La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La familia en el desarrollo social Grupo Taller de Historia Popular.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La familia en el desarrollo social Grupo Taller de Historia Popular."— Transcripción de la presentación:

1 La familia en el desarrollo social Grupo Taller de Historia Popular

2 A lo largo de la historia de la sociedad humana, la familia ha sido un grupo social en el seno del cual se garantiza la reproducción de la vida humana en sus dos aspectos: - el de la descendencia (con la procreación y la crianza de los hijos) y - el de la continuidad de la vida de sus integrantes (realizando todas las tareas necesarias para su alimentación, abrigo, descanso, etc). Introducción

3 En el largo camino de la evolución humana, las familias fueron adoptando distintas formas en relación con el desarrollo económico y social. También fueron cambiando las ideas y concepciones sobre la familia; los sentimientos y las formas del vínculo sexual; las relaciones entre padres e hijos, los principios y los mandatos.

4 Los cambios se han producido siempre desde la sociedad hacia la familia. Las formas de matrimonio y los sistemas de parentesco, la composición y las funciones de la familia son fenómenos históricos, propios de cada sociedad. Surgieron en determinadas condiciones sociales, se transformaron junto con éstas y deberán transformarse junto con la sociedad en el futuro.

5 Esto fue así desde la primitiva sociedad comunista, pasando por el esclavismo y la sociedad feudal, hasta el capitalismo y las primeras experiencias socialistas en el siglo 20.

6 Comunismo primitivo En la prehistoria de todos los pueblos existió un primitivo comunismo de tribu. Los seres humanos, cooperando entre sí, transformaron la naturaleza y se transformaron a sí mismos, desarrollándose la sociedad humana. En esta primitiva sociedad comunista, sin clases y sin Estado, la división de tareas se daba por aptitudes, sexo y edad. No había opresión de las mujeres.

7 Durante decenas de miles de años esas tribus vivieron de la recolección de raíces y frutos silvestres, de la caza y la pesca. Eran nómades: tenían que trasladarse de un lugar a otro para conseguir su alimento. Así vivieron los pueblos ona, tehuelche y querandí, entre otros. En su fase inicial, familia y tribu aún no pueden diferenciarse. Todos los miembros del grupo están unidos por lazos de sangre y deben cooperar entre sí para sobrevivir. Las uniones sexuales se daban entre ellos sin restricciones: Los hijos pertenecían al linaje de la madre biológica y eran criados colectivamente en el seno de la tribu.

8 La agricultura significó un gran cambio económico y social. Los pueblos se hicieron sedentarios. Nacieron las aldeas. Se desarrollaron la cestería, la alfarería y los tejidos. Así vivieron los guaraníes, diaguitas, calchaquíes y otros pueblos. La domesticación y la cría de animales originó la ganadería. Hacia el año a.C. ya se criaba la llama en la zona andina. Con la diferenciación entre pueblos agrícolas y pastores, surgió el comercio.

9 Las mujeres cultivaban la tierra, conocían los ciclos de la naturaleza y las propiedades medicinales de las plantas. Ocupaban un lugar destacado en la producción y en la distribución de los bienes. Eran valoradas por su sabiduría y muy respetadas en el consejo de ancianos. Se veneraba a la tierra y a las mujeres como fuentes de riqueza y vida. La maternidad era muy estimada. Mientras la colectividad estuvo unida por intereses comunes, no hubo subordinación de las mujeres. Dentro del clan familiar, el nombre y los escasos bienes se transmitían por línea materna: se sabía quien era la madre pero no el padre.

10 Las uniones conyugales Durante miles de años las uniones conyugales no se sujetaron a ninguna regla. Pero lentamente se fueron sucediendo diversas prohibiciones al matrimonio entre consanguíneos. Restricciones que fueron impuestas por la selección natural.

11 En el interior de las tribus las uniones sexuales empezaron a ser reguladas: primero se desarrollaron las uniones de grupos entre sí. Luego, exigidas por el desarrollo de la tribu, se introdujeron sucesivamente diversas prohibiciones: las uniones entre miembros de distintas generaciones, - las uniones entre hermanos y, finalmente, - entre miembros de la misma tribu (parientes). Algunos pueblos, aun después de haber abandonado las formas del matrimonio por grupos, mantuvieron por siglos el casamiento entre hermanos a nivel de los jefes para preservar su linaje privilegiado.

12 Con el tiempo se fueron conformando parejas más o menos estables. Los varones pasaban a vivir con el clan de la esposa, pero mantenían el nombre y la herencia en su clan materno. El vínculo podía disolverse con facilidad. En ese caso, el hombre regresaba a su clan o tomaba esposa en otro. La mujer también podía formar otra pareja, permaneciendo en su propio clan. Los hijos pertenecían siempre al clan de la madre.

13 Los niños eran educados por la comunidad a través del ejemplo, con los rituales de iniciación y con su incorporación gradual a los distintos trabajos comunitarios. Esta organización familiar no admitía dominación ni servidumbre, se correspondía con la primitiva sociedad comunista que subsistió durante miles de años. Podría haber seguido así, ya que no había causas naturales para modificarla, pero surgieron causas sociales.

14 Los progresos técnicos trajeron un aumento de la productividad del trabajo y la comunidad comenzó a crear un excedente de productos. Eso permitió sustentar a una minoría encargada de investigar nuevas técnicas y de la organización del trabajo. Surgió así la división entre el trabajo manual e intelectual. Con el tiempo, se fue disolviendo el régimen de propiedad colectiva. Poco a poco se fue pasando al régimen de propiedad privada de las parcelas de tierra. Los sectores dirigentes se fueron apropiando de las tierras y los bienes de la comunidad; creció la desigualdad entre familias ricas y pobres.

15 Cuando el excedente hizo posible explotar nuevas fuerzas de trabajo, la guerra proporcionó, además de nuevas tierras, nuevos hombres: los prisioneros de guerra fueron convertidos en esclavos. Con el desarrollo de la producción y la acumulación de bienes, los sectores dirigentes consolidaron privilegios económicos y sociales.

16 Los sectores dirigentes ejercían su dominación desde las ciudades, viviendo a costa de los tributos que rendían los productores directos, mayoritariamente del campo. Surgió así la contradicción entre la ciudad y el campo. Estos procesos introdujeron nuevas divisiones del trabajo entre varones y mujeres que, en su desarrollo generaron cambios cualitativos en la organización familiar.

17 Con el avance de la propiedad individual, el trabajo colectivo que las mujeres habían realizado en huertas, alfarería, cestería, en telares y en la administración de alimentos, se fue reduciendo a un trabajo privado para sus familias. El origen de la opresión de las mujeres A su vez, con el desarrollo de la agricultura en gran escala, la ganadería, el comercio y la guerra, el papel de los hombres en la producción pasó a ser predominante en la sociedad y en la familia y fueron los dueños de la nueva riqueza creada.

18 El trabajo de las mujeres en el hogar individual fue perdiendo importancia económica y fue decayendo la autoridad, el respeto y la libertad que las mujeres habían tenido. La preponderancia efectiva de los varones en la sociedad y en la familia entró en conflicto con el régimen ancestral que transmitía la filiación y la herencia por línea materna.

19 Como dueños de las riquezas, los varones deseaban que lo heredaran sus propios hijos. Pero la organización matriarcal del clan no lo permitía. Se abolió entonces la filiación y la herencia por línea materna: los clanes se organizaron alrededor del padre. Se instauró el patriarcado que sometió a la mujer a la autoridad del padre primero y del marido después, al punto de convertirla en propiedad de ellos.

20 La virginidad y la monogamia fueron obligatorias para la mujer. Su infidelidad era castigada hasta con la muerte. No así la de los varones ya que no cuestionaba la paternidad y la herencia en los hijos. Se fue afirmando el adulterio masculino y la prostitución de las mujeres. El Patriarcado En la familia patriarcal el padre fue el transmisor del nombre y de la herencia. Las mujeres fueron confinadas al hogar y a la crianza de los hijos.

21 En la familia patriarcal la joven abandona a sus padres para vivir con su marido. En esos tiempos las jóvenes eran simples objetos de cambio. Los griegos las cambiaban en general por bueyes.

22 El origen de la palabra familia no tiene nada que ver con los afectos. Entre los romanos, famulus es el esclavo doméstico y familia, el nuevo organismo social cuyo jefe dominaba a la mujer, a los hijos y a cierto número de esclavos, con derecho de vida y muerte sobre ellos. La división del trabajo por género y los condicionamientos de la maternidad y el amamantamiento fueron conformando un cuerpo y una destreza física diferente y dieron lugar al estigma de sexo débil.

23 La división entre trabajo manual y trabajo intelectual; la propiedad privada y el patriarcado, y la división entre la ciudad y el campo, agudizaron las diferencias sociales y se desarrolló la división de la sociedad en clases sociales. La religión, la costumbre y, cada vez más, la fuerza fueron reforzando esas diferencias y convirtiéndolas en naturales en la mente de las personas. División de la sociedad en clases Así, el patriarcado también fue siendo modelado por cada uno de los modos de producción con explotación de clases.

24 El Estado El surgimiento de clases sociales contradictorias y antagónicas hizo necesaria la creación del Estado: Destacamentos especiales de hombres armados que le aseguran a la clase explotadora el monopolio de la fuerza para mantener sometidos a los explotados. Con el Estado a su servicio, el gobierno, los ejércitos, las cárceles y las leyes, el monopolio de las ideas, la cultura y la educación, la clase explotadora, convertida en clase dominante, sojuzga y oprime a la mayor parte de la sociedad, obligándola a trabajar para ella. También a través del Estado la clase dominante impone, con sus leyes y su ideología, el tipo de familia más apto para preservar la explotación y los valores que naturalizan la subordinación y opresión de las mujeres.

25 El Esclavismo Con el nacimiento de los Estados y el desarrollo de la producción en gran escala se hizo necesario, y posible, conseguir nuevas fuerzas de trabajo. Se multiplicaron las guerras y los pueblos vencidos fueron sometidos a esclavitud por la fuerza de las armas. Los dueños de las tierras, de las minas y de los instrumentos fueron también dueños de los hombres. Los esclavos eran considerados simples objetos e instrumentos de producción, sin derechos ni libertad. No eran dueños ni de su propia vida. El modo de producción esclavista predominó durante miles de años en distintas regiones del mundo.

26 A partir de la división de la sociedad en clases, la opresión de las mujeres y la familia adquirieron características diferentes según la clase social que se trate. En el sistema esclavista los esclavos eran capturados en tierras lejanas y separados para siempre de su clan familiar.

27 Las esclavas, al igual que el ganado, eran destinadas a la reproducción: a perpetuar la clase de los esclavos. No tenían potestad sobre sus hijos. Agobiadas por el trabajo sufrían, además, constantes abusos sobre su persona. Los esclavos no podían mantener su nombre: los amos les asignaban nombres especiales, diferentes a los que tenían las personas libres. Tampoco podían podía elegir esposa. El amo disponía las uniones y luego, según su conveniencia, podía venderlos por separado.

28 En las familias aristocráticas, los matrimonios se arreglaban según las conveniencias económicas, sociales y políticas. En Roma, se firmaba un contrato para marcar la dote. El divorcio se producía con el simple abandono del hogar: la mujer se llevaba su dote; los hijos siempre quedaban con el padre. En la sociedad esclavista los artesanos y campesinos libres eran una minoría con muy pocos derechos. Las mujeres libres vivían encerradas al servicio del hogar, del marido y de la familia. El concubinato era una institución legal y los hijos de esa unión, llamados naturales,ilegítimos, estaban excluidos de la herencia y resultaban libres o esclavos según la condición de la madre.

29 Pasado el período de ascenso, el modo de producción esclavista pasó a ser un freno para el desarrollo económico-social y se intensificó la lucha de clases. En el Imperio Romano, las heroicas rebeliones de los esclavos, los levantamientos de los pueblos sometidos y la invasión de pueblos extranjeros, generaron una profunda crisis. Se fueron descomponiendo las relaciones de producción esclavistas: el trabajo de los esclavos rendía menos que lo que costaba mantenerlos y, por eso, comenzaron a ser emancipados. El Imperio Romano fue finalmente derrocado a fines del siglo 5º.

30 La sociedad feudal La nueva sociedad tuvo dos clases fundamentales: - Los Señores feudales, que eran propietarios y/o controlaban grandes territorios, y - los campesinos, que trabajaban en esas tierras y estaban obligados a rendir una renta feudal, en trabajo, en especie o monetaria. Poseían pequeños medios de producción (arado, animal de tiro) y el uso de una parcela. Con la derrota de la clase esclavista en Europa, en diferentes momentos y bajo diversas formas en otras regiones del mundo, se fueron gestando nuevas relaciones de producción que darían nacimiento a otro modo de explotación: el feudalismo. Los campesinos no eran esclavos pero veían limitada su libertad y propiedad personal por las imposiciones de los señores feudales.

31 Los príncipes, la nobleza y el alto clero conformaron la clase de los terratenientes feudales, la nueva clase dominante. Los campesinos y los artesanos fueron las clases oprimidas. Los campesinos más explotados eran los siervos de la gleba, atados de por vida a la tierra de los señores.

32 La familia en la sociedad feudal La clase de los terratenientes feudales continuó las tradiciones patriarcales y el arreglo de los matrimonios por conveniencia. Para el caballero o el príncipe, el matrimonio es un acto político, una alianza de poder, donde no cuenta para nada la voluntad del individuo.

33 Los campesinos siervos no podían contraer matrimonio con una mujer ajena al dominio de su Señor. Para huir de la opresión feudal, una joven campesina tenía solo dos caminos: servir en un convento o encontrar trabajo en la ciudad. Muchas veces terminaban explotadas en la prostitución.

34 La familia campesina era una unidad de producción. Todos los miembros de la familia extensa (con hijos, nietos, primos etc. bajo el mismo techo) trabajaban su parcela y también para el terrateniente. Los señores feudales disponían de los servicios de toda la familia campesina e imponían el derecho a la primera noche con la recién casada (el derecho de pernada ).

35 España y Portugal, que eran monarquías feudales, impusieron en América su dominio colonial y relaciones sociales feudales y esclavistas. La Corona española, la principal beneficiaria de la explotación minera, de las aduanas, etc., impuso el régimen de castas: españoles, criollos, indios, negros y mestizos no tenían los mismos derechos. El racismo fue producto del colonialismo.

36 Por eso, las familias de campesinos y pastores no pudieron asentarse y quedaron subordinadas a los terratenientes. Las pocas industrias eran familiares y artesanales. En el Río de la Plata, los españoles se repartían la tierra en latifundios dedicados a la ganadería. Indios y criollos no podían acceder a la propiedad legal de la tierra.

37 Legislación familiar argentina El matrimonio era indisoluble y sólo podía ser celebrado por la Iglesia. A partir de entonces, los casamientos fueron con dos libretas, civil y religiosa (en las familias respetables), con una sola, o simplemente formando parejas a la criolla entre los más pobres. En 1869, el Código Civil en "derechos de familia" mantiene una vergonzosa clasificación canónica de los hijos: legítimos, naturales, adulterinos, incestuosos y sacrílegos. Luego de la independencia y hasta fines del siglo 19, la oligarquía terrateniente argentina mantuvo vigentes en la legislación familiar antiguas normas del régimen colonial-feudal. El matrimonio civil se legisló recién en 1889 Esa calificación discriminatoria se derogó en 1954, pero sin igualar derechos. La igualdad de los hijos ante la ley se consiguió recién en 1985.

38 El Capitalismo La burguesía tomó el poder y proclamó: + la libre competencia; + la libertad de domicilio; + la libertad de pensamiento y de expresión; + el derecho a la libertad de las naciones y a rebelarse frente a la opresión; + la igualdad ante la ley. Pero pronto todo eso quedó en el papel: Revolución Francesa (1789) En Inglaterra, en Francia y en otros países europeos, los campesinos y el pueblo, dirigidos por la burguesía, se levantaron contra los señores feudales y las monarquías que los representaban. La libertad fue sólo libertad de comercio y, con la creciente desigualdad económica, tampoco hubo igualdad efectiva ante la ley entre burgueses y proletarios y menos aún para las mujeres.

39 En este modo de producción las clases fundamentales son: Los burgueses o capitalistas, propietarios de los medios de producción social, Los obreros asalariados o proletarios, que no tienen tierra ni máquinas, ni otros medios de vida: sólo pueden subsistir vendiendo su fuerza de trabajo por un salario. Con el triunfo del capitalismo a escala mundial, burgueses y terratenientes constituyen en general las clases dominantes; los obreros, campesinos y demás sectores populares son las clases oprimidas.

40 A partir del invento de la máquina de vapor, la maquinaria revolucionó la producción en las fábricas. Se desarrollaron nuevas y gigantescas fuerzas productivas. En el capitalismo la producción es social, producto del trabajo colectivo de un gran número de obreros, pero lo producido, se lo apropia el capitalista.

41 En Inglaterra, las modistas y encajeras comían y dormían en el taller. Para ahorrar tiempo, se les daba la comida ya desmenuzada. Se explotaba a mujeres y niños -desde los 7 años- en fábricas y minas, con jornadas de 12 y 14 horas. La familia obrera fue prácticamente desintegrada. El capitalismo, con la gran industria, incorporó a las mujeres al mercado de trabajo como obreras asalariadas y lo hizo en forma brutal e inhumana. Las condiciones de trabajo acarrearon una gran mortalidad infantil, las madres debían reincorporarse al tercer día después del parto.

42 Al principio, los obreros destrozaban las máquinas y prendían fuego a las fábricas. A través de su práctica, descubrieron que la causa de su explotación y su miseria no reside en las máquinas sino en el sistema capitalista de producción. Grandes luchas se libraron hasta conseguir la prohibición del trabajo de mujeres y de niños menores de 10 años en las minas y la reducción de la jornada. Surgieron las primeras asociaciones de trabajadores.

43 La lucha de la clase obrera Los obreros comenzaron a organizarse en defensa de sus salarios y de sus condiciones de trabajo. Nacieron los sindicatos y los partidos políticos de la clase obrera. La Asociación Internacional de Trabajadores creada por Marx en 1864 fue la primera organización proletaria programática a nivel mundial.

44 Fue la primera experiencia de la clase obrera en el poder y, a pesar de su corta existencia, mostró al mundo cómo era el gobierno de los trabajadores: - Abolió el ejército permanente y organizó la milicia popular por barrios. - Separó la Iglesia del Estado y decretó que la educación popular fuese puramente laica. - El Poder (ejecutivo y legislativo a la vez) fue asumido por el pueblo armado. Todos los cargos eran elegibles y revocables. - La condición de representante es un trabajo, no un privilegio, y debe ser remunerado con el mismo sueldo que un obrero. - Por decreto, las fábricas y talleres cerradas o abandonadas por sus dueños fueron entregadas a los obreros y autogestionadas. La Comuna de París (1871)

45 Crearon la Unión de Mujeres por la Defensa de París y un batallón femenino al mando de una coronela. Organizaron la atención de los heridos y guarderías para 200 niños. Conquistaron la extensión de los derechos a recibir pensiones a las concubinas y los hijos naturales. Y la anulación de las deudas por alquileres. Sus demandas: + pago igual por trabajo igual, + mejor salud ocupacional y + seguridad y reducción de la jornada laboral aún siguen vigentes. Las Comuneras Barricada defendida por mujeres

46 La familia en la sociedad capitalista Al igual que en las anteriores sociedades divididas en clases, en el capitalismo se mantiene la posición subordinada de las mujeres. El trabajo doméstico constituye una base concreta, objetiva, que continúa haciendo de la familia una unidad económica de la sociedad, con funciones ideológicas adecuadas a cada clase social: algunos deben ser educados para obedecer y otros para mandar.

47 En el capitalismo, lo principal de la producción es social y se realiza fuera del hogar, en la industria y en el agro. Sin embargo, la familia actual (una familia nuclear con padres e hijos solamente) sigue siendo la encargada de garantizar las condiciones de la reproducción de la vida humana: la crianza de los niños y las tareas domésticas. Trabajos que, como asunto privado, están a cargo de la familia, no de la sociedad. Y, en el seno de la familia, recaen sobre las mujeres. La sociedad responsabiliza a las mujeres por la crianza de los hijos exaltando su función maternal. Ama de Casa Las tareas domésticas son un trabajo esencial, pero generalmente invisible, que se atribuye a las mujeres y que éstas realizan por la fuerza de la costumbre, el afecto y los valores dominantes.

48 Con su trabajo en el hogar las mujeres garantizan que los trabajadores obtengan descanso, ropa y alimento para reiniciar sus tareas día a día, es decir, contribuyen a reproducir la fuerza de trabajo del obrero en beneficio de los capitalistas que evitan así mayores costos salariales. A la vez, como responsables de la crianza de los hijos, los futuros trabajadores, las mujeres deben transmitir la cultura y los valores dominantes en la sociedad, que se basan en el respeto a la autoridad y el orden establecido, también en beneficio de las clases dominantes. Esto resume la relación funcional del trabajo doméstico con el capitalismo, y el ama de casa como producto de éste.

49 El imperialismo Sobre la base del gran desarrollo de la industria y los adelantos técnicos, la producción se fue concentrando en pocas empresas cada vez más grandes. A través de los auges económicos y las crisis, la libre competencia llevó a la concentración y centralización de capitales ya que, como se suele decir, el pez grande se come al chico. Así, en la últimas décadas del siglo 19, ese proceso dio origen a los monopolios en los principales países capitalistas. En los albores del siglo 20, el capitalismo entró en su fase imperialista. Y se abrió una nueva época histórica: la época del imperialismo y las revoluciones proletarias.

50 Bajo el dominio de los monopolios y la oligarquía financiera, el imperialismo dividió al mundo entre un puñado de países opresores y una inmensa mayoría de naciones y pueblos oprimidos, a los que dominan económica, política, militar y culturalmente. Para forzar nuevos repartos entre ellos, los Estados imperialistas han recurrido a dos guerras mundiales, incontables agresiones y guerras locales empujados por la disputa inter-imperialista.

51 Esto aceleró la formación de la clase obrera moderna, con los trabajadores criollos y los inmigrantes. En la Argentina, a partir de 1880 aumentó rápidamente la penetración de capitales extranjeros, sobre todo de Inglaterra, Alemania y Francia, que invirtieron principalmente en ferrocarriles, frigoríficos, puertos, electricidad y finanzas desarrollando las relaciones capitalistas (el trabajo asalariado). Con la penetración de los monopolios extranjeros y asociando a la oligarquía terrateniente, los países imperialistas dominaron nuestro país. La Argentina se convirtió en un país dependiente, oprimido y disputado por las grandes potencias.

52 En la Argentina el capitalismo incorporó masivamente a las mujeres a la producción social pero, a igual trabajo, no reciben igual salario que los varones. Así, las trabajadoras deben cumplir una doble jornada de trabajo, fuera y dentro del hogar, siendo muchas veces el único sostén económico y afectivo de la familia. La doble opresión La mayoría de las mujeres sufre una doble opresión: de clase, por ser parte de las clases populares oprimidas, y de género, por ser mujeres. Al mismo tiempo, con la incorporación de las mujeres a la producción social, se crearon mejores condiciones para su participación activa y masiva en la lucha social y política, contra la explotación de clase y la opresión de género.

53 El Derecho, los dogmas religiosos, la Escuela siguen sosteniendo la desigual situación de las mujeres en la sociedad y en la familia, con el fin de asegurar las funciones asignadas a la institución familiar. Estas funciones de la familia, impuestas por la organización social y por la ideología dominante, condicionan y deforman todos los vínculos y sentimientos en su seno. El cumplimiento de este mandato social, a través del cual se expresa el amor de la mujer por su familia, perpetúa al mismo tiempo la desigualdad y restringe sus posibilidades de desarrollo personal. Así, en condiciones de desigualdad y subordinación, junto al afecto y el amor, emergen también muchas veces el autoritarismo y la violencia.

54 La ideología de las clases dominantes siempre justifica y naturaliza las relaciones de opresión que sustentan el sistema: siempre hubo ricos y pobres y siempre los habrá, la prostitución es el oficio más viejo del mundo, la mujer es la reina del hogar, ella se lo buscó, etc., escondiendo el sometimiento y la violencia.

55 En la sociedad capitalista el cuerpo de las mujeres se convierte en mercancía. En el mundo actual y en nuestro país, crece el negocio millonario de la prostitución, la trata de mujeres y niños, y la pornografía. El hogar en vez de ser un lugar de amor, intercambio y protección, resulta muchas veces un lugar de tensiones, dominación y sometimiento e incluso de violencias y abusos de toda índole. Las mujeres son víctimas de acoso sexual y violaciones, fuera y dentro del hogar, y se ha incrementado el femicidio.

56 Disponer de su salario y sus bienes, firmar contratos, entrar a la universidad, ejercer una profesión, etc., El derecho al voto. En los últimos años se sancionaron leyes contra la violencia de género, de salud sexual y reproductiva, otras que penan el femicidio y la trata de personas, etc. Estas leyes o no han sido reglamentadas o no se cumplen por falta de presupuesto (es decir, de decisión política). El divorcio vincular, la igualdad de los hijos ante la ley, la patria potestad (de la que estaba excluida), la ley de cupos. Con sus luchas, las mujeres fueron conquistando derechos civiles y políticos.

57 No hay educación sexual ni anticonceptivos gratuitos en hospitales y obras sociales. El Código penal permite el aborto sólo en caso de violación o debilidad mental de la mujer. El gobierno sigue trabando la aprobación de una ley o protocolo que obligue a practicarlo al ser solicitado en el hospital público, sin tener que acudir a la justicia. Por la ilegalidad del aborto, centenares de mujeres mueren por abortos clandestinos, particularmente las más pobres que no pueden pagar una atención médica en condiciones de asepsia. En nuestro país, las mujeres no pueden decidir libremente sobre su maternidad.

58 Los Encuentros reflejan y potencian el impetuoso crecimiento de la participación de las mujeres en las luchas sociales y por sus reivindicaciones específicas de género. En los Encuentros Nacionales de Mujeres de la Argentina, iniciados en 1986, miles de mujeres descubrieron que la situación de opresión cotidiana no es un destino y empezaron a reconocer sus causas sociales y políticas.

59 La explotación de clases y la opresión de las mujeres sólo podrán desaparecer en una nueva sociedad. Una época de Revolución social En el siglo 20, con las grandes revoluciones socialistas y de liberación nacional, las clases explotadas y los pueblos oprimidos, avanzaron en sus conquistas, en particular las mujeres.

60 La Revolución en Rusia En la Unión Soviética, a partir de la Revolución de Octubre de 1917, se confiscaron los bancos, las fábricas y las empresas. Se expropió a los terratenientes. Hubo control obrero de la producción y tierra para los campesinos. Así se pudo garantizar pleno empleo, vivienda y salud al pueblo. Se terminó con el analfabetismo y miles de hijos de obreros y campesinos accedieron a la escuela media y a la universidad.

61 Igualdad jurídica con el hombre; Igual salario por igual trabajo; Igualdad de acceso a los puestos de dirección y a la educación. Se legisló el divorcio y el derecho al aborto. Se combatió la prostitución y se protegió la maternidad. Se crearon comedores, lavaderos y guarderías públicas. Las mujeres conquistaron: Se inició así la lucha por transferir a la sociedad las funciones económicas y educativas de la familia individual.

62 La Revolución en China China era un país semicolonial y semifeudal, dominado por varias potencias imperialistas, con enclaves ocupados por ellas. El 1º de octubre de 1949 triunfó la revolución de Nueva Democracia y se creó la República Popular China. Con el nuevo poder, 500 millones de campesinos accedieron a la propiedad de la tierra, se desterraron el hambre y las pestes y se realizó una verdadera revolución industrial. Millones de mujeres y jóvenes tuvieron acceso a la educación. Construyeron una nueva sociedad.

63 Se creó un sistema universal de medicina gratuita (ningún país capitalista lo hizo nunca), combinando la medicina tradicional con la occidental. Un millón de campesinos se formaron como médicos descalzos para garantizar prestaciones de salud básicas en el campo. Se terminó con la drogadicción y el tráfico de opio.

64 La Revolución China y las Mujeres Las mujeres se liberaron de prácticas feudales, de los matrimonios forzados, de la compra-venta de las novias-niñas y concubinas y del vendaje de los pies. En 1950 se estableció por ley el matrimonio por mutuo consentimiento y el derecho al divorcio. Se prohibió la tradicional compra-venta de niños y el infanticidio de las niñas.

65 La masiva incorporación de las mujeres a la producción social, en el agro y la industria para construir el socialismo, con el espíritu de servir al pueblo y no sólo a la familia individual. Avanzar en la lucha por eliminar la división del trabajo que subordina a las mujeres y Combatir las ideas y prejuicios sobre la inferioridad de la mujer propios de la vieja sociedad. Después de10 años de Revolución Cultural para defender el socialismo, este fue derrotado y en 1978 una nueva burguesía restauró el capitalismo en China. Un nuevo movimiento de mujeres se propuso lograr:

66 Con la restauración capitalista en todos los países socialistas, se perdieron las conquistas obreras y populares. Al restaurarse la explotación, se retrocedió también en la socialización del trabajo doméstico y recrudeció la opresión de género. Aprendiendo de las primeras experiencias en la construcción de una nueva sociedad, los pueblos tendrán que encontrar, en cada país, el camino de su liberación y las mujeres son un contingente fundamental e imprescindible en las luchas revolucionarias del presente.

67 Una revolución que termine con la dependencia del imperialismo, realice una Reforma Agraria integral y abra el camino al socialismo. Para lograrla es indispensable la masiva participación de las mujeres. Ellas, a su vez, necesitan la revolución para avanzar en la lucha contra la doble opresión. En la Argentina es necesaria una revolución de liberación nacional y social para resolver los acuciantes problemas del pueblo. El nuevo poder popular, con la movilización revolucionaria del pueblo, logrará un desarrollo económico independiente y podrá asegurar a los sectores populares el acceso a la vivienda, a la salud y a la educación en todos sus niveles.

68 Igual salario por igual trabajo para hombres, mujeres y jóvenes. cobertura social completa el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad. Proscripción de todo tipo de violencia hacia las mujeres y castigo a los responsables. Destrucción de las redes de Trata y el narcotráfico. La participación de las mujeres en el nuevo poder revolucionario y la movilización popular podrán garantizar : Una verdadera democracia popular, con trabajo digno para hombres y mujeres y derechos conquistados, favorecerá a su vez cambios democráticos en el seno de la familia.

69 la multiplicación de jardines maternales y comedores en los lugares de trabajo, en los barrios y en el campo, centros de salud, lavaderos y fuentes de trabajo en cada zona, en el camino de lograr la completa socialización del trabajo doméstico y una nueva conciencia. Un largo combate hasta desterrar las bases materiales, relaciones, ideas, prejuicios y costumbres patriarcales heredadas de la vieja sociedad. Para fomentar la capacitación y la incorporación activa de las mujeres a la producción social y a los órganos de poder popular, será necesario resolver socialmente:

70 A la vez, la lucha ininterrumpida de las mujeres en la construcción de una sociedad de iguales, sin explotación de clases ni opresión de género, exigirá y permitirá el surgimiento de nuevos tipos de familia y vínculos afectivos liberados de los condicionamientos y deformaciones que imponen la subordinación y opresión de las mujeres en la sociedad actual.

71 Las mujeres llevan sobre sus espaldas la mitad del cielo y deben conquistarla. Si esa parte del cielo permanece serena, las tempestades revolucionarias que deben barrer el viejo mundo se reducirán a nubarrones pasajeros. Mao Tsetung


Descargar ppt "La familia en el desarrollo social Grupo Taller de Historia Popular."

Presentaciones similares


Anuncios Google