La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA La Filosofía Cristiana Bibliografía: Historia sencilla de la filosofía Rafael Gambra.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "HISTORIA DE LA FILOSOFÍA La Filosofía Cristiana Bibliografía: Historia sencilla de la filosofía Rafael Gambra."— Transcripción de la presentación:

1 HISTORIA DE LA FILOSOFÍA La Filosofía Cristiana Bibliografía: Historia sencilla de la filosofía Rafael Gambra

2 Cristianismo y filosofía El Cristianismo, lo sabemos todos, no es una filosofía. Pero, al ser el hecho central de la historia del hombre, ha tenido y tiene una inmensa influencia en el desarrollo de la investigación filosófica. El Cristianismo ha dado lugar a una segunda época de la filosofía. El Cristianismo vino a proteger y guiar al mundo en la caída del Imperio romano salvando mucho de la cultura clásica.

3 Cristianismo y filosofía El Cristianismo contiene un conjunto de verdades reveladas para que el hombre conozca su situación en el mundo y lo que necesita para salvarse. La Ley y los antiguos profetas son perfeccionadas por N. S. Jesucristo. Esta buena nueva cambia la situación del hombre en el mundo, permitiéndole alcanzar la gloria del Cielo. Este nuevo espíritu de amor está destinado a penetrar en todo y en todos.

4 Cristianismo y filosofía La filosofía cristiana llenará toda una edad de la historia. El dogma cristiano (aquellas verdades reveladas o inspiradas que la Iglesia a declarado como tales) NO es una filosofía NI es algo irracional. Tampoco impone al pensador determinadas soluciones filosóficas. Aquellas verdades son suprarracionales y pertencen a un orden superior del conocimiento que exige la fe.

5 Cristianismo y filosofía Este conocimiento superior lógicamente influye en la filosofía, pero ello no quita que existan una ilimitada posibilidad de soluciones filosóficas. La fe orienta dando unas directrices fundamentales. La fe se convierte en un límite. Permite al filósofo creyente darse cuenta que se ha equivocado. El Cristianismo despertó el adormecido impulso filosófico.

6 Cristianismo y filosofía La filosofía cristiana comprende dos períodos claramente diferenciados. 1. Siglos I a IV llamado Patrística: En el que los Padres de la Iglesia comienzan a armonizar racionalmente la fe y la filosofía. Estos esfuerzos culminan con la obra de S. Agustín. Después de unos cuantos siglos en blanco (en los que la cultura grecolatina fue guardada en los monasterios) renace una nueva época en la cultura medieval.

7 Cristianismo y filosofía 2. Siglos IX a XV llamado Escolástica: Tiene su origen en las escuelas eclesiásticas de la alta Edad Media. --- X --- En los primero siglos surge un género literario defensivo de la fe denominado APOLOGÉTICA. Los gnósticos y los paganos tildaron a los cristianos de irracionales. San Justino mártir presenta la filosofía clásica como antesala y preparación para la fe.

8 Cristianismo y filosofía Para Tertuliano, en cambio, la antigua filosofía es, ante Dios, pura insensatez; Jerusalén es la antítesis de Atenas; la Iglesia de la Academia. Más adelante encontraremos a dos corrientes de pensamiento cristiano: un platonismo agustiniano en los primeros siglos y un aristotelismo tomista en el siglo de oro de la Escolástica. --- X --- A continuación, un cuadro.

9 Filosofía cristiana Antigüedad (s. I a IV) Apologetas San Justino y Tertuliano Patrísitica San Agustín Transición (s. V a VIII) Casiodoro, Boecio y San Isidoro EscolásticaInicio (s. IX a XI) Escoto Eriúgena y San Anselmo Madurez (s. XII) San Bernardo Abelardo Esc. traductores Ffia. islámica S. de oro Aristotelismo cristiano San Alberto Santo Tomás (s. XIII) Filosofía del franciscanismo S. Buenaventura y Duns Escoto Decadencia (s. XIV) Occam

10 San Agustín ( ) La Patrística termina con San Agustín. Uno de los más grandes pensadores del cristianismo. Nació en Numidia, territorio romano del norte de África, lo que hoy es Túnez y en otro tiempo Cartago. Vivió una juventud despreocupada y escéptica, alegre e inconsciente. Su profunda sinceridad le lleva a plantearse profundos problemas filosóficos sobre la verdad y el sentido de la vida.

11 San Agustín ( ) En un principio profesó la filosofía gnóstica del persa Mani (maniquea) que defendía la existencia de dos principios, uno del bien y otro del mal que luchan entre sí. Luego abandona el escepticismo por antinatural e ilógico. La filosofía platónica abrió la mente de S. Agustín a las verdades eternas. En esta búsqueda de la verdad se convierte gracias a su sinceridad y a las oraciones de su santa madre…

12 San Agustín ( ) En sus Confesiones narra su peregrinar. Con espíritu apasionado, siendo obispo de Hipona, lucha contra el paganismo y las herejías. Dios es la sustancia o sujeto de las ideas platónicas; el UNO de Plotino; el mundo ideal es el mismos SER de Dios; las ideas divinas se confunden en la simplicidad de su ser. El mundo exterior sirve para descubrir el rastro de Dios. Dios es quien tiene el ser por esencia.

13 San Agustín ( ) Su esencia es su misma existencia (las cosas tienen una esencia pero hubo un tiempo que no existieron y dejarán de existir). Dios es un ser por sí no por otro. Es pura actividad, cognoscitiva y amorosa; actividad personal y providente. Dios es activo en el sentido de las tres facultades anímicas capitales: memoria, entendimiento y voluntad. El Padre es la memoria (la continuidad e identidad de Dios consigo mismo).

14 San Agustín ( ) El Hijo es el conocimiento que Dios tiene de sí mismo. El amor que Dios se profesa a sí es el Espíritu Santo. El alma no preexistió en un mundo anterior; fue creada por Dios de la nada e infundida a un cuerpo. Solo descansará cuando retorne a Dios… El alma conoce las cosas concretas y, también las esencias o ideas universales.

15 San Agustín ( ) En su Ciudad de Dios afirma que la historia se forma de la trama de las acciones libres de los hombres ordenada por la Divina Providencia. Es San Agustín la primera gran síntesis filosófica del Cristianismo. El santo muere durante el asedio de los vándalos a Hipona. Después de San Agustín se precipita la ruina del Imperio romano.

16 San Agustín ( ) En el Imperio de Oriente o bizantino permanecerá el ambiente filosófico alejandrino. Pero, en su seno, el neoplatonismo degenerará en el bizantinismo que se ocupó de minúsculas cuestiones inoperantes. El final de este proceso (529) llega con la clausura de la Academia platónica de Atenas por orden de Justiniano, por considerarse perjudicial para el Estado.

17 San Agustín ( ) Los sabios emigran a Oriente próximo, donde son acogidos por Siria en la corte de Cosroes rey de Persia. Allí prolongarán su débil tradición cultural… En el Occidente europeo irrumpen sangrientamente los bárbaros. Del s. V al IX no existe la filosofía en Europa. Durante estos siglos cabe señalar la actividad aislada de sabios como Casiodoro, Boecio y S. Isidoro de Sevilla.

18 San Agustín ( ) Los únicos centros culturales serán los cenobios benedictinos y las escuelas catedrales donde se estudia a S. Agustín. La Iglesia fue la depositaria y transmisora de la cultura clásica durante estos oscuros siglos. Ella fue formando una nueva cultura filosófica, que se llamó Escolástica por tener su origen en las escuelas monásticas de la alta Edad Media. Durante los primeros siglos de la filosofía medieval no se conservaban

19 San Agustín ( ) originales de los grandes maestros clásicos. La obra de Aristóteles era totalmente desconocida; la de Platón sólo por derivaciones de los neoplatónicos

20 La cuestión de los universales En el s. IX, la filosofía sale de los monasterios cuando Carlomagno llama a su corte a los sabios recluídos en aquél mundo… El problema que se plantearon los primeros pensadores de este nuevo ambiente filosófico fue la cuestión de los universales. En un libro de Porfirio –discípulo de Plotino- (traducido al latín por Boecio), se hacían unas preguntas que el autor dejaba sin respuesta:

21 La cuestión de los universales ¿EXISTEN REALMENTE LAS ESPECIES O UNIVERSALES –el hombre, el caballo- O SON PURAS FICCIONES? Si existen ¿QUÉ NATURALEZA TIENEN? ¿EXISTEN FUERA DE LAS COSAS MATERIALES O ESTÁN EN ELLAS? ¿QUÉ CLASE DE SER TIENEN ESTOS UNIVERSALES? Las soluciones a este problema de los universales fueron varias: en los extremos encontraremos al realismo absoluto y al nominalismo.

22 La cuestión de los universales En estos primeros siglos de la Escolástica (IX a XI) sólo encontraremos estas soluciones extremas; más adelante surgirán diversas concepciones armonizadoras. El realismo absoluto opina que los universales existen fuera de la mente y fuera de las cosas con una realidad sustancial, aislada, concreta, como las cosas de este mundo. Los defensores más caracterizados de esta postura fueron dos ingleses:

23 La cuestión de los universales Escoto Eriúgena y San Anselmo de Canterbury. Juan Escoto Eriúgena ( ) Su motivo inspirador fue la fe; una fe que excluye todo conflicto con la razón. Aunque con intenciones ortodoxas llegó a conclusiones imprudentes que ocasionaron la condenación eclesiástica de su obra. Construye una teoría del universo semejante a la de Plotino.

24 La cuestión de los universales Con una versión cristiana del platonismo mucho más literal que la de S. Agustín exige una solución realista al problema de los universales: las ideas tienen una realidad fuera de la mente, como primer estrato del ser, verbo o palabra de Dios. San Anselmo ( ) Arzobispo de Canterbury. Difiere con Escoto en la prelación de la fe respecto de la razón. Anselmo dirá creo para comprender; Escoto comprendo para tener fe.

25 La cuestión de los universales Dirá San Anselmo, en su argumento ontológico: Una vez que poseemos la idea de Dios, se demuestra que Dios existe. Pero una cosa es existir en la mente y otra en la realidad; pero para el santo si poseo la idea de un ser perfecto, mayor del cual no puede haber otro, ese ser tiene que existir, so pena de ser un concepto contradictorio.

26 La cuestión de los universales Si ese ser más perfecto no existiese, sería y no sería a la vez el más perfecto lo que encierra contradicción. Santo Tomás lo rechaza pues no siempre la existencia es una perfección de la esencia; son algo distinto. Para San Anselmo la realidad se rige por las ideas cuando es al revés. El nominalismo es el opuesto absoluto del realismo. Sostienen que los universales NO existen de NINGUNA manera.

27 La cuestión de los universales Los conceptos son simples nombres flatus vocis (palabras vacías) Se trata de poner nombres colectivos por una cuestión de comodidad. Roscelino fue su principal representante. Del s. IX, fue canónigo de Compiègne. El fondo de esta teoría es el empirismo escéptico: solo existen las cosas concretas.

28 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo El siglo XII contiene una verdadera síntesis de religión y vida; el románico culmina en el gótico, característica expresión del espíritu medieval y cristiano. La cultura filosófica del s. XIII tendrá su origen en este siglo. A principios de este s. irrumpe Pedro Abelardo ( ): Dialéctico sagacísimo discute públicamente con Roscelino…

29 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo Ataca a los realistas platonizantes y sugiere soluciones nuevas y profundas. Acuden gente de todo el mundo para oírle en la escuela catedral de París. Despertaba tal expectación pues había adivinado, en lo esencial y sin conocer más que la lógica, la teoría del conocimiento y la metafísica de Aristóteles. Ello abrió un nuevo mundo…, nuevos horizontes…

30 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo Ataca a los realistas platonizantes y sugiere soluciones nuevas y profundas. Acuden gente de todo el mundo para oírle en la escuela catedral de París. Despertaba tal expectación pues había adivinado, en lo esencial y sin conocer más que la lógica, la teoría del conocimiento y la metafísica de Aristóteles. Ello abrió un nuevo mundo…, nuevos horizontes…

31 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo El conocimiento intelectual –enseña Abelardo- NO se realiza por recordación ni por iluminación superior, sino por ABSTRACCIÓN, penetrando en las cosas mismas conocidas por los sentidos. El universal es un concepto aplicable a la pluralidad de objetos con la misma esencia. Esta teoría recibió el nombre de CONCEPTUALISMO, es la tercera solución que media en la disputa de los universales.

32 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo Esta teoría prepara la respuesta aristotélica de santo Tomás. Abelardo es un espíritu abierto que ama la vida y la belleza; dotado de fina sensibilidad poética. San Bernardo ( ): Abad de Claraval, padre de la mística medieval. La única verdadera sabiduría es Jesús, o, más concretamente Jesús Crucificado. La ciencia de Dios se adquiere con la

33 Siglo XII: Abelardo y S. Bernardo humildad; esta se logra ante la Cruz. A pesar de cierto desprecio por la ciencia profana su pluma discurrió por cauces altamente estéticos con un profundo sentido poético. Estas dos corrientes de pensamiento, la devoción –la búsqueda de Dios mismo- y la ciencia –la comprensión de la sabiduría de su obra- actuaron rectamente y se complementaron: de la tensión de ambas había de resultar la salud y la ortodoxia del pensar cristiano.

34 La recuperación de Aristóteles Como hemos visto, la clausura de la Academia platónica de Atenas (s. VI) hizo emigrar a un extenso frupo de sabios a Persia, donde fueron acogidos por el rey Cosroes. Allí les sorprende la expansión de los árabes. Así el mundo islámico toma contacto con los textos originales de la filosofía griega que, en el Occidente cristiano eran desconocidos.

35 La recuperación de Aristóteles La civilización árabe conoce su apogeo entre los s. VII y XII en un mundo desconectado de Occidente. Durante esta época, la cultura medieval musulmana es superior que la cristiana. Son varios los filósofos de esta época; tanto árabes –Alkendi, Alfarabi, Avicena- como judíos. El la filosofía musulmana chocó la obra de la razón con el dogmatismo islámico.

36 La recuperación de Aristóteles La mayor parte de los sabios optaron por la teoría de las dos verdades, que separa la esfera religiosa de la filosófica y mantiene a esta en una posición de libertad. Esta actitud llevo a que los calificaran de impiadosos y fueran perseguidos. El califato de Córdoba (ppios del s. XII) se distinguía por su tolerancia y ofreció un espacio a la especulación filosófica.

37 La recuperación de Aristóteles La España musulmana se convirtió en la sede de la edad de oro de la filosofía islámica y judía. Sus más altos representantes fueron Averroes y Maimónides. Averroes ( ) Fue un médico cordobés, gran conocedor y admirador de Aristóteles, sobre cuya obra escribió una larga serie de comentarios.

38 La recuperación de Aristóteles Se propuso dar una visión auténtica del maestro de la filosofía griega. No lo consigue acabadamente por el lastre de confusión anterior y, por ejemplo, presenta a un Aristóteles panteista. Maimónides ( ) Consigue una concepción mucha más próxima al verdadero espíritu aristotélico. En España se formarán las escuelas de traductores, por iniciativa del rey de Castilla Alfonso X el sabio.

39 La recuperación de Aristóteles En ellas colaboraban un sabio musulmán, que leía los textos en su propia lengua; un judío que los vertía al latín vulgar y un cristiano que los redactaba en latín culto. La más famosas de las escuelas funcionó en Toledo bajo la protección del arzobispo Raimundo. De ella salió el primer filósofo cristiano influido por Aristóteles: el arcediano de Segovia Domingo González o Gundisalvo.

40 La recuperación de Aristóteles Por medio de esta complicada historia (de los griegos desterrados y de los árabes en España) son conocidas en Europa las doctrinas aristotélicas al cabo de seis siglos. La impresión que causaron estos textos en las nacientes universidades y en los medios cultos fue INMENSA. Estas ideas venían a revolucionar no sólo la filosofía sino las ciencias prácticas y el arte.

41 La recuperación de Aristóteles En un primer momento, la Iglesia (Gregorio IX) prohíbe la lectura de los textos hasta tanto se procediera a una expurgación de las mismas; la vitalidad del espíritu cristiano interpretará, más adelante, ortodoxamente este nuevo material…

42 Santo Tomás de Aquino El s. XIII es el siglo de oro de la Escolástica. de las grandes catedrales góticas. de las SUMMAS o síntesis telógico- filosóficas. de las universidades. Se temía que el aristotelismo desviara a los fieles de su credo; ya el averroísmo latino constituía una grave herejía. La intuición salvadora brotó en la mente de un joven estudiante de la U. de París:

43 Santo Tomás de Aquino Santo Tomás de Aquino ( ). Lejos de constituir un peligro para la fe, el aristotelismo constituirá un profundo y coherente cuerpo de doctrina que resolverá la pugna entre razón y fe. Hijo de los condes de Aquino; una noble familia de Italia central. Sólo vivió 49 años y dejó una obra gigantesca: su Summa theológica es una síntesis del saber telógico y filosófico. Hubo de superar muchas dificultades; familiares (querían que fuera militar);

44 Santo Tomás de Aquino El ingreso a la orden de los Dominicos (quería que ingresara a la abadía de Montecasino); dificultades para conseguir los materiales auténticos sobre los que trabajar; la oposición a Aristóteles… Todas fueron superadas por una voluntad de hierro. En París conoció a S. Alberto Magno, el más famoso maestro de los dominicos. San Alberto había sido el primero en comprender la importancia de Aristóteles.

45 Santo Tomás de Aquino Escribió comentarios para facilitar la lectura a sus hermanos. Santo Tomás se dio cuenta que los textos eran espúreos (plagados de interpolaciones de comentaristas) y encargó a otro dominico, perfecto conocedor del griego –Guillermo Moerbeka- marchar a Oriente, con los cruzados, con el objeto de obtener y traducir de sus fuentes originales las obras aristotélicas.

46 Santo Tomás de Aquino La concepción tomista coincide en sus líneas generales con la aristotélica. Veremos aquello puntos que fueron adaptados o corregidos para armonizarlos al cristianismo. Los seres tienen diversas potencias cognoscitivas. EL ANIMAL sólo capta las cosas concretas con su conocimiento sensitivo. EL HOMBRE posee el entendimiento agente o facultad intelectiva que le permite conoce los universales.

47 Santo Tomás de Aquino Además existe el LUMEN GLORIAE de los bienaventurados que conocen a Dios por esencia. Es Dios quien eleva la naturaleza para tal conocimiento. Tales verdades –los misterios- son supraracionales; objeto de la teología. Entre fe y razón no existe, no hay, contrariedad. A la existencia de Dios –que no es inasequible ni evidente- puede llegarse racionalmente por demostración.

48 Santo Tomás de Aquino De su esencia sólo podemos alcanzar un conocimiento analógico e impropio; atribuyéndole en grado eminente las perfecciones que encontramos en las cosas. A Dios llegamos ascendiendo desde los efectos a las causas, de lo contingente a los necesario. Por cinco vías puede llegarse a este conocimiento de la existencia de Dios: Las cuatro primeras tienen un fondo común; nos limitaremos a explicar una.

49 Santo Tomás de Aquino Es evidente que algo existe. Todo lo que existe requiere una causa, por que nada es causa de sí mismo. Podría pensarse en una cadena infinita de causas… Pero esto es insostenible porque si la serie es infinita quiere decir que no hay primera causa. Y, no habiendo primera causa, no hay segunda ni tercera, ni ésta que está actuando aquí y ahora.

50 Santo Tomás de Aquino Luego, si algo existe debe haber una causa primera, causa de sí misma, que es lo que llamamos Dios. La quinta vía es diferente y no es metafísica; es la que más convence. Se saca del orden y gobierno de las cosas (ejemplo de las letras tipográficas de la Biblia). El orden de la creación es infinitamente más complejo). Es necesario admitir una inteligencia soberana que dio orden al universo.

51 Santo Tomás de Aquino Coincide con Aristóteles en que los únicos seres que existen son las sustancias compuesto de materia y forma. En el conocimiento intelectual se ilumina la forma, que es el universal de las cosas, y se engendra en el sujeto la idea o concepto (realismo moderado: el universal es un concepto y existe sólo en la mente, pero con fundamento in re –en la cosa).

52 Santo Tomás de Aquino Tomando la cuestión en toda su extensión, el universal tiene una triple realidad: ante rem (antes de las cosas), en la mente divina (idea agustiniana); in rem (en la cosa) como la forma misma; y post rem (después de la cosa) en la mente del cognoscente que la abstrae de las cosas mismas. El hombre es sustancia formada de materia y forma; al alma hace el papel de la forma y el cuerpo de materia.

53 Santo Tomás de Aquino Pero cuerpo y alma no son simplemente materia y forma; también son substancias (incompletas) El alma puede supervivir a la muerte, aunque en un estado antinatural que restaurará la resurrección del cuerpo, condición necesaria para una perfecta bienaventuranza. La facultad diferencial, superior y característica del hombre es la razón. La racionalidad determina la libertad o libre albedrío.

54 Santo Tomás de Aquino El hombre puede salvarse o condenarse en función de sus elecciones. La bienaventuranza es una elevación a un orden superior a la contemplación de Dios. El pensamiento tomista puede considerarse una prolongación de la concepción griego al que unió en perfecta síntesis los elementos más valiosos del pensamiento cristiano, procedentes sobre todo del agustinismo. El tomismo ha pasado a la historia como

55 Santo Tomás de Aquino La sistematización más completa, original y sólida de la filosofía cristiana. Filosofía del Franciscanismo La orden de S. Fco. fue fundada por él santo a principios del s. XIII, por la misma época que la de Santo Domingo. El franciscanismo es un impulso de amor hacia todo lo creado, que representa la obra de Dios, y canta en su ser las perfecciones del Creador.

56 Filosofía del Franciscanismo El espíritu que difundió el Santo de Asis fue la humildad y la caridad fraterna. Respondiendo a este espíritu, en un principio la orden se mantuvo alejada de las actividades intelectuales. Pero en 1231 uno de los más famosos maestros de París –Alejandro de Hales- solicitó el ingreso a la orden. Con él se inicia una gran corriente de pensamiento filosófico que reanudará la filosofía teocentrista y afectiva del agustinismo.

57 Filosofía del Franciscanismo Dos grandes figuras se señalan en la filosofía franciscana: San Buenaventura y Duns Escoto. El sistema de San Buenaventura no constituye en modo alguno una réplica u oposición al tomismo, sino una síntesis filosófica realizada sobre elementos distintos en aquel mismo siglo de madurez cultural. El de Duns Escoto será una acerba crítica al tomismo.

58 Filosofía del Franciscanismo La vida de Juan Fidanza (San Buenaventura) es paralela a la de Santo Tomás: Nació dos años antes (1221). Se doctoró el mismo día. Y murió el mismo año. Su principal obra es Itinerario de la mente hacia Dios. El itinerario racional hacia el bien del alma consta de tres fases consecutivas: La primera descubre el alma las huellas o vestigios de Dios en la naturaleza.

59 Filosofía del Franciscanismo El universo clama a Dios y canta su bondad cuando es contemplado por el alma henchida de amor. En la segunda fase el alma se vuelve sobre sí misma y contempla en ella algo que es más que vestigio divino: la propia imagen de Dios reflejada en la unidad y espiritualidad del alma, y la trinidad de sus personas en la triplicidad de las facultades anímicas (memoria, entendimiento y voluntad).

60 Filosofía del Franciscanismo Elevada y purificada el alma con esta previa visión de Dios, se abre para ella la vía mística en la que el alma es penetrada por Dios en el éxtasis místico. Las facultades contribuyen a la entrega mística del alma a Dios. Juan Duns Escoto ( ) Vivió medio siglo más tarde. Representa una abierta controversia con el intelectualismo aristotélico. No puede soportar la idea de que los seres se individúan por la materia, ni que

61 Filosofía del Franciscanismo el alma sea meramente la forma del compuesto humano, ni que los seres inmateriales (los ángeles) no sean individuos. Escoto sostiene que los seres sustanciales, individuales, poseen una superposición de formas, que van de los más general que esos seres son hasta su misma individualidad. Un hombre posee las formas: ser, ser corpóreo, viviente, animal, racional y la que le da individualidad.

62 Filosofía del Franciscanismo Escoto da prelación a la voluntad respecto del entendimiento; dice que es la primera entre las facultades del hombre pues decide por sí misma y construye la vida moral. Frente a Santo Tomás que afirmó que el pecado original había de afectar a todos los hijos de Eva, Escoto defiende la Inmaculada Concepción de María, que en su tiempo no había sido definida por la Iglesia y era cuestión disputable.

63 Filosofía del Franciscanismo Escoto sostenía la posibilidad de una preservación divina, valiéndose de su célebre razonamiento: Dios pudo, quiso, luego lo hizo. Por eso es conocido como el apóstol de la Inmaculada Concepción. La síntesis de Duns Escoto, menos sólida y coherente que la de Santo Tomás es más humana y más individualista. Representa una llamada a los datos existenciales, primarios, inexplicables de

64 Filosofía del Franciscanismo de esta realidad en que estamos envueltos. Sin embargo, en ella se anuncia el germen del nominalismo escéptico que se producirá en el s. XIV como síntoma de la decadencia y disolución de la Escolástica. La decadencia escolástica: Occam El CRITICISMO, que se inicia con Escoto, y la lucha de las escuelas resquebrajaron

65 La decadencia escolástica: Occam el espíritu constructivo y la fe. En el s. XIV un ambiente crítico y escéptico constituirá la decadencia y la disolución de la Escolástica. Guillermo de Occam ( ), un franciscano, iniciará esta tendencia. Su pensamiento representa la reacción empirista y escéptica a la época metafísica previa. Comienza por exagerar el individualismo de Escoto: si sólo existen los individuos,

66 La decadencia escolástica: Occam ellos son el único objeto posible del conocimiento (NO los universales o esencias). Cuando conocemos –afirma- poseemos el conocimiento concreto de lo individual, de Juan, por ejemplo. Pero cuando a Juan lo vemos de lejos tenemos un conocimiento confuso en que no podemos distinguirlo de otros seres parecidos, y a este conocimiento confuso le ponemos un nombre. Si Juan se acercase más podríamos decir

67 La decadencia escolástica: Occam -por ejemplo- que Juan es un militar. Otro concepto confuso pero más cercano. Con esta doctrina, restaura el nominalismo rosceliano y se coloca a dos pasos del escepticismo. Las formas inteligibles, la materia individualizadora y demás conceptos metafísicos son entidades inútiles e imaginarias. No expliques por lo más lo que puedes explicar por lo menos así puede

68 La decadencia escolástica: Occam sintetizarse su Economía del Pensamiento. No sólo la metafísica es imposible y falsa; también lo es el conocimiento de Dios por la razón o teología racional. De Dios sólo podemos adquirir cierta probabilidad de que exista, lo demás sólo puede conocerse por la fe. Las vías tomistas no concluyen pues siempre podría ser posible una serie infinitas de causas, y, aunque se llegase a la primera causa, nada nos dice que eso

69 La decadencia escolástica: Occam sea lo que llamamos Dios. Como todo escepticismo, el nominalismo del s. XIV logra mil argumentos para impugnar cuantas construcciones metafísicas se habían propuesto dar una explicación racional del universo. Esta labor demoledora colocó al hombre en la época pre-socrática; sobre un mundo fragmentado y contradictorio.

70 La decadencia escolástica: Occam Así, este crítico y demoledor nominalismo occamista abre la puerta a una nueva edad del pensamiento: la modernidad.


Descargar ppt "HISTORIA DE LA FILOSOFÍA La Filosofía Cristiana Bibliografía: Historia sencilla de la filosofía Rafael Gambra."

Presentaciones similares


Anuncios Google