La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

María en el Evangelio de Mateo M. en T. y M. C. Alejandro H. Palacios Torres.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "María en el Evangelio de Mateo M. en T. y M. C. Alejandro H. Palacios Torres."— Transcripción de la presentación:

1 María en el Evangelio de Mateo M. en T. y M. C. Alejandro H. Palacios Torres

2 El Evangelio de Mateo Fue escrito hacia el d.C. y está dirigido principalmente a cristianos de origen judío. El texto cita con frecuencia textos del Antiguo Testamento y se apoya en ellos para mostrar que el designio de Dios anunciado por los Profetas alcanza su pleno cumplimiento en la persona y la obra de Jesús. El de Mateo es el que más giros de aspecto semítico presenta de los cuatro evangelios canónicos (cf. Mt 5, 3; 6, ; 10, 25; 16, 17; 18, 14; 22, 38; 26, 28, etc.).

3 La imagen de Jesús en Mateo Para Mateo, Jesús es el cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento. Es el "Hijo de David", el "Enviado" para salvar a su Pueblo, el "Hijo del hombre" que habrá de manifestarse como Juez universal, el "Rey de Israel" y el "Hijo de Dios" por excelencia. Mateo también aplica a Jesús en forma explícita los oráculos de Isaías sobre el "Servidor sufriente" que carga sobre sí nuestras debilidades y dolencias. Y al darle el título de "Señor", reservado sólo a Dios, afirma implícitamente su condición divina.

4 La Cristología de Mateo: Jesús el nuevo Moisés Este evangelista atribuye una especial importancia a las enseñanzas de Jesús y las agrupa en cinco discursos, que forman el hilo conductor de su Evangelio y están encuadrados por otras tantas secciones narrativas. El tema central de estos discursos es el Reino de Dios. En ellos, Cristo aparece como "el nuevo Moisés", que lleva a su plenitud la Ley de la Antigua Alianza. También es el "Maestro", que enseña "como quien tiene autoridad" (7. 29) la "justicia" de ese Reino inaugurado y proclamado por él.

5 Jesús, Mesías davídico e Hijo de Dios, predicó, enseñó y curó únicamente en Israel. En un momento crucial de su ministerio fue rechazado por sus grupos representantes. Los discípulos reconocieron en Jesús al Mesías, aunque sin comprender el tipo de mesianismo que proponía. Cuando llegó a Jerusalén con sus discípulos y tomó posesión del templo, dio motivos para una apresurada condena a muerte y por ello el Evangelio se dirigió desde entonces a los gentiles.

6 Un prólogo: narración de la infancia (caps. 1-2) Transición: Preparación del Reino (caps. 3-4) El Reino de Dios ha llegado (caps. 5-9) Jesús envía a predicar y Él mismo camina para predicar el Reino (caps ) La opción decisiva ante la predicación del Reino (caps ) El Reino de Dios pasa del pueblo judío a la Iglesia (caps ) La inauguración del Reino de Dios en el acontecimiento pascual (caps )

7 MARÍA EN EL PRÓLOGO CRISTOLÓGICO DE MATEO

8 Leer: Mt 1, 1-17 La genealogía cumple una doble función: 1) Mostrar que Jesús era un auténtico hijo de David, Hijo de Abraham; 2) Legitimar los títulos de Cristo, Mesías, Rey de los judíos (o de Israel) aplicados a Jesús. Lo más probable es que esta genealogía sea una construcción del evangelista

9 En la genealogía que abre el evangelio de Mateo el listado de los ancestros traza el linaje de Jesús desde Abraham, a través del rey David, hasta José «el esposo de María» con lo cual presenta a Jesús como el cumplimiento de las esperanzas mesiánicas. En esta genealogía los varones transmiten el linaje en un proceso ordenado y las mujeres que parieron a los hijos ni siquiera son mencionadas. De modo que hasta la misma María queda subsumida en la historia de José: ella no habla ni recibe revelación divina, menos aun expresa un punto de vista. Más el hilo de historia completamente androcéntrico se rompe cuando la genealogía enumera por sus nombre a cuatro ancestros femeninos y luego, de forma más dramática, incluso cambia los cánones de paternidad en el caso de María.

10 María y su hijo en el marco de sus antepasadas Tamar (1,3) adúltera: buscó acrecentar la línea de los patriarcas por cualquier medio a su alcance(Gen 38, 6-30). Rajab (1,5) prostituta de Jericó; preocupada por la suerte de su clan; primera mujer gentil que cree en el Dios de Israel y en su proyecto (Jos 2 y 6). Rut (1,5) viuda, se hace cargo de su suegra y se casa con un judío a fin de garantizar la supervivencia de ambas, asegurando también el linaje Davídico (libro de Rut). La mujer de Urías (1,6) atrapada en la historia del adulterio y asesinato frente al poder del rey; pero reconocida como la que aseguró al hijo de Jesé su primogenitura (2Sam 11) y la permanencia de la promesa davídica.

11 Jesús, hijo de Tamar, Rajab, Rut y Betsabé, de Abraham y de David Los cuatro ancestros femeninos no son las veneradas matriarcas del Génesis (Sara, Agar, Rebeca, Lía, o Raquel). Las antepasadas de Jesús son mujeres que, en medio de precarias situaciones, tuvieron iniciativas, nada convencionales para mejorar su suerte. Su quehacer se convirtió en vehículo para promover el plan divino de redención. En la genealogía estas cuatro mujeres prefiguran a la madre del Mesías que, a pesar de su situación de riesgo, siguen ayudando a su familia y en la realización del plan de Dios.

12 A los ojos de la sociedad el embarazo de María es un escándalo nocivo para el orden social, ya que ella aun no vivía con su esposo. Lo cual la expone a las sanciones de la ley y sujeta a recibir un castigo riguroso. Es precisamente en esto, en la imagen de María como mujer escandalosa con la que Dios se identifica. Dios es alguien que se sitúa al lado del proscrito, de la mujer y del niño en peligro. A lo largo del Evangelio infinidad de personas insignificantes, fuera de la ley, indefensas, objeto de tabúes, son amadas por Dios y pueden convertirse en agentes de la acción divina en la historia.

13 En compañía de las cuatro mujeres heterodoxas que operan en la genealogía, María se mantiene solidaria con los demás que están en situaciones trágicas o de pobreza. Su memoria mantiene lo que el evangelio asegura revolucionariamente: que el Dios de Israel, el Dios revelado en Jesús, el propio Espíritu de Dios, está con ellos.

14 «En un mundo hecho de injusticia, donde el lamento por promesas jamás cumplidas y la frustración de esperanzas condenadas a desesperar son el amargo alimento de millones de personas, las dimensiones poco convencionales de las imágenes evangélicas de María parecen tener más sustancia y atractivo que nunca antes» (Donald Senior, Gospel portrait of Mary en Johnson, 2005: 265). «En un mundo hecho de injusticia, donde el lamento por promesas jamás cumplidas y la frustración de esperanzas condenadas a desesperar son el amargo alimento de millones de personas, las dimensiones poco convencionales de las imágenes evangélicas de María parecen tener más sustancia y atractivo que nunca antes» (Donald Senior, Gospel portrait of Mary en Johnson, 2005: 265).

15 MARÍA EN EL RELATO DE LA INFANCIA

16 Organización del relato de la infancia de Mateo (1,18-25) 18a. Introducción: la génesis de Cristo fue así: A. El conflicto presente: entre José el justo y María que ha concebido por obra del Espíritu Santo. El plan de repudio (vv. 18b-19). B. Actuación del ángel: exhortación a José para no tener miedo de tomar a María a su cargo y el anuncio del nombre que ha de ponerle al niño, porque será el Salvador de su pueblo (vv ) C. La auténtica génesis de Jesucristo: el cumplimiento de la profecía: el Cristo es el Emmanuel (Dios con nosotros) y será llamado Jesús (v ). B. Actuación de José en respuesta al ángel : tomó consigo a su mujer, se hizo cargo de ella (vv ). A El conflicto resuelto: José no la conoció y María dio a luz un hijo, José le puso por nombre Jesús (v. 25).

17 Al parecer fue Mateo quien introdujo el tema de la concepción virginal de Jesús, con lo cual da un giro reinterpretativo a la profecía de Is 7,14. Decir que Jesús fue concebido por obra del Espíritu Santo constituye una forma pre- mateana de afirmar que Jesús es Hijo de Dios desde su nacimiento y por tanto, su peso específico respecto a este evangelio no es mariológico sino cristológico. En la narración María aparece como instrumento de la acción de Dios, de suerte que nunca se hace alusión a sus acciones personales. Según su plan teológico, María tiene por función salvar al pueblo escogido, y en esa luz se haya desde el tiempo de Isaías, como a la virgen de la que nace Emmanuel.

18 Los datos que la crítica nos aporta, apuntan a que ya desde fecha muy temprana se miraba a María como especial y admirablemente dedicada por Dios al proyecto suyo de enviar al Mesías, su Hijo. Con esto la forma un tanto adversa en que se presenta a la familia de Jesús (incluida María) en el EvMc sufre una modificación singular. Lo cual nos muestra un temprano ejemplo de pluralismo mariológico entre los primeros evangelios.

19 En una visión de conjunto, María se encuentra en el centro de ambos textos (la genealogía y el relato de la concepción), como instrumento libre de la acción y voluntad de Dios, pero también como la Madre del Mesías, el Rey de los judíos. María está en medio de la comunidad de Mateo como paradigma de colaboración con el plan de Dios, en medio de los conflictos y de la pluralidad cultural, aunque no se aprecie del todo el rumbo que tomarán los acontecimientos y cómo actuará Dios por ellos. José también aparece aquí como el gran protagonista humano, invadido por la gracia, recibe el anuncio de la resurrección de su amor y proyecto de paternidad. José y todos los creyentes pueden comprender, por estos textos, que no se trata de una arbitrariedad de Dios, sino que ya estaba de alguna manera prefigurado en el oráculo de Isaías, y que Dios actúa no desde los más grandes sino desde aquellos que se arriesgan por el plan de Reino de los cielos

20 APÉNDICE: MARÍA EN EL MINISTERIO PÚBLICO (Los Paralelos Con el Evangelio de Marcos)

21 La verdadera familia de Jesús (Mt 12,46-50) En la lógica del Evangelio de Mateo, la madre de Jesús ha concebido virginalmente a éste; sabe por un mensaje evangélico que él salvará al pueblo de sus pecados; ha visto cómo le protegió Dios contra un rey inicuo, cómo ha trazado una ruta terrestre a su destino, conduciéndole a Nazaret. Malamente pues ignoraría su misión hasta tal punto que no le creyese en sus cabales. En consecuencia, la escena que toca a la verdadera familia de Jesús, es, en conjunto, mucho más benigna y se presta mucho menos a ser leída como sustitución o repulsa de la familia física (Brown, 1982:102).

22 El rechazo de Jesús en su propia tierra (13,53-58) Resalta el que aquí no aparece el reproche de Jesús ante el rechazo que recibe de sus parientes en Mc (6,4). A su vez, el relato mateano será un arreglo al de Marcos, influido por una cristología más alta, que imagina a Jesús como el hijo del carpintero y no como carpintero (Mt 13,55). Todo lo cual indicaría que la adaptación mateana de los pasajes mariológicos, tomados en préstamo del relato marcano del ministerio, armoniza con la visión de María que proyectan los caps. 1-2 de dicho evangelio. La impresión negativa de la visión marcana se ha mitigado casi hasta la neutralidad que tenderá hacia la positividad, dada la pauta que el lector recibe al comienzo del evangelio.


Descargar ppt "María en el Evangelio de Mateo M. en T. y M. C. Alejandro H. Palacios Torres."

Presentaciones similares


Anuncios Google