La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1. 2 LECCIONES DE LÁZARO Y DEL RICO Luc. 16:19-31 Había un hombre rico, que se vestía de púr- pura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1. 2 LECCIONES DE LÁZARO Y DEL RICO Luc. 16:19-31 Había un hombre rico, que se vestía de púr- pura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez."— Transcripción de la presentación:

1 1

2 2 LECCIONES DE LÁZARO Y DEL RICO Luc. 16:19-31 Había un hombre rico, que se vestía de púr- pura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. 20 Había también un men- digo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, 21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. 22 Aconteció que murió el mendi- go, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepul- tado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, …

3 3 estando en tormentos, y vio de lejos a Abra- ham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten mise- ricordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuér- date que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Ade- más de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, ….

4 4 no pueden, ni de allá pasar acá. 27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. 30 El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

5 5 Introd. -- ¿Por qué está este pasaje aquí en Luc. 16, no en algún otro lugar (como si fuera un pensamiento aislado, o sermón)? Porque Jesús está ilustrando ¡las conse- cuenicas terribles de ser mayordomos injus- tos de las bendiciones de Dios! (16:1-3) Es parábola (T. de J.). ¿Por cierto? Jesús dice, cierto hombre, cierto mendigo llamado Lázaro -- Ver. Mod., texto griego. No se equivoque; lo que aquí pasó, segura- mento nos pasará a nosotros.

6 6 I. ¿ES LA RIQUEZA SEÑAL DE APROBACIÓN DE PARTE DE DIOS? Algunos piensan que sí, Luc. 16:14,15, Y oí- an también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él. 15 En- tonces les dijo: Vosotros sois los que os jus- tificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazo- nes; porque lo que los hombres tienen por su- blime, delante de Dios es abominación. Dios nos da poder para adquirir riquezas, Deut. 8:18, Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las rique- zas.

7 7 Pero el amor al dinero es fatal, 1 Tim. 6:10, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extra- viaron de la fe, y fueron traspasados de mu- chos dolores. Muchos caracteres bíblicos fueron ricos, por ej., José de Arimatea, Mat. 27:57. Pero usó sus riquezas para la gloria de Dios. Jesús fue sepultado fue asociado con un rico, Isa. 53:9, Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte. Pero este rico usó sus riquezas egoistamen- te, solamente para satisfacer sus deseos.

8 8 2. ES LOCURA CONFIAR EN LAS RIQUEZAS Mat. 6:19-21, No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20 sino ha- ceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21 Porque donde esté vuestro te- soro, allí estará también vuestro corazón. Lo que importa en la vida no es lo que uno tenga, sino lo que uno es. El rico estaba bien, pero no con Dios. Luc. 12:15-21, Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre …

9 9 16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había produci- do mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, di- ciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18 Y dijo: Esto haré: de- rribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósa- te, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le di- jo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma;

10 10 y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios. Lázaro fue pobre en la vida, pero rico hacia Dios. Sant. 2:5, Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? De por sí las riquezas no implican infierno, ni la pobreza, cielo. La cuestión viva es ésta: Con poco o con mucho ser ma- yordomos buenos de Dios, y no confiar en las riquezas, que es avarcia.

11 11 3. ¿HAGO CASO OMISO A LOS (VERDADE- ROS) POBRES? ¿SOY NEGLIGENTE HACIA ELLOS? Gal. 2:10, Solamente nos pidieron que nos acordásemos de los pobres; lo cual también procuré con diligencia hacer. Sant. 1:27, La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. 1 Jn. 3:17, Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

12 12 4. TODOS MORIREMOS, LOS RICOS Y LOS POBRES Luc. 16:22, Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Heb. 9:27, Y de la manera que está estable- cido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. 5. LA MUERTE NO EL FIN SINO UNA TRAN- SICIÓN DE ESTA VIDA A LA OTRA. El hombre es más que cuerpo, Gén. 2:7, Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento..

13 13 de vida, y fue el hombre un ser viviente. 2 Cor. 4:16, aunque este nuestro hombre ex- terior se va desgastando, el interior no ob- stante se renueva de día en día. Sant. 2:26, Porque como el cuerpo sin espí- ritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. Mat. 10:28, Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. El espíritu del hombre sobrevive la muerte física, Mat. 22:32, Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios …

14 14 de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Fil. 1:23, Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo me- jor … Mar. 10:30, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.

15 15 6. LA SALVACION NO ES UNIVERSAL; NO SERÁN SALVOS TODOS LOS HOMBRES Luc. 16:23, Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Dios quiere que todos los hombres sean salvos, 1 Tim. 2:4. Pero pocos serán salvos, Luc. 13:23,24, Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: 24 Es- forzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

16 16 Para recibir misericordia en el día final, es necesario mostrar misericordia ahora. Luc. 16:24, Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Sant. 2:13, Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

17 17 7. DE CONSOLACIÓN A SUFRIMIENTO, O DE SUFRIMIENTO A CONSOLACIÓN (ETERNA): ¡ÉSTA ES LA DECISIÓN QUE HACER! Luc. 16:25, Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Seremos juzgados según nuestras obras, Rom. 2:6-9, el cual pagará a cada uno confor- me a sus obras: 7 vida eterna a los que, per- severando en bien hacer, buscan gloria y hon- ra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad,

18 18 sino que obedecen a la injusticia; 9 tribula- ción y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego. La salvación será maravillosa, pues grande es la consolación del cielo. Apoc. 17:14, Pe- learán contra el Cordero, y el Cordero los ven- cerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. Mat. 25:30, Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, here- dad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

19 19 8. DESPUÉS DE LA MUERTE, EL HOMBRE ESTÁ CONSCIENTE; SU ESTADO ESTÁ SELLADO. Esta verdad niega las doctrinas de aniquila- ción (T. de J.) y de alma dormida (adventis- tas del séptimo día). El hombre en el Hades puede ver, hablar y recordar (vv. 23, 24, 28). Se niegan las doctrinas de: Segunda oportunidad para salvarse Reincarnación Purgatorio Bautismo para los muertos Todos mueren, y luego el Juicio, Heb. 9:27

20 20 9. DESPUÉS DE LA MUERTE ES DEMASIADO TARDE PARA SALVAR A LOS PERDIDOS Luc. 16:27,28, Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi pa- dre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Col. 4:3, orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra … (dicho por Pablo en la prisión en Roma). 2 Ped. 1:12-15, Por esto, yo no dejaré de re- cordaros siempre estas cosas, aunque voso- tros las sepáis, y estéis confirmados en …

21 21 la verdad presente. 13 Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el desper- taros con amonestación; 14 sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nues- tro Señor Jesucristo me ha declarado. 15 También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. ¡Tenemos que sentir urgencia en predicar! 2 Tim. 4:2, que prediques la palabra; que ins- tes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, re- prende, exhorta con toda paciencia y doc- trina.

22 22 Podemos juzgar perdida a la gente; el rico lo hizo, y lo podemos hacer nosotros. Luc. 15:24, porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. ¿Lo estuvo juzgando el padre? ¿Jesús lo estuvo juzgando? ¡Claro que sí! Luc.19:10, Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. 10. DIOS SALVA POR MEDIO DE LAS ESCRI- TURAS Y NO POR MEDIO DE SUPUESTOS MILAGROS Y COMUNICACIONES CON LOS MUERTOS.

23 23 Luc. 16:20-31, Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. 30 El enton- ces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepen- tirán. 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadi- rán aunque alguno se levantare de los muer- tos. La doctrina del espiritismo negada La doctrina del calvinismo negada El evangelio social (el modernismo) negado Las Escrituras son totalmente suficientes para la salvación. 1Cor.1:21, agradó a Dios …

24 24 salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 1 Tes. 2:16, impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven. No damos órdenes a Dios ahora ni después de muertos. No establecemos planes de sal- vación nuestros. ¿DÓNDE ESTARÁ USTED UN SEGUNDO DESPUÉS DE MORIR? No más de cánticos, de sermones, de estu- dios bíblicos. No más de amigos y familiares para …

25 25 animarnos con tarjetas y llamadas telefóni- cas, y con sus ejemplos de vida. No más de paciencia (de parte de Dios, y de la iglesia) ni de escuchar sermones aburridos. No más de oportunidades para arreglarse con su Hacedor. No más de tener que ir a la iglesia. No más de esas pobres excusas que ofre- cen muchos hermanos (como si Dios fuera engañado por ellas). No más de nada de esta vida, pues la prue- ba de la vida habrá pasado.

26 26 ¿Qué será su estado en el Hades? Y ¿dón- de pasará la eternidad? La respuesta a esta pregunta le importa más que cualquier otra cosa en esta vida. Jesús nos ama, y por eso nos dio Lucas 16:19-31.

27 27


Descargar ppt "1. 2 LECCIONES DE LÁZARO Y DEL RICO Luc. 16:19-31 Había un hombre rico, que se vestía de púr- pura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez."

Presentaciones similares


Anuncios Google