La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Isaac y Rebeca: criando rivales. Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos (Gén.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Isaac y Rebeca: criando rivales. Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos (Gén."— Transcripción de la presentación:

1 Isaac y Rebeca: criando rivales

2 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos (Gén. 28: 3)

3 Por diferentes que sean las circunstancias de ellos con respecto a las nuestras, podemos aprender algunas buenas lecciones espirituales de la historia de esta familia disfuncional Pensamiento Clave Pensamiento Clave

4 1. Saber que los padres deben estar unidos al criar a sus hijos. 2. Sentir el deseo de renovar su dedicación a Dios. 3. Hacer la resolución de ser siempre veraz en sus acciones y decisio- nes. Objetivos Objetivos

5 Introducción En la vida de Isaac y Rebeca se repitie- ron las experiencias de Abraham y Sara: 1. Isaac reclamó las promesas hechas a Abraham. 2. Tanto Sara como Rebeca fueron estériles. 3. Ambos tuvieron problemas con pozos de agua. 4. Tanto Abraham como Isaac llevaron a sus fami- lias a paises extranjeron para pasar hambre. 5. Abraham dijo que su mujer era su hermana, Isaac dijo que era su prima. 6. Rivalidad entre hermanos en las dos familias.

6 Los arreglos Preocupación por el futuro matrimonio de su hijo. Siguió el consejo de Dios: Gén 24:3 – No tomar mujer cananea para su hijo. Gén 24:12 – Pidió la dirección de Dios. Gén 24:26 – Reconoció la dirección de Dios. Gén 24:40 – El ángel de Dios lo dirigió. Gén. 24:50 – Dejó las cosas en las manos de Dios.

7 Los arreglos Una cosa es decir: Quiero dejar todo en las manos de Dios en asuntos importan- tes; otra es hacer realmente eso. - Como cristianos debemos ponernos en las manos de Dios en este asunto tan delicado como es buscar a la compañera de la vida. - ¿Estaremos decididos a hacer la voluntad de Dios y ponerla por encima de nuestros caprichos y gustos o deseos carnales?

8 Jacob y Esaú Este parecia ser el hogar ideal. No rival, no hijastros, pero aún asi surgió la con- tienda. - Los padres tuvieron la culpa de esta rivalidad entre hermanos. Gén. 25: 28, dice que amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba mas a Jacob.

9 Jacob y Esaú Cuando tenemos preferencias por un hijo más que por otro debemos tener cuidado porque esto va a traer proble- mas familiares. - Dios no determina el futuro aunque lo predice. Nuestras elecciones deter- minan nuestro destino. Los padres tienen que enseñar a sus hijos a valo- rar sus buenas decisiones y eleccio- nes.

10 La primogenitura Las promesas del pacto era lo que Jacob esperaba heredar. Era una he- rencia espiritual. Ese era el privilegio que Esaú despreció y que Jacob de- seaba. - Las promesas que Dios había dado a Abraham ahora se las confirmaba a Isaac. Pero poco despues de haber recibido las revelación de Dios Isaac recurre a mentiras.

11 La primogenitura ¿Qué lección podemos aprender de esta historia acerca de cuán fácil es mostrar falta de confianza en Dios? ¿Cómo pode- mos protegernos de esta trampa espiri- tual? - Las cosas espirituales están siendo empañadas con intereses temporales y esto esta quitando nuestra vista de las promesas y la Palabra de Dios. Debemos tener cuidado.

12 El robo de una bendición Isaac estaba poniéndose viejo y quería transferir la bendición de Dios. - Mientras Esaú vendió su primoge- nitura por un plato de lentejas, Isaac daría su bendición por un trozo de venado.

13 El robo de una bendición Rebeca trataría de conseguir por todos los medios la bendición para Jacob. - Si bien Dios conoce el futuro, él espera que nosotros tomemos las decisiones más sabias de acuerdo con la revelación que él nos ha dado. -¿Debería Rebeca ayudar a Dios para que se cumpliera su palabra?

14 Las esposas y el pacto Las esposas aquí juegan un papel impor- tante. La conservación de la promesa estaba en juego. La obediencia era vital. - Dios no acepta la poligamia. Ellos la practicaron. Dios no quiere que sus hijos se casen en yugo desigual, ellos tomaron mujeres paganas. -Isaac dió a Jacob una bendición y le dijo que tomara mujer de su pueblo.

15 Las esposas y el pacto ¿Cómo afecta la religión de la esposa en la educación y la formación de los hijos, especialmente en estos tiempos finales? - ¿Qué promesas de Dios son espe- cialmente importantes para ti? -¿Qué clase de elecciones puedo hacer que permitirán que las promesas de Dios se cumplan en mi vida?

16 Para meditar ¡Qué contraste entre la con- ducta de Isaac y la de la juven- tud de nuestro tiempo, aun en- tre los que se dicen cristianos! Los jóvenes creen con dema- siada frecuencia que la entrega de sus afectos es un asunto en el cual tienen que consultarse únicamente a sí mismos, un asunto en el cual no deben intervenir ni Dios ni los padres.

17 Para meditar Mucho antes de llegar a la edad madura, se creen competentes para hacer su propia elección sin la ayuda de sus padres… La falta de sabiduria y dominio propio que los indujo a hacer una elección apresurada agrava el mal, hasta que el matrimonio llega a ser un amargo yugo… (H Ad. 67, 68).

18 Resumen Isaac y Rebeca podrían haber evitado muchas dificultades en su hogar si hubieran seguido los principios de la verdad y la honestidad. Dios había hablado, y ellos debían haber confiado en él y cooperado con él.

19


Descargar ppt "Isaac y Rebeca: criando rivales. Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos (Gén."

Presentaciones similares


Anuncios Google