La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ciclo A Hoy en el evangelio les hace Jesús a los apóstoles dos preguntas muy interesantes: quién dice la gente que es él, y luego qué les parece a ellos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ciclo A Hoy en el evangelio les hace Jesús a los apóstoles dos preguntas muy interesantes: quién dice la gente que es él, y luego qué les parece a ellos."— Transcripción de la presentación:

1

2 Ciclo A

3 Hoy en el evangelio les hace Jesús a los apóstoles dos preguntas muy interesantes: quién dice la gente que es él, y luego qué les parece a ellos mismos: Mt 16, 13-20

4 En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?" Ellos contestaron: "Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas." Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Simón Pedro tomó la palabra y dijo: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo." Jesús le respondió: "¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo." Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

5 La respuesta de san Pedro merece por parte de Jesús una gran alabanza y el primado para él y sus sucesores, los papas. Pero de esto tratamos especialmente el día de san Pedro, en que se lee el mismo evangelio.

6 Porque hoy también se nos pregunta a cada uno de nosotros: Quién es Jesús? O ¿Quién es o representa para ti Jesús?

7 La pregunta y respuesta es muy importante, ya que es vital para noso- tros conocer bien a Jesús y luego vivir consecuentemente a este conocimiento. Decía Benedicto XVI: No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. (Deus caritas est)

8 La respuesta no es fácil, aunque sepamos bien el catecismo. Debemos pedir mucha gracia a Dios, antes de responder definitivamente.

9 ¿Quién eres tu? Quiero saber, Jesús, quién eres tu. Automático

10 Quiero saber, Jesús, quién eres tu.

11

12 vives oculto y eres Tu la luz.

13 Eres eterno y naces de una madre,

14 eres la Vida y mueres en la cruz.

15 Eres el cielo y vienes a la tierra, eres la fuerza y te vistes de humildad.

16 y has hecho cuanto existe,

17 vienes buscando mi ayuda y mi amistad.

18 ¿Quién eres tu? Quiero saber, Jesús, quién eres Tu.

19 Quiero saber, Jesús, quién eres Tu. Hacer click

20 Cuando Jesús pregunta a los apóstoles qué dice la gente sobre él, tienen la delicadeza de fijarse en la gente buena que piensa bien de Jesús. Le dicen que la gente piensa que es un PROFETA. Recuerdan haber escuchado: Nadie puede hacer lo que Jesús hace, un gran profeta ha surgido entre nosotros, enseña como quien tiene autoridad.

21 Porque no todos hablaban así de Jesús. Algunos le llamaban comilón y borracho. Alguno le tenía por loco o iluso. Claro que lo peor era lo de los fariseos que le tenían por endemoniado y por blasfemo: Lo hace por medio del príncipe de los demonios. Y como blasfemo le querían apedrear.

22 La gente le llamaba profeta, porque no tenían una idea clara, ni tenían una referencia mejor. Pero en realidad, Jesús nunca se llamó profeta, ni siquiera actuó como actuaban los profetas. Jesús no aludía, como hacían los profetas, a una llamada recibida de Dios (Yaveh). Ni hablaba como solían decir los profetas: Esto dice el Señor, oráculo del Señor. Jesús emplea una fórmula totalmente nueva y llena de autoridad: Pero yo os digo…

23 Si hoy se preguntase, muchos no le conocen y algunos le tienen por un ser malvado, otros por un iluso o desgraciado. Y entre los que le aprecian, unos le tienen por un persona- je famoso entre otros, o como un fundador religioso, como hay otros, o por un hombre extraordinario; pero sólo hombre. – Hay algunas sectas, como testigos de Jehová y mormones, que creen es hijo de Dios, pero creado e intermedio entre humano y divino.

24 Hay quienes piensan de forma más positiva, aunque no lleguen a la perfección. Para muchos Jesús es la novedad, la frescura, la esperanza de una liberación, es la revolución contra la injusticia y la opresión. Para otros es el ideal de amor, justicia y paz.

25 Cuando Jesús les preguntó ¿y vosotros quién decís que soy?, tuvo que haber un gran silencio, pues la respuesta les daba vértigo. Entonces san Pedro, que era el más voluntarioso y que tenía como un liderazgo personal, respondió: Tu eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Esta 2ª parte parece como una manifestación de su fe posterior. Otro evangelista sólo dice lo de Tu eres el Mesías, lo cual ya era mucho para aquel ambiente.

26 Y Jesús le dio a Pedro un regalo maravilloso. Seguramente fue la ocasión para ello. Porque, si la Iglesia iba a ser la continuadora de la labor de Jesús, siempre con su presencia espiritual, debía manifestar su unidad con la presencia material en la cabeza. Y la ocasión fue porque Pedro había hecho tal afirmación bajo una inspiración especial desde el cielo.

27 Seguro que, cuando san Pedro afirmó que Jesús era el Mesías, por su cabeza estarían aún las ideas triunfalistas. Mucho le costó a Jesús hacerles entender a los apóstoles que ser Mesías no era mostrarse como prepotente en lo material, sino entregarse en bien de los demás, ser servidor hasta humillarse y morir por nosotros pecadores.

28 Jesús le promete el primado. El símbolo principal está en las llaves, como expresión de poder, que en la Iglesia es servicio. Después de resucitado, se lo daría bajo otro símbolo, el del pastoreo a las ovejas y corderos. Estemos atentos a las inspiraciones constantes de Dios, que serán signos de grandes bendiciones.

29 Hoy nos preguntamos: ¿Quién es Jesús para mi? No se trata de saber qué o quién fue en su vida mortal, sino qué es para mi en estos momentos. Nuestra respuesta no será verdadera mientras no tengamos una adhesión personal con la persona de Jesús y con su causa. Jesús quiere una respuesta que comprometa nuestra vida. Por lo tanto debe abarcar toda nuestra persona, tiempo e intereses. Debemos responder, no en teoría, sino desde algo que parta de la vida y la experiencia.

30 Para conocer bien a Jesús, es necesario tener al menos algún encuentro personal con Él y, si es posible vivir en continuo encuentro. Desgraciadamente hay muchos cristianos que nunca han tenido un encuentro vivo con Jesucristo, y por lo tanto no le conocen. Conocerle no es sólo conocer su doctrina, sino sus ilusiones y para qué vino a la tierra. Conocerle es sobre todo comprometer la vida por la causa de Jesús.

31 No es fácil unirse a Jesús, ya que con facilidad tenemos ideas falsas sobre Él. Lo peor es que muchos usan o abusan de las palabras y hechos de Jesús para acomodarlos al propio ser de cada uno. Así se supone que ha sido en tantos fundadores de sectas religiosas y aun en muchos católicos. Quien ha tenido un verdadero encuen- tro con Cristo, y sigue viviendo en encuentro, ve satisfechos los más profundos deseos de realización y felicidad.

32 Jesús es camino, verdad y vida. La pregunta de hoy es: ¿Jesús es camino, verdad y vida para mi? Por ejemplo: No se puede ensalzar la pobreza y luego seguir viviendo en riqueza de modo egoísta y avara; no se puede elogiar la mansedumbre y vivir con agresividad y desprecio; No se puede elogiar la limpieza de corazón y vivir con la murmuración y la maledicencia; etc.

33 Quien se acerca a la vida y persona de Jesús debe vivir con sencillez y dignidad, con la alegría de la vida. Vivir con Jesús es vivir también con compasión hacia los postergados, trabajando para que se dé un mundo más justo. Para los primeros cristianos el contacto con Cristo ya resucitado les cambió la vida, como a san Pablo. En estos dos mil años Jesús ha encendido en millares de corazones la alegría de saber vivir. Espero que sepamos algo más de Jesús.

34 Jesús, ya sé de ti algo de tu ser. Automático

35 ¿Qué quieres de mi?

36 Mas yo quiero saber qué rumbo seguir.

37 ¿Qué debo de hacer?

38 Di, qué he de esperar, qué senda elegir, ¿por qué he de luchar?

39 pues no quiero más dudar ni temer.

40 Cristo es sal en la vida,

41 luz en tinieblas,

42 es todo amor.

43 Es fe al dudar, espera al crecer, amor al vivir.

44 Es paz al luchar, bondad al vencer y gozo al servir.

45 Cristo es trigo molido, uva pisada.

46 ¡Eso es Jesús!

47 AMÉN


Descargar ppt "Ciclo A Hoy en el evangelio les hace Jesús a los apóstoles dos preguntas muy interesantes: quién dice la gente que es él, y luego qué les parece a ellos."

Presentaciones similares


Anuncios Google