La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El temor de Dios 1. Sal. 25:14, "La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto". 2. Sal. 33:8, "Tema a Jehová toda.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El temor de Dios 1. Sal. 25:14, "La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto". 2. Sal. 33:8, "Tema a Jehová toda."— Transcripción de la presentación:

1 El temor de Dios 1. Sal. 25:14, "La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto". 2. Sal. 33:8, "Tema a Jehová toda la tierra; teman delante de él todos los habitantes del mundo". 3. Sal. 89:7, "Dios temible en la gran congregación de los santos, y formidable sobre todos cuantos están alrededor de él". 4. Hab. 2:20, "Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra". El profeta dijo esto aunque los Babilonios ya destruyeron el templo de Salomón.

2 I. Algunas definiciones (del Diccionario expositivo del Sr. W. E. Vine): A. tenía primeramente el sentido de huida, aquello que es provocado por el hecho de estar atemorizados; luego, aquello que puede provocar la huida, (a) temor, miedo, terror, temor reverente: (1) de Dios, como motivo controlador de la vida, en asuntos espirituales y morales, no un mero temor de Su poder y justa retribución, sino un saludable miedo a desagradarle, temor que ahuyenta el terror que lleva a alejarse de Su presencia, y que influencia la disposición y actitud de uno cuyas circunstancias son guiadas por la confianza en Dios, por medio. del Espíritu de Dios que mora en él, (una frase inclusiva: el temor reverente de Dios inspirará una constante solicitud de tratar con los demás en Su temor).

3 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. A. La palabra "adoración" no se define en las Escrituras, pero las varias palabras usadas indican la reverencia, homenaje, devoción, y se puede ver claramente la afinidad entre la adoración de Dios y el temor de Dios. Sin el temor de Dios es imposible darle homenaje, es imposible adorarle. Muchos no adoran a Dios porque no le temen.

4 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. B. Lev. 19:30, "Mis días de reposo guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová". Los israelitas habían de reverenciar el santuario de Dios y todas sus ordenanzas. El culto piadoso refleja el temor de Dios. Al perder su temor de Dios el pueblo se apartó del culto prescrito por Moisés.

5 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. C. Juan 2:16 "y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi padre casa de mercado". La gente que no teme a Dios corrompe la adoración de Dios, corrompe el templo de Dios. De la falta de temor de Dios resulta también la falta de respeto por el templo de Dios. El templo de Cristo es su iglesia. Todo el mundo que teme a Dios respetará también su templo. Todos los cristianos haremos todo posible por guardar limpio este templo, porque el temor de Dios y el respeto del templo son dos cosas inseparables. No basta con lamentar la corrupción del templo, sino nos conviene imitar el ejemplo de Jesús y esforzamos por limpiar el templo. La iglesia tiene que ser limpia en todo sentido: en la doctrina, en el culto, en la organización, en la obra; en fin, todo tiene que ser conforme al patrono La vida personal de todo miembro debe conformarse a la santidad..:J Cuando Jesús limpió el templo en Jerusalén, "se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume" (Juan 2:17). ¿Dónde está nuestro celo? Se demuestra en purificar a la iglesia; y esto también demuestra que hay temor de Dios entre nosotros. No forzamos a nadie a ser miembro de la iglesia. Cristo invita, pero nadie es forzado a aceptar. Sin embargo, los que entran en el templo de Dios (su iglesia), tienen que mantenerse limpios y no hacer nada para corromper el santuario de Dios.

6 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. D. El temor de Dios demanda la completa reverencia en el culto. Todos los miembros deben cooperar para que el culto sea enteramente aceptable a Dios. No conviene que uno o dos sea la causa de un culto irreverente. Debe haber reverencia en el culto. 1 Coro 14:40 dice "Hágase todo decentemente y con orden".

7 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. E. La completa atención y concentración en los actos de culto son necesarias si esperamos ofrecer culto aceptable en el temor de Dios. Debemos participar con reverencia en todos los actos de culto (cantar, orar, estudiar, tomar la cena y ofrendar). Si no meditamos con toda atención al tomar la cena, es imposible "discernir el cuerpo del Señor" y la consecuencia de no discernir su cuerpo es que "juicio come y bebe para sí" (1 Cor. 11:29). "De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente (es decir, sin discernir su cuerpo), será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor." (1 Coro 11:27). Se condena la práctica de tomar la cena con descuido. No debemos participar de la cena como si fuera comida ordinaria. Al comer en la casa está bien leer, conversar, y pensar en otras cosas; pero al tomar la cena es indispensable que la mente esté fijo en la crucifixión de Cristo. Si tememos a Dios, lo haremos.¡Pero, es igualmente importante concentrar en los otros actos de culto; por ejemplo, cuando cantamos himnos, ¿estamos meditando sobre la letra del himno, o estamos meramente repitiendo algunas palabras? Durante el sermón o la clase, ¿estamos concentrados en la palabra de Dios? La adoración termina en el momento en que el corazón "sale" del culto.

8 II. El temor de Dios y la adoración de Dios. Estas observaciones sugieren esta pregunta: Si estamos en la casa de oración una hora -­ sesenta minutos -- ¿cuántos de estos sesenta minutos estamos adorando a Dios? Debemos descontar todo minuto que el corazón (la atención, los pensamientos, la meditación) no está en el culto. Es necesario adorar a Dos en espíritu y en verdad. Que alguien esté corporal mente en el sitio de reunión no es prueba de que esté adorando a Dios. El temor de Dios nos mueve a ofrecerle culto en espíritu y en verdad. Si tememos a Dios, ofreceremos culto a El frecuentemente. Asistiremos - dentro de nuestra posibilidad -- a todo servicio, a toda clase, y a las series de servicios que se lleven a cabo y en otros lugares para oír frecuentemente la palabra de Dios. La indiferencia hacia los varios servicios y clases indica una falta de temor de Dios.

9 III. Otras pruebas y evidencias del temor de Dios. A. Buscaremos el conocimiento y la sabiduría de Dios. 1. Prov. 1:7, "El principio de la sabiduría es el temor de Jehová". 2. Prov. 2: 1-5, "Hijo mío, si recibieres mis palabras... entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios". B. El temor del mandamiento. Prov. 13:13, "El que menosprecia el precepto perecerá por ello; mas el que teme el mandamiento será recompensado". C. Obrar justicia. Hechos 10:35, "en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia".

10 III. Otras pruebas y evidencias del temor de Dios. D. Caminar rectamente. 1. Prov. 14:2, "El que camina en su rectitud teme a Jehová mas el de caminos pervertidos lo menosprecia". 2. Deut. 10:12, "Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma". E. Andar humildemente delante de Dios. Rom. 11:20, "Bien; por su incredulidad (la de los judíos) fueron desgajadas, pero tú (los gentiles) por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme". F. Aborrecer el mal. Prov. 8:13, "El temor de Jehová es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco". Prov. 16:6 "Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal".

11 III. Otras pruebas y evidencias del temor de Dios. G. Dispuestos a guardar limpia a la iglesia. 2 Coro 7:11, "Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto". Al principio los corintios eran indiferentes hacia el pecado en la iglesia, pero después quitaron la mala levadura, y todos los cristianos que temen a Dios harán lo mismo.

12 IV. Las bendiciones para los que temen a Dios. (Sal. 112:1; Lucas 1:50). A. Vencer el horror y terror del juicio. 1 Juan 4:18, "el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor".

13 IV. Las bendiciones para los que temen a Dios. (Sal. 112:1; Lucas 1:50). B. Vencer el temor de los hombres. El que teme a Dios no teme a los hombres. 1 Pedo 3:14 "no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis". El que teme a Dios no se preocupa por las opiniones de los hombres y no quiere conformarse al mundo. El mundo no le puede atormentar con su presión.

14 IV. Las bendiciones para los que temen a Dios. (Sal. 112:1; Lucas 1:50). C. Ningún temor. Prov. 3:23-25, "Entonces andarás por tu camino confiadamente, y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere".

15 Conclusión: Léase Prov. 1:28-33 como buena conclusión a esta lección. Los que "no escogieron el temor de Jehová ni quisieron mi consejo" serán completamente rechazados por Dios.


Descargar ppt "El temor de Dios 1. Sal. 25:14, "La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto". 2. Sal. 33:8, "Tema a Jehová toda."

Presentaciones similares


Anuncios Google