La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

de Jesús. El Cuerpo Y la Sangre... Alimenta al que se muere de hambre, porque si no lo alimentas lo matas. Vaticano II – G.S. 69 Texto: Juan 6, 51-59.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "de Jesús. El Cuerpo Y la Sangre... Alimenta al que se muere de hambre, porque si no lo alimentas lo matas. Vaticano II – G.S. 69 Texto: Juan 6, 51-59."— Transcripción de la presentación:

1

2 de Jesús. El Cuerpo Y la Sangre... Alimenta al que se muere de hambre, porque si no lo alimentas lo matas. Vaticano II – G.S. 69 Texto: Juan 6, El Cuerpo y la Sangre de Jesús. Comentarios y presentación: Asun Gutiérrez. Música: Ginastera. Danza del trigo. Reproducción de; Vitanoble Powerpoints

3 51 Jesús añadió: –Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan, vivirá siempre. Y el pan que yo daré es mi carne. Yo la doy para la vida del mundo. Jesús se identifica con el alimento –pan- que Dios da a la humanidad -bajado del cielo- y que es preciso comer -asimilar– mediante la fe: escucharlo, aceptarlo, acogerlo, compenetrarse con su palabra y sus sentimientos, para tener y contagiar vida al mundo.

4 52 Esto suscitó una fuerte discusión entre los judíos, los cuales se preguntaban: –¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? No siempre es fácil aceptar la verdadera presencia de Dios en la historia. A veces puede crear menos problema seguir aceptando la falsa imagen de un Dios lejano, inalcanzable, dispuesto a condenar, a quien hay que aplacar con ritos y sacrificios. Sin embargo un Dios que se pone al alcance de nuestro corazón, de nuestras manos, de nuestros sentidos: oíd, gustad, tocad, comed, bebed... Un Dios que nos atrae por el hambre, por la sed, que acoge, libera, acompaña, defiende, alivia, se hace presente en todas las realidades cotidianas de nuestra vida, puede producir escándalo y ser más difícil de asimilar y de aceptar. Así es el Dios de Jesús, así es nuestro Dios.

5 53 Jesús les dijo: Yo os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. 55 Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. Jesús se ofrece como alimento para la vida. Para que todos puedan comer y vivir. Según la visión bíblica la carne designa a la persona entera en su condición mortal. En la explicación que Jesús da a los judíos, repite y mantiene el anuncio que les había enfadado tanto. La comunión de vida con Jesús supone entrar en su seguimiento, ser personas eucarísticas: abrir los brazos a los hermanos, no juzgar ni excluir ni excomulgar a nadie,estar dispuestos a lavar los pies,a hacerse pan y paz, a contagiar esperanza.

6

7 56 El que come mi carne y bebe mi sangre vive en mí y yo en él. 57 El Padre, que me ha enviado, posee la vida, y yo vivo por él. Así también, el que me coma vivirá por mí. El gesto de Jesús recuerda la última Cena. La comunión con Jesús supone vida compartida, llamada continua a la fraternidad y a la solidaridad. Participar en la Eucaristía supone la puesta en práctica del amor mutuo, y la identificación con la vida, el espíritu y la misión de Jesús. Hacer lo que Él hizo y vivir como Él vivió. Ser pan y vino para los demás. Donde no hay amor, solidaridad, vida compartida y comprometida no hay Eucaristía. Lo importante no es oír muchas misas, repetir rutinariamente unas palabras y unos gestos que no transforman la vida, sino hacer presente el proyecto de Jesús en la vida cotidiana.

8 57 El Padre, que me ha enviado, posee la vida, y yo vivo por él. Así también, el que me coma vivirá por mí. Jesús nos ofrece vida en plenitud, una vida que se mide con el termómetro de la libertad y el amor. Es cuestión de vida, no de precepto o de rito rutinario. Una vida alegre y esperanzada, siempre en crecimiento. Jesús comunicaba vida cuando curaba, cuando acogía, cuando escuchaba, cuando comía, cuando miraba... Lo nuestro es seguir su ejemplo, hacer partícipes y comunicar esa vida a los demás.

9 58 Este es el pan que ha bajado del cielo; no como el pan que comieron vuestros antepasados. Ellos murieron; pero el que coma de este pan, vivirá para siempre. A pesar de haber comido el maná, los padres murieron; este alimento -la ley- resultó ineficaz para comunicar vida. El pan del cielo que es Jesús suprime para siempre la muerte. La fe es una fiesta. Quien cree vive y ve el camino de la vida: se abre a las necesidades de los demás, se implica a favor de la humanidad excluida de la mesa del bienestar, se desvive para que todos puedan ser felices y vivir con dignidad, tratando de aportar vida y esperanza al mundo.

10

11 Mis manos y Tus manos hacemos este Gesto, compartida la mesa y el destino, como hermanos. Las vidas en Tu muerte y en Tu vida. Unidos en el pan los muchos granos, iremos aprendiendo a ser la unida Ciudad de Dios, Ciudad de los humanos. Comiéndote sabremos ser comida. El vino de sus venas nos provoca. El pan que ellos no tienen nos convoca a ser Contigo el pan de cada día. Llamados por la luz de Tu memoria, marchamos hacia el Reino haciendo Historia, fraterna y subversiva Eucaristía. (Pedro Casaldáliga).

12

13 G R A C I A S por ver y compartir estos mensajes Editado y reproducido en junio de 2011 por Héctor Robles Carrasco para compartirlos gratis en Internet Créditos y derechos son exclusivos de Asun Gutiérrez Contáctenos a: Le invitamos a agregar su en la sección Suscripción por que se encuentra en la columna a la derecha de nuestro página de inicio, para poder avisarle cada vez que agregamos un nuevo tema a esta su colección de powerpoints escogidos. Gracias Apreciamos que nos visite a menudo en nuestro sitio web: Vitanoblepowerpoints.wordpress.com PROMOVIENDO VALORES, CONCIENCIA, FE, SOLIDARIDAD POR UNA SOCIEDAD MAS HUMANA, MAS JUSTA… Y UN MUNDO MEJOR POR UNA SOCIEDAD MAS HUMANA, MAS JUSTA… Y UN MUNDO MEJOR FIN


Descargar ppt "de Jesús. El Cuerpo Y la Sangre... Alimenta al que se muere de hambre, porque si no lo alimentas lo matas. Vaticano II – G.S. 69 Texto: Juan 6, 51-59."

Presentaciones similares


Anuncios Google