La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

¿Por qué mataron a Jesús? José L. Caravias sj. 03-17.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "¿Por qué mataron a Jesús? José L. Caravias sj. 03-17."— Transcripción de la presentación:

1 ¿Por qué mataron a Jesús? José L. Caravias sj

2 ¡Y muy cruelmente! ¿Qué provecho sacamos de ella? Jesús no murió de muerte natural… ¿Por qué lo mataron? ¿Qué nos enseña su muerte? ¡Lo mataron!

3 Cristo murió, porque morimos. Cristo murió, porque matamos. Dios se hizo hombre para conocernos como humanos por propia experiencia, y así poderse dar mejor a conocer y poder ayudarnos más de cerca. A s í l o p o d e m o s e n t e n d e r m e j o r y p o d e m o s a c e r c a r n o s a é l c o n t o d a c o n f i a n z a. Experimentó vitalmente las consecuencias de las ignorancias, las debilidades y las maldades humanas: todo lo que nos hace sufrir…

4 En Jesús Dios se hizo del todo cercano a nosotros. Conoció por propia experiencia lo que es luchar por la vida, nuestros sufrimientos y nuestras tentaciones, nuestras pruebas y enfermedades. Sabe lo que son las críticas, las torturas y la muerte… Por eso puede comprendernos y ayudarnos de una forma humana. Dios en Jesús es absolutamente solidario con la humanidad. Acerquémonos, pues, a él con toda confianza... Siempre está en actitud de servicio respetuoso.

5 ¡Por eso lo mataron! Este testimonio era tan peligroso para los gobernantes opresores, que quisieron silenciarlo para siempre… Porque mostraba, con su vida y con su palabra, que Dios es siempre AMOR…

6 La lucha por el Reino de Dios suponía una lucha en favor del hombre injustamente oprimido; esta lucha le llevó al enfrentamiento con los responsables de esa opresión. Por eso murió y en esa muerte les venció. La experiencia creyente está ligada necesariamente al seguimiento de lo que fue la vida de Jesús, muerto y crucificado por su oposición al mundo de su tiempo. A Jesús le mataron por la vida que llevó y por la misión que cumplió Jesús no fue muerto por confusión de sus enemigos. Ni los judíos ni los romanos se confundieron, pues la acción de Jesús era necesariamente una amenaza contra el orden social establecido… Jesús no predica un Reino de Dios abstracto o puramente transterreno, sino un Reino concreto, que es la contradicción de un mundo estructurado por el poder del pecado, convertido en pecado histórico y estructural… Ignacio Ellacuría, mártir No fue ocasional que la vida de Jesús fuera como fue; no fue tampoco ocasional que esa vida le llevara a la muerte que tuvo.

7 Las religiones del imperio romano, insistían en la omnipotencia divina, para apoyar en ella sus poderes absolutos… Se inventaban dioses orgullosos, celosos siempre de su dignidad, para apoyar en ellos el orgullo autoritario del Imperio. Dioses caprichosos y acaparadores, que defendían cruelmente sus poderosos privilegios … Dioses que repartían bienes a su antojo… Dioses con el derecho a despreciar al pueblo y privilegiar a los gobernantes… Dioses llenos de lujo y ostentación, como ellos…

8 El Imperio Romano admitía, respetaba y ayudaba a todas las religiones, pues sus dioses servían para mantener los privilegios de los gobernantes y obligar al pueblo a someterse a ellos… Proclamaron a un solo Dios, defensor de la vida y la dignidad de todos los seres humanos, y por ello defensor de los derechos de los pobres. Pero los profetas bíblicos y Jesús rechazaron tajantemente a todos esos dioses…

9 Fariseos, saduceos y sacerdotes habían olvidado el mensaje progresivo que había ido dando el Antiguo Testamento sobre la bondad universal de Dios y la dignidad de todo ser humano. Jesús, en cambio, recogió todo lo bueno que se había ido diciendo sobre Dios y sobre la dignidad humana… Lo actualizó y lo aumentó… ¡El Dios de Jesús es todo bondad!

10 El Estado teocrático judío y el Estado imperial romano se dieron cuenta con razón que Jesús minaba los cimientos de sus privilegios. y bendecía a los pobres… Jesús no vivía en los palacios, sino entre el pueblo. Élcriticaba a los ricos

11 Al Dios que predicaba Jesús no se le encontraba en los ritos, ni en ceremonias lujosas… Ello es duro de aceptar por los privilegiados. Jesús veía a Dios entre los despreciados, los marginados, los empobrecidos…

12 Había que rezar mucho y dar muchas limosnas… Basta con que acudamos a él con toda confianza, como en el caso del hijo pródigo. Según los fariseos era muy difícil conseguir el perdón de Dios. Según Jesús, Papá Dios está siempre dispuesto a perdonar.

13 Decían los fariseos que las enfermedades y la pobreza eran castigos de Dios. Les demostraban con sus desprecios que Dios no los quiere… Les demostraba con su actitud que Dios los quiere… Pero Jesús prefería a los enfermos y a los pobres, los bendecía, los atendía con cariño…

14 Los fariseos prohibía pronunciar el nombre de Dios. No podían hablar directamente a Dios. Había que dirigirse en tercera persona al Todopoderoso, al Santo, al Innombrable… como con un Papito querido que sólo busca nuestra felicidad… Jesús enseña a dialogar con Dios con toda confianza,

15 El Dios de los fariseos está siempre amenazando y castigando. El Dios de Jesús está siempre ofreciéndose para ayudar… …ayudar a bajar de la cruz a todos los crucificados…

16 Si aceptara no bendecir más a los pobres, no poner tan fácil el perdón de Dios, no presentar a Dios tan cercano y cariñoso, no curar más en día de sábado, respetar más las instituciones religiosas, no criticar tanto a las autoridades… Jesús hubiera evitado una muerte tan cruel si hubiera transado con las autoridades… Pero su misión es demostrar siempre que Dios es amor, aunque lo calumniaran, lo maltrataran o lo mataran por ello… Así ciertamente no lo hubieran matado.

17 Andrés Torres Queiruga Cada vez que pedimos a Dios que cure la enfermedad de un familiar estamos suponiendo que lo puede hacer y, en consecuencia, que, si no lo hace, es porque no quiere. Y un Dios que, pudiendo, no elimina los enormes males que afectan al mundo, sería un ser mezquino, indiferente y cruel. El mal existe porque es inevitable en las condiciones de un mundo y de una libertad finitos. Un mundo en evolución no puede realizarse sin choques y sin catástrofes; una vida limitada no puede escapar al conflicto, al dolor y a la muerte; una libertad finita no puede excluir el fallo y la culpa. No es posible creer en un Dios que, pudiendo, no impide el mal… Hay que dar una vuelta radical a nuestra manera de comprender a Dios. Un Dios que crea por amor es evidente que quiere sólo el bien para sus creaturas. Por eso no debe decirse que «Dios lo manda» o que «Dios lo permite», sino que lo sufre y lo padece como frustración de la obra de su amor en nosotros. No es que Dios no pueda mantener un mundo sin mal, es que eso no es posible: sería tan contradictorio como hacer un círculo-cuadrado…

18 Dios es siempre enteramente bueno para con todos sus hijos. Todos los seres humanos somos hijos queridos de Dios, y por ello cada uno merecemos todo respeto. Papá Dios lo ha hecho todo para todos sus hijos. Papá Dios lo ha hecho todo para todos sus hijos. Por ello Él da el primer lugar a los marginados, despreciados y empobrecidos. Por ello Él da el primer lugar a los marginados, despreciados y empobrecidos. Todo esto va a contramano de los criterios de muchos gobernantes, de entonces y de ahora… La Buena Noticia de Jesús para los que sufren:

19 Es un hombre-para-los-demás. Ama a todos, aun a sus enemigos. Muere pidiendo perdón por sus verdugos. Se deja matar para demostrarnos que, pase lo que pase, Dios siempre es amor solidario. La vida de Jesús muestra que Dios está siempre dispuesto a ayudarnos a conseguir nuestra felicidad, si es que nosotros le abrimos voluntariamente nuestra puerta. Él respeta siempre el libre albedrío que nos dio: s i quieres… Jesús vive, sufre y muere en actitud de amor.

20 Jesús se identifica con los presos, los hambrientos, los enfermos, los sin techo… Esto no agrada a los poderosos…

21 Desde la Encarnación del Hijo de Dios, no es justo echarle la culpa a Dios por nuestros sufrimientos. Ahora es Papá Dios el que nos reclama a nosotros por qué maltratamos y matamos a sus hijos. Cuando le reclamamos por nuestros dolores, Él nos muestra el rostro sangrante de su Hijo, y nos dice: A mí también me lo mataron... Somos nosotros, cada uno y en sociedad, los que estropeamos el proyecto divino de felicidad para todos. Dios sufre con los que sufren, y pedirá cuentas a los responsables

22 Dios no puede suprimir todos los sufrimiento de los seres humanos. Él, que es Amor, nos ha creado capaces de amar, y para ello es imprescindible que seamos realmente libres. Amor a la fuerza, no es amor... Para amar de veras tiene que ser posible no amar... Muchos de nuestros sufrimientos dependen de nosotros, de nuestra malas elecciones, personales, sociales y estructurales... Hay otros sufrimientos que son naturales, consecuencias de que somos parte de un mundo material... No somos ángeles, sino gente de carne y sangre…

23 Andrés Torres Queiruga y asegurándonos el triunfo definitivo cuando estos límites sean rotos por la muerte. Por eso no tiene sentido que intentemos convencer a Dios para que nos libre de nuestros males. Pero el mal no es absoluto: podemos y debemos luchar contra él, sabiendo que Dios está a nuestro lado ayudándonos a superarlo, en lo posible ya ahora, dentro de los límites de la historia, Es lo contrario: Él es el primero en luchar contra ellos, y quien nos llama y suplica que colaboremos con él en esta lucha.

24 La construcción de un mundo justo depende de las personas que habitamos este mundo injusto. Dios no es paternalista. No hace en lugar nuestro lo que es obligación nuestra. Él no quiere suplantar nuestro lugar… Dios ha puesto la marcha de la historia en nuestras manos… Dios ha puesto la marcha de la historia en nuestras manos… Nos da los medios para que vayamos creciendo en humanidad… Pero eso es responsabilidad nuestra. Dios no puede apoyar actitudes irresponsables o injustas… Muchas veces le pedimos a Dios que él cumpla nuestras obligaciones. Puro rezar sin hacer nada, no sirve para nada… Y, como es lógico, no lo hace…

25 Es absurdo que le pidamos a Dios que nos dé un buen presidente, si nosotros no nos comprometemos en una política limpia y eficaz… Es necio suplicarle que me libre del dengue, si no limpio los criaderos de larvas de mosquitos de mi patio… ¿Para qué sirven las cadenas de oraciones de gente irresponsable? Es cara dura pedir a Dios aprobar un examen si no he estudiado… ¿Para qué pedir que se arregle mi matrimonio si no estoy dispuesto a bajarme del pedestal de mi orgullo? ¿Para qué pedir a Dios que no explote una bomba que yo mismo he fabricado? ¿No sería mejor desmontarla? Dios no puede atender la oración de los vago, los irresponsables, o los injustos que no quieren cambiar de actitud… Los haría peores… Es necio que le pida a Dios que no me pase nada si yo me tiro por un precipicio. En la mesa le pedimos a Dios que cuide de los que tienen hambre, y así nosotros podemos comer tranquilos, sin tener que compartir nada…

26 Donde hay odio, mentira o injusticia, no puede Dios estar presente, Jesús rechazó con fuerza todo tipo de hipocresía, Nadie puede decir con verdad que Dios apoya sus porquerías de injusticia, de marginación… de opresión, de odios, aunque estas actitudes se revistan de tintes religiosos.

27 En cambio, donde hay amor, ahí está presente el Dios de Jesús… Pero todo amor trae sufrimiento…

28 Donde hay solidaridad ahí está actuando el Dios de Jesús. Pero la solidaridad cuesta…

29 Donde de veras se lucha por la construcción de un mundo justo, ahí está activo el Dios de Jesús.

30 Jesús está metido en lo más profundo de la historia humana, a veces sufriendo, a veces triunfando, pero nunca imponiéndose a la fuerza. Jamás dictador… Siempre ofreciéndose a ayudar… Su respeto es total… Su ofrecimiento, sin fin…

31 En todo el que sufre porque ama, porque lucha por la justicia, para construir un mundo nuevo, en ellos sufre Jesús, en ellos lucha Jesús, en ellos va triunfando Jesucristo…

32 Es ahí, en la cruz, donde puede contemplarse esta verdad. Y a partir de allí se debe definir ahora qué es el amor. Y, desde esa mirada, el cristiano encuentra la orientación de su vivir y de su amar. En la Cruz Dios es amor Cuando Jesús habla del pastor que va tras la oveja descarriada, de la mujer que busca el dracma, del padre que sale al encuentro del hijo pródigo y lo abraza, no se trata sólo de meras palabras, sino que En su muerte en la cruz se realiza ese ponerse Dios contra sí mismo, al entregarse para dar nueva vida al hombre y salvarlo: esto es amor en su forma más radical. Poner la mirada en el costado traspasado de Cristo ayuda a comprender que… Dios es amor. En Jesucristo, el propio Dios va tras la oveja perdida, la humanidad doliente y extraviada. es la explicación de su propio ser y actuar. Benedicto XVI, Dios es amor, 12.

33 El Dios de Jesús es todopoderoso sólo en el amor… RESUMIENDO: Se mantuvo siempre en actitud de amor, a pesar de sus propias limitaciones humanas y de los muchos problemas que tuvo. Jesús testifica que Dios es amor, sólo amor Jesús sufrió tanto para mostrarnos la solidaridad total de Dios con nosotros.

34 Consejo Conclusivo DE JESÚS: que hace brillar su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. Mt 5,48.45 Sean buenos del todo como es bueno su Padre del Cielo…,


Descargar ppt "¿Por qué mataron a Jesús? José L. Caravias sj. 03-17."

Presentaciones similares


Anuncios Google