La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

ARTE PALEOCRISTIANO Y ARTE BIZANTINO CURSO 2008-2009 2º BACHILLERATO A.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "ARTE PALEOCRISTIANO Y ARTE BIZANTINO CURSO 2008-2009 2º BACHILLERATO A."— Transcripción de la presentación:

1 ARTE PALEOCRISTIANO Y ARTE BIZANTINO CURSO º BACHILLERATO A

2 ARTE PALEOCRISTIANO CATACUMBAS BASÍLICAS BAPTISTERIOS MAUSOLEOS ICONOGRAFIA PALEOCRISTIANA

3 CATACUMBAS Los romanos llamaban necrópolis, es decir, ciudad de los muertos, a sus cementerios. Los primeros cristianos prefirieron el nombre de cementerio, palabra inventada por ellos mismos, que significa lugar del sueño. De esta manera afirmaban su fe en la resurrección de los cuerpos prometida por Jesús. La palabra catacumbas indicaba para los romanos de hace 2000 años una localidad a lo largo de la Vía Appia Antica. Quería decir el lugar cerca de las canteras, por la presencia en ese lugar de una serie de canteras. Ahí cerca será luego excavado el antiguo cementerio cristiano subterráneo de San Sebastián. En el siglo IV el Cementerio de San Sebastián empezó a ser llamado también catacumba, en atención a la toponimia del lugar. Después, en el siglo IX, el término catacumbas pasó a designar cualquier cementerio cristiano subterráneo.

4 Siglo primero: Pedro y Pablo y los primeros cristianos. Durante el primer siglo ( d. C.) los cristianos no tuvieron cementerios propios, es decir, catacumbas. La mayoría de ellos fueron sepultados en áreas cementeriales comunes, a flor de tierra y junto a las tumbas de los paganos. San Pedro, fue sepultado en la necrópolis vaticana debajo de la actual basílica, y San Pablo fue colocado en una necrópolis a lo largo de la Vía Ostiense. Algún cristiano, en cambio, que podía disponer de una propiedad privada, sepultó a sus seres queridos en sepulcros familiares, siempre a flor de tierra. Siglo segundo: origen de las catacumbas Hacia el final del siglo II, algunas tumbas de familia de cristianos pudientes, situadas en propiedades rurales y a lo largo de las vías consulares (Appia, Latina, Salaria…) fueron puestas a disposición de los hermanos en la fe. Estos, dada la situación económica precaria en que se hallaban, no estaban en condiciones de adquirir una tumba. Tuvo así comienzo la excavación subterránea. A este período se refieren los nombres de algunos cementerios o catacumbas que recuerdan a los propietarios, por ej. la Catacumba de Domitila sobre la Vía de las Siete Iglesias.

5 Siglo tercero: las catacumbas son administradas por la Iglesia Durante el siglo III ( d. C) aumenta el número de cristianos y la mayor parte de las catacumbas pasaron a ser propiedad de la Iglesia de Roma y a ser administradas directamente por ella. Por ejemplo la Catacumba de San Calixto, dependía de la Iglesia porque el terreno había sido donado por su propietario desde comienzos del siglo III.

6 Siglo cuarto: el apogeo de las catacumbas Con el Edicto de Milán, promulgado por Constantino en el año 313, los cristianos dejaron de ser perseguidos. Se siguió sepultando a los fieles en las catacumbas por devoción a los mártires, quienes habían sido colocados ahí en gran número. Sobre sus tumbas se erigieron pequeñas iglesias o basílicas. Posteriormente, dado el aumento de la población cristiana, algunas catacumbas (las de Calixto, Do- mitila, Priscila,...) alcanzaron proporciones notabilísimas.

7 Desde el siglo quinto al noveno: Es un periodo donde las catacumbas son consideradas verdaderos santuarios. A comienzos del siglo V, después del saqueo de Roma llevado a cabo por el visigodo Alarico (410), cesó la costumbre de enterrar en las catacumbas. Se adoptó la costumbre de sepultar al aire libre, sobre los mismos terrenos de las catacumbas y, mucho más tarde, en el interior de la ciudad, contraviniendo así una norma que fue observada durante siglos. En este largo período de tiempo ( aproximadamente d. C), las catacumbas fueron consideradas auténticos santuarios de los mártires y numerosos peregrinos iban a visitarlas tan sólo para rezar junto a sus tumbas. Sin embargo los godos fueron dañando todas estas estructuras subterráneas y en el siglo VIII los papas, no pudiendo garantizar una adecuada defensa de las catacumbas, empezaron a trasladar las reliquias de los mártires y de los santos al interior de la ciudad. Estas traslaciones continuaron también en las primeras décadas del siglo IX.

8 Desde mediados del siglo noveno al decimosexto:El período del abandono. Una vez terminadas las traslaciones de los mártires y de los santos a la ciudad, las catacumbas fueron definitivamente abandonadas. Derrumbes y vegetación obstruyeron y ocultaron los accesos. En el transcurso de pocos decenios se perdió todo rastro de la mayor parte de los santuarios y cementerios. Las catacumbas, por lo tanto, permanecieron en el olvido toda la Edad Media. No sólo se olvidó la ubicación topográfica de casi todos los cementerios subterráneos (alrededor de 60), sino que también empezó a abrirse camino a una grande confusión acerca de sus nombres.

9

10

11

12 Arquitectura Paleocristiana tras el Edicto de Mil á n El a ñ o 313 fue una fecha muy significativa para explicar el cambio que se va a producir en el arte cristiano que pasa de un arte t í pico de comunidades pobres y semiclandestinas a un arte monumental y rico. En esta fecha se promulg ó el Edicto de Mil á n, de car á cter tolerante que permite el culto cristiano sin ning ú n tipo de cortapisas. Es el momento de la subida al trono del emperador Constantino y ser á muy importante el cambio para la iglesia cristiana puesto que una gran parte de la familia de Constantino se va a convertir al cristianismo e incluso el propio emperador ser á bautizado en su lecho de muerte. Este proceso de dignificaci ó n del cristianismo culmina en el a ñ o 380 cuando el emperador Teodosio proclama a la Iglesia cristiana como iglesia oficial del Imperio con el Edicto de Tesal ó nica.

13 A partir del a ñ o 313 los altos dignatarios de la Iglesia se van a convertir paulatinamente en autoridades del Imperio. De este modo, las jerarqu í as eclesi á sticas van a pasar a ocupar importante cargos de la administraci ó n p ú blica y la Iglesia cristiana se convierte gradualmente en una instituci ó n de poder estrechamente ligada al emperador y a la administraci ó n imperial. Como consecuencia de ello, la liturgia cristiana comenz ó a adoptar elementos caracter í sticos del protocolo imperial. Se va a solemnizar y, en consecuencia, va a necesitar un nuevo vocabulario art í stico que iguale los edificios cristianos con los grandes edificios p ú blicos, palacios y templos de la sociedad romana. En esta nueva etapa el arte cristiano es financiado por el alto clero y por las clases patricias e incluso por los propios emperadores. Consecuencia de este alto poder econ ó mico nos encontramos con un arte con tendencia al lujo muy considerable y realizado, por tanto, con materiales nobles especialmente costosos. Las principales manifestaciones de este arte van a ser dos: - la arquitectura eclesi á stica. - la pintura monumental que se va a plasmar a trav é s de los mosaicos.

14 La Arquitectura eclesi á stica El principal problema que se plantea la Iglesia en estos momentos es encontrar un modelo arquitect ó nico para realizar sus celebraciones lit ú rgicas con toda pompa. Tiene muchos tipos de edificios a su alrededor que pueden inspirarles, como los propios templos romanos, pero pronto se descarta esta idea debido, por un lado a que los templos eran de dioses paganos y, por otro lado, porque en los templos romanos no entra la multitud y en las celebraciones cristianas s í. As í, se inspiran en la bas í lica, un edificio de forma rectangular dividido en naves por columnas que sol í a tener una cabecera sobreelevada respecto al resto. La bas í lica era muy adecuada debido, por un lado, a su gran dimensi ó n, y por otro, a su neutralidad, ya que no ten í a ninguna funci ó n espec í fica y menos a ú n de car á cter religioso, puesto que pod í a ser empleada para la administraci ó n de justicia, como mercado, como sal ó n del trono, etc.

15 Adem á s, los cristianos se percataron de que la bas í lica era lo suficientemente grande y estaba lo suficientemente articulada como para poder distribuir a la comunidad cristiana de acuerdo con su jerarqu í a: - el obispo o presb í tero en la cabecera, rodeado por el resto de los presb í teros sentados en un poyete de piedra que estar á alrededor. - delante de ellos el altar. - detr á s de ellos los fieles situados en las naves. Generalmente los hombres y las mujeres estar í an separados, seg ú n las distintas comunidades, unas veces los hombres estar í an delante y las mujeres atr á s y otras veces los hombres a un lado y las mujeres al otro. Adem á s, la bas í lica permite la creaci ó n de un anexo para que los catec ú menos se retiren durante los periodos en los que no pudieran estar presentes, el llamado n á rtex (vest í bulo). Otra cosa que tambi é n les interes ó de la bas í lica es el hecho de que est á organizada en torno a un gran eje longitudinal que va a dirigir la mirada del fiel directamente y desde el principio hacia el altar.

16 La bas í lica va a ser generalmente de planta rectangular, dividida en naves, con una cabecera de forma semicircular y poco a poco (aunque pr á cticamente hasta el el s.V no se hace intencionadamente) dirigida al este. En el alzado de la bas í lica lo m á s importante va a ser que va a tener luz indirecta pero tambi é n directa; habr á ventanas tanto en la nave central como en las laterales. Esto es posible gracias a que la techumbre que cubre la nave central es lo suficientemente ligera (siempre ser á de madera) como para permitir que la nave central, la m á s alta, abra vanos y con ello se debilite la capacidad del muro para sustentar la cubierta.

17

18

19 BASÍLICAS BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN

20

21

22

23

24 Fue la Iglesia principal y residencia de los Papas desde el emperador Constantino (s.III) hasta la construcci ó n de San Pedro. Esta construcci ó n, con el paso de los siglos, ha sufrido terremotos, incendios y reconstrucciones. Fue regalada al Papa por el Emperador Constantino para que levantase en ella la Catedral de Roma. La Bas í lica fue terminada en el tiempo del papa Silvestre I y consagrada por é l en 324. Fue originalmente dedicada al Salvador. En 846 fue destruida por un terremoto y tuvo que ser reconstruida por el papa Sergio III, quien la dedic ó a San Juan Bautista, por ser este quien con su persona y su palabra pone en contacto el Antiguo y el Nuevo Testamento. En el siglo XII el papa Lucio II tambi é n dedic ó la bas í lica a San Juan, porque con su evangelio da testimonio de la vida y la Palabra del Se ñ or. Cinco concilios ecum é nicos tuvieron lugar en esta Bas í lica, los de los a ñ os: 1123, 1139, 1179, 1215 y Tambi é n fue la residencia permanente de los papas desde el tiempo de Constantino hasta el a ñ o 1304, cuando el papa se fue de Roma huyendo del caos en que se encontraba la ciudad y los estados papales. Cuando el papado regres ó a Roma en 1376, el Vaticano fue escogido como la residencia permanente del pont í fice.

25 El Exterior Sobre la fachada de la Bas í lica encontramos 15 estatuas de 7 metros de altura. La central representa a Cristo, teniendo a los lados a San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Las dem á s representan a los Doctores de las Iglesias griega y latina. El interior Car á cter monumental, con sus cinco naves, la central m á s ancha y divididas por columnas, con un amplio crucero y un enorme á bside. Tiene el presbiterio sobreelevado y un altar. La decoraci ó n y la arquitectura del interior pertenecen a la intervenci ó n llevada a cabo en el XVI por Borromini. Hoy la iglesia es pr á cticamente la que é l imagin ó y embelleci ó. La nave central, desde la puerta hasta el trono, en el fondo del á bside, mide 130 metros de largo y causa impresi ó n, por los nichos con las estatuas de los Ap ó stoles, por el hermoso baldaquino de estilo g ó tico puesto m á s arriba del altar y por el á bside con los mosaicos completamente reconstruidos en el a ñ o 1884.

26 El baldaquino y el altar La parte m á s interesante del crucero es el hermoso baldaquino de la segunda mitad del siglo XIV. Debajo del baldaquino se encuentra una mesa que (seg ú n una bella leyenda) habr í a servido para la celebraci ó n de la Ultima Cena del Se ñ or. La posici ó n del altar fue elegida especialmente con el objetivo de otorgarle el m á ximo realce: se encuentra de frente a la entrada lateral de la Bas í lica, desde siempre la m á s utilizada, porque se dirige hacia el centro de la ciudad y acoge a los peregrinos que vienen de Santa Mar í a la Mayor. El á bside El mosaico del á bside es una copia de uno medieval, y con el simbolismo del agua que hace referencia al sacramento del Bautismo, nos plantea que por é l los cristianos tenemos una nueva vida, que Cristo ha obtenido con su muerte y resurrecci ó n.En el centro del á bside, en lo alto, se aprecia el rostro del Salvador, circundado de Á ngeles, y debajo se encuentra la cruz enjoyada, s í mbolo de la muerte y resurrecci ó n de Cristo, rodeada de agua, que sale del pico de la Paloma, s í mbolo del Esp í ritu Santo, a los lados de Mar í a y de Juan Bautista, los santos, San Francisco y San Antonio de Padua.

27

28 BASÍLICA DE SAN PABLO EXTRAMUROS

29

30 La Bas í lica de San Pablo Extramuros es, despu é s de San Pedro, la iglesia m á s grande de Roma. Imponente y monumental, se destaca m á s por el amplio espacio que la separa de los edificios circundantes. Surgi ó en la primera mitad del siglo IV por voluntad del emperador Constantino, en el lugar que la tradici ó n indica como la tumba del Ap ó stol Pablo. En los trabajos de reconstrucci ó n se encontr ó un sepulcro muy antiguo (antes del s. IV) con esta inscripci ó n: "A San Pablo, Ap ó stol y M á rtir". La entrada a la Bas í lica se hace a trav é s de un atrio precedido por un jard í n. El atrio tiene 70 metros de lado y 150 columnas. En el jard í n, destaca la estatua de un San Pablo severo que tiene en una mano la espada, s í mbolo de su martirio, y en la otra el libro que subraya su actividad de mensajero de la Palabra de Dios. Al inicio fue un perseguidor convencido y encarnizado de los primeros cristianos. Convertido por Cristo, que se le apareci ó en el camino de Damasco, se transform ó en el mensajero m á s decidido de la fe cristiana. La tradici ó n indica que San Pablo muri ó decapitado aproximadamente en el a ñ o 67, en Roma. Las reliquias del Santo m á rtir de Cristo se veneran hoy en la cripta de la Bas í lica.

31

32

33

34

35

36

37 El interior de la Bas í lica Tiene cinco naves y un suelo de m á rmol verde y granito rojo. Esto da a la Iglesia una gran luminosidad. Presenta 80 columnas de m á rmol A los pies del á bside, sobre basamentos de m á rmol, han sido colocadas las estatuas de San Pedro y San Pablo. El mosaico original de la Bas í lica fue realizado en el siglo XIII. En el centro del á bside est á Cristo sentado en un trono que se yergue en un prado lleno de flores y animales, entre los Santos Pedro y su hermano Andr é s a la izquierda, mientras a la derecha se encuentran Pablo y el evangelista Lucas. Postrado cerca del pie derecho de Cristo, est á la peque ñ a figura del papa Honorio III, que lleva una casulla blanca en actitud de adoraci ó n. Fue é l quien encarg ó construir el antiguo mosaico. El Baldaquino es el original de Arnolfo di Cambio,realizado en el a ñ o Debajo del altar se encuentra el sepulcro del ap ó stol Pablo. Se puede descender a este lugar mediante una doble escalera. Este sepulcro, como el de San Pedro fue y es la meta de muchos peregrinos.

38 BAPTISTERIO DE SAN JUAN DE LETRÁN Deb í a existir desde los principios de la bas í lica, pero el que conocemos es el que se construy ó entre los a ñ os 440 y 432? y que se trata de una reconstrucci ó n que pretende dar al edificio una mayor suntuosidad, aunque el exterior no es nada suntuoso. BAPTISTERIOS

39 Planta octogonal. Se cree que porque el 8 es la suma del 1 (divinidad), el 3 (trinidad) y el 4 (n ú mero terrestre por excelencia), que simbolizar í a la introducci ó n al hombre en el camino de la divinidad, pero esto depende del autor porque se puede jugar con numerosas simbolog í as.

40 El interior es muy cl á sico, con un deambulato rio cubierto por un artesonado. Una c ú pula con tambor.

41 El n ú cleo es una piscina bautismal. Son edificios muy funcionales, permiten muy bien la circulaci ó n de los fieles.

42 El Baptisterio Arriano Es muy peque ñ o, de planta octogonal, con alternancia de tramos rectos y tramos con nichos, el de la exedra algo mayor. Tiene una c ú pula sostenida por un tambor. La decoraci ó n es m á s pobre y est á situada en la c ú pula y dividida en dos registros. En el central aparece representado el bautismo de Cristo: en el centro Cristo, con el Esp í ritu Santo encima, a su derecha el dios del r í o Jord á n con una vara florecida y un c á ntaro que da agua al r í o, con una representaci ó n de la anatom í a muy buena, y a su izquierda Juan un poco m á s alto, tocando a Cristo y creando un buen volumen. El agua es una cortina crom á tica que cubre la anatom í a de Cristo, que es bastante esquem á tica. En el segundo registro aparecen ap ó stoles de la é poca de Justiniano.

43 Baptisterio de los Ortodoxos Es de planta octogonal y est á construido en ladrillo. Presenta una decoraci ó n exterior de arquillos ciegos y bandas que buscan efectos claroscuristas. En el interior hay una alternancia de muros rectos y muros con nichos, aunque estos son muy peque ñ os. En la cabecera el nicho se hace un poco mayor. En el interior hay una gran variedad de materiales pol í cromos muy ricos. En el centro hay una piscina bautismal.

44 La c ú pula est á cubierta por un mosaico grandioso decorado en 3 registros: En el registro central aparece representado el bautismo de Cristo, con Cristo sumergido en el r í o. A su izquierda aparece la figura de Juan Bautista y una gran cruz. Encima aparece una gran paloma simbolizando el Esp í ritu Santo. A su derecha aparece el r í o Jord á n simbolizado en el dios pagano del r í o, que aparece con una vara de la fertilidad. En el segundo registro est á n representados los ap ó stoles caminando unos hacia otros. Pedro es el eje de todo el cortejo. Crea un gran volumen con su indumentaria y con la ofrenda que lleva. Sus plegados tienden al hieratismo, a la geometrizaci ó n. La cabeza le da un gran realismo y tambi é n hay representaci ó n de la anatom í a en la espalda, que est á cargada de hombros, ya que se trata de un hombre mayor. En el tercer registro est á n representadas una serie de construcciones, que probablemente representan iglesias.

45 MAUSOLEOS MAUSOLEO DE GALA PLACIDIA

46 Es un edificio realizado con una finalidad funeraria. Tiene planta de cruz griega, que es aquella que tiene cuatro brazos iguales que se cruzan en el centro y que siempre aparece coronada por un cuerpo sobreelevado respecto a los brazos. Est á realizado en ladrillo, como el resto de construcciones de R á vena, salvo alguna excepci ó n, ya que no hab í a canteras de piedra en la zona. El cuerpo elevado tiene s ó lo una peque ñ a ventana por lado, por lo que la iluminaci ó n es muy escasa. Es un edificio muy peque ñ o. La decoraci ó n exterior de los muros es a base de arquer í as ciegas. Esto crea efectos crom á ticos y al mismo tiempo supone un refuerzo importante para el muro cuando tiene que sustentar, por ejemplo, el peso de b ó vedas de ca ñó n.

47

48 El cuerpo sobreelevado est á cubierto por una b ó veda va í da, que es una b ó veda ligeramente rebajada. Est á cubierta por un mosaico que representa una b ó veda celeste presidida por una cruz y en las enjutas se encuentran los cuatro s í mbolos del Tetramorfos.

49 En la decoraci ó n del interior, cada brazo est á cubierto con b ó veda de ca ñó n. Todo el edificio est á recubierto con mosaicos de simbolog í a cristiana. En las paredes del cuerpo sobreelevado aparecen ap ó stoles alabando la cruz.

50 En el brazo del oriente se encuentra representado el martirio de San Lorenzo. En los brazos norte y sur hay una decoraci ó n con siervos, que simbolizan a las almas bienaventuradas, bebiendo del agua viva, Cristo. En el fondo del brazo de la puerta, que est á orientado a occidente, est á representada la Pastoral celeste: es una representaci ó n de Cristo en el para í so con las almas bienaventuradas, simbolizadas a trav é s de ovejas.

51 ARTE BIZANTINO -IGLESIA DE SANTA SOFIA DE CONSTANTINOPLA -IGLESIA DE SAN VITAL DE RÁVENA -IGLESIA DE SAN MARCOS DE VENECIA

52 IGLESIAS IGLESIA DE SANTA SOFIA DE CONSTANTINOPLA

53

54

55

56

57

58

59 IGLESIA DE SAN VITAL DE RÁVENA

60

61

62

63

64

65

66

67 IGLESIA DE SAN MARCOS DE VENECIA

68

69

70 Basílica de San Marcos Principal templo católico de la ciudad de Venecia (Italia) y la obra maestra bizantina. Su construcción fue iniciada en 828 para guardar el cuerpo de San Marcos, traído desde Alejandría. Concebida como una prolongación del palacio ducal, que se encuentra al lado, tiene planta de cruz griega y cinco cúpulas, una sobre el centro del crucero y cuatro sobre los brazos. Fue quemada en un motín en el 975 y reconstruida en el siglo XI por arquitectos y obreros de Constantinopla. En el s XIII se le añade un nártex cubierto con cúpulas más pequeñas que envuelve el brazo inferior de la cruz. Con su decoración intacta de mosaicos de mármol, parece la más bizantina de todas las iglesias de Constantinopla blanqueadas por los turcos, o las de Salónica, ahumadas por los incendios.

71 La fachada presenta nichos profundos decorados con columnas y con mosaicos de oro del s XII. Los 4 caballos, de cobre dorado, representan la fuerza estatal. En el s XV se le añaden los gabletes a los arcos del piso superior y chapiteles, por influencia del gótico europeo. Presenta cinco portadas decoradas con mármoles y esculturas. La central con magníficas arquivoltas esculpidas en los siglos XIII y XIV. La puerta de bronce es de estilo bizantino. Las portadas laterales tienen mosaicos que narran el traslado del cuerpo de San Marcos. El nártex está revestido de mármoles y mosaicos. Cubierto con seis cúpulas de pequeño tamaño. Los mosaicos ilustran escenas del antiguo testamento.

72

73

74 Interior de la Basílica Presenta una leve elevación sobre el nivel de la plaza. Está toda ella decorada con mármoles orientales, esculturas, bronces, dorados, mosaicos, columnas y capiteles. No tiene la iluminación de Santa Sofía, pero destaca por la decoración que cubre la construcción de ladrillo, con mármoles, mosaicos de vidrio y oro en cúpulas y bóvedas. Nada más entrar, a la derecha se puede ver una pila en pórfido del siglo II y el baptisterio. La basílica tiene tres naves. El presbiterio está limitado por el gran iconostasio de influencia bizantina, coronado con las siguientes estatuas: La Virgen, San Juan y 12 Apóstoles. En la nave central, en el reverso del tímpano de la portada principal, hay un mosaico del siglo XIII que representa a Cristo, la Virgen y San Marcos.

75

76

77 En la fachada de la Basílica a la derecha en la esquina, se encuentra el grupo en pórfido rojo llamado los Tetrarcas de San Marcos, procedentes de Siria o Egipto, siglo IV.


Descargar ppt "ARTE PALEOCRISTIANO Y ARTE BIZANTINO CURSO 2008-2009 2º BACHILLERATO A."

Presentaciones similares


Anuncios Google