La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 3. Jesús y los fariseos Ciclo Litúrgico /B.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 3. Jesús y los fariseos Ciclo Litúrgico /B."— Transcripción de la presentación:

1

2 Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 3. Jesús y los fariseos Ciclo Litúrgico /B

3 Marcos dedica la primera parte de su obra (1,15-8,30) a presentar a Jesús como Mesías que proclama el Reino de Dios y las diversas reacciones de sus oyentes, que simplifica en fariseos, pueblo y discípulos.

4

5 Esta primera sección comienza con una presentación general de Jesús y su obra y diversas reacciones ante ella, especialmente las de los fariseos. Se desarrolla en A, Sumario general (1,14-15) B. Primeras vocaciones C. Un día en Cafarnaún D. Jesús realiza los signos del Reino y reacción negativa de los fariseos E. Conclusión: Los fariseos rechazan a Jesús. 1º SECCIÓN: JESÚS Y LOS FARISEOS

6 Después Después de que Juan fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía: «Se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio» A. SUMARIO GENERAL (1,14-15)

7 Jesús comienza su obra cuando Juan Bautista es llevado a prisión por Herodes Antipas. Es un anuncio velado de lo que será su destino. Toda esta proclamación va a tener lugar en Galilea, la tierra del Evangelio, donde Jesús actuó eficazmente en la debilidad y sigue actuando del mismo modo. Actúa como heraldo que proclama.Proclamar es hacer público lo que ha decidido el que envía al pregonero. En este caso es Dios padre que envía a Jesús. El contenido del pregón es el Evangelio de Dios, es decir, la promesa que Dios había hecho por Isaías II de que reinaría como Dios escondido

8 Se ha cumplido el tiempo de espera para que el cumplimiento de la promesa y está cerca: con una cercanía que ya es comienzo el Reino de Dios, en que Dios ejercerá de un modo especial su poder, creando un mundo nuevo. Convertíos y creed en el Evangelio. Esta debe ser la respuesta del hombre, renunciar a sus propias salvaciones y dejar que Dios lo transforme aceptando a Jesús y su mensaje. CONTENIDO DEL PREGÓN

9 A continuación Mc narra la actividad de Jesús explicando y concretando el contenido de su mensaje. Lo primero que hizo fue rodearse de un grupo de discípulos (1,16-20). El hecho tiene carácter de signo de sus pretensiones y de la naturaleza del Reino. + El hecho de llamar a su seguimiento revela su pretensión de ser enviado de Dios para reunir a su pueblo. + El hecho de estar acompañado de discípulos desde el primer momento sugiere que el Reino es una familia que tiene a Dios como Padre. En el Evangelio de Mc Jesús aparecerá siempre rodeado de discípulos. No tiene sentido que Jesús proclame el Reino de Dios y esté solo. B. PRIMERAS VOCACIONES

10 Pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente, dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca reparando las redes. A continuación los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon en pos de él.

11 Por la mañana en la sinagoga enseña con autoridad y cura a un endemoniado A mediodía en casa de Simón cura a la suegra A la puesta del sol, cuando termina el sábado, cura a muchos enfermos y endemoniados Al amanecer se va al desierto a orar Al día siguiente marcha a otras sinagogas de Galilea para continuar con la misma tarea. Un ejemplo concreto es la curación de un leproso. C. UN DÍA DE SÁBADO EN CAFARNAÚN Mc invita al lector a ver qué hace Jesús durante un día, proclamar la llegada del Reino de Dios y realizar signos que expliquen su contenido. En concreto:

12 Jesús se presenta como maestro especial que expone el verdadero sentido de la voluntad de Dios. Se esperaba que el Mesías daría el verdadero sentido de la Ley: EN LA SINAGOGA DE CAFARNAÚN Llegan a Cafarnaúm. Al llegar el sábado entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas (1,21-22).

13 Había precisamente en su sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: « ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios. » Jesús, entonces, le conminó diciendo: « Cállate y sal de él». Y agitándole violentamente el espíritu inmundo, dio un fuerte grito y salió de él. Después cura a un endemoniado (1,23-26)

14 Todos quedaron pasmados de tal manera que se preguntaban unos a otros: «¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva, expuesta con autoridad! Manda hasta a los espíritus inmundos y le obedecen.» Bien pronto su fama se extendió por todas partes, en toda la región de Galilea. El resultado fue la admiración general por la nueva enseñanza y el poder sobre los demonios (1,27-28):

15 Con ambas actuaciones Jesús enseña que el Reino de Dios implica una nueva enseñanza que indique al hombre el camino que lo conduce a Dios y a la felicidad; era algo que se esperaba del Mesías (Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo enseñará todo, dijo la samaritana a Jesús: Jn 4,24). Y, por otra parte, enseña que en la medida en que Dios reina, deja de hacerlo Satanás, príncipe de este mundo. El mundo ya no está sometido a la fatalidad del mal. Cristo es superior a Satanás y ha abierto las puertas del paraíso. Hay que luchar contra todo tipo de mal porque todo tiene remedio.

16 Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. EN CASA DE SIMÓN CURA A SU SUEGRA (1,29-31):

17 Jesús no curó a todos los enfermos de su tiempo. Lo hizo con algunos como signo de lo que es el reino de Dios: no al dolor, a la enfermedad y a la muerte. Todo esto será realidad en el mundo futuro, pero ahora Dios reina en la medida en que el hombre trabaja contra el dolor. Por otra parte, Jesús da ahora un sentido al dolor cuando se asume con amor.

18 Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. Un sumario dice que, al terminar el sábado y con el ello el descanso, Jesús hizo otras curaciones y exorcismos (1,32-34): A MODO DE RESUMEN.

19 De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. AL AMANECER Jesús ora (1,35): Jesús vive de cara a su Padre y al servicio de los hombres

20 Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.» El les dice: « Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido. » Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios. CONTINÚA POR OTRAS SINAGOGAS DE GALILEA, REPITIENDO LO QUE HIZO EN LA DE CAFARNAÚN (1,36-39)

21 Se le acerca un leproso suplicándole y, puesto de rodillas, le dice: « Si quieres, puedes limpiarme. » Compadecido de él, extendió su mano, le tocó y le dijo: « Quiero; queda limpio. » Y al instante, le desapareció la lepra y quedó limpio. Le despidió al instante prohibiéndole severamente: « Mira, no digas nada a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y haz por tu purificación la ofrenda que prescribió Moisés para que les sirva de testimonio. » Pero él, así que se fue, se puso a pregonar con entusiasmo y a divulgar la noticia, de modo que ya no podía Jesús presentarse en público en ninguna ciudad, sino que se quedaba a las afueras, en lugares solitarios. Y acudían a él de todas partes. CURACIÓN DE UN LEPROSO (1,40-45)

22 La lepra era una enfermedad que obligaba al enfermo a vivir aislado de la gente y consiguientemente apartaba de la participación de la vida religiosa. Popularmente se equiparaba a la muerte, pues implicaba soledad y debilitamiento continuo. Jesús permite al leproso que se le acerque y lo cura, significando con ello que el Reino es un no a la enfermedad y a la muerte, a la marginación y a la exclusión del pueblo de Dios.

23 En aquel tiempo el médico experto que diagnosticaba la lepra o su curación era el sacerdote, como experto en la Biblia, pues en ella se dan las normas pertinentes. Jesús manda al leproso ir al sacerdote para que certifique su curación; le manda además que no lo diga a nadie, mandato que desobedeció el curado. La intención de este mandato era que reflexionara sobre lo que implicaba esta curación como signo del Reino de Dios. Aparecerá otras veces en este Evangelio de Marcos. El pueblo no obedece, se deja llevar de un entusiasmo pasajero, pero así no reconocerá la llegada del Reino y al final pedirá la muerte de Jesús.

24 Siguen cinco relatos con doble mensaje, por una parte siguen ofreciendo signos de lo que es el Reino de Dios, y por otra, presenta las reacciones negativas progresivas de los fariseos: Curación de un paralítico: el Reino de Dios es salvación total del hombre – los fariseos rechazan a Jesús en su interior a Jesús por su dogmatismo. Vocación y banquete de Leví: el Reino de Dios es oferta de perdón a los pecadores – los fariseos rechazan a Jesús indirectamente por su puritanismo. Cuestión del ayuno: ha llegado el tiempo de las bodas, ya ha aparecido el Novio – los fariseos rechazan directamente a Jesús por sus costumbres religiosas. Las espigas en sábado: el Reino Dios libera de toda esclavitud al hombre – los fariseos se oponen directamente a Jesús por su legalismo. Curación del hombre de la mano paralizada: el Reino de Dios es vida y libertad del hombre – Jesús toma la iniciativa y condena el fariseísmo. CONCLUSIÓN: los fariseos deciden acabar con Jesús D. JESÚS REALIZA LOS SIGNOS DEL REINO Y REACCIÓN NEGATIVA DE LOS FARISEOS (2,1-3,5)

25 Jesús se presenta como salvador, el que perdona, como el Novio que viene a desposar la humanidad y trae un tiempo de alegría, como el que libera de legalismos y defiende la vida.

26 Entró de nuevo en Cafarnaúm; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la Palabra. Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: « Hijo, tus pecados te son perdonados. » Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: « ¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo? » CURACIÓN DE UN PARALÍTICO (2,1-12)

27 Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: « ¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: "Tus pecados te son perdonados", o decir: "Levántate, toma tu camilla y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados - dice al paralítico -: "A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa." » Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: « Jamás vimos cosa parecida. »

28 Piden a Jesús la curación de una enfermedad y Jesús no solo cura sino que perdona los pecados del enfermo, significando con ello que el Reino de Dios quiere la salvación total de la persona. Se presenta así como el enviado de Dios para curar y perdonar. ¡Lo nunca visto! Exclama el pueblo presente. Estaban allí algunos fariseos escribas o expertos en teología. No dicen nada, sólo piensa en su interior que Jesús está blasfemando porque perdona pecados, cosa que sólo puede hacer Dios. Lo trágico de esta postura es que en nombre de una verdad están rechazando a Dios. Quieren encerrar a Dios en los estrechos límites de sus conocimientos religiosos.

29 Dogmatismo es absolutizar los conocimientos religiosos. Dispuso Dios en su sabiduría revelarse a Sí mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad. El hombre debe acoger esta revelación, Pero debe ser consciente de que la inteligencia finita del hombre no puede abarcar el misterio de Dios infinito. Por eso Dios es el Dios de las sorpresas, siempre en bien del hombre. Y una sorpresa fue la encarnación del Hijo de Dios. Jesús, Hijo de Dios, perdona pecados. Y los escribas fariseos lo rechazan ¡en nombre de su teología!

30 La teología tiene que ser radicalmente humilde. Nos desbordan los planes de Dios Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos - oráculo de Yahvé -. Porque cuanto aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los vuestros y mis pensamientos a los vuestros (Is 55,8-9).

31 Reino de Dios es oferta de perdón a los pecadores. Jesús invita a su seguimiento a Leví, un publicano o persona dedicada a cobrar impuestos. Eran personas con fama de ladrones. Con ello Jesús le ofrece su perdón, confianza y amistad. VOCACIÓN Y BANQUETE DE LEVÍ (2,13-17) Salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a él, y él les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: « Sígueme. » El se levantó y le siguió. (2,13-14)

32 Leví, agradecido, organiza una comida a la que invita a Jesús, a sus discípulos y muchos de sus amigos y compañeros. Invitar a la mesa es signo de amistad. Por eso se invita a la mesa a los familiares y amigos, a las personas afines. Dime con quién comes y te diré quién eres. Los escribas de los fariseos se escandalizan de que Jesús, que se presenta como enviado de Dios, comparta la mesa con los pecadores. Los buenos sólo se deben juntar con los buenos. Dan un paso adelante: antes pensaban en su interior, ahora se meten con Jesús indirectamente, criticando su conducta ante sus discípulos.

33 Jesús, como salvador, ofrece el perdón de Dios a todos los que se reconocen pecadores. La comida con los pecadores es uno de los signos que realizó Jesús para significar qué es el Reino y qué es la Iglesia: no un gueto de buenos sino una familia de perdonados que comparten la mesa con Jesús. Y sucedió que estando él a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que le seguían. Al ver los escribas de los fariseos que comía con los pecadores y publicanos, decían a los discípulos: « ¿Qué? ¿Es que come con los publicanos y pecadores? » Al oír esto Jesús, les dice: « No necesitan médico los sanos, sino los enfermos; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores. » (2,15-17).

34 Si Jesús ha venido en busca de los pecadores, esto quiere decir que no tiene nada que hacer con los que se consideran buenos y sin pecado. El autosuficiente pasa de Jesús. Jesús anuncia que, ante la llegada del Reino, todos sin excepción deben convertirse y creer en el Evangelio (1,15) Pero los fariseos se excluyen y rechazan a Jesús por su puritanismo o creerse buenos y del grupo de los buenos.

35 Los discípulos de Juan y los fariseos inician a sus discípulos en la vida religiosa acostumbrándolos a prácticas que tienen aire religioso, como es el caso del ayuno. Jesús comienza de otra forma, inculcando el motivo que llevará a realizar las prácticas. En el caso del ayuno, primero reconocer y amar a Dios como padre, segundo ayunar como manifestación de dolor por haberle ofendido: a vino nuevo, pellejos nuevos. CUESTIÓN DEL AYUNO (2,18-22)

36 Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vienen y le dicen: « ¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan? » Jesús les dijo: « ¿Pueden acaso ayunar los invitados a la boda mientras el novio está con ellos? Mientras tengan consigo al novio no pueden ayunar. Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán, en aquel día. Nadie cose un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, pues de otro modo, lo añadido tira de él, el paño nuevo del viejo, y se produce un desgarrón peor. Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino reventaría los pellejos y se echaría a perder tanto el vino como los pellejos: sino que el vino nuevo, en pellejos nuevos.

37 Jesús distingue el tiempo presente y el futuro, después de su muerte y resurrección. Antes de su ministerio Jesús ayunó 40 días y noche, pero ahora no es tiempo de ayuno, sino de alegría porque el Novio está presente y está preparando la boda. Días vendrán en que les será arrebatado el novio: Jesús alude a su final trágico. Entonces ayunarán, pero con una motivación diferente, como expresión de amor al Padre ofendido por los propios pecados. Los discípulos de Juan y los fariseos ayunan pidiendo la llegada del Reino de Dios. Con Jesús ya ha comenzado a llegar y no tiene sentido esta motivación.

38 Las costumbres ayudan cuando están al servicio de la vida y son expresión de los sentimientos del corazón. En caso contrario entorpecen la auténtica vida religiosa. Por eso hay que vigilar para que las costumbres no se conviertan en rutinas muertas. Una religiosidad mecánica de costumbres es enemiga de la religiosidad que pide Jesús y la rechazará. Los fariseos, acompañados ahora por los discípulos de Juan, critican a Jesús porque no se adapta a sus costumbres religiosas. En esta crítica dan un paso adelante, se dirigen directamente a Jesús.

39 Los fariseos quieren que se cumplan las leyes contenidas en la Biblia al pie de la letra, sin tener en cuenta ni el objetivo que pretende la ley ni las circunstancias de su aplicación en cada momento, llegando hasta extremos ridículos, con lo que esclavizan a las personas. Son legalistas y por esto también se oponen directamente a Jesús. LAS ESPIGAS EN SÁBADO (2,23-28) Y sucedió que un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas. Decíanle los fariseos: « Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito? »

40 Jesús responde haciendo ver cómo la misma Biblia contradice su forma de proceder: El les dice: « ¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él? »

41 Sigue una afirmación importante: Dios ha dado las leyes para ayudar al hombre, y por ello, en este caso concreto, el sábado es para bien, no para mal del hombre: Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado ». Y concluye afirmando que él está por encima del sábado y lo interpreta adecuadamente al servicio del hombre: «De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado. »

42 El legalismo fue uno de los motivos de la fuerte oposición farisea a Jesús. El cumplimiento mecánico de leyes religiosas esclaviza a las personas y esto es contrario al Reino de Dios, donde el hombre se dirige libremente a Dios por amor; no se rechazan las leyes, sino que se deben integrar en este dinamismo de libertad y amor. El legalismo facilita aparentemente la vida religiosa porque no implica el compromiso personal. Jesús denuncia esta postura como engañosa y pide que el hombre responde a Dios con un compromiso personal, sirviéndose de las leyes como medios que recuerdan la voluntad de Dios. Por eso los fariseos legalistas rechazan a Jesús.

43 CURACIÓN DEL HOMBRE DE LA MANO PARALIZADA (3,1-5) Continúa el mismo tema: la oposición legalista, que tiende una trampa a Jesús para ver si cura un sábado en la sinagoga: Entró de nuevo en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle.

44 Jesús toma la iniciativa: manda al minusválido que se ponga en el centro y pregunta sobre la finalidad del sábado: Dice Jesús al hombre que tenía la mano seca: « Levántate ahí en medio. » Y les dice: « ¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla? » Pero ellos callaban. Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: « Extiende la mano. » Él la extendió y quedó restablecida su mano.

45 El sábado, como todas las leyes, son para hacer el bien, para dar vida. Callan los fariseos porque no les interesa. La reacción de Jesús es dura: mira con ira, apenado por la dureza de su corazón. Es la reacción de Jesús ante un corazón duro e insensible al bien de las personas y con ello a la voluntad de Dios. Es un corazón duro que les lleva a querer imponer un régimen social religioso, en nombre de la Biblia, pero en contra de la voluntad de Dios. El legalismo les lleva a rechazar a Jesús.

46 Es curioso que se habla de la ira de Jesús. Es signo de que vivió una auténtica existencia humana, en todo igual a la nuestra menos el pecado. ¿Es pecado la ira? No, es un sentimiento primario, instintivo, que lleva al hombre a rechazar fuertemente una situación. En este caso muestra el fuerte rechazo interno de Jesús ante este comportamiento. No es malo; es señal de que se tiene sangre en las venas. El pecado viene cuando la persona se deja llevar de este sentimiento y hace daño al que lo ha provocado. La reacción de Jesús no fue descargar su ira sobre los fariseos sino curar al enfermo

47 En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra él para ver cómo eliminarle. Despechados, los fariseos se coaligan con la oposición para ver cómo eliminar a Jesús. Fariseos y herodianos eran adversarios políticos, pues éstos defendían la dominación romana y los otros la rechazaban, pero se unen contra Jesús. Marcos nos recuerda que los fariseos de todos los tiempos rechazan a Jesús. E. CONCLUSIÓN: LOS FARISEOS RECHAZAN A JESÚS (3,6)

48 Jesús se presenta como el heraldo que proclama el comienzo del reinado de Dios, como el que convoca al pueblo de Dios, como el maestro auténtico que explica la voluntad de Dios, como el Más Fuerte, superior a Satanás, como el taumaturgo que realiza los signos del futuro Reino de Dios, un mundo sin dolor ni muerte, como el que perdona los pecados, como el que libera de esclavitudes religiosas, como el legalismo, como el que busca en todo la vida y el bien del hombre. Presenta el Reino de Dios ahora como tiempo de alegría en que se perdonan los pecados, comienza la familia de Dios, en la que se vive la relación con Dios y los hermanos libremente y por amor, y después como un futuro sin dolor ni muerte. Los fariseos de todos los tiempos rechazan a Jesús por su dogmatismo, puritanismo, rutinas religiosas, legalismo. RESUMIENDO:

49 Volveremos con el capítulo 4º © AGPolo


Descargar ppt "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo EVANGELIO DE SAN MARCOS 3. Jesús y los fariseos Ciclo Litúrgico /B."

Presentaciones similares


Anuncios Google