La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Museo al Aire Libre de El Oso, Ávila. Los trabajos de la tierra Pasar diapositivas con el cursor.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Museo al Aire Libre de El Oso, Ávila. Los trabajos de la tierra Pasar diapositivas con el cursor."— Transcripción de la presentación:

1 Museo al Aire Libre de El Oso, Ávila. Los trabajos de la tierra Pasar diapositivas con el cursor

2 Presentación En el pueblo de El Oso (Ávila) se inauguró el día 3 de septiembre de 2012 la primera fase de un Museo etnológico dedicado a la vida tradicional de la comarca de La Moraña que cuenta con características que lo hacen singular: - Se trata de un Museo al Aire Libre permanente, situado en las calles del casco urbano. - Todas las piezas expuestas han pertenecido a personas del pueblo: cada herramienta atesora una historia propia - La presentación de las piezas es novedosa y atractiva, uniendo diseño y arte. - El museo está organizado en diferentes islas temáticas. La isla dedicada a Los trabajos de la tierra nos recibe con una cabeza gigante (una semiesfera de 1,5 metros de diámetro) emergiendo del suelo como el sol y coronada con un arado, en clara alusión al agricultor que vive ligado a la tierra, de la que depende, y en la que pone todo su pensamiento. En la zona central, se han reproducido unos surcos en los que han quedado olvidados unas azadas que invitan a la participación del espectador para fotografiarse en situación de trabajo. El conjunto se completa con un gran aro proveniente de una rueda de carro en alusión al círculo de la vida agrícola y un expositor de 4,20 metros en el que se muestran un arado romano, yugos de arar con bueyes y mulas, una azada, un azuelo, una ijada, una pala cañera y una vineta. El Museo al Aire Libre es un atractivo más en el conjunto de iniciativas que en los últimos años viene poniendo en marcha el Ayuntamiento de El Oso.

3 Antes

4 Creación

5

6

7 Realización

8

9

10

11

12

13 Instalación

14

15

16

17

18

19 Inauguración

20

21

22 La obra

23

24

25

26

27

28

29

30

31 Crítica de D. José Antonio Torres Cabrero Introducción Es el Sol Naciente, Helios, Apolo, Ra, Yahvé, Ala....fuente de toda vida y el Poniente, el ocaso de la vida, a donde se encaminan las almas. Tienen que orientarlo al sol. Es lo primero que sentí al ver entonces las fotos de la maqueta y me reafirmo ahora al contemplar la cabeza de la obra definitiva. Composición Desde mi punto de vista se trata de una instalación que presenta diversas figuras geométricas: una semiesfera, una superficie plana poligonal, una circunferencia y un cuerpo prismático irregular, en las que la líneas puras adquieren protagonismo, curva, recta y quebrada; obteniéndose una alternancia de formas entre el volumen y el plano. Plásticamente acoge diversos materiales: piedra, tierra, madera, hierro. Todos ellos materiales presentes en la naturaleza y de uso común en nuestra civilización a lo largo de toda su existencia y desarrollo. Se ha desechado otros como el plástico que se podrían considerar artificiales. Iconográficamente, la composición expone la historia de la cultura humana explicada mediante elementos simbólicos: - La semiesfera brotando del suelo es el sol en su orto y en su ocaso. Su expresión es la de los rostros representados por los celtas. - Los surcos son tierra, la Madre. - El cobertizo con los arados es la sedentarización de la humanidad. - La vertedera brotando de la cabeza cita el nacimiento de Afrodita, diosa de la sabiduría, nacida de la cabeza de Zeus; así la vertedera, que simboliza la agricultura, se convierte en la sabiduría que emana del cerebro humano. Pero esta interpretación constriñe las posibilidades expresivas del conjunto, ya que limita a la agricultura el saber de la humanidad. Crítica

32 Simbolismo El sol naciente, en su orto, simboliza el renacer se la vida, de toda la vida. El hecho de que el rostro esculpido evoque las representaciones celtas le citan como Bel, Beli o Belinos, deidad celta identificada con el sol, relacionando la escultura con la cultura europea de las edades del bronce y del hierro, y, quizás, hasta la con neolítica final. Pero no hay que olvidar otras culturas occidentales y mediterráneas. El Helios griego, divinidad solar. Apolo, dios de la luz romano y representado como el sol, el que todo lo ve, en la fragua de Vulcano de Velázquez. Ra, divinidad solar egipcia, sus rayos, Re, dieron la vida al país del dios Nilo. Yahvé, para explicar su relación con el sol hay que leer e interpretar algún pasaje del Antiguo Testamento; en el Pentateuco, Jehová, aparece como un Dios celestial, tal Urano, y con relación con el fuego. En Salmos 19-1 a 19-6 puede leerse En ellos puso tabernáculo para el sol. Con Ala la conjetura es aún más imprecisa y se sustenta en la tradición anterior de la que el Corán no se deshizo del todo. Tanto judíos como musulmanes como cristianos oran según la posición del sol en el cielo, amanecer (Laúdes), medio día (Ángelus), atardecer (Vísperas), faltan dos rezos, el que se hace al acostarse (Completas) y al levantarse (Maitines). Las 5 oraciones de los musulmanes. Pero hay más para los católicos, las denominadas horas menores que son: hora prima, hora tercia, hora sexta y hora nona; y en los monasterios, el séptimo rezo, las Antífonas, pues el Ángelus no se rezaba. Los siete que, para los judíos y cristianos, se indican en el Libro de los Salmos. La pregunta es, ¿rezan al sol, lo adoran?, ¿qué relación se da entre la oración y el sol?. El sol poniente, en su ocaso, simboliza la muerte. De nuevo, los celtas lo entendían así. Creían que las almas de los difuntos se dirigían a las islas del oeste, por donde se ponía el sol. Las Hespérides es el lugar donde reposan las almas de los héroes y se sitúan en el occidente; allí están Aquiles y otros personajes mitológicos griegos. El invierno llega con la debilidad del sol y la primavera lo hace cuando éste cobra energía.

33 Nos encontramos con el mito de Perséfone y Demeter (también llamada Anfictione, dadora de dones) y los misterios eleusinos (ritos matriarcales, ambos personajes son mujeres, ¿se cita a la diosa madre?), que a modo de religión tuvieron numerosos seguidores en la Grecia clásica y arcaica. La alternancia de la vida y la muerte fue celebrada por los celtas con la fiesta de Beltain y fiesta de Samhain. La primera en la víspera del 1 de mayo (comienzo del verano para ellos), en honor del fuego de Bel; Beli era un antiguo dios de la vida y la muerte. Y la segunda con la del 31 de octubre, el día anterior al 1 de noviembre (comienzo del invierno celta y día de las ánimas en nuestra cultura), en aquella fecha las hadas del más allá, las Sidhe, abandonaban la tierra anunciando el tiempo de los muertos. Los surcos simbolizan la Tierra, a Gea, a la Madre primigenia, y se relaciona con el sol mediante los mitos citados en el párrafo anterior, pues Demeter/Anficitione son interpretadas como divinidades con calidad de efecto de la tierra que es la causa primera. Representan los frutos de la tierra, aquello que de ella mana, los que la diosas otorgan al hombre. La tierra sostiene a todas las formas de vida y entre ellas al ser humano. No es necesario explicar esta afirmación. Gea, la Madre tierra y la diosa Madre primigenia, son divinidades, además de mediterráneas y occidentales, de casi todas las culturas. Quedan relacionados biunívocamente, el sol, la tierra, la naturaleza con la vida y la muerte. El cobertizo mas los aperos que encierra o cubre simbolizan la sedentarización de la humanidad, la cultura, la ciencia y la tecnología. Identificándose con el titán Prometeo, que dio el fuego a los hombres robándoselo a los dioses. Nuestra civilización no hubiera sido imposible sin el fuego que forjó las rejas de los arados, hizo confortable la vivienda, dio luz y calor, coció alimentos y cacharros, por ejemplo. El fuego es tecnología y la tecnología ciencia.

34 La cubierta fija y el trabajo de la tierra citan la creación de ciudades o dicho de otra manera, la creación de núcleos de convivencia. Los nómadas no dejaron ni dejan rastro de su paso ni de su cultura, ni ciudades, ni necrópolis. Lo que se sabe de ellos son noticias recogidas y dadas por las culturas sedentarias. Éstas son el origen de la ciencia y de la tecnología. La composición es, pues, un símbolo de vida y muerte y, con ellas, de la historia de la humanidad y su cultura. Al menos de occidente. El autor En todas sus obras Ignacio Asenjo Salcedo ha reinterpretado las reglas acomodándolas a sus criterios y necesidades, convirtiéndolas en expresionistas en tanto que narran mediante el simbolismo, apoyándose una iconografía sugerente en vez de realista. Esto quiere decir que cada cual puede interpretar la obra según lo que le sugiera su imaginación. El autor sólo ha puesto ahí una composición de imágenes, de esculturas en este caso, y esas imágenes cuentan lo que cada uno quiere ver, oír, sentir, en definitiva, comprender de ellas, pues se las puede otorgar trascendencia, cabe que pretendan contar algo y que esa intención de contar sea la voluntad de su creador.

35 Agradecimientos A Felix, Justo y Juan por apoyar el proyecto cuando sólo era una idea. A los profesionales de Granitos Mateos que saben como nadie trabajar la piedra. A l taller de cerrajería de Hernasancho y a la empresa de estampación Coartex de San Pedro del Arroyo por su diligencia. A Edu y su cuadrilla por elevar la albañilería a artesanía artística. A Valentín, Justo, Antonio, Sofronio, Emilio y los hijos de Vita y los de Olimpo por aportar, a través de las herramientas expuestas, parte de sus vidas. A todos los vecinos del pueblo de El Oso por apreciar el Museo como propio. A mis amigos y familia, y especialmente a Paz que siempre estuvo ahí y trabajó con sus propias manos en la restauración de las piezas 3 septiembre 2012


Descargar ppt "Museo al Aire Libre de El Oso, Ávila. Los trabajos de la tierra Pasar diapositivas con el cursor."

Presentaciones similares


Anuncios Google