La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LECTIO DIVINA Domingo de Pentecostés Parroquia Santa María Magdalena Yacuanquer A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LECTIO DIVINA Domingo de Pentecostés Parroquia Santa María Magdalena Yacuanquer A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio."— Transcripción de la presentación:

1 LECTIO DIVINA Domingo de Pentecostés Parroquia Santa María Magdalena Yacuanquer A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

2

3 Preparación Lectura Meditación Oración Contemplación

4 La Palabra debe ser esperada y escuchada Con buena disposición interior Oración al Espíritu Santo Con Corazón limpio y humildad

5 ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO (San Agustín) Espíritu Santo, inspíranos, para que pensemos santamente. Espíritu Santo, incítanos, para que obremos santamente. Espíritu Santo, atráenos, para que amemos las cosas santas. Espíritu Santo, fortalécenos, para que defendamos las cosas santas. Espíritu Santo, ayúdanos, para que no perdamos nunca las cosas santas. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

6 Leer bien y sin prisa Hay que leer dos o tres veces Aprende a conocer el Corazón de Dios en sus Palabras Leer bien, es escuchar bien

7 Lectura del Santo Evangelio según San Juan 20,19-23 Lectura del Santo Evangelio según San Juan 20,19-23 «Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: "La paz con vosotros". Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: "La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío". Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos". » A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio Palabra del Señor

8 Composición general del Evangelio de San Juan Prólogo o Himno solemne al Logos de Dios (1,1-18). 2). Primera parte o Libro de los signos (2,1-12,50) La gran novedad (2,1-4,42). Jesús, palabra que da vida (4,43-5,47) Jesús, pan de vida (6,1-71). Jesús, luz y vida (7,1-8,59). Jesús, luz que juzga al mundo (9,1-10,42). Victoria de la vida sobre la muerte (11,1-57). La muerte camino hacia la vida (12,1-50). 3). Segunda parte o Libro de la pasión-gloria (13,1- 20,31). Discurso de despedida (13,1-17,26). Historia de la Pasión - Resurrección (18,1-20,31) 4). Epílogo (21,1-25).

9 Este Evangelio se proclamó en otro momento de la Pascua y su sentido sigue siendo el mismo de aquel momento. Lo nuevo e interesante es que hoy lo podemos leer en clave de la comunidad de Juan que a finales del siglo I, estaba pasando por un momento supremamente difícil, y los miedos son la noticia del día en esa pequeña comunidad que crece en Éfeso. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

10 Para la comunidad de Juan volver a leer este mensaje pascual en clave de Pentecostés, es decir de la efusión del Espíritu de Dios, fue una nueva creación, un volverse a cernir el Espíritu en las aguas de un nuevo proyecto de Dios, que ahora ya no construye un mundo sino una comunidad seguidora de su Hijo Jesucristo. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

11 Si miramos el inicio del relato percibimos que se da en un ambiente litúrgico, la comunidad está reunida, llena de miedo, pero convencida que el domingo es un tiempo oportuno para celebrar, para compartir las penas y las esperanzas. En esa situación de inseguridad y miedos, Jesús irrumpe en la pequeña comunidad para introducirlos en la pedagogía pascual, en la enseñanza práctica de un Maestro que conoce las penas, los miedos y las sombras de las comunidades. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

12 El primer paso es la invitación a vivir la paz pascual, esa experiencia que nos invita a amar a quien nos hace daño, a quien le causa miedo. Esa paz que exige quitar el miedo para poder enfrentar los problemas con la habilidad del discípulo creyente. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

13 El segundo paso es encontrarnos con el Cristo de la historia, ese que lo sentimos cercano, tan real que tocamos sus signos de dolor que son el inicio de un mundo mejor. Cuando aprendemos a conocer a Cristo en el camino de nuestra propia historia entonces los miedos se disipan y la alegría nace como fruto de la seguridad, de la certeza de saber y sentir que el Maestro camina con nosotros. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

14 Finalmente, aparece el gran encuentro de Pentecostés, la paz de Cristo nos lleva a recibir la efusión del Espíritu de Dios, se comienza la construcción paso a paso de la comunidad, que débil por los miedos y los embates del mundo, quiere resurgir. Pero, para que la pequeña comunidad sea el principio de algo nuevo, de una nueva creación, lo primero que debe hacer es Perdonar. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

15 Cuando revisamos en la historia los procesos de paz de países y comunidades en conflicto, vemos que solo se logra llegar a la verdadera paz, cuando hay un proceso legítimo de Perdón. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

16 Las comunidades cristianas del primer siglo, estaban sintiendo los problemas de persecución y conflicto que llevaban a los cristianos a guardar odio y resentimiento contra aquellos que la comunidad llamaba mundo. Por eso, el Pentecostés de las comunidades fue entender que sin la fuerza del Espíritu de Dios que les pedía perdonar de corazón, su movimiento se estaba quedando en un simple activismo social o un espejismo religioso. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

17 La fuerza del Espíritu Santo nos invita a todos los creyentes de todos los tiempos, a entender que si en nuestro corazón y vida diaria no somos capaces de perdonar, nuestro Pentecostés, es una simple celebración anual para recordar los cincuenta días de Pascua. Pentecostés, es mucho más que una cifra, es la fuerza del amor que nos hace amar a nuestros enemigos, y es capaz de crear multiformes procesos de paz aún en los conflictos más dolorosos e imposibles de solucionar. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

18 DESCUBRIR LOS AFECTOS QUE LA PALABRA VA GENERANDO EN MI CORAZÓN: Alegría, compromiso, interrogantes, nuevas posibilidades Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene, ahora, que ser leído con el corazón

19 Meditemos con el Papa «Los Hechos de los Apóstoles ponen de relieve, que María se encontraba en el cenáculo «con los hermanos de Jesús» (Hch. 1, 14), es decir, con sus parientes, como ha interpretado siempre la tradición eclesial. No se trata de una reunión de familia, sino del hecho de que, bajo la guía de María, la familia natural de Jesús pasó a formar parte de la familia espiritual de Cristo: «Quien cumpla la voluntad de Dios, había dicho Jesús, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre» (Mc. 3, 34). En esa misma circunstancia, Lucas define explícitamente a María «la madre de Jesús» (Hch. 1, 14), como queriendo sugerir que algo de la presencia de su Hijo elevado al cielo permanece en la presencia de la madre. Ella recuerda a los discípulos el rostro de Jesús y es, con su presencia en medio de la comunidad, el signo de la fidelidad de la Iglesia a Cristo Señor.

20 El título de Madre, en este contexto, anuncia la actitud de diligente cercanía con la que la Virgen seguirá la vida de la Iglesia. María le abrirá su corazón para manifestarle las maravillas que Dios omnipotente y misericordioso obró en ella. Ya desde el principio María desempeña su papel de Madre de la Iglesia: su acción favorece la comprensión entre los Apóstoles, a quienes Lucas presenta con un mismo espíritu y muy lejanos de las disputas que a veces habían surgido entre ellos. Por último, María ejerce su maternidad con respecto a la comunidad de creyentes no sólo orando para obtener a la Iglesia los dones del Espíritu Santo, necesarios para su formación y su futuro, sino también educando a los discípulos del Señor en la comunión constante con Dios. Así, se convierte en educadora del pueblo cristiano en la oración y en el encuentro con Dios, elemento central e indispensable para que la obra de los pastores y los fieles tenga siempre en el Señor su comienzo y su motivación profunda. Estas breves consideraciones muestran claramente que la relación entre María y la Iglesia constituye una relación fascinante entre dos madres. Ese hecho nos revela nítidamente la misión materna de María y compromete a la Iglesia a buscar siempre su verdadera identidad en la contemplación del rostro de la Theotókos». Juan Pablo II. Catequesis del 28 de mayo de 1997

21 Da gracias, intercede por los hermanos, por las situaciones que el texto te haya traído a la memoria. Da curso libre a tus capacidades creativas de sensibilidad en la oración. Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene, ahora, que ser hablado con el corazón

22 Ven Espíritu creador; visita las almas de tus fieles. Llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo has creado. Tú eres nuestro consuelo, don de Dios altísimo, fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción. Tú derramas sobre nosotros los siete dones; Tú el dedo de la mano de Dios, Tú el prometido del Padre, pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra. Enciende con tu luz nuestros sentidos, infunde tu amor en nuestros corazones y con tu perpetuo auxilio, fortalece nuestra frágil carne. Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú mismo nuestro guía evitaremos todo lo que es nocivo. Por Ti conozcamos al Padre y también al Hijo y que en Ti, que eres el Espíritu de ambos, creamos en todo tiempo. Gloria a Dios Padre y al Hijo que resucitó de entre los muertos, y al Espíritu Consolador, por los siglos infinitos. Amén. A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio

23 Ponte en medio de la comunidad y deja que rebose de tu interior la paz y la bendición que has recibido. Lo dicho, lo narrado por la Palabra tiene, ahora, que ser practicado en la vida Actúa con ellos para volver a reencarnar en la historia a Jesucristo, la Palabra hecha carne.

24 Mi compromiso en esta semana será: 1.Me comprometo a crear espacios de paz en mi vida de familia y entorno social. 2.El perdón lo voy aplicar en cada una de mis acciones diarias para hacer vida la fuerza del Espíritu Santo (Desde el Evangelio de San Juan 20,19-23) Estamos en Facebook: grupo koinonía de amor


Descargar ppt "LECTIO DIVINA Domingo de Pentecostés Parroquia Santa María Magdalena Yacuanquer A la escucha y meditación de la Palabra de Dios desde la Tradición y Magisterio."

Presentaciones similares


Anuncios Google