La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Modernismo-Modernidad. La modernidad Marshall Berman en su libro Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad emplea como título.

Copias: 1
Modernismo- Modernidad. Primera fase de la Modernidad Primera fase : el renacimiento cuando se quiebra el mundo medieval; el sujeto se convierte en el.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Modernismo-Modernidad. La modernidad Marshall Berman en su libro Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad emplea como título."— Transcripción de la presentación:

1 Modernismo-Modernidad

2 La modernidad Marshall Berman en su libro Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad emplea como título una poética y expresiva frase del Manifiesto Comunista de Karl Marx

3 La modernidad es una forma de experiencia vital cuya aparición puede leerse en una serie de textos maestros: el Fausto de Goethe, el Manifiesto de Marx y Engels, las Memorias del hombre del subsuelo de Dostoievski y los textos y poemas de Baudelaire

4 Ser modernos Ser modernos es vivir entre paradojas y contradicciones, en un entorno que nos promete aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación personal y colectiva al mismo tiempo que amenaza con destruir lo que somos. Ser modernos es formar parte de un universo en el que todo lo sólido se desvanece

5 La vida moderna La vorágine de la vida moderna ha sido alimentada por los grandes descubrimientos de la física, los avances de la tecnología, la industrialización de la producción, las alteraciones demográficas, la hegemonía de lo urbano, la creación de un mercado capitalista mundial en expansión y drásticamente fluctuante.

6 Modernización Estos procesos de la historia mundial corresponden a la modernización, un proceso de orden estructural. Nutren una asombrosa variedad de representaciones que construyen una estructura de sentimiento, la del modernismo. Modernismo y modernización, que no necesariamente se implican. En el caso de América Latina se puede hablar de una modernidad periférica, un extraño caso de modernismo cultural sin una modernización estructural.

7 FASES DE LA MODERNIDAD

8 Primera fase de la Modernidad Primera fase : el renacimiento cuando se quiebra el mundo medieval; el sujeto se convierte en el eje del mundo, hay un desplazamiento de los fundamentos del universo de Dios al hombre. La piedra en la que se asienta la fábrica del universo es la conciencia. Aún para el pensamiento científico moderno la realidad objetiva es una imagen de la conciencia y el más perfecto de sus productos. En este cambio en la posición del hombre ante el cosmos se sustituye los valores medievales.

9 Dice Octavio Paz en El arco y la lira El espíritu de la modernidad es laico, su fundamento es el hombre. Pero: ¿Cómo puede el hombre ser el fundamento del mundo si es, por esencia, cambio perpetuo?. La razón crítica es la base del pensamiento moderno. A las creaciones de la religión el renacimiento opone las construcciones de la razón; sus paraísos no están fuera del tiempo, en la otra vida o en ese instante de iluminación que niega a la corriente temporal, sino en el tiempo mismo, en el suceder histórico, en las utopías sociales. El fundamento del poder moderno es precisamente la posibilidad de discutirlo. "Como una llaga secreta que nada cicatriza, la sociedad moderna porta en sí un principio que la niega y del que no puede renegar sin renegar de sí misma y destruirse. La crítica es su alimento y su veneno. (Paz )

10 Segunda Fase La segunda fase de la modernidad comienza con el estallido de la Revolución Francesa en Jean Jacques Rousseau es el primero en usar la palabra moderniste en el sentido actual. En sus textos encontramos desde la ensoñación nostálgica hasta la introspección psicoanalítica y la democracia participativa. Experimenta la vida de París como un torbellino social; una atmósfera de agitación y turbulencia, de vértigo y embriaguez psíquica,

11 La multitud "estoy comenzando a sentir la embriaguez en que te sumerge esta vida agitada y tumultuosa. La multitud de objetos que pasan ante mis ojos, me causa vértigo. De todas las cosas que me impresionan, no hay ninguna que cautive mi corazón, aunque todas juntas perturben mis sentidos, haciéndome olvidar quién soy y a quién pertenezco".

12 Lo tradicional y lo moderno Los sujetos viven la dicotomía entre lo tradicional y lo moderno, marcados por la sensación vertiginosa de vivir entre dos mundos. Emergen y se despliegan las ideas de modernismo y modernización. Esta etapa, bajo los aires del iluminismo y el racionalismo, se alumbra con los universales liberales y la fe en el progreso y en los derechos del hombre.

13 Los ritmos del siglo XIX Los ritmos y tonos distintivos del siglo XIX tienen que ver con un paisaje de máquinas de vapor, fábricas automáticas, trenes, industrialización, ciudades rebosantes de la noche a la mañana. Están marcados por la aparición de diarios, teléfonos, telégrafos, medios de comunicación de masa. Hay movimientos sociales de masa que luchan contra esta modernización. Todos los grandes modernistas atacan este entorno pero se sienten muy cómodos en él.

14 Manifiesto Comunista Por un lado han despertado a la vida unas fuerzas industriales y científicas de cuya existencia no hubiese podido sospechar siquiera ninguna de las épocas históricas precedentes. Por otro lado, existen unos síntomas de decadencia que superan en mucho los horrores que registra la historia de los últimos tiempos del Imperio Romano... Hoy día, todo parece llevar en su seno su propia contradicción. Vemos que las máquinas, dotadas de la propiedad maravillosa de acortar y hacer más fructífero el trabajo humano, provocan el hambre y el agotamiento del trabajador. Las fuentes de riqueza recién descubiertas se convierten, por arte de un extraño maleficio, en fuentes de privaciones. Los triunfos del arte parecen adquiridos al precio de cualidades morales. El dominio del hombre sobre la naturaleza es cada vez mayor; pero, al mismo tiempo, el hombre se convierte en esclavo de otros hombres o de su propia infamia. Hasta la pura luz de la ciencia parece no poder brillar más que sobre el fondo tenebroso de la ignorancia. Todos nuestros inventos y progreso parecen dotar de vida intelectual a las fuerzas materiales, mientras que reducen a la vida humana al nivel de una fuerza bruta". (Marx y Engels )

15 Todo lo sólido se desvanece en el aire Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas; las nuevas se hacen añejas antes de haber podido osificarse. Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profanado, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas".

16 La muerte de Dios La muerte de Dios y el advenimiento del nihilismo se debe a que la humanidad moderna se encontró con una gran ausencia y vacío de valores. Un mundo en el que todo está preñado de su contrario. El moderno parodia la historia "Necesita de la historia porque es el armario en que se guardan todos los trajes. Advierte que ninguno le va completamente bien" (Nietzche). Entre los grandes modernistas del siglo XIX europeo hay espíritus tan diferentes como Karl Marx, Soren Kierkergaard, Walt Whitman, Henrik Ibsen, Charles Baudelaire, Herman Melville, Carlyle, Artur Rimbaud, Fiodor Dostoievski.

17 Tercera Fase El pensamiento de la modernidad del siglo XX parece haber llegado a un estancamiento en esta tercera y última fase. Las visiones abiertas de la vida moderna han sido suplantadas por visiones cerradas. Las polarizaciones fundamentales tienen lugar a comienzos de siglo. Por ejemplo los futuristas italianos, fanáticos de la modernidad, que claman contra la tradición como dócil esclavitud frente a la modernidad que es la libertad

18 El Futuro Cantaremos a las grandes multitudes excitadas por el trabajo, el placer y el motín; cantaremos las mareas polifónicas y multicolores de la revolución en las capitales modernas, cantaremos el fervor nocturno de los arsenales y los astilleros brillando bajo violentas lunas eléctricas; codiciosas estaciones de ferrocarril que devoran serpientes emplumadas de humo; fábricas que cuelgan de las nubes con serpenteantes líneas de su humo; puentes que montan a horcajadas sobre los ríos como gimnastas gigantes, brillando al sol con su resplandor de cuchillos; aventurados barcos de vapor... locomotoras de entrañas profundas... y la luz lustrosa de los aeroplanos". (Manifiesto Futurista, Marinetti)

19 El Fausto El Fausto de Goethe le permite a Marshall Berman mostrar la tragedia del desarrollo. Fausto es un individuo inconformista marginal y sospechoso que pierde el control de las energías de su mente volviéndose peligroso. Tiene como antecedentes a Prometeo, Pigmalión, Cipriano. Goethe elabora su Fausto entre 1770 y El personaje es un espíritu humano inquieto y ambicioso, que se afana en la búsqueda del conocimiento a través de la ciencia y queda dolorido y desalentado por su fracaso. La tensión que lo sostiene es la lucha entre lo humano y lo divino, el intento de sobrepasar límites. Representa el ideal cultural del autodesarrollo, en todas sus formas.

20 Hay dos promesas arquetípicamente modernas tanto en la esfera del Yo como en la de la sociedad. El desarrollo intelectual, moral, económico y social por medio de la liberación de las energías implica un alto costo metaforizado por el pacto con Mefisto. El Fausto de Goethe es la primera tragedia del desarrollo. En la primera metamorfosis Fausto es un letrado de mediana edad (es uno de los primeros héroes de mediana edad de la literatura moderna). Se le reconoce como teólogo, abogado, filósofo, hombre de ciencia, administrador. Sus triunfos hasta ahora han sido intelectuales, interiores: la experimentación, la lectura de libros, el uso de drogas. Ha expandido su mente, aislándose de la vida exterior. Anhela una mayor comunicación con la Naturaleza. Invoca al Espíritu de la tierra para que lo convierta en superhombre. El Espíritu le contesta "¿Por qué no luchas por convertirte más bien en un Mensch, un auténtico ser humano?.

21 Fausto vive en una sociedad cerrada con una cultura dinámica en su seno. Cuando decide encerrarse en la caverna, en la tumba, emerge cambiado. El desarrollo industrial se plantea como desarrollo de los sentimientos. Se une el proyecto romántico de liberación con el proyecto histórico de modernización. Mefisto es el maestro en una situación paradójica, se acerca al diablo en la medida en que está cerca de Dios. Su función de Mefisto es personificar el lado oscuro no solamente de la creatividad sino de la propia divinidad. "Soy el espíritu que todo lo niega/y con razón, pues todo lo que llega/a ser merece morir miserablemente..." pero al mismo tiempo: "parte del poder que no haría sino/ el mal y sin embargo crea bien". El afán demoníaco de destrucción resulta creativo. Todo lo que fue creado debe ser destruido para abrir el nuevo camino. Los dones son diversos: la velocidad, el dinero, el sexo, el poder. Fausto sabe que resulta crucial mantenerse en movimiento, en actividad incesante.

22 La segunda metamorfosis muestra a Fausto como el amante. Es una figura trágica, con deseos y sensibilidades modernas en un mundo tradicional. Margarita, su primer amor, simboliza la belleza natural. Sólo haciendo pedazos el reino apacible de Margarita, Fausto puede crecer y buscar nuevas experiencias. Con la muerte de la mujer aparece la culpabilidad. En la escena con Mefisto, éste interpela al sabio: "¿Por qué haces una comunidad con nosotros si no puedes soportarlo? Quieres volar, pero tienes vértigo". La devastación y la ruina son inherentes al desarrollo, no hay espacio para el diálogo entre un hombre abierto y un mundo cerrado. Margarita es una pobre mujer atrapada en la familia. Fausto y Mefisto son agitadores que pregonan la libertad de pensar, amar y crecer.

23 La tercera parte, escrita entre 1825 y 1831, contiene la última metamorfosis la del desarrollista. Fausto se conecta a las fuerzas económicas, sociales y políticas que mueven el mundo. Aprende a construir y a destruir. El personaje traba lucha con los elementos de la naturaleza. Nace una nueva división social del trabajo en la medida en que capta la posibilidad de controlar la tierra y los hombres.: "Durante el día, en vano los criados alborotaban, aporreando con el pico y la pala, dale que le das; allí donde los fuegos fatuos brujuleaban en enjambres durante la noche alzábase un dique al otro día. Víctimas humanas derramaban su sangre; resonaba por la noche el dolor del suplicio, corrían mar abajo raudales de fuego, y por la mañana aparecía allí un canal".

24 El desarrollista es trágico y heroico, su tragedia surge precisamente de su deseo de eliminar la tragedia de su vida. Su actitud contrasta con la serenidad de Baucis y Filemón. Fausto no siente culpa por haber eliminado a los ancianos, expulsa la zozobra y también al diablo que, antes de irse, lo deja ciego diciéndoles que estuvo ciego desde el principio. La súbita ceguera le da una grandeza mítica, al igual que Edipo y Lear. Es el héroe moderno, su herida lo lleva a obligarse y obligar a sus trabajadores a trabajar más intensamente, para acabar su tarea. En medio de los ruidos de la construcción se declara totalmente vivo y, por lo tanto, dispuesto a morir. Hasta en la oscuridad continúa luchando, desarrollándose y desarrollando el mundo que lo rodea hasta llegar al final.

25 El Manifiesto Comunista, anuncia el siglo de manifiestos y movimientos modernistas por venir. Describe la aparición del mercado capitalista mundial, los cambios en las comunicaciones, en la producción, en la sociedad. Muestra la tremenda barbarie de la civilización. La burguesía como una fuerza incontenible "ha creado maravillas muy distintas a las pirámides de Egipto, a los acueductos romanos y a las catedrales góticas, y ha realizado campañas muy distintas a los éxodos de los pueblos y a las Cruzadas". El genio de esta clase se expresa en los grandes proyectos de construcción. El texto celebra los triunfos de la moderna tecnología y de su organización social. Lo que le interesa es el dinamismo del proceso, al mismo tiempo que la autodestrucción innovadora.

26 Una revolución continua en la producción, una incesante conmoción de todas las condiciones sociales, una inquietud y un movimiento constante distinguen la época burguesa de todas las anteriores. Todas las relaciones estancadas y enmohecidas, con su cortejo de creencias y de ideas veneradas durante siglos, quedan rotas; las nuevas se hacen añejas antes de haber podido osificarse. Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profanado, y los hombres al fin se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas

27 En El pintor de la vida moderna (1859) donde Charles Baudelaire define la modernidad a partir de la moda. Lo moderno en un cruce entre lo histórico y lo eterno; lo temporal y lo permanente. Muestra la relación entre moda y estética. Rescata la importancia de los artistas y poetas minori. No todo está en los grandes escritores. Toda representación está penetrada por lo histórico y, al mismo tiempo, debe tener un rasgo efímero que la define. Hay en Baudelaire una teoría racional de lo bello en oposición a la teoría de lo bello único y absoluto. Corresponde inevitablemente a la unidad de dos elementos: variables y relativos por un lado (la moda) e invariables y eternos por el otro. La armonía proviene del elemento invariable. El elemento relativo es la "envoltura titilante, aperitivo del postre y el vino".

28 Lo bello y el progreso Baudelaire plantea una auto-comprensión del mundo moderno como cruce en una estética de la ruptura ya que la actualidad es pensada como juego de contradicciones. De este pensamiento de dualidades nace la modernidad. Puede ser considerado el primer poeta moderno que se plantea cómo es posible el arte en una civilización dominada por la técnica y el cambio histórico representado en ese momento por el cambio de la pintura a la fotografía. Su poesía es la dramatización agónica de este conflicto. La idea moderna del progreso es aplicada a las Bellas Artes. Hay una nueva concepción de lo bello, un elemento inesperado viene a devastar el sistema.

29 Lo raro. En la concepción del arte son importantes: la novedad, la singularidad, la actualidad, la contradicción. El extrañamiento está en la capacidad del arte de alterar los esquemas preconcebidos como marca de la modernidad. "Le beau es toujours bizarre", desacostumbrado, otro, raro, diferente.

30 El poeta La modernidad somete al poeta al miedo, a la claudicación, a la pérdida de destino. El mundo se vuelve ajeno a partir de la estética del cambio. Las correspondencias son desplazadas por un vacío y se deja de creer en la armonía. Hay una estética negativa que supone una tensión constante entre satanismo e idealismo, también una despersonalización del Yo del poeta como Yo pleno del romanticismo. Contrasta la exaltación y la depresión, el mundo del hastío y de lo histórico y el mundo del ideal y de lo vano. La naturaleza es un bosque de símbolos, una escritura. La zona del ideal es la de la correspondencia. El presente se aparta de lo ideal, y éste es el secreto doloroso, la marca de lo moderno: el spleen, horror y rareza penetrada de tiempo, es puro cambio.

31 Paris como capital del siglo XIX Walter Benjamin toma como modelo de la modernidad la obra de Baudelaire y analiza en Paris, capital del siglo XIX la ciudad como espacio propio de la modernidad. La figura del flaneur es la silueta de las calles vertiginosas; el individuo que se pasea sin objeto por la ciudad moderna. Se construye un espacio nuevo en la relación entre el poeta y la multitud. En "Sobre algunos temas en Baudelaire". Benjamin se refiere a los cambios que sufre la función del poeta. Desaparece el vate a lo Lamartine y Hugo. En la segunda mitad del siglo XIX europeo la experiencia se transforma en estructura

32 La masa La experiencia de la multitud es muy importante. La masa paraliza al poeta y lo hace defenderse de ella. La multitud es siempre la metrópolis que convierte al hombre en un paria que se desplaza. La masa es el velo fluctuante a través del cual el escritor ve París. Baudelaire ha traducido el relato de Edgar Allan Poe "El hombre de la multitud". La multitud atrae al creador y lo convierte en uno de los suyos. Aunque mantenga su conciencia del carácter inhumano de la masa. La actitud ambivalente coloca al sujeto entre el rechazo y la complicidad con la masa.

33 El aura El aura que rodea a un objeto sensible como el conjunto de las representaciones radicada en la memoria involuntaria. Hay una experiencia que se deposita como ejercicio en un objeto de uso. Hay una disolución del aura a través del shock en la medida que la experiencia se empobrece frente al exceso de información. El precio a partir del cual se conquista la sensación de modernidad es la caída del aura. En "La pérdida de una aureola" se escenifica en el diálogo entre el poeta y el hombre corriente en un sórdido lugar. Ante la sorpresa el escritor éste responde.

34 Amigo mío: usted sabe cuándo me aterrorizan los caballos y los vehículos. Pues hace un momento cruzaba el boulevard corriendo, chapoteando en el barro, en medio de un caos en movimiento, con la muerte galopando hacia mí por todos lados, hice un movimiento brusco y mi aureola se escurrió de la cabeza, cayendo al fango del macadam. Estaba demasiado asustado para recogerla. No hay mal que por bien no venga. Ahora puedo ir de un lado al otro, cometer bajezas, entregarme al desenfreno al igual que los simples mortales ¡De modo qué aquí estoy como usted me ve, al igual que usted¡. Marshall Berman identifica en la escritura de

35 Marshall Berman identifica en la escritura de Baudelaire dos visiones de lo moderno: la pastoral y la contrapastoral. Las visiones pastorales dan lugar a "las modernolatrías" y las contrapastorales a las variantes de la desesperación cultural". En la visión pastoral la vida moderna aparece como un gran desfile de modas, un sistema de apariencias deslumbrantes, fachas brillantes, refulgentes triunfos de la decoración y el diseño tomando como central la figura de Constantin Guys. La visión contrapastoral del mundo moderno genera una visión pastoral del artista moderno que flota por encima de todo sin que nada lo afecte.

36 La ciudad La vida moderna puede ser heroica. El mundo elegante está vinculado con los bajos fondos, con los oscuros deseos y hechos, con el crimen y el castigo. Lo crucial del heroísmo moderno es que surge en el conflicto, en las situaciones de conflicto que impregnan la vida cotidiana del mundo moderno. En la descripción de los boulevares Haussman, Baudelaire nos muestra un nuevo mundo, público y privado, en el momento de su nacimiento. Los bulevares al abrir grandes huecos entre los vecindarios de los pobres le permitieron salir y descubrir la apariencia del resto de la ciudad y de la vida. La miseria que había sido un misterio se convierte en un hecho. Muestra cómo la modernización de la ciudad inspira e impone a la vez modernización en las almas de los ciudadanos.


Descargar ppt "Modernismo-Modernidad. La modernidad Marshall Berman en su libro Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad emplea como título."

Presentaciones similares


Anuncios Google