La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) V1 V2 V3 V4 V5 120 palabras por minuto.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) V1 V2 V3 V4 V5 120 palabras por minuto."— Transcripción de la presentación:

1 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) V1 V2 V3 V4 V5 120 palabras por minuto 150 palabras por minuto 180 palabras por minuto 210 palabras por minuto 250 palabras por minuto El emperador vanidoso Elije la velocidad de la lectura 3º Prueba 1 El emperador vanidoso Elije la velocidad de la lectura

2 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) Curso: 3º Prueba: 2 Título: El emperador… Velocidad: 120ppm Hace muchos años vivía un emperador al que le gustaban mucho, muchísimo los trajes nuevos y elegantes. Tanto le gustaban que gastaba todo su dinero en comprarse trajes y más trajes. No se interesaba por sus tropas, ni por su gente. Tampoco le atraía ir al teatro ni pasear por el bosque, a no ser que esto le sirviese para lucir sus nuevos trajes. Poseía un vestido para cada hora del día y, de la misma forma que se dice que la lechuga está en el huerto, de él siempre se decía: ¡El emperador está en el ropero! La ciudad en que vivía estaba llena de entretenimientos y era tan bonita que a diario la visitaban muchos forasteros. Un día llegaron dos pícaros que decían ser tejedores; comentaban que eran capaces de tejer las telas más bonitas que pudieran imaginarse. Abrieron una maleta llena de telas y las mostraron al emperador. No sólo los colores eran vivos y los dibujos eran de una excepcional belleza, sino que, según dijeron, los trajes confeccionados con aquella tela poseían la maravillosa propiedad de convertir, a quien los llevase, en invisibles, sólo era necesario, ser honesto, honrado, trabajador y de buen corazón.

3 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) Curso: 3º Prueba: 2 Título: El emperador… Velocidad: 150pps -¡Preciosos trajes!- exclamó el emperador-. Si los llevase podría descubrir a los que en mi reino no trabajan como es debido e incluso distinguir entre los buenos y los malos. Así, el emperador decidió encargar inmediatamente que le hiciesen un traje y entregó mucho dinero a los dos estafadores para que comenzasen su trabajo. Los dos pícaros instalaron dos telares y fingieron trabajar en ellos, aunque estaban totalmente vacíos. Con toda urgencia exigieron la mejor seda y el hilo de oro más espléndido. Lo guardaron en su equipaje y trabajaron con los telares vacíos hasta muy entrada la noche. Más adelante desnudaron al emperador y fingieron vestirle. ¡Es usted invisible!- le dijeron. De este modo, le pasearon por el palacio tal y como vino al mundo, desnudo, convirtiéndole en objeto de todo tipo de burlas.

4 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) Curso: 3º Prueba: 2 Título: El emperador… Velocidad: 180pps Hace muchos años vivía un emperador al que le gustaban mucho, muchísimo los trajes nuevos y elegantes. Tanto le gustaban que gastaba todo su dinero en comprarse trajes y más trajes. No se interesaba por sus tropas, ni por su gente. Tampoco le atraía ir al teatro ni pasear por el bosque, a no ser que esto le sirviese para lucir sus nuevos trajes. Poseía un vestido para cada hora del día y, de la misma forma que se dice que la lechuga está en el huerto, de él siempre se decía: ¡El emperador está en el ropero! La ciudad en que vivía estaba llena de entretenimientos y era tan bonita que a diario la visitaban muchos forasteros. Un día llegaron dos pícaros que decían ser tejedores; comentaban que eran capaces de tejer las telas más bonitas que pudieran imaginarse. Abrieron una maleta llena de telas y las mostraron al emperador. No sólo los colores eran vivos y los dibujos eran de una excepcional belleza, sino que, según dijeron, los trajes confeccionados con aquella tela poseían la maravillosa propiedad de convertir, a quien los llevase, en invisibles, sólo era necesario, ser honesto, honrado, trabajador y de buen corazón.

5 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) Curso: 3º Prueba: 2 Título: El emperador… Velocidad: 210pps -¡Preciosos trajes!- exclamó el emperador-. Si los llevase podría descubrir a los que en mi reino no trabajan como es debido e incluso distinguir entre los buenos y los malos. Así, el emperador decidió encargar inmediatamente que le hiciesen un traje y entregó mucho dinero a los dos estafadores para que comenzasen su trabajo. Los dos pícaros instalaron dos telares y fingieron trabajar en ellos, aunque estaban totalmente vacíos. Con toda urgencia exigieron la mejor seda y el hilo de oro más espléndido. Lo guardaron en su equipaje y trabajaron con los telares vacíos hasta muy entrada la noche. Más adelante desnudaron al emperador y fingieron vestirle. ¡Es usted invisible!- le dijeron. De este modo, le pasearon por el palacio tal y como vino al mundo, desnudo, convirtiéndole en objeto de todo tipo de burlas.

6 Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) Curso: 3º Prueba: 2 Título: El emperador… Velocidad: 250pps Hace muchos años vivía un emperador al que le gustaban mucho, muchísimo los trajes nuevos y elegantes. Tanto le gustaban que gastaba todo su dinero en comprarse trajes y más trajes. No se interesaba por sus tropas, ni por su gente. Tampoco le atraía ir al teatro ni pasear por el bosque, a no ser que esto le sirviese para lucir sus nuevos trajes. Poseía un vestido para cada hora del día y, de la misma forma que se dice que la lechuga está en el huerto, de él siempre se decía: ¡El emperador está en el ropero! La ciudad en que vivía estaba llena de entretenimientos y era tan bonita que a diario la visitaban muchos forasteros. Un día llegaron dos pícaros que decían ser tejedores; comentaban que eran capaces de tejer las telas más bonitas que pudieran imaginarse. Abrieron una maleta llena de telas y las mostraron al emperador. No sólo los colores eran vivos y los dibujos eran de una excepcional belleza, sino que, según dijeron, los trajes confeccionados con aquella tela poseían la maravillosa propiedad de convertir, a quien los llevase, en invisibles, sólo era necesario, ser honesto, honrado, trabajador y de buen corazón.


Descargar ppt "Lectura por palabras VolverVolver Un Plan Lector para nuestro centro C.E.I.P Benedicto XIII- Illueca (Zaragoza) V1 V2 V3 V4 V5 120 palabras por minuto."

Presentaciones similares


Anuncios Google