La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lengua Española en los medios Marco A. Hoya Cordobés Cristina López García Hernán Martín Monterde Miguel Moreno Méndez.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lengua Española en los medios Marco A. Hoya Cordobés Cristina López García Hernán Martín Monterde Miguel Moreno Méndez."— Transcripción de la presentación:

1 Lengua Española en los medios Marco A. Hoya Cordobés Cristina López García Hernán Martín Monterde Miguel Moreno Méndez

2 Problemas de la Lengua: Laísmo Leísmo Loísmo

3 Introducción Una de las incorrecciones que más cometemos los hispanohablantes, sobre todo en el ámbito oral y en los usos vulgares y coloquiales del idioma, tiene que ver con el mal uso de los pronombres átonos (la, las, le, les, lo y los). Este error se comete principalmente en las zonas central y noroccidental de Castilla, es decir, en Madrid y sus alrededores y en amplias zonas de Castilla y León, como en Valladolid.

4 Estos errores en el habla reciben el nombre de laísmo, leísmo y loísmo, dependiendo de si el pronombre que utilizamos erróneamente en lugar de otro es la, le o lo. En todos los casos les estaremos atribuyendo una función que no les corresponde, ya sea utilizando como complemento directo los que están destinados a serlo como complemento indirecto, o viceversa.

5 En cualquier caso, no es igual de grave cometer un laísmo, un leísmo o un loísmo. Mientras que el laísmo y el loísmo denotan un uso del lenguaje muy vulgar, el uso del leísmo, muy extendido por amplias zonas de la península, se admite como correcto cuando se refiere a personas. No es, por lo tanto, un fenómeno especialmente reprobable, aunque sí hay variaciones que son absolutamente aberrantes para el buen uso del idioma.

6 Algunos de los autores españoles más reconocidos y respetados, como Miguel de Cervantes o Miguel Delibes, no sólo han sido leístas, sino que muchas de sus obras, como el Quijote o Los Santos Inocentes se hayan plagadas de este tipo de usos.

7 Laísmo : d efinición Es el uso inapropiado del pronombre personal, la(s), como complemento indirecto femenino. Lo correcto es utilizar le(s). La verdadera función de la(s) es de complemento directo de la 3ª persona del femenino Ej: Tu tía la ofreció el coche MAL Tu tía le ofreció el coche BIEN

8 Laísmo : o rigen El problema surge en el Reino de Castilla durante la Edad Media. Se debe a que se extendió la tendencia de diferenciar las funciones gramaticales según el masculino y el femenino, en vez de las formas pronominales. Actualmente es frecuente en el centro peninsular, especialmente en Madrid, aunque sólo con determinados verbos.

9 Loísmo: definición Al igual que el laísmo, consiste en el uso incorrecto del pronombre átono lo/s como complemento indirecto masculino o neutro de persona o cosa en lugar del correcto le/s. La norma culta del español admite sólo lo/s para desempeñar la función de complemento directo

10 El origen del complemento directo en lo/s está en el latín, el acusativo de los demostrativos illum e illud para lo e illos para los, cuya función era siempre de C.D. El origen del error es el mismo que el del laísmo. La tendencia creciente en la Edad Media de diferenciar masculino y femenino, personas y cosas

11 Es un error realmente raro en el castellano. Sólo se mantiene en zonas donde el castellano ha estado en contacto con otras lenguas, como Perú, Bolivia y Argentina donde se llega a emplear lo independientemente del género o el número, aunque sí como C.D.

12 En el norte de España, en zonas en contacto con el dialecto asturleonés (bable), se usa el pronombre lo para nombres incontables.

13 Leísmo: definición Es la utilización del pronombre personal le en lugar de, como sería correctamente, lo o la, cuando cumplen la función de complemento directo y en los verbos transitivos. Este uso se considera vulgar, aunque se ha extendido tanto en los últimos años que ya no se puede hacer una afirmación tajante sobre ello.

14 Diferentes casos y usos del leísmo La Real Academia de la Lengua ha aceptado el pronombre personal le, cuando éste se refiere al género masculino. La aceptación de este -anterior- error se debe por el carácter masculino que tiene el pronombre le. Por ejemplo, se podría decir indiferentemente tanto Le mandé callar (a él), como Lo mandé callar El pronombre personal lo es poco utilizado por los leístas, ya que en la mayoría de los casos este es sustituido por le. Las principales excepciones se producen cuando el objeto directo es algo indeterminado. Te lo dije. (Eso) Te le dejé ahí. (El llavero)

15 La utilización de unas formas verbales determinadas también influye en los propios pronombres, acompañando a estas estructuras unos u otros pronombre indistintamente. Esto depende de la frecuencia de uso que tengan estas expresiones. Se lo devolví. Te lo mandé. ¿Lo escribiste?

16 La causa de que se sustituya incorrectamente el pronombre le por lo, en muchos casos, se debe al carácter personal que se otorgan a algunos verbos, como por ejemplo dejar, utilizar o comer: Le he dejado. No le utilices. No te le comas cuando hables. Sin embargo, debemos diferenciar que los principalmente estos fallos se dan en la lengua hablada, más coloquial, que en la lengua escrita.

17 Lugares más frecuentes de uso Los lugares donde el uso incorrecto del le es más frecuente son las zonas centrales y occidentales de la península, es decir, todo la región castellana, así como algunas partes del sur, como Murcia. Sin embargo, cabe distinguir que en el sur está menos extendido que en las zonas centrales peninsular. Estas regiones no sólo suelen ser leístas sino también laístas en la mayoría de los casos, precisamente para diferenciar al género femenino del masculino.

18 Bibliografía Diccionario Panhispánico de Dudas. Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.


Descargar ppt "Lengua Española en los medios Marco A. Hoya Cordobés Cristina López García Hernán Martín Monterde Miguel Moreno Méndez."

Presentaciones similares


Anuncios Google