La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Las Obras Públicas Jaime Morente Heredia. Las obras públicas Los romanos destacaron más como ingenieros que como arquitectos. Resultan admirables la eficacia,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Las Obras Públicas Jaime Morente Heredia. Las obras públicas Los romanos destacaron más como ingenieros que como arquitectos. Resultan admirables la eficacia,"— Transcripción de la presentación:

1 Las Obras Públicas Jaime Morente Heredia

2 Las obras públicas Los romanos destacaron más como ingenieros que como arquitectos. Resultan admirables la eficacia, solidez e, incluso, belleza de sus obras públicas, como reconocían los propios griegos, Su más famoso teórico en temas de construcción, Vitruvio, era un ingeniero militar. Fue en las obras públicas, tales como carreteras y puentes, acueductos, alcantarillados y fortificaciones, donde los romanos alcanzaron mayor perfección en la aplicación de las técnicas aprendidas de etruscos, griegos o sirios.

3 Calzadas y puentes La necesidad de conquistar y de gobernar lo conquistado impuso al Estado romano la puesta en práctica de un ingente esfuerzo constructivo. En ningún caso ese esfuerzo fue tan intenso y constante como en la construcción y conservación de una tupida red de caminos que uniera fácilmente con Roma los más apartados rincones del Imperio. Razones estratégicas, económicas y políticas movieron a ello.

4 La calzada Es el más importante de todos los tipos de vías romanas. Su anchura era de cinco o seis metros, de modo que dos carros podían cruzarse sin problemas, y tenían además aceras o arcenes. Estaban construidas a conciencia, con un pavimento de medio metro de espesor, compuesto por cuatro capas de diferentes materiales, entre dos bordes de sillares de piedra.

5 …De la Calzada La parte superior estaba formada por losas de piedra. Con tal solidez no es de extrañar que por toda fa geografía del antiguo Imperio Romano se conserven todavía muchos tramos de este tipo de vía. Por nuestra comarca discurre la via que lleva a Lisboa; de ahí que algunos pueblos se denominen de la Calzada: Valdelacalzada, Puebla de la Calzada, etc

6 Los miliarios Las distancias se señalaban mediante columnas de piedra de unos dos metros, hincadas en el suelo cada mil pasos (1.500 metros aproximadamente), llamadas miliarios; en ellas, además de la distancia recorrida, figuraba el nombre del emperador o magistrado que había mandado construir o reparar la calzada y que con frecuencia les daba nombre también.

7 Todos los caminos conducen a Roma En el Foro de Roma se encontraba el «miliario cero», el miliarium aureum, del que partían supuestamente todas las calzadas romanas; de ahí el proverbio «todos los caminos conducen a Roma». A lo largo de las calzadas importantes existían unas paradas o posadas, llamadas mansiones; estaban indicadas en los primitivos mapas e itinerarios.

8 Principales calzadas romanas Las primeras calzadas que surcaron el territorio latino datan de mediados de la época republicana: la via Appia, comenzada en el siglo n a. C., iba de Roma al sur del Adriático; la Flaminia, hacia el norte del Adriático; la Aurelia unía Roma con la Provenza, etc.

9 Las calzadas en Hispania En el Imperio, Hispania incluida, el mayor impulso a la construcción y conservación de calzadas se debe a los emperadores Augusto, Trajano y Adriano. En España la más importante era la que iba de los Pirineos, por la Junquera, hasta Cádiz; por la costa continuaba su trazado hasta Valencia y luego seguía por el interior. A partir de Augusto, que la modernizó, empezó a llamarse via Augusta. También eran calzadas de primera categoría la que unía Astorga con Mérida, conocida desde la época árabe como Camino de la Plata, o la que iba desde Tarragona a Zaragoza y Astorga.

10 Los puentes Los romanos desarrollaron más que ningún otro pueblo de la antigüedad la técnica y la belleza de los puentes. Sus calzadas no se detenían ante los grandes ríos, los desfiladeros o las zonas pantanosas. Desde la construcción del primitivo puente de madera sobre el Tíber, el pons Sublicius de la hazaña memorable de Horacio Cocles, cuyo cuidado estaba encomendado a los pontífices, a lo largo de los siglos los romanos desarrollaron una técnica que todavía hoy asombra por su perfección y solidez.

11 Modelo de puente La base del puente era un arco profundo, en realidad una bóveda corta de medio cañón, de bien trabajados bloques de piedra, encajados sin argamasa. Sobre ellos discurría una calzada horizontal de cinco o seis metros de ancho, con aceras. Este modelo de puente es el que ha persistido hasta el siglo xx. Por muchos puentes romanos todavía circula el tráfico actual.

12 Puentes de Hispania En España destacan los de Mérida, Alcántara, Córdoba y Salamanca.

13 Acueductos y alcantarillados Los romanos prestaron una gran atención a todo lo que se refería al abastecimiento de agua a las ciudades y al correspondiente sistema de desagüe o alcantarillado; para ello desarrollaron técnicas aprendidas de los etruscos. En las viviendas rurales y en las urbanas unifamiliares el consumo de agua estaba asegurado mediante los pozos y cisternas que almacenaban el agua de lluvia caída en el impluvium.

14 Necesidad de acueductos Sin embargo, esta solución no era suficiente para las barriadas de insulae, para las numerosísimas fuentes públicas, para la gran cantidad de establecimientos termales, públicos y privados, ni para atajar los frecuentes incendios, por no hablar de los simulacros de batallas navales en los anfiteatros.

15 Los acueductos Para satisfacer este enorme consumo de agua se acudía a la construcción de enormes depósitos de agua a la entrada de las ciudades, abastecidos por medio de acueductos que captaban las aguas de ríos, fuentes, incluso pantanos artificiales, que podían estar a muchos kilómetros.

16 Construcción de un acueducto (I) Los acueductos consistían básicamente en un canal con las paredes bien impermeabilizadas, que normalmente iba a ras de suelo, pero que, a veces, necesitaba salvar grandes desniveles.

17 Construcción de un acueducto (II) Para resolver este problema los romanos inventaron un tipo de puentes de varios pisos de arcadas, construidos unas veces de piedra, otras a base de un opus mixtum, sobre los que pasaba agua por un estrecho canal. Roma estaba abastecida por quince acueductos.

18 Acueductos de Hispania En España el más antiguo es el de Tarragona, Las Ferreras, y el más monumental el de Segovia, con casi treinta metros de altura en el centro.

19 Acueductos de Mérida En Mérida se conservan restos de dos acueductos: el de San Lázaro sólo presenta tres pilares, y conducía el agua para la ciudad desde el pantano de Cornalvo, obra de ingeniería hidráulica romana a 15 Km. de Mérida. El acueducto, llamado Los Milagros, quizá porque parece un milagro que todavía esté en pie, por su esbeltez y longitud, llevaba a la ciudad el agua de otro pantano romano construido a 12 Km.: el pantano de Proserpina.

20 El sistema de alcantarillado La gran cantidad de agua que se consumía en las ciudades romanas se evacuaba mediante un completo sistema de alcantarillado. La red de galerías subterráneas, reforzadas con bóvedas de medio cañón, coincidía con la de las vías urbanas. A ellas vertían las aguas utilizadas en casas, termas y fuentes, así como las de la lluvia. Solían desaguar en un río próximo o en el mar si se trataba de ciudades costeras.

21 La Cloaca Máxima El primer alcantarillado del mundo romano fue el construido en la capital en su época etrusca: la Ilamada Cloaca Máxima, cuyo desagüe en el Tíber todavía se puede contemplar en la actualidad. De la perfección de este tipo de obras dice mucho el que en algunas ciudades todavía se utilice en parte el antiguo alcantarillado romano, como ocurre en Mérida.

22 Murallas y fortificaciones La mayor parte de las ciudades romanas de nueva planta fueron creadas a finales de la República y comienzos del Imperio. De ahí que no necesitaran protección especial contra enemigos exteriores, pues estaban inmersas en el tranquilo seno de la pax romana.

23 Muri Serviani Pero no siempre fue así, y la propia ciudad de Roma tuvo dos recintos amurallados; el primero, conocido con el nombre de muri Serviani, era atribuido al rey de origen etrusco Servio Tulio y era similar al de otras ciudades etruscas; el segundo, que abarcaba un espacio mucho más grande, es de finales del siglo m d. C., bajo el emperador Aureliano.

24 El Bajo Imperio En esta época del Bajo Imperio, ante el peligro que empezaron a suponer las incursiones de los diferentes pueblos bárbaros, casi todas las ciudades debieron dotarse de murallas o rehacer las que habían tenido en un principio.

25 Murallas en Hispania En España se conservan restos de murallas romanas en muchas ciudades. Las mejor conservadas son las de Lugo y las de Tarragona.

26 Técnicas de construcción (I) Las técnicas y los materiales de construcción de las murallas romanas variaban según la zona y la época de construcción. Su anchura solía ser suficiente para el paso de carruajes y máquinas de guerra. Estaban franqueadas por un número variable de puertas monumentales con paso separado para vehículos y para personas.

27 Técnicas de construcción (II) Los lienzos de muralla entre puerta y puerta estaban reforzados por torreones, de planta semicircular normalmente. Lienzos y torreones estaban construidos rellenando una «caja» hecha de bien trabajadas piedras de sillería con una sólida argamasa de piedras, tierra y escombros.

28 El muro de Adriano Además de las fortificaciones urbanas, los romanos han legado dos magníficos ejemplos de su voluntad imperialista: el Muro de Adriano, con el que protegieron la frontera de Britannia con Escocia, que cuenta con más de cien kilómetros de longitud y una media de cinco metros de alto por uno y medio de ancho; y la serie de fortificaciones con que protegieron la frontera (limes) del Imperio contra los germanos, entre el Rin y el Danubio.


Descargar ppt "Las Obras Públicas Jaime Morente Heredia. Las obras públicas Los romanos destacaron más como ingenieros que como arquitectos. Resultan admirables la eficacia,"

Presentaciones similares


Anuncios Google