La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli."— Transcripción de la presentación:

1 LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli

2 EL RENACIMIENTO Se trata de un período cultural y social posterior a la Edad Media que consiste, fundamentalmente, en un retorno a los ideales artísticos, literarios y filosóficos del mundo grecolatino. Florece en Italia en el siglo XIV y, a finales del siglo XV, se extiende al resto de los países europeos, manifestándose en España a lo largo de todo el siglo XVI. Ligado a este renacer de la cultura clásica surge el Humanismo, movimiento cultural e ideológico iniciado en Italia, que se dedica al estudio de las letras humanas, ya que considera al hombre centro del universo.

3 El Humanismo. Características Se imitan modelos de la Antigüedad clásica, lo cual justifica el recurso constante a la mitología y a los temas bucólicos o pastoriles. Antropocentrismo frente al teocentrismo medieval. Derivado del principio anterior surge el individualismo y el vitalismo. El universo parece estar a disposición del ser humano que, con la ciencia y la técnica, se cree capaz de dominarlo racionalmente. Surge así un nuevo ideal social en el que se funden el caballero y el hombre culto y educado. En la obra de Baltasar de Castiglione, El cortesano (1528), se explica que el caballero perfecto debe ser tan experto en las armas como en las letras, saber conversar y tratar con sus semejantes, especialmente con las damas, y tañer algún instrumento musical. El racionalismo será, por tanto, un rasgo distintivo, pues el poder de la razón explica el nacimiento de la idea de progreso, tanto en lo material como en lo moral, por lo que se considera que el saber, el conocimiento puede hacer mejor al hombre. Continúa en esta época el ideal educativo de la antigüedad, pues se consideraba que el conocimiento de la lengua y de la literatura grecolatina mejoraría la conducta individual y social, contribuyendo al bien común; por tanto, se siguen cultivando las 7 artes liberales clásicas (término que designaba los estudios que tenían como propósito ofrecer conocimientos generales y destrezas intelectuales): el trivium (gramática, dialéctica y retórica) y el quadrivium ( aritmética, geometría, astronomía y música); y se produce, frente al pensamiento escolástico medieval, una renovación de la filosofía, de la literatura y de los estudios filológicos. El hallazgo de Vulcano, de Piero di Cosimo

4 Humanistas más representativos Tomás Moro ( ), cuya obra más célebre es Utopía, en la que aborda los problemas sociales de la humanidad. Erasmo de Rotterdam ( ), que defendía una religión libre de supersticiones, pura, íntima y personal, rechazando los abusos de la Iglesia Católica. Martín Lutero ( ), provocó la Contrarreforma, es decir, la reacción de la Iglesia Católica Romana contra la Reforma protestante.

5 La estética renacentista El concepto de belleza sigue el modelo clásico, valorándose por el equilibrio, la serenidad, la armonía y la elegancia natural. Sigue el ideal estético de Aristóteles, según el cual el arte es estilizar o embellecer la realidad y su finalidad es puramente estética, como contrapunto al didactismo medieval. De las ideas platónicas deriva el concepto de que la belleza del mundo es un reflejo de la belleza suprema que sólo se encuentra en el mundo de las ideas. Por tanto, la contemplación de cualquier rasgo de belleza (en la mujer, en la naturaleza o en el arte) mejora al ser humano porque lo eleva y acerca a la divinidad. En esto se basa el amor platónico que recoge Petrarca y que está presente en toda la lírica renacentista.

6 Tópicos clásicos Carpe diem (Goza del día de hoy): es una llamada a aprovechar el momento presente, pues la vida es breve y la fortuna variable y no se sabe qué puede ocurrir mañana. Collige, virgo, rosas (Recoge, doncella, las rosas): exhortación a una joven para que ame antes de que el tiempo marchite su belleza. Aurea mediocritas (La feliz mediocridad): alabanza a la vida moderada, alejada de grandes ambiciones y pasiones que sólo pueden producir desesperación e infelicidad. Beatus ille ( Feliz aquel): añoranza por la vida alejada del mundanal ruido, en contacto con la naturaleza, lugar apropiado para encontrar la paz y la armonía. Tópico éste que está relacionado con otro tópico renacentista conocido como menosprecio de corte y alabanza de aldea.

7 Temas El tema omnipresente de la poesía renacentista es el amor. Pero éste se concibe de modo diferente al medievo. Si bien en la literatura medieval el amor está regido por las pasiones y tiene un carácter destructor, el amor en la literatura renacentista está influido por la filosofía neoplatónica. Casi desligado de los apetitos carnales, el amor es ahora una virtud del entendimiento que contribuye a hacer mejor a los hombres. De este modo, superando la sensualidad, que es pura materia, la contemplación de la belleza femenina, por ejemplo, le permite acceder al conocimiento de la Belleza Absoluta. Sin embargo, al igual que en la literatura anterior, el amor aparece como fuente de frustración y dolor, bien porque resulta imposible alcanzarlo, bien porque, aun cuando se consigue, no es eterno y se acaba perdiendo. De ahí que sea característico en la poesía renacentista el uso de la antítesis para reflejar esa frustración sentimental del enamorado: fuego/hielo; calma/tormenta; etc. Junto a la poesía amorosa se desarrolla asimismo una poesía de carácter moral, la cual desarrolla los tópicos latinos del beatus ille o del aurea mediocritas. La presencia de la mitología también es notable en esta época, ya que proporciona un considerable conjunto de asuntos y motivos.

8 Garcilaso de la Vega En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar ardiente, honesto, enciende el corazón y lo refrena,[1][1] y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogió, con vuelo presto por el hermoso cuello blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena: coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitará la rosa el viento helado, todo lo mudará la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre. [1][1] con clara luz la tempestad serena, en otras versiones. Tópicos: Carpe diem Collige, virgo, rosas (Recoge, doncella, las rosas)


Descargar ppt "LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli."

Presentaciones similares


Anuncios Google