La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Elige la velocidad de lectura 90 palabras por minuto 120 palabras por minuto 150 palabras por minuto 180 palabras por minuto 210 palabras por minuto.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Elige la velocidad de lectura 90 palabras por minuto 120 palabras por minuto 150 palabras por minuto 180 palabras por minuto 210 palabras por minuto."— Transcripción de la presentación:

1 Elige la velocidad de lectura 90 palabras por minuto 120 palabras por minuto 150 palabras por minuto 180 palabras por minuto 210 palabras por minuto

2 Curso: 4º Lectura 1: La piedra de hacer sopa Velocidad: 90 ppm INICIO En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño correctamente vestido que le pedía algo de comer. La mujer le dijo que no tenía nada que ofrecerle y el extraño le comentó muy amable que él tenía una piedra de hacer sopa, y que si le dejaba una olla de agua hirviendo, le haría la sopa más exquisita del mundo. A la mujer le picó la curiosidad y puso la olla al fuego. El extraño dejó caer la piedra en el agua; luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó que estaba deliciosa pero que le faltaban unas cuantas patatas. La mujer fue enseguida a buscarlas y una vez peladas las echó a la sopa. El extraño volvió a probar el brebaje, y después de saborear bien la nueva cucharada de sopa, le advirtió a la mujer que con unas cuantas verduras estaría excelente. La mujer no se le pensó dos veces y corrió rauda a por unas zanahorias y unas cebollas. El extraño volvió a probar la sopa, y con una cortesía embaucadora, le dijo a la mujer que con un trozo de carne la sopa se convertiría en el más apetitoso de los manjares. A lo cual la mujer fue a buscar un pedazo de carne que el extraño introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco, y ante tal deleite sólo le pudo decir a la mujer que con un poco de sal, la sopa estaría terminada. Ni que decir tiene que la mujer se apresuró a echarla. El extraño le dio una última consigna a la mujer: -Ve a buscar a todos los vecinos para compartir con nosotros esta estupenda sopa. Todos se sentaron a disfrutar de la espléndida comida mientras reían y charlaban. En medio del alborozo el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de si la milagrosa piedra de hacer la más deliciosa sopa del mundo…

3 Curso: 4º Lectura 1: La piedra de hacer sopa Velocidad: 120 ppm INICIO En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño correctamente vestido que le pedía algo de comer. La mujer le dijo que no tenía nada que ofrecerle y el extraño le comentó muy amable que él tenía una piedra de hacer sopa, y que si le dejaba una olla de agua hirviendo, le haría la sopa más exquisita del mundo. A la mujer le picó la curiosidad y puso la olla al fuego. El extraño dejó caer la piedra en el agua; luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó que estaba deliciosa pero que le faltaban unas cuantas patatas. La mujer fue enseguida a buscarlas y una vez peladas las echó a la sopa. El extraño volvió a probar el brebaje, y después de saborear bien la nueva cucharada de sopa, le advirtió a la mujer que con unas cuantas verduras estaría excelente. La mujer no se le pensó dos veces y corrió rauda a por unas zanahorias y unas cebollas. El extraño volvió a probar la sopa, y con una cortesía embaucadora, le dijo a la mujer que con un trozo de carne la sopa se convertiría en el más apetitoso de los manjares. A lo cual la mujer fue a buscar un pedazo de carne que el extraño introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco, y ante tal deleite sólo le pudo decir a la mujer que con un poco de sal, la sopa estaría terminada. Ni que decir tiene que la mujer se apresuró a echarla. El extraño le dio una última consigna a la mujer: -Ve a buscar a todos los vecinos para compartir con nosotros esta estupenda sopa. Todos se sentaron a disfrutar de la espléndida comida mientras reían y charlaban. En medio del alborozo el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de si la milagrosa piedra de hacer la más deliciosa sopa del mundo…

4 Curso: 4º Lectura 1: La piedra de hacer sopa Velocidad: 150 ppm INICIO En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño correctamente vestido que le pedía algo de comer. La mujer le dijo que no tenía nada que ofrecerle y el extraño le comentó muy amable que él tenía una piedra de hacer sopa, y que si le dejaba una olla de agua hirviendo, le haría la sopa más exquisita del mundo. A la mujer le picó la curiosidad y puso la olla al fuego. El extraño dejó caer la piedra en el agua; luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó que estaba deliciosa pero que le faltaban unas cuantas patatas. La mujer fue enseguida a buscarlas y una vez peladas las echó a la sopa. El extraño volvió a probar el brebaje, y después de saborear bien la nueva cucharada de sopa, le advirtió a la mujer que con unas cuantas verduras estaría excelente. La mujer no se le pensó dos veces y corrió rauda a por unas zanahorias y unas cebollas. El extraño volvió a probar la sopa, y con una cortesía embaucadora, le dijo a la mujer que con un trozo de carne la sopa se convertiría en el más apetitoso de los manjares. A lo cual la mujer fue a buscar un pedazo de carne que el extraño introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco, y ante tal deleite sólo le pudo decir a la mujer que con un poco de sal, la sopa estaría terminada. Ni que decir tiene que la mujer se apresuró a echarla. El extraño le dio una última consigna a la mujer: -Ve a buscar a todos los vecinos para compartir con nosotros esta estupenda sopa. Todos se sentaron a disfrutar de la espléndida comida mientras reían y charlaban. En medio del alborozo el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de si la milagrosa piedra de hacer la más deliciosa sopa del mundo…

5 Curso: 4º Lectura 1: La piedra de hacer sopa Velocidad: 180 ppm INICIO En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño correctamente vestido que le pedía algo de comer. La mujer le dijo que no tenía nada que ofrecerle y el extraño le comentó muy amable que él tenía una piedra de hacer sopa, y que si le dejaba una olla de agua hirviendo, le haría la sopa más exquisita del mundo. A la mujer le picó la curiosidad y puso la olla al fuego. El extraño dejó caer la piedra en el agua; luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó que estaba deliciosa pero que le faltaban unas cuantas patatas. La mujer fue enseguida a buscarlas y una vez peladas las echó a la sopa. El extraño volvió a probar el brebaje, y después de saborear bien la nueva cucharada de sopa, le advirtió a la mujer que con unas cuantas verduras estaría excelente. La mujer no se le pensó dos veces y corrió rauda a por unas zanahorias y unas cebollas. El extraño volvió a probar la sopa, y con una cortesía embaucadora, le dijo a la mujer que con un trozo de carne la sopa se convertiría en el más apetitoso de los manjares. A lo cual la mujer fue a buscar un pedazo de carne que el extraño introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco, y ante tal deleite sólo le pudo decir a la mujer que con un poco de sal, la sopa estaría terminada. Ni que decir tiene que la mujer se apresuró a echarla. El extraño le dio una última consigna a la mujer: -Ve a buscar a todos los vecinos para compartir con nosotros esta estupenda sopa. Todos se sentaron a disfrutar de la espléndida comida mientras reían y charlaban. En medio del alborozo el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de si la milagrosa piedra de hacer la más deliciosa sopa del mundo…

6 Curso: 4º Lectura 1: La piedra de hacer sopa Velocidad: 210 ppm INICIO En un pequeño pueblo una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había llamado a su puerta un extraño correctamente vestido que le pedía algo de comer. La mujer le dijo que no tenía nada que ofrecerle y el extraño le comentó muy amable que él tenía una piedra de hacer sopa, y que si le dejaba una olla de agua hirviendo, le haría la sopa más exquisita del mundo. A la mujer le picó la curiosidad y puso la olla al fuego. El extraño dejó caer la piedra en el agua; luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó que estaba deliciosa pero que le faltaban unas cuantas patatas. La mujer fue enseguida a buscarlas y una vez peladas las echó a la sopa. El extraño volvió a probar el brebaje, y después de saborear bien la nueva cucharada de sopa, le advirtió a la mujer que con unas cuantas verduras estaría excelente. La mujer no se le pensó dos veces y corrió rauda a por unas zanahorias y unas cebollas. El extraño volvió a probar la sopa, y con una cortesía embaucadora, le dijo a la mujer que con un trozo de carne la sopa se convertiría en el más apetitoso de los manjares. A lo cual la mujer fue a buscar un pedazo de carne que el extraño introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco, y ante tal deleite sólo le pudo decir a la mujer que con un poco de sal, la sopa estaría terminada. Ni que decir tiene que la mujer se apresuró a echarla. El extraño le dio una última consigna a la mujer: -Ve a buscar a todos los vecinos para compartir con nosotros esta estupenda sopa. Todos se sentaron a disfrutar de la espléndida comida mientras reían y charlaban. En medio del alborozo el extraño se escabulló silenciosamente, dejando tras de si la milagrosa piedra de hacer la más deliciosa sopa del mundo…


Descargar ppt "Elige la velocidad de lectura 90 palabras por minuto 120 palabras por minuto 150 palabras por minuto 180 palabras por minuto 210 palabras por minuto."

Presentaciones similares


Anuncios Google