La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La vida de oración 58 MELCHIOR DOZE, Jean-Marie Jesús curando al leproso 1864 Musee des Beaux-Arts Nimes, Francia.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La vida de oración 58 MELCHIOR DOZE, Jean-Marie Jesús curando al leproso 1864 Musee des Beaux-Arts Nimes, Francia."— Transcripción de la presentación:

1 La vida de oración 58 MELCHIOR DOZE, Jean-Marie Jesús curando al leproso 1864 Musee des Beaux-Arts Nimes, Francia

2 Compendio del Catecismo 567. ¿Qué momentos son los más indicados para la oración? Todos los momentos son indicados para la oración, pero la Iglesia propone a los fieles ritmos destinados a alimentar la oración continua: oración de la mañana y del atardecer, antes y después de las comidas, la Liturgia de la Horas, la Eucaristía dominical, el Santo Rosario, las fiestas del año litúrgico.

3 Introducción San Juan Bautista María Vianney, cura de Ars en Francia, refiere un caso de oración bien singular: Había en el pueblo un labrador que hacía la visita a la iglesia cuando iba y volvía del trabajo; dejaba la azada y el hato a la puerta, entraba, y permanecía de rodillas un buen rato delante del Sagrario. El Santo lo había observado, y le llamaba la atención que no movía los labios, aunque no apartaba los ojos del Sagrario. Un día le preguntó: -Juan, ¿qué dices al Señor? Y Juan respondió: -No le digo nada. Yo le miro y Él me mira. ¡Anécdota espléndida para entender lo fácil que es tratar al Señor! GREUZE, Jean Baptiste Oración de la mañana Musee Cognacq-Jay, Paris Francia

4 Ideas principales

5 1. Jesús invita a orar continuamente El hombre es una criatura privilegiada pero con necesidades constantes; depende de Dios, que es quien puede resolver las necesidades. Jesús recurría continuamente a su Padre. San Lucas recuerda cómo un día "les dijo una parábola para mostrar que es preciso orar en todo momento y no desfallecer" (Lc 18, 1). Con el ejemplo el Señor quiere que comprendamos la necesidad de la oración. BRUEGHEL, Jan the elder ( ) Cristo predicando en el puerto Colección privada

6 2. Los momentos de la oración Dios no hace esperar, más bien es Él quien espera. Podemos orar siempre, pero es bueno tener momentos determinados para hacerlo: al levantarse y al acostarse visitando al Santísimo por la tarde después de comulgar al empezar un trabajo... No debemos olvidar que la Santa Misa es el momento cumbre para alabar, dar gracias y pedir por nuestras necesidades ELMORE, Alfred W. Súplica c.1850 Harris Museum and Art Gallery Preston, Lancashire, UK

7 3. Modos de orar Hay infinitos modos de orar porque Dios guía a cada uno por su camino. La tradición cristiana señala como formas principales de orar: La oración vocal. Es la que se realiza también con palabras, como al rezar el Padrenuestro o el Avemaría. La oración mental. La calificamos así porque todo el trato con Dios descansa en la actuación de la mente y no en las palabras; interviene el pensamiento, la imaginación, la emoción... VON UHDE, Fritz Cristo con los campesinos c Musee d'Orsay, París, Francia

8 4. Cualidades de la oración La oración bien hecha habrá de ser: Piadosa. Hemos de acudir a la oración como hijos, porque lo somos. Humilde. Siempre necesitamos de Dios, y somos pecadores. Confiada. Él nos ama como Padre, nos fiamos de Él y estamos seguros de que nos dará lo mejor. Perseverante. Pedir sin cansancio ni desánimo. Puede ocurrir que rezamos mal, o nos portamos mal o pedimos cosas no convenientes. DEAN, Graham Oración 1981 Colección privada

9 5. Valor de la oración A medida que nos vamos habituando a la oración, nos unimos más con Dios y comprendemos mejor sus planes. De la oración salimos fortalecidos para luchar contra el mal y hacer el bien; para enfrentarnos a las dificultades de la vida con serenidad y alegría. GRANET, Francois-Marius Coro de los monjes capuchinos, Roma Leeds Museums and Galleries (City Art Gallery) U.K.

10 Propósitos de vida cristiana

11 Un propósito para avanzar Acude a Dios en todo momento: en las alegrías y tristezas, en la necesidad y en la abundancia. Dedica unos minutos al día para hacer oración mental. Procura rezar con piedad y confianza tus oraciones vocales.


Descargar ppt "La vida de oración 58 MELCHIOR DOZE, Jean-Marie Jesús curando al leproso 1864 Musee des Beaux-Arts Nimes, Francia."

Presentaciones similares


Anuncios Google