La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lección 7 para el 17 de mayo de 2008. Jesús tuvo siempre claro cuales eran las prioridades en su vida. Para Él lo primero era su misión: la salvación.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lección 7 para el 17 de mayo de 2008. Jesús tuvo siempre claro cuales eran las prioridades en su vida. Para Él lo primero era su misión: la salvación."— Transcripción de la presentación:

1 Lección 7 para el 17 de mayo de 2008

2

3 Jesús tuvo siempre claro cuales eran las prioridades en su vida. Para Él lo primero era su misión: la salvación de las personas, mostrar el amor de Dios y revelar la verdad. Había venido para buscar y salvar lo que se había perdido, y no quiso permitir que nada lo desviase de su objeto. Reveló verdades que habían estado sepultadas bajo los escombros del error, las libró de las exacciones y las tradiciones de los hombres, y les ordenó permanecer firmes para siempre. Rescató la verdad de su oscuridad, y la puso dentro de su marco apropiado, a fin de que resplandeciese con su lustre original. E.G.W. La educación cristiana, pg. 30 Jesús contribuyó para que todo el mundo tenga un conocimiento inteligente de su misión. Vino a nuestro mundo a representar el carácter del Padre E.G.W. Dios nos cuida, 26 de noviembre

4 Jesús recibió su educación en el santuario del hogar, no meramente de sus padres, sino de su Padre celestial. Al crecer, Dios le explicó más y la gran obra que había delante de él. Pero a pesar de su conocimiento de esto, no se dio aires de superioridad. Nunca causó pena o ansiedad a sus padres... Se gozaba honrándolos y obedeciéndoles. Aunque no ignoraba su gran misión, consultaba los deseos de ellos y se sometía a su autoridad (Youth's Instructor, ) En esta visita a Jerusalén, Jesús comprendió por primera vez, en un sentido especial, que era el Hijo de Dios, y comenzó a percibir lo que significaba su misión terrenal. Anhelaba sinceramente comprender en forma más clara la naturaleza de la misión que le había sido encomendada, y se quedó en el Templo, la casa terrenal de su Padre celestial, para disfrutar de una mayor comunión con Él (CBA, tomo IV, pg. 691)

5 Mirándoles alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones (Marcos, 3: 1-6) 1º 2º 1º 2º La sanidad del hombre No le importaba la posibilidad de ser acusado de transgredir el sábado La observancia meticulosa de la ley No les importaba en absoluto la sanación de la persona

6 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo (Mateo, 21: 12-13) 1º 2º 1º 2º La adoración en el templo La ganancia económica La adoración en el templo

7 1º 2º La salvación del endemoniado y la predicación del Evangelio en Decápolis La pérdida de animales 1º 2º El temor a sufrir más pérdidas materiales La liberación de aquello que les había estado aterrorizando durante mucho tiempo

8 La higuera que Jesús maldijo llamaba la atención por ser el único árbol del huerto que estaba lleno de hojas que presagiaban higos. Era una promesa incumplida. De todos los defectos, no había ninguno que resultara más ofensivo para Jesús que la hipocresía. Él vio en esta higuera una manera perfecta de enseñar de un modo dramático una lección que no se borraría de la mente de sus discípulos. Eso era más prioritario para Jesús que la pérdida física de la higuera

9 Jesús no se interpuso para librar a su siervo. Sabía que Juan soportaría la prueba. Gozosamente habría ido el Salvador a Juan, para alegrar la lobreguez de la mazmorra con su presencia. Pero no debía colocarse en las manos de sus enemigos, ni hacer peligrar su propia misión. Gustosamente habría librado a su siervo fiel. Pero por causa de los millares que en años ulteriores debían pasar de la cárcel a la muerte, Juan había de beber la copa del martirio. Mientras los discípulos de Jesús languideciesen en solitarias celdas, o pereciesen por la espada, el potro o la hoguera... ¡qué apoyo iba a ser para su corazón el pensamiento de que Juan el Bautista, cuya fidelidad Cristo mismo había atestiguado, había experimentado algo similar! DTG, pg

10 LA MÁXIMA PRIORIDAD DE JESÚS: La salvación de las almas Jesús no escatimó ningún medio lícito para llamar a un pecador al arrepentimiento, aunque esto le produjese críticas, problemas o desprecio

11 Si sólo comprendiéramos cuán diligentemente trabajó Cristo para sembrar la semilla del Evangelio, no limitaríamos nuestros esfuerzos a la asistencia a los cultos del sábado. Trabajaríamos incansablemente repartiendo el Pan de Vida a las almas moribundas... Captemos el espíritu del gran Maestro. Aprendamos del Amigo de los pecadores cómo ayudar a las almas enfermas de pecado. Su corazón siempre se conmovía con la angustia humana... Cristo se colocó sobre el altar del servicio como un sacrificio vivo. ¿Por qué somos tan reacios a entregarnos a la obra a la cual El consagró su vida?… El subordinó todo a la gran tarea que vino a realizar a este mundo en favor de la raza caída. Cuando en su juventud su madre lo encontró en la escuela de los rabinos y le preguntó "hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia", les contestó: "¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?" (Luc. 2: 48, 49) Elena G. de White (Manuscrito 147, del 12 de noviembre de 1902, "Un llamado a hacer mayores esfuerzos")

12


Descargar ppt "Lección 7 para el 17 de mayo de 2008. Jesús tuvo siempre claro cuales eran las prioridades en su vida. Para Él lo primero era su misión: la salvación."

Presentaciones similares


Anuncios Google