La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1. 2 EL ARREPENTIMIENTO, el mandamiento difícil Luc. 13:2-5, ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pe- cadores que todos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1. 2 EL ARREPENTIMIENTO, el mandamiento difícil Luc. 13:2-5, ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pe- cadores que todos."— Transcripción de la presentación:

1 1

2 2 EL ARREPENTIMIENTO, el mandamiento difícil Luc. 13:2-5, ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pe- cadores que todos los galileos? 3 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos perece- réis igualmente. 4 O aquellos dieciocho so- bre los cuales cayó la torre en Siloé, y los ma- tó, ¿pensáis que eran más culpables que to- dos los hombres que habitan en Jerusalén? 5 Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

3 3 Luc. 24:47, y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Hech. 17:30,31, Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31 por cuanto ha esta- blecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.

4 4 Hech. 2:38, Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Hech. 3:19, Así que, arrepentíos y conver- tíos, para que sean borrados vuestros peca- dos; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio. EL ARREPENTIMIENTO NO ES: Solamente reconocer el pecado Hech. 24:25, Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Felix se espantó y dijo: Ahora vete..

5 5 pero cuando tenga oportunidad te llamaré. Rom. 1:32, quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican. Solamente admisión de pecado Mat. 27:3,4, Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devol- vió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, 4 diciendo: Yo he pecado entregando sangre …

6 6 inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! Solamente un cambio de conducta Hech. 21:32, Este, tomando luego soldados y centuriones, corrió a ellos. Y cuando ellos vieron al tribuno y a los soldados, dejaron de golpear a Pablo. Involucra un cambio de mente, pero no es solamente cambio: intelectual; es decir, creencia, Rom. 10: 9,10, que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

7 7 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. de relaciones, pues para eso es el bautismo, Gal. 3:26,27, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 2 Cor. 5:17, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 1 Cor. 12:13, Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo.

8 8 emocional, Esdras 10:1, Mientras oraba Esdras y hacía confesión, llorando y postrándose delante de la casa de Dios, se juntó a él una muy grande multitud de Israel, hombres, mujeres y niños; y lloraba el pueblo amargamente. El arrepentimiento es un cambio de mente que es acompañado de una vida enmendada, corregida. Luc. 3:7-14, Y decía a las multitu- des que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? 8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis …

9 9 a decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. 9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa en el fuego. 10 Y la gente le preguntaba, di- ciendo: Entonces, ¿qué haremos? 11 Y res- pondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo. 12 Vinieron también unos publicanos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos? 13 El les dijo: No …

10 10 exijáis más de lo que os está ordenado. 14 También le preguntaron unos soldados, di- ciendo: Y nosotros, ¿que haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario. Mat. 21:28-31, Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al pri- mero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi vi- ña. 29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pe- ro después, arrepentido, fue. 30 Y acercán- dose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. 31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús …

11 11 les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. El arrepentimiento involucra tristeza que es según Dios, 2 Cor. 7:10, Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte. Tristeza que es dirigida hacia Dios. No dirigida hacia uno mismo (Me decep- cioné) No dirigida hacia otros (Deploro lo que hice a fulano)

12 12 La tristeza que es según Dios es tristeza que resulta de lo que uno hace a Dios. Esto es porque todo pecado es contra Dios Ps. 51:4, Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. Dios quiere que todos sean salvos, 2 Ped. 3:9, El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

13 13 Pero el pecado: Insulta a Dios, Isa. 43:24, No compraste para mí caña aromática por dinero, ni me saciaste con la grosura de tus sacrificios, sino pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me fatigas- te con tus maldades. 2 Sam. 11:27, Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová.

14 14 Habacuc 1:13, Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio. El Pecado: Contrista a Dios, Gén. 6:6, Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Mat. 23:37,38, ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! 38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta. El Pecado:…

15 15 Avergüenza a Dios, Heb. 12:5-11, y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menos- precies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la dis- ciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disci- plina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos

16 16 disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participe- mos de su santidad. 11 Es verdad que nin- guna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.

17 17 Nuestro Padre espiritual es avergonzado por nuestros pecados como lo es el padre en la carne, Prov. 29:15, La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre. La benignidad nos guía al arrepentimiento, Rom. 2:4, ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, igno- rando que su benignidad te guía al arrepen- timiento? Rom. 5:6-8, Porque Cristo, cuando aún éra- mos débiles, a su tiempo murió por los …

18 18 impíos. 7 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que algu- no osara morir por el bueno. 8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por noso- tros. Jn. 15:13, Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. ¡Nunca recuerde la persona con una sonrisa sus pecados pasados! (Hay quienes se jactan de lo malo que han sido en el pasado). Nunca pensemos acerca de la Cruz como cosa alegre o alentador.

19 19 CONCLUSION: Hech. 3:17-26, Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como tam- bién vuestros gobernantes. 18 Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer. 19 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, 20 y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; …

20 20 21 a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo. 22 Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os ha- ble; 23 y toda alma que no oiga a aquel pro- feta, será desarraigada del pueblo. 24 Y todos

21 21 los profetas desde Samuel en adelante, cuan- tos han hablado, también han anunciado es- tos días. 25 Vosotros sois los hijos de los … profetas, y del pacto que Dios hizo con nues- tros padres, diciendo a Abraham: En tu si- miente serán benditas todas las familias de la tierra. 26 A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad.

22 22 El arrepentimiento es el mandamiento difícil. Es fácil creer (el testimonio es irresistible e incontenible). Es fácil confesar dicha fe y aun bautizarse, pero la parte difícil es el cambiar de mente. Lo que hace difícil al arrepentimiento es el orgullo de la vida, la arrogancia y el corazón endurecido.

23 23 1 Jn. 2:16, Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Prov. 16:18, Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu. Heb. 3:13, …. antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

24 24 Lo que hace que el arrepentimiento sea fácil es el temor a Dios y de la ira venidera. Heb. 10:31, ¡Horrenda cosa es caer en ma- nos del Dios vivo! Heb. 12:29, porque nuestro Dios es fuego consumidor. Ecl. 12:13,14, El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. 14 Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.

25 25 Recuérdese que en asuntos espirituales el tiempo no todo lo cura. En realidad ¡no cura nada! La remisión de pecados sigue al arrepenti- miento, Luc. 24:47, y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

26 26


Descargar ppt "1. 2 EL ARREPENTIMIENTO, el mandamiento difícil Luc. 13:2-5, ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pe- cadores que todos."

Presentaciones similares


Anuncios Google