La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Comunicar lo que vivimos «La cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico» (DGC 235)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Comunicar lo que vivimos «La cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico» (DGC 235)"— Transcripción de la presentación:

1 Comunicar lo que vivimos «La cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico» (DGC 235)

2 Introducción Comunicar la propia experiencia es la primera forma de evangelizar. No siempre transmitimos bien todo lo que vivimos ni tampoco tenemos palabras adecuadas para expresar las experiencias más profundas de nuestra vida cristiana. Otras veces será el miedo o el temor al fracaso quien nos impida comunicar nuestro mensaje con alegría y paz. Si vivimos nuestra vida cristiana con sencillez y abandono en las manos de Dios no debemos temer comunicar lo que vivimos según nuestra manera de entender las cosas. Para hacer catequesis la primera consigna es que el catequista acepte ser el que es. Todos tenemos riqueza y pobreza. Si de verdad te sientes llamado a la catequesis, tienes que estás dotado de las cualidades mínimas para salir adelante. Dios no nos pone en caminos imposibles. Dios nos pide lo que le podemos dar, lo que Él antes nos ha dado (¡y a lo mejor ni nos hemos enterado!). En la sombra de todo lo que queremos decir está el conocido refrán: Nadie da lo que no tiene. Vamos a ver, pues, cuales son los pilares básicos que sujetan el tejado de nuestro ser catequistas.

3 Yo soy, el es, nosotros somos Sal de tu tierra: ve hasta donde puedes llegar, sé lo que puedes ser. En relación con el Dios vivo: Venid y veréis. Hablar de Jesús y anunciar sus gestos no se aprende en libros y ya está... Exige pertenecer al grupo de Jesús y tiempo de convivencia. Ese es el secreto para anunciar a Jesús con frescura y de manera que interese. Se tú: Ser capaces de estar delante del otro con tranquilidad, con paz, con la personal riqueza y la personal pobreza es la gran oferta que se nos pide, antes que todo lo que tenemos y sabemos hacer. Esta presencia hay que aprenderla. No somos necesarios porque tenemos algo que ellos no tienen o porque sabemos más de lo que ellos saben. Somos necesarios porque somos los que somos, porque nos sentimos amados por Dios y estamos en el camino de responder a su amor ofreciendo nuestro ser amados y nuestra capacidad de amar. Lo que somos es nuestra riqueza y es lo que ofrecemos. Nos ofrecemos. No se trata de entablar una relación de comercio: los otros vienen a comprar algo a nuestra pequeña tienda. Ser de este mundo

4 La tarea: transmitir la fe No es dar lo que los otros no tienen Dios nos precede Despertar la fe Transmitir es iniciar. La principal función de agente de pastoral es favorecer la riqueza que el otro ya tiene inicialmente de capacidad de apertura a Dios; potenciar y acompañar el proceso personal para que el diálogo con Dios sea realmente personal y llegue a su plenitud. Quien inicia, encamina al otro hacia un encuentro que no le es extraño, sino que conoce y mantiene vivo.

5 Educación en la fe es… Educar en la fe es, ante todo, una experiencia de fe que vive el agente de pastoral, el catequista aunque no la viva el destinatario y éste no se abra a la fe. Educar en la fe es también una experiencia de éxodo, de ponerse en camino, de ir hacia... La educación en la fe parte de que tenemos que ir hacia donde están los hombres y mujeres, hijos de Dios. Allí donde hay destinatarios hay presencia de Dios, Espíritu de Dios que nos precede. Y por eso, la acción pastoral es lugar privilegiado de encuentro con Dios, al menos para el agente. Así podremos hablar de ley de la Encarnación y de Misión de la Iglesia. Educar en la fe es proposición de un modo de vida que no hemos inventado, sino que se nos ha revelado. Educar en la fe es una acción eclesial.

6 Consecuencias prácticas Delimitar bien las etapas. Realizar las acciones específicas que el destinatario requiere. Una palabra necesaria: Proceso, personal e intransferible. La acción del catequista o agente de pastoral no puede definirse sólo por su saber sobre algo, sino por su capacidad de comunicación, por su manera de acompañar personalmente al grupo y a la persona singular para que ella haga su propio proceso de crecimiento y de respuesta al Dios que le solicita. La pedagogía ha de partir de la vida para llegar a lo profundo. Lugares de anuncio: continua revisi ó n no tanto de qu é es lo que hay que anunciar, sino de c ó mo y d ó nde hay que anunciar. Revisar es un riesgo que impide conservar las cosas por nostalgia y nos lanza a mirar al futuro aceptando la realidad del presente.

7 Conclusiones Prioridad de la persona El agente pastoral es mediador no dador Necesidad del proceso Dios es el protagonista


Descargar ppt "Comunicar lo que vivimos «La cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico» (DGC 235)"

Presentaciones similares


Anuncios Google