La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU el día 20 de noviembre de 1989, y fue firmada y ratificada por.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU el día 20 de noviembre de 1989, y fue firmada y ratificada por."— Transcripción de la presentación:

1

2 La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU el día 20 de noviembre de 1989, y fue firmada y ratificada por El Salvador el 26 de enero y el 27 de abril de 1990 respectivamente y constituye el más importante instrumento jurídico de carácter universal de protección a los derechos de la infancia.

3 Art. 1 Definición de Niño Art. 2 No Discriminación Art. 3 Interés Superior del Niño Art.4 Efectividad de los derechos Art.5 Padres, familia y comunidad; derechos y responsabilidades. Art.6 Derecho a la Vida Art. 7 Derecho a un nombre y nacionalidad. Art. 8 Preservación de la identidad Art. 9 No separación de los padres Art. 10 Reunión de la Familia

4 Art. 11 Traslados y retenciones ilícitos de niños. Art. 12 Derecho a expresar sus opiniones Art. 13 Libertad de expresión e información Art. 14 Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Art. 24 Salud Art. 28 Educación Art. 31 Juego y recreo Art. 32 Explotación económica Art. 34 Explotación sexual Art. 37 Tortura, pena capital, privación de libertad Art. 38 Conflictos armados

5

6

7 Cuando nace un niño, la vida es más bella y aunque sea de noche brillan las estrellas. Cuando nace un niño, todo es alegría, el mundo cambiará a partir de ese día. Cuando nace un niño, irradia pureza y quienes lo miran no sienten tristeza. Cuando nace un niño, ya no hay soledad, se suma un ser nuevo para dar y amar. María Negrín

8

9

10

11 Un día llegó a un pueblo que le pareció un poco especial...toda la gente era muy pequeña. El niño tenía mucha hambre y le dieron de comer. Como el niño no encontró a sus padres en aquel pueblo, dio las gracias por la comida y ya se iba a marchar para seguir buscando, cuando le dijeron que lo que había comido costaba mucho dinero y que tendría que pagar por ello. Pero el dinero que tenía el niño no valía para pagar en aquel pueblo. Le dijeron que tendría que trabajar para pagarles su comida. El niño contestó que él no sabía trabajar porque era un niño. Le contestaron que era demasiado grande para ser niño y que podía trabajar mejor que nadie porque era un gigante. Así que el niño que era muy obediente, se puso a trabajar. Como trabajó mucho le entró mucha hambre y tuvo que comer otra vez. Y como estaba muy cansado tuvo que quedarse allí a dormir.

12 Y al día siguiente tuvo que trabajar otra vez para poder pagar la comida y el alojamiento. Cada día trabajaba más, cada día tenía más hambre y cada día tenía que pagar más por la comida y la cama. Y cada día estaba más cansado porque era un niño. La gente del pueblo estaba encantada. Como aquel gigante hacía todo el trabajo, ellos cada día tenían menos que hacer. En cambio, los niños estaban muy preocupados: el gigante estaba cada día más delgado y más triste. Todos le llevaban sus meriendas y las sobras de comida de sus casas; pero aún así el gigante seguía pasando hambre. Y aunque le contaron historias maravillosas no se le pasaba la tristeza. Así es que decidieron que, para que su amigo pudiera descansar, ellos harían el trabajo. Pero como eran niños, aquel trabajo tan duro les agotaba y además, como

13 estaban siempre trabajando no podían jugar, ni ir al cine, ni estudiar. Los padres veían que sus hijos estaban cansados y débiles. Un día los padres descubrieron lo que ocurría y decidieron que había que castigar al gigante por dejar que los niños hicieran el trabajo pero cuando vieron llegar a los padres del niño gigante, que recorrían el mundo en busca de su hijo, comprendieron que estaban equivocados. El gigante ¡era de verdad un niño! Aquel niño se fue con sus padres y los mayores de aquel pueblo tuvieron que volver a sus tareas como antes. Ya nunca obligarían a trabajar a un niño, aunque fuera un niño gigante. Idea y texto: J.L. Sánchez y M.A. Pacheco. Este cuento forma parte de la serie Los Derechos del niño, cuentos dedicados a ilustrar los principios del decálogo de los Derechos del niño proclamados por la ONU

14

15 Entre anoche y esta mañana, existió un planeta que era muy parecido a la Tierra. Sus habitantes solo se diferenciaban de los terrestres en que no tenían más que un ojo. Claro que era un ojo maravilloso con el que se podía ver en la oscuridad, y a muchísimos kilómetros de distancia, y a través de las paredes... Con aquel ojo se podían ver los astros como a través de un telescopio y a los microbios como a través de un microscopio... Si embargo, en aquel planeta las Mamás tenían los niños igual que las Mamás de la Tierra tienen los suyos. Un día nació un niño con un defecto físico muy extraño: tenía dos ojos. Sus padres se pusieron muy tristes. No tardaron mucho en consolarse; al fin y al cabo era un niño muy alegre...y, además, les parecía guapo... Estaban cada día más contentos con él. Le cuidaban muchísimo. Le llevaron a muchos médicos...pero su caso era incurable. Los médicos no sabía que hacer. El niño fue creciendo y sus problemas eran cada día mayores: necesitaba luz por las noches para no tropezar en la oscuridad.

16 Poco a poco el niño que tenía dos ojos se iba retrasando en sus estudios; sus profesores le dedicaban una atención cada vez más especial... Necesitaba ayuda constantemente. Aquel niño pensaba ya que no iba a servir para nada cuando fuera mayor... Hasta que un día descubrió que él veía algo que los demás no podían ver... En seguida fue a contarles a sus padres cómo veía él las cosas... Sus padres se quedaron maravillados... En la escuela sus historias encantaban a sus compañeros. Todos querían oír lo que decía sobre los colores de las cosas. Era emocionante escuchar al chico de los dos ojos. Y al cabo del tiempo era ya tan famoso que a nadie le importaba su defecto físico. Incluso llegó a no importarle a él mismo. Porque, aunque había muchas cosas que no podía hacer, no era, ni mucho menos, una persona inútil. Llegó a ser uno de los habitantes más admirados de todo su planeta. Y cuando nació su primer hijo, todo el mundo reconoció que era muy guapo. Además, era como los demás niños: tenía un solo ojo. Idea y texto: J.L. Sánchez y M.A. Pacheco. Este cuento forma parte de la serie Los Derechos del niño, cuentos dedicados a ilustrar los principios del decálogo de los Derechos del niño proclamados por la ONU

17

18 ¿Habrá sido la laguna, que de tanto verla por la noche decidió llamarla luna? ¿Quién le puso el nombre al elefante? ¿Habrá sido el vigilante, un día que paseaba muy campante? ¿Quién le puso el nombre a las rosas? ¿Quién le pone el nombre a las cosas? Yo lo pienso todos los días. ¿Habrá un señor que se llama Pone nombres que saca los nombres de la nombrería? ¿O la arena sola decidió llamarse arena y el mar solo decidió llamarse mar? ¿Cómo será? (Menos mal que a mí me puso el nombre mi mamá.) Mirtha Golberg Derecho al nombre y nacionalidad

19 Había una vez una niña muy pequeña que viajaba por el mar en un témpano de hielo muy grande. La niña estaba sola. Se había perdido. Después de algunos días en el témpano de hielo era ya más pequeño: se estaba fundiendo. La niña tenía hambre, tenía frío y estaba muy cansada. Cuando el témpano de hielo se había deshecho casi del todo, unos pescadores recogieron a la niña en sus redes. El capitán del barco le preguntó que cómo se llamaba. Pero la niña no entendía el idioma del capitán. Por eso la llevaron al jefe de policía. Nadie fue capaz de averiguar de qué país era la niña; no entendía nada y, además, no tenía pasaporte. El jefe de policía llevó a la niña ante el rey de aquel país y le explicó que no sabían de donde era ni cómo se llamaba.

20 El rey estuvo pensando un rato y luego dijo: "Puesto que es una niña, que la traten como a todas las niñas..." Pero era difícil tratarla como a todas las niñas, porque en aquel país todos los niños tenían nombre menos ella......y todos sabían cuál era su nacionalidad menos ella. Era distinta de los otros niños y no le gustaban las mismas cosas que a ellos. Y, aunque todos la querían mucho y eran muy buenos con ella, nadie consiguió que la niña dejara de ser distinta de los otros niños... A los pocos días, el hijo del rey se puso muy enfermo. Los médicos dijeron que había que encontrar a alguien que tuviera una clase de sangre igual a la suya y hacerle una transfusión. Analizaron la sangre de toda la gente del país......pero ninguna era igual que la del príncipe Luis Alberto. Y el rey estaba tristísimo porque su hijo se ponía cada vez peor. A la niña sin nombre nadie la llamó, pero, como era muy lista, comprendió en seguida lo que pasaba.

21 Estaba agradecida por lo bien que la habían tratado en aquel país, así es que ella misma se presentó para ofrecer su sangre por si servía... Y resultó que la sangre de la niña sin nombre era la única que servía para curar al príncipe. El rey se puso tan contento que le dijo a la niña: " Te daremos un pasaporte de este país, te casarás con mi hijo y desde ahora ya tendrás nombre: te llamarás Luisa Alberta..." Pero la niña no entendía lo que decía el rey. Y el rey, de pronto, cayó en la cuenta de que ella no necesitaba ser de aquel país ni llamarse Luisa Alberta... Lo que necesitaba era volver a su propio país, ser llamada por su propio nombre, hablar su propio lenguaje y, sobre todo, vivir entre su propia gente. Había que intentar ayudarla, si era posible. Así es que el rey envió mensajeros para que buscasen por todo el mundo....

22 y no parasen hasta encontrar el país y la gente de la niña sin nombre Al cabo de bastante tiempo, el mensajero que había ido al Polo volvió con la familia de la niña sin nombre. Y por fin, la niña pudo reunirse con sus padres y sus hermanos, que estaban muy tristes desde que ella se había perdido. Todos supieron entonces que se llamaba Monoukaki y que era una princesa polar. Lo que todavía no podía saberse es si se casaría o no con el príncipe Luis Alberto porque, al fin y al cabo, los dos eran demasiado jóvenes para casarse... Idea y texto: J.L. Sánchez y M.A. Pacheco. Este cuento forma parte de la serie Los Derechos del niño, cuentos dedicados a ilustrar los principios del decálogo de los Derechos del niño proclamados por la ONU.

23


Descargar ppt "La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU el día 20 de noviembre de 1989, y fue firmada y ratificada por."

Presentaciones similares


Anuncios Google