La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Riesgo urbano en las Américas: un desafió al logro de las metas del desarrollo sostenible. EL ESTADO DE LAS CIUDADES EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE. LAC.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Riesgo urbano en las Américas: un desafió al logro de las metas del desarrollo sostenible. EL ESTADO DE LAS CIUDADES EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE. LAC."— Transcripción de la presentación:

1 Riesgo urbano en las Américas: un desafió al logro de las metas del desarrollo sostenible. EL ESTADO DE LAS CIUDADES EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE. LAC región más urbanizada del mundo. (80% viven en ciudades). LAC zona con más soluciones innovadoras para enfrentar los retos de la gestión local Modelo de urbanización: Nuevo Reto – centros urbanos más inclusivos, sostenibles, más espacios públicos, pensados para las personas. Ciudades-Municipios son creaciones humanas, núcleos de oportunidad, fuente de desarrollo económico, social y político. Nuestro futuro está en la ciudad. En los espacios que somos capaces de planificar para las nuevas generaciones. Las ciudades LAC están expuestas a toda una variedad de amenazas naturales (ciclones, tormentas, sequías, inundaciones, olas de frío y calor, y epidemias, hasta terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis). Consecuencia del cambio climático global, la ocurrencia y distribución geográfica de los fenómenos climáticos extremos está cambiando. Las precipitaciones se han alterado en la Región y hay un mayor riesgo de inundaciones. La desaparición de los glaciales de los Andes, repercutirá en la disponibilidad de agua dulce para las ciudades de altura. El incremento del nivel del mar (2 o 3 milímetros por año) derivará en mayores filtraciones salinas en los acuíferos – especialmente del Caribe- e inundaciones en áreas de baja elevación 60 de las 77 ciudades más densamente pobladas de LAC están cerca de la costa. Los eventos climáticos y geológicos no siempre se traducen en desastres. Un terremoto en zonas inhabitadas o en ciudades muy preparadas puede producir pocos o ningún daño. En LAC hay un creciente reconocimiento de la importancia de los temas ambientales para la sostenibilidad económica y social, que se refleja en un mayor desarrollo institucional, de marcos normativos y herramientas de gestión ambiental urbana. LAC conformando las condiciones para una nueva transición urbana. (recursos, capacidad, creatividad y voluntad política de los gobiernos locales y nacionales). Avanzar a un modelo de ciudades más sostenibles, compactas, con mayor movilidad y eficacia energética. Ciudades con políticas de cohesión social y territorial. La planificación urbana es la garantía hacia la sostenibilidad económica, social y medioambiental de los espacios donde la gente va a convivir en las próximas décadas; esto es, en las ciudades. Hay que tomar partido y decidir el futuro que queremos. El Informe es una oportunidad para analizar desafíos y oportunidades del desarrollo sostenible. Estado de las Ciudades de América Latina y el Caribe

2 FLACMA / CGLU. Y el estado de la ciudades en Latinoamérica. Recomendaciones sobre la visión y el formato de la Agenda de desarrollo. Agenda Post-2015 : Es un proceso intergubernamental liderado por Naciones Unidas, también debe ser –como se planteó en Río +20 y por el Secretario General de la ONU– un proceso abierto, transparente e inclusivo. Los gobiernos locales apoyan las conclusiones del Grupo de trabajo de la ONU que propone "un enfoque global y holístico para definir el nuevo marco basándose en los principios y valores adoptados por los miembros de la ONU en la Declaración del Milenio. La Agenda debe tener una ambición universal, incluyendo tanto a los países desarrollados como en desarrollo, definir objetivos finales concretos y metas específicas, pero considerando que no existe un modelo único que se aplique a todos los países y que es necesario dejar un margen de flexibilidad para cada país. Algunos ODM se han alcanzado con éxito en diferentes países, pero los promedios nacionales, que pueden mostrar mejoras a nivel de un país, esconden a menudo grandes disparidades sub-nacionales. Las desigualdades entre territorios deberían ser abordadas en la futura agenda. La futura Agenda de desarrollo deberá también proveer algunas orientaciones sobre cómo y quién debe actuar.

3 Principios clave para redefinir la alianza mundial para el desarrollo. El éxito del proceso que definirá la Agenda Post-2015 dependerá del sentido de pertenencia y de responsabilidad que se logre alcanzar a todos los niveles – internacional, nacional y sub-nacional–. Los gobiernos locales han tenido un papel central en la mayoría de los países que han avanzado en la realización de los ODM. En efecto, el alcance de muchos de los objetivos y metas de los ODM depende de los gobiernos locales y del apoyo que estos reciben de los gobiernos nacionales y de los organismos internacionales. Asimismo, el documento final de Río +20 reconoce la labor realizada a nivel sub- nacional y local, dando mayor importancia a una planificación más integrada y se compromete a reforzar la capacidad y el apoyo a los gobiernos municipales, las áreas metropolitanas y ciudades para desarrollar políticas sostenibles, reconociendo su papel en la prestación de servicios públicos, la reducción de la pobreza y la gestión de riesgos. Recomendaciones para construir y sostener un amplio consenso político en pos de una Agenda de desarrollo post-2015 ambiciosa pero alcanzable, que integre tres dimensiones: el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental; y considere también los casos particulares de los países en situaciones de conflicto y post-conflicto. La definición de metas y objetivos concretos deberá incluir los resultados de Río +20 y apoyarse en un proceso de consulta amplio e inclusivo para construir la visión de la Agenda post En muchos países, los gobiernos locales desempeñan un papel creciente en la prestación de servicios básicos, la realización de infraestructuras y estrategias de desarrollo local que son fundamentales para la reducción de la pobreza y el combate a las pandemias. También en el caso de la adaptación al cambio climático y para la reducción del riesgo de desastres, se requiere un enfoque integrado en los territorios y mejorar la planificación urbana. Deben incluirse en el debate los resultados de Río +20, reconociendo el trabajo realizado en los niveles sub-nacionales y locales y la formulación de la nueva agenda urbana de las Naciones Unidas, relacionando así los ODM, con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles y la futura agenda de Hábitat. Otro punto crucial para el éxito de la Agenda Post-2015 será la capacidad para identificar formas innovadoras de financiación de las políticas de desarrollo y a las instituciones financieras que puedan apoyar a los gobiernos (a todos los niveles) cuya responsabilidad será responder a las necesidades y asegurar la gestión del desarrollo local.

4 Una urbanización sostenible. El desarrollo urbano sostenible es uno de los temas claves que debe abordarse durante los próximos años, considerando la rápida urbanización que experimentan en particular los países de bajos y medianos ingresos. Pero la agenda de urbanización sostenible deberá considerar la ciudad y también la región en dónde se desenvuelve el proceso de urbanización, para tratar de superar la dicotomía que opone lo rural a lo urbano y promover una mayor cohesión de los territorios dónde se producen los procesos de metropolización. La gobernanza urbana. La buena gestión de la urbanización requiere que las decisiones de los gobiernos locales se tomen de manera concertada, que se fomente una estrecha colaboración entre los diferentes niveles de gobierno y que se definan procedimientos claros de comunicación y participación de los actores locales, incluido el sector privado. Considerando la diversidad de los territorios, la gobernanza urbana necesita una estrategia integrada para las grandes áreas urbanas, y una política nacional y regional específica para las ciudades de tamaño intermedio, que promueva una mayor conexión y articulación. La consolidación de ese marco de gobernanza multinivel y la construcción de una alianza global para el desarrollo debe reconocer que la actuación de las autoridades locales, principal actor institucional de la ciudad, trascendió los límites de la política local convirtiéndoles en actores con influencia regional y global. Sin embargo, en muchos países en desarrollo, los gobiernos locales no pueden asumir plenamente sus poderes y responsabilidades, como consecuencia de procesos de descentralización incompletos o mal definidos, falta de recursos y / o capacidades locales, o también debido a las políticas sectoriales del gobierno central. La Agenda Post 2015 deberá dar un mayor apoyo a la descentralización para fortalecer la gestión de las ciudades y fomentar nuevas alianzas urbanas que favorezcan la gobernanza multinivel, apoyándose en políticas urbanas nacionales.

5 Inclusión Social. El propósito fundamental de la buena gobernanza es trabajar por una sociedad saludable, segura, tolerante y creativa, que garantice a su población el acceso universal a la cultura, proteja y amplíe los derechos de los ciudadanos. Considerando la creciente diversidad de la población urbana y la actual migración hacia las ciudades, las autoridades locales y regionales deben comprometerse con la promoción de la cultura como un componente vital del desarrollo y como requisito ineludible de una sociedad diversa y pacífica. Las políticas de inclusión social deben garantizar el acceso universal a los servicios básicos y la protección de los derechos de los ciudadanos, siguiendo valores de igualdad, solidaridad y de respeto de las diferencias. La planificación urbana. Esta nueva alianza debe promover la planificación urbana estratégica para ampliar la participación de los actores en el proceso de desarrollo de la ciudad. También debe permitir a los nuevos líderes construir una visión de futuro de la ciudad que responda eficazmente al crecimiento urbano y a las demandas de los actores locales, articulando las dimensiones física, económica, social y cultural, movilizando recursos locales y nacionales para mejorar la calidad de vida y para promover la cohesión territorial. Esto es particularmente válido para las ciudades intermedias y periféricas, que se están convirtiendo en un lugar de paso, donde la gente viene en busca de oportunidades de trabajo y servicios, creando una población flotante y asentamientos informales. La urbanización y la gestión del suelo sigue siendo un reto, especialmente en los países donde sólo recientemente el mercado de propiedades y su reglamentación comenzaron a ser considerados como desafíos y oportunidades para el desarrollo. Se debe reconocer que la función ecológica y social de la gestión del suelo es de interés público. No es casual que una de las competencias más importantes del gobierno local sea la gestión del suelo. Se deben explorar instrumentos que permitan a los gobiernos locales asumir la planificación a largo plazo y ejercer un mayor control sobre el uso del suelo tanto para la agricultura (seguridad alimentaria) como para la protección del medio ambiente (salud y recursos naturales), pero también para financiar el desarrollo urbano y asegurar la organización eficiente de los servicios urbanos.

6 Prevenir el impacto del cambio climático y los riesgos de desastre Para responder a la urgente necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la prevención de desastres y limitar el impacto del desarrollo sobre el medio ambiente se requiere liderazgo, apoyo y acción de parte de los gobiernos locales. Los riesgos a los que se enfrenta una ciudad ante el impacto directo e indirecto del cambio climático y de otros desastres (por ejemplo, terremotos) están determinados por el contexto local -la geografía, el clima, la población, la planificación, la economía... y la calidad de la vivienda, de la infraestructura y de los servicios, así como la gestión del suelo. Pero también cuenta la calidad del gobierno local. La adaptación exitosa al cambio climático y la reducción del riesgo de desastres - que necesitan también evolucionar a medida que cambian los riesgos - dependen de los gobiernos locales y de su capacidad para impulsar una respuesta coordinada con las localidades vecinas. La construcción de ciudades más resilientes depende en gran medida de cómo se resuelvan los grandes déficits en infraestructura y servicios básicos a los que se enfrentan muchos gobiernos urbanos (falta de redes de agua potable, de cloacas, drenajes, caminos, recolección de residuos sólidos, servicios de emergencia y normas de construcción). En los países de altos ingresos, la mayor eficiencia de las infraestructuras y de los servicios muestra el potencial que tienen las ciudades, a las que a menudo se señala como responsables del incremento de las emisiones, para reducir el consumo energético y del agua, generar menos residuos y tomar otras medidas que reduzcan las emisiones y el consumo. Pero el financiamiento sigue siendo el mayor desafío para mejorar el acceso y la prestación de los servicios, debido al monto de las inversiones requeridas y a los costos de mantenimiento.

7 La gobernanza local, piedra angular de la buena gobernanza y un objetivo fundamental de la Agenda Post Resumen de las recomendaciones. El buen desempeño de los gobiernos locales como proveedores y reguladores de los servicios públicos es determinante para alcanzar muchas de las metas de los ODM y para que se dé mayor concreción y sostenibilidad a la futura Agenda de desarrollo. La gobernanza local y el desarrollo local constituyen por tanto un nexo para responder a los desafíos que representan la reducción de la pobreza, de la desigualdad y la defensa del medio ambiente. La gobernanza debe ser un tema transversal para todos los ODM. La descentralización hacia los gobiernos locales debe ser reconocida como una necesidad para fortalecer la democracia y la prestación de servicios y para garantizar un "entorno institucional favorable" que permita a las autoridades locales asumir sus responsabilidades. La democracia local debe ser apoyada y consolidada como uno de los pilares de la gobernanza local y nacional. La distribución de recursos y responsabilidades entre los gobiernos central y local debe ser definida de manera clara y equilibrada para permitir que las autoridades locales puedan ser responsables y rindan cuentas al pueblo que les eligió. La gobernanza urbana debe favorecer la integración de los diferentes niveles de decisión, en particular en las grandes áreas urbanas y en las ciudades intermedias. La consolidación de un marco de gobernanza multinivel coloca a las autoridades locales como actores centrales del gobierno de la ciudad. El fortalecimiento de las capacidades y de los mecanismos de rendición de cuentas de los gobiernos locales es fundamental para reforzar la confianza de la población en las instituciones públicas. La equidad de género en el gobierno local fortalece la democracia y debe fomentar la participación de las mujeres en los consejos locales. Algunos procesos que inciden sobre la gobernanza post La tendencia hacia una mayor democracia local y hacia la descentralización emerge como respuesta a las reivindicaciones democráticas de la población y a las demandas de mayor autonomía. La aplicación del principio de subsidiariedad ofrece una guía que implícitamente orienta los procesos de descentralización y refuerza la gobernanza local. Mientras que el progreso de la democracia local es aún reciente y se enfrenta muchas veces con grandes dificultades, las demandas ciudadanas de servicios más adaptados a sus necesidades obligan crecientemente al Estado a descentralizar las funciones y responsabilidades a los niveles más bajos de gobierno. ************


Descargar ppt "Riesgo urbano en las Américas: un desafió al logro de las metas del desarrollo sostenible. EL ESTADO DE LAS CIUDADES EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE. LAC."

Presentaciones similares


Anuncios Google