La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

GLORIFICACIÓN, 1 Para el racionalismo sólo son históricos aquellos sucesos cuyas causas y efectos son intramundanos y comprobables por la expe- riencia.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "GLORIFICACIÓN, 1 Para el racionalismo sólo son históricos aquellos sucesos cuyas causas y efectos son intramundanos y comprobables por la expe- riencia."— Transcripción de la presentación:

1

2 GLORIFICACIÓN, 1 Para el racionalismo sólo son históricos aquellos sucesos cuyas causas y efectos son intramundanos y comprobables por la expe- riencia. Por eso según la crítica histórica, en la mente de los discí- pulos poco a poco se fue abriendo la creencia de la resurrección, que realmente nunca aconteció: fue la fe en Jesús la que creó la idea de la resurrección. Otros autores, aun aceptando la verdad de la Resurrección, la califican como aconte- cimiento ahistórico o metahistórico y no histórico. Riesgo de negarla, por- que en el lenguaje usual, lo que no es his- tórico no se puede decir que haya ocurri- do verdaderamente. CR2 40 de 55

3 GLORIFICACIÓN, 2 La Escritura insiste de muchas formas en la realidad de la Resu- Lc 24, 34 rrección (ej. Lc 24, 34: ¡El Señor ha resucitado realmente y se ha aparecido a Simón!). La Tradición repite que Jesús resucitó verdaderamente. Es un acontecimiento real verificado en un marco preciso de lugar y tiempo, con manifestaciones histórica- mente comprobadas por testigos fiables que nos lo transmitieron. Signos suficientes como para poder afirmar que verdaderamente sucedió: el sepulcro vacío y la comprobación por las apariciones de Jesús resucitado. Goza al menos de la misma historicidad que cualquier otro suceso real acaecido en el pasado. CR2 41 de 55

4 GLORIFICACIÓN, 3 CCE 643 CCE 643: Ante estos testimonios es imposible interpretar la Re- surrección de Cristo fuera del orden físico, y no reconocerla co- mo un hecho histórico. Sabemos por los hechos que la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y muerte en cruz de su Maestro (...). Los evangelios, lejos de mostrarnos una comunidad arrobada por una exaltación mística, nos presentan Lc 24, 17 a los discípulos abatidos (la cara sombría: Lc 24, 17) y asustados. Por eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro Lc 24, 11 y sus palabras les parecían como desatinos (Lc 24, 11). Cuando Je- sús se manifiesta a los once en la tarde de Pascua, les echó en cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no haber creído a quienes Mc 16, 14CCE 644 le habían visto resucitado (Mc 16, 14). CCE 644: Muy al contra- rio, su fe en la Resurrección nació -bajo la acción de la gracia divi- na- de la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado. CR2 42 de 55

5 GLORIFICACIÓN, 4 Acontecimiento histórico demostrable por la señal del sepulcro vacío y por la realidad de los encuentros de los Apóstoles con Cris- to resucitado, no por ello la Resurrección pertenece menos al centro del Misterio de la fe en aquello que trasciende y sobrepasa a CCE 647 la historia (CCE 647). La Resurrección es objeto de fe en cuanto 1) intervención trascen- dente de Dios mismo en la historia: es obra de la Santísima Trini- dad; 2) glorificación de Cristo (perfecta participación de su huma- nidad en la vida divina); 3) al sentido y valor salvífico que tiene para nosotros (Cristo resucitado es nuestro Salvador que nos libra del pecado y nos comunica la vida de Dios). CR2 43 de 55

6 GLORIFICACIÓN, 5 Según las Escrituras, el Padre resucita a Jesús Hch 2, 24 (ej. Hch 2, 24), el Hijo resucita por su propia Jn 10, virtud y poder (ej. Jn 10, 17-18), el Espíritu Rom 8, 11 Santo resucita a Jesús (ej. Rom 8, 11). Es una obra de la omnipotencia divina común a las tres divinas Personas de la Santísima Trinidad 2 Cor 13, 4 (ej. 2 Cor 13, 4). La Resurrección de Cristo no es una vuelta a la vida terrena, sino un paso a otra vida más allá del tiempo y del espacio. Su cuerpo es glorioso: es al mismo tiempo auténtico (material) y espiritual. Puede aparecer donde, cuando y como quiere (propiedades de agilidad y sutileza); es glorioso e incorruptible e inmortal (pro- piedades de gloria e impasibilidad). CR2 44 de 55

7 GLORIFICACIÓN, 6 La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la CCE 638 Cruz (CCE 638). La Resurrección de Cristo revela su divinidad (pero hace falta la fe para captar y confesarla pues en sus apariciones la divinidad no es visible). Revela tam- bién que Cristo es el Salvador del mundo: aunque desde su Encarnación Jesús era el Hijo de Dios y el Mesías, en su Resurrección se manifestó su condi- ción de Salvador poderoso de todos los que creen en Él. CR2 45 de 55

8 GLORIFICACIÓN, 7 La Resurrección de Cristo confirma la veracidad de su doctrina. Mt 12, 38 Es la señal de Jonás (Mt 12, 38), el Templo reconstruido en Jn 2, tres días (hablaba del santuario de su cuerpo (Jn 2, 20-21)). Los judíos entendieron el significado de sus palabras: pusieron Mt 27, custodia en el sepulcro y lo sellaron (cfr. Mt 27, 62-66). La Resurrección de Cristo es principio y causa de nuestra resurrección futura. Es también principio de nuestra resu- rrección espiritual, la fuente de la nue- va vida del alma. La gracia que nos libera del pecado y nos hace justos proviene del Resucitado: es participación de la vida divina, nos hace hijos de Dios. CR2 46 de 55

9 GLORIFICACIÓN, 8 La Ascensión del Señor es un acontecimiento a la vez histórico y trascendente. Con la Ascensión se completa la manifestación de la gloria de Cristo comenzada con su Re- surrección. Jesucristo, Cabeza de la Iglesia, nos precede: con su Ascensión nos ha abierto el acceso a la vida y a la felicidad de Dios en el cielo. Jesucristo, Sacerdote de la nueva y eterna Alianza, en el cielo in- tercede sin cesar por nosotros. Constituido Señor con poder a la derecha del Padre, nos comunica los dones divinos por la acción del Espíritu Santo. CR2 47 de 55

10 GLORIFICACIÓN, 9 La versión griega del AT (LXX) tradujo el nombre Ex de Yahvé con el cual Dios se reveló a Moisés (Ex 3, 14 3, 14) por Kyrios (Señor). Desde entonces fue el nombre más habitual para designar a Dios. El NT utiliza el título Señor para Jesús: expresa así la divinidad de Cristo. La acción de sentarse a la derecha del Padre significa la entroniza- ción de Jesús como Rey y la inauguración de su reinado. Es Rey Lc 1, 33Jn 18, desde su Encarnación (cfr. Lc 1, 33; Jn 18, 33-37), pero también por habernos rescatado al precio de su sangre, y se manifiesta co- mo Rey de reyes y Señor de señores a partir de su glorificación. Su reino es sobrenatural, eterno, no tendrá fin. Su reinado es universal.. CR2 48 de 55


Descargar ppt "GLORIFICACIÓN, 1 Para el racionalismo sólo son históricos aquellos sucesos cuyas causas y efectos son intramundanos y comprobables por la expe- riencia."

Presentaciones similares


Anuncios Google