La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ciclo A Hoy el evangelio nos muestra un milagro de Jesús, de los más conocidos e impactantes para los apóstoles, ya que lo relatan los 4 evangelistas.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ciclo A Hoy el evangelio nos muestra un milagro de Jesús, de los más conocidos e impactantes para los apóstoles, ya que lo relatan los 4 evangelistas."— Transcripción de la presentación:

1

2 Ciclo A

3 Hoy el evangelio nos muestra un milagro de Jesús, de los más conocidos e impactantes para los apóstoles, ya que lo relatan los 4 evangelistas

4 En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.» Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.» Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.» Les dijo: «Traédmelos.» Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

5 A Jesús le contaron lo de la muerte de Juan Bautista. Le tuvo que impactar muchísimo. Eran tiempos difíciles y era mejor retirarse de esa región. Por otra parte los apóstoles habían llegado de hacer su primer ensayo como predicadores. Por eso era bueno retirarse a un sitio tranquilo para descansar y para conversar ellos solos.

6 Por eso Jesús subió a la barca, con sus discípulos, para pasar a la otra orilla, con el fin de estar tranquilos.

7 Mucha gente, al conocer el plan de Jesús, ya le esperaba en la otro orilla. Y muchos más, hasta varios miles, se fueron reuniendo para escuchar a Jesús y para que curase sus enfermedades. Así fueron caminando aquel día por lugares desabitados.

8 Al atardecer los apóstoles se dan cuenta del problema: La mayoría de la gente, que es pobre y no pensaba apartarse tanto del lago, no había llevado nada para comer.

9 Este dato de los apóstoles es interesante, pues a veces nosotros convivimos con personas que tienen diversos problemas, a veces materiales y a veces del espíritu. Y nosotros pasamos de ello. Hoy Jesús nos pide que seamos solidarios.

10 Los apóstoles piensan en una solución a su altura, que Jesús les despida y busquen algo de comer en las aldeas cercanas. Es una solución egoísta. Es como si el hambre de la gente no fuese problema de ellos. Además es hora de que les dejen tranquilos.

11 Jesús podría haber hecho maravillas: o que no tuvieran hambre o que bajasen del cielo panes u otros alimentos, como cuando el maná en el desierto. Pero hoy les quiere dar una gran lección: el saber compartir lo que se tiene. Y les pide su colaboración: Dadles vosotros de comer.

12 Ellos enseguida aprendieron la lección. Y trajeron lo que tenían: cinco panes y dos peces. Esta es la lección principal que Jesús nos quiere enseñar; que seamos solidarios, que demos lo que tenemos, porque somos hijos de Dios.

13 Otro evangelista nos dice que fue un muchacho quien dio los cinco panes y dos peces. El hecho es que la palabra de Jesús, llena de amor y pidiendo colaboración, estaba dando sus frutos.

14 Jesús ve al ser humano en sentido total. Él ha venido a salvarnos; pero siente misericordia por los que sufren en el cuerpo. Él nos da ejemplo para que le sigamos: cada uno dentro de nuestras posibilidades y de nuestro poder muy limitado.

15 Y mientras no se solucione este problema, no podrá haber paz, justicia y libertad. El problema del hambre es problema de egoísmo. El hecho es que en el mundo hay muchos alimentos y muchas posibilidades; pero los recursos están limitados por los intereses particulares egoístas. Hay mucho que se tira para que se aumenten algunos negocios. Si lo que se gasta en armamentos se gastase en producir alimentos ¡Cuánto habría!

16

17 Si nosotros hoy te diéramos, Señor, todo lo que somos y tenemos, Automático

18 ya no habría ser alguno en toda la tierra que muriese de hambre.

19 Si nosotros hoy te diéramos, Señor, todo lo que somos y tenemos,

20 ya no habría ser alguno en toda la tierra que muriese de hambre. Hacer Click

21 El evangelista san Juan nos da a entender que esa multiplicación de panes es un anuncio de la gran multiplicación que hará Jesús de su propio cuerpo para alimentarnos la vida espiritual del alma.

22 Son los mismos gestos que Jesús realizó en la Última Cena para instituir la Eucaristía.

23 La similitud en los gestos indica la grandeza de la misericordia de Jesús al dar de comer a toda aquella gente. De hecho gestos parecidos los realizaba un buen padre de familia cuando tenía que repartir el pan entre sus hijos. Siempre indica el amor y la relación con el amor de Dios, que en Jesús tiene una sublimidad mayor.

24 Se da allí otra especie de milagro. Y fue el obede- cer la palabra de Jesús que manda sentarse por grupos para comer. Fue un acto grandioso de fe al mismo tiempo que de unidad y compañerismo.

25 Jesús hizo el milagro y comieron todos: cinco mil hombres sin contar mujeres y niños. Esto parecería una mayor multitud; pero la costumbre de entonces era que el seguir a profetas, como a Juan Bautista, era más cuestión de hombres. Las mujeres y niños solían quedarse en casa.

26 Jesús manda recoger lo que ha sobrado. Es una certificación del milagro y otra enseñanza para nosotros. ¡Cuánto bien se puede hacer enseñando el sentido del ahorro y saber recoger lo que sobra!

27 Jesús, al multiplicar los panes, quiere que aprendamos a multiplicar el amor y la solidaridad, ensanchando el corazón para que lleguemos a sentir como Él. Quiere que se multipliquen las personas que sientan el hambre y necesidades ajenas.

28 Hay hambres que son buenas y necesarias: Hambre de paz, de justicia, de cultura, de seguridad en la vida. Pero sobre todo: Hambre y sed de santidad, de que el Reino de Dios se establezca en todos los estamentos humanos.

29 Mientras algunos encuentran ideales y la vida llena por una entrega total a Dios,

30 otros muchos se sienten vacíos y no encuentran ni motivos para vivir.

31 Pidamos a Dios que nos dé hambre y sed de justicia, hambre y sed de Dios, para que nuestra vida esté llena y tengamos verdaderos motivos para vivir.

32 Automático

33 No es un hambre de pan, ni es la sed de agua;

34 Son motivos de vivir lo que nos falta.

35 Son motivos de vivir lo que nos falta.

36 Nos falta saber que, al fin, no sólo de pan vive el hombre,

37 pues vive también de toda palabra que Tu nos propones.

38 Señor, tenemos hambre, Señor, tenemos sed.

39 No es un hambre de pan, ni es la sed de agua.

40

41 Son motivos de vivir lo que nos falta. Hacer Click

42 Si no estamos bien aferrados a Cristo, es muy fácil que las dificultades de la vida puedan contra nosotros.

43 Pero si estamos bien unidos, por el amor, a Dios, que es nuestro Padre, o a Cristo Jesús, que es Dios Hijo, nada ni nadie podrá contra nosotros, porque nadie podrá arrebatarnos ese amor.

44 Son hermosas y esperanzadoras las palabras de san Pablo en la primera lectura, que dirige a los romanos (8, )

45 ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada? Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

46 Automático

47

48 ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez,

49 si en todo vencemos por aquel que nos amó?

50 Que si seguros estamos que ni la muerte ni la vida,

51 ni lo presente, ni lo futuro, ni la altura, ni la profundidad,

52 ni otra criatura alguna nos podrá separar de Dios,

53 nos podrá separar del amor de Dios,

54

55

56 Que la Virgen Madre nos ayude a estar en los brazos de Dios, como su Hijo Dios estaba en sus brazos. AMÉN

57 Primera lectura Lectura del libro de Isaías (55,1-3): Así dice el Señor: «Oíd, sedientos todos, acudid por agua, también los que no tenéis dinero: venid, comprad trigo, comed sin pagar vino y leche de balde. ¿Por qué gastáis dinero en lo que no alimenta, y el salario en lo que no da hartura? Escuchadme atentos y comeréis bien, saborearéis platos sustanciosos. Inclinad el oído, venid a mí: escuchadme, y viviréis. Sellaré con vosotros alianza perpetua, la promesa que aseguré a David.»


Descargar ppt "Ciclo A Hoy el evangelio nos muestra un milagro de Jesús, de los más conocidos e impactantes para los apóstoles, ya que lo relatan los 4 evangelistas."

Presentaciones similares


Anuncios Google