Ocampo al recibir el Premio Príncipe de Asturias. Octubre 1984 Tres grandes ideales orientaron la vida pública de Augusto Ramírez Ocampo: el fomento de la cultura de paz, la defensa de la democracia como único hábitat para la realización integral de los derechos individuales y colectivos, y el apoyo a los diversos procesos de integración regional para el logro de un desarrollo equilibrado y armónico. Como reconocimiento a sus esfuerzos en pro de la paz, la democracia y la integración regional desde diferentes ámbitos, Augusto Ramírez Ocampo fue honrado con diferentes condecoraciones y distinciones a lo largo de su vida, entre las cuales se destacan el Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional recibido en nombre del Grupo Contadora. Recibió también la medalla de la Misión de Naciones Unidas en El Salvador (ONUSAL) como muestra de reconocimiento a su valioso aporte en el proceso de paz en El Salvador. Las propias Fuerzas Armadas salvadoreñas le condecoraron por su meritoria labor en beneficio de la consolidación de la paz en esta castigada republica centroamericana por la que tanto había trabajado. Años más tarde, participo emocionado como observador electoral en las elecciones que gano Mauricio Funes, ex guerrillero y hoy Presidente de la Republica. Se cerraba así simbólicamente una etapa de divisiones fratricidas y se consolidaba la paz y la democracia. Fue honrado también por la Comisión Nacional para la Consolidación de la Paz –COPAZ- por su apoyo y entrega a la causa de la consolidación de la paz en El Salvador y por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura -UNESCO- por su visión y compromiso con la cultura, el humanismo, la integración y diálogo entre pueblos y culturas.

4 EJEMPLO PARA LAS NUEVAS GENERACIONES DE COLOMBIANOS Debemos todos los ciudadanos convertirnos en Guardianes de la Constitución, para exigir voluntad política desde los partidos y los gobiernos en el fortalecimiento de nuestro sistema de justicia, reducir la impunidad, lograr el monopolio de la fuerza en manos del Estado, y brindar garantías efectivas para la protección de los derechos humanos y el respeto de la vida humana. La Constitución de 1991 y la Paz de Colombia. Tensiones y Desafíos. Augusto Ramirez Ocampo. Mayo 2001 No hay filantropía o espontánea bondad en la decisión internacional de priorizar los derechos humanos y hacer de ellos un tema de legítima preocupación y de eficaz interés universal. La Protección de la persona humana como fundamento de la Paz. Augusto Ramírez Ocampo. Ministro de Desarrollo Económico de Colombia. Bogotá. Febrero de 2001

5 UN HOMBRE DE FAMILIA, UN CABALLERO DE BOGOTÁ Mi padre decía: la sabiduría llega cuando se abandonan las ambiciones. Yo, libre del acicate que no deja vivir que es la ambición de poder, de escalar posiciones, de influir, ahora trabajo no por ver cómo florecen personalidades providenciales, sino cómo podemos asentar la institucionalidad. Augusto Ramírez Ocampo Entrevista El Tiempo. 12 Marzo 2005 Fue hijo, hermano, padre, abuelo y marido ejemplar. Un amigo inigualable en el que se podía confiar. Dueño de un proverbial sentido del humor, que con frecuencia se manifestaba en una risa contagiosa, y que siempre evocaremos como expresión cálida de su inteligencia. Palabras de Guillermo Fernández de Soto en memoria de Augusto Ramírez-Ocampo. Catedral Primada de Bogotá, 16 de junio de 2011


Descargar ppt "1934 – 2011.. UNA VIDA POR COLOMBIA Solo un ciudadano de alta intensidad, un ciudadano preocupado por su ciudad y por su entorno, garantiza que la maravillosa."

Presentaciones similares


Anuncios Google