La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LAS ÈTICAS HUMANISTAS Y LA ÈTICA CRISTIANA: EL DESAFÍO DEL RELATIVISMO CULTURAL DOS EJEMPLOS DE DIVERSIDAD MORAL: –En las ceremonias funerarias (HERODOTO,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LAS ÈTICAS HUMANISTAS Y LA ÈTICA CRISTIANA: EL DESAFÍO DEL RELATIVISMO CULTURAL DOS EJEMPLOS DE DIVERSIDAD MORAL: –En las ceremonias funerarias (HERODOTO,"— Transcripción de la presentación:

1 LAS ÈTICAS HUMANISTAS Y LA ÈTICA CRISTIANA: EL DESAFÍO DEL RELATIVISMO CULTURAL DOS EJEMPLOS DE DIVERSIDAD MORAL: –En las ceremonias funerarias (HERODOTO, Historias, Libro III) –En la moral sexual o en el respeto a la vida: el código esquimal DESDE EL DESPRECIO A LA CONSTATACIÓN CIENTÍFICA DEL PLURALISMO MORAL IMPLICACIONES ÉTICAS: Relativismo culturalEscepticismo ético

2 INVALIDEZ LÓGICA DEL ARGUMENTO RELATIVISTA EN LAS ÈTICAS HUMANISTAS Argumento de las diferencias culturales: Diversidad culturalDiversidad moral Escepticismo ético ERROR LÓGICO: Creencias Realidad

3 OTRAS OBJECIONES AL RELATIVISMO CULTURAL NEGATIVAS IMPLICACIONES –Las dificultades conceptuales: sociedad, cultura... –La pasividad ante intolerables acciones (esclavistas, sexistas...) –El conservadurismo de negar las ideas del progreso y la reforma RELATIVISMO TOLERANCIA NO HAY TANTA DIVERSIDAD –Diferencias en las creencias y en las circunstancias más que en los valores –La supervivencia del grupo condiciona la existencia de valores comunes Por qué el relativismo cultural y ético no es válido: –Para que dos o más éticas sean diferentes han de serlo fundamentalmente; o, lo que es lo mismo, han de diferir sus principios inspiradores. Sólo así, aquellas podrán dar diferentes soluciones a los mismos problemas morales. –La hipótesis de la multiplicidad de éticas válidas lleva a la contradicción práctica al individuo que la sostiene. Por ejemplo, si alguien dice: (Para mí) son válidas la ética marxista-leninista y la moral cristiana, pero detesto la ética nazi, no tendrá problemas al definirse respecto al racismo, pero necesariamente los tendrá en relación con la violencia revolucionaria. –Las afirmaciones No hay ninguna ética válida y Cualquier ética es válida son, en la práctica, sinónimas. Ambas implican la inexistencia de un valor absoluto (es decir, único, universal y objetivo) que sirva de referencia para las acciones voluntarias. La consecuencia lógica de las dos es que todo vale (una conclusión un tanto repugnante). No cabe, pues, la exigencia moral de ayudar al desvalido, y se consideran lícitas, o no ilícitas, prácticas tales como el canibalismo o juegos como el consistente en arrojar enanos contra una lona.

4 LA VALIDEZ DE LA DIVERSIDAD EN LA UNIDAD ÈTICA: ética de mínimos y ética de máximos ES UN ANTÍDOTO CONTRA EL DOGMATISMO MORAL FAVORECE LA EXIGENCIA ÉTICA DE UNA MENTE ABIERTA, LIBRE DE PREJUICIOS CULTURALES. NOS ALERTA DE ALGUNAS COSTUMBRES SOCIALES QUE SE PRESENTAN COMO PRINCIPIOS MORALES. NOS CONFIRMA QUE algunos valores son culturales NOS PERMITE ESTABLECER UNA ÈTICA DE MINIMOS. LA DIVERSIDAD DE SISTEMAS ÈTICOS EXIGE CONSIDERAR QUÉ ES LO QUE TIENEN EN COMUN COMO SISTEMAS ÈTICOS:. La característica diferenciadora de todo sistema como moral y ético. Se asienta sobre unas creencias determinadas. El fundamento de la ética es, pues, un conjunto de valores, un sistema de creencias. Por ejemplo, la elección sincera y consciente de la ética cristiana implica la aceptación por fe del fundamento de la misma. Fundamento que se asienta sobre algo plenamente objetivo: el texto bíblico. Aceptamos, pues, que ante la diversidad de sistemas éticos, hay una ética de mínimos. La cuestión inmediata es ¿cuál, el cristianismo?. Frente a la moral cristiana, podríamos situar a la ética humanista, como alternativa principal y globalizante de las éticas no cristianas. Será interesante dicha contraposición para comprender cuál es la ética de mínimos y cuál la ética de máximos. La distinción entre ambos modelos éticos se basa en el criterio relativo a la capacidad humana, sobre todo en relación con los imperativos de la conciencia y con esa vida mejor que persigue la ética. Ambas tienen como fin el hombre, pero el cristianismo se diferencia por apelar a la fe.

5 LA ÉTICA DE MINIMOS. HUMANISTA O CRISTIANA Frente a la moral cristiana, podríamos situar a la ética humanista, como alternativa principal y globalizante de las éticas no cristianas. Será interesante dicha contraposición para comprender la superioridad de la primera. El fundamento humanista se expresa con la frase El hombre puede, Es decir, la distinción entre ambos modelos éticos se basa en el criterio relativo a la capacidad humana, sobre todo en relación con los imperativos de la conciencia y con esa vida mejor que persigue la ética. Los humanistas piensan que, al ser el problema de carácter ético, la solución también ha de serlo. El razonamiento implícito es muy lógico: los problemas matemáticos, de salud, técnicos, laborales..., usualmente encuentran solución en el ámbito matemático, médico, técnico, laboral..., respectivamente. Es decir, la experiencia indica que: 1) mejor o peor, el hombre suele resolver sus problemas; 2) los suele resolver con soluciones que pertenecen al mismo orden que aquellos. De ahí que las recetas humanistas se basen en la esfera de las posibles acciones del individuo. Por todo ello, el humanismo tiende a depositar su confianza en el hombre, en las facultades que éste posee y, de modo muy particular, en la razón (a la que los ilustrados, cumbre del humanismo, llegaron a divinizar). Además, para lo ético, la confianza humanista necesita, se quiera o no, asumir que la condición humana es esencialmente positiva en el terreno moral. Son las circunstancias las que pervierten al hombre. Mediante el desarrollo del conocimiento, el ser humano –como individuo y como especie– puede progresar moralmente.

6 LA ÉTICA DE MINIMOS. HUMANISTA O CRISTIANA Frente a la moral cristiana, podríamos situar a la ética humanista, como alternativa principal y globalizante de las éticas no cristianas. Será interesante dicha contraposición para comprender la superioridad de la primera. El fundamento de la ética cristiana está en la afirmación El hombre no puede. El fundamento de la ética cristiana es la salvación en Cristo. Sin embargo el cristianismo de hoy no es tan dogmático como parece. Acepta que en las distintas religiones e incluso en el ateismo se puede encontrar la salvación. Pero el hombre natural no percibe las cosas del Espíritu de Dios, porque le son necedad; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente» (Pablo, 1 Corintios 2: 14). Esta es una de las declaraciones paulinas que subrayan la oposición fundamental entre la percepción cristiana de la vida y la visión –en terminología moderna– humanista. Según el apóstol, «el mensaje de la cruz es locura para los que se están perdiendo» (1 Corintios 1: 18), y esto nos mueve a preguntarnos acerca de las peculiaridades de una ética, como la cristiana, que se basa en semejante locura.«Gozaos de ser participantes de las aflicciones de Cristo, para que también os gocéis en la revelación de su gloria» (1 Pedro, 4: 13). Cristianismo y humanismo comparten un mismo optimismo en la meta de la felicidad del hombre. Se diferencian en el salto de la fe en el amor mismo, en Cristo. que pide el cristianismo. Si el pecado es la clave para interpretar con acierto el mundo natural, el amor representa la única opción eficaz para transformarlo.

7 CONCLUSION: LAS ÉTICAS DE MÍNIMOS, HUMANISTAS LA ÉTICA DE MÁXIMOS, DE EXCELENCIA CRISTIANA Las éticas humanistas, en su afán por consagrar la razón como fundamento último de las acciones humanas, acaban antes o después en algún grado de relativismo y aun de nihilismo. Y esto es así porque, como ya hemos visto, con la razón se puede defender cualquier postura, o al menos tantas como a las personas inteligentes les apetezca concebir. Si bien es cierto que los hechos suceden de una sola manera, no lo es menos que las versiones que se dan de ellos difieren mucho entre sí. (Pensemos, por ejemplo, en los conflictos internacionales). A causa de ello, en todo marco social regido por las tesis humanistas (ciudades, estados, relaciones internacionales) la solución que prevalece al final pasa por la ley del más fuerte, tenga o no tenga razón. A pesar de lo expresado en la conocida proclama opongamos la fuerza de la razón a la razón de la fuerza, lo cierto es que la confianza en la primera lleva a la victoria de la segunda. Porque la razón es múltiple (no así la verdad): la mía, la tuya, etcétera, y porque el hombre natural no es, como quieren hacernos creer muchos humanistas, esencialmente racional. Antes bien, el ser humano inconverso es un delicado juego de equilibrios raramente estables, en el que lo normal es que dominen las motivaciones de orden afectivo o sentimental sobre los criterios racionales, aunque luego se utilicen éstos para disimular aquéllas (es la llamada racionalización). Nos encontramos, pues, con que tanto empeño por esgrimir la razón como fundamento y motor de las acciones humanas conduce necesariamente a la confrontación. Pues cada ser humano no es básicamente objetivo, y la razón de cada individuo se revela como mecanismo ineficaz para armonizar las diferentes subjetividades. No así, como iremos viendo, la alternativa que presenta la fe cristiana: la locura del amor (ver 1 Corintios 1: 18).


Descargar ppt "LAS ÈTICAS HUMANISTAS Y LA ÈTICA CRISTIANA: EL DESAFÍO DEL RELATIVISMO CULTURAL DOS EJEMPLOS DE DIVERSIDAD MORAL: –En las ceremonias funerarias (HERODOTO,"

Presentaciones similares


Anuncios Google