La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS. N°3. Recompensa para los testigos fieles.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS. N°3. Recompensa para los testigos fieles."— Transcripción de la presentación:

1 LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS. N°3. Recompensa para los testigos fieles

2 ¿Qué promete DIOS para los que son fieles en testificar? Apoc.22:12. "¡Vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Galardón. Gr. misthós, Quiere decir: jornal, salario, lo que se debe. Obra. Gr. érgon, Quiere decir que viene a pagar a cada uno según sea su acción, suobra, sus hechos

3 El número singular «cada uno» sugiere que la palabra se usa colectivamente para referirse a todas las acciones que han conformado la vida de las personas. Los efectos de la gracia de Cristo o de su rechazamiento también se tomarán en cuenta cuando se examine la obra de cada uno (ver Eze.18:22 y 24). Se tomará en cuenta las oportunidades que usted tubo para testificar, y no lo hiso. En lugar de hacer brillar la luz, la escondió debajo de una caja.

4 ¿En base al juicio que nos espera, qué se nos invita a hacer hoy? Isaías 60:1-3. "¡Levántate, resplandece, porque ha venido tu luz y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti! Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanhecerá Jeová y sobre ti será vista su gloria. Andarán las naciones a tu luz y los reyes al resplandor de tu amanecer.

5 «Levántate, resplandece» dice el profeta Isaías. Isaías describe aquí una gloriosa obra que debía ser realizada por Israel, (la palabra «levántate» sugiere que para poder resplandecer, primero tenían que hacer una reforma internamente, es muy importante que la leamos). Isa.58: Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado. 2 Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.

6 3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores. [Mat. 6:16]; 4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto. 5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? 6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

7 7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? (lea Mat. 25:35- 36). 8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. 9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

8 12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. [Isa 61:4]; 13 Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo (sábado), y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, 14 entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado.

9 Note que los «testigos que Dios había elegido» si buscaban a Dios, pero estaban desobedeciendo su Ley, especialmente no estaban guardando el sábado, no tenían amor al prójimo, y le echaban la culpa a Dios de sus dificultades, cuando en verdad la falta estaba en ellos. Observe que tres veces Dios les dice «entonces», y dos veces «si». «Y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra», indica que solamente los que hayan obedecido estos requerimientos de Dios serán revestidos de inmortalidad y trasladados en las nubes al reino de los cielos (1 Tes.4:16,17).

10 Este era el plan divino para el antiguo Israel. Pero en su conjunto la nación fracasó en la obra de una reforma interior, y por eso Dios no pudo librarlos de sus enemigos externos ni convertirlos en sus instrumentos para llevar la salvación a los gentiles (ver Patriarcas y Profetas p 28-34). Por eso, los privilegios y las responsabilidades del pacto fueron transferidos al Israel espiritual, la iglesia del N. Testamento. De ahí en adelante, el cuadro halagüeño del glorioso triunfo del Evangelio, bosquejado en los cap. 60 al 62 de Isaías, pertenece claramente al pueblo de Dios de la actualidad (ver pp ).

11 ¿Para poder realizar esta obra trascendental encomendada por Dios a sus testigos de hoy que se debe hacer? Juan «Pues ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que enviaste, Jesucristo». Un conocimiento experimental y viviente conduce a la vida eterna. No hay salvación en sólo conocer, pero tampoco puede haber salvación sin conocimiento. Si usted desea conocer a alguien debe relacionarse con esa persona, y entre más tiempo pasa con esa persona, más la conoce.

12 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? Juan 14:8-9. Dios envió a su Hijo para que nos lo revelara. Pero note que Jesús no dijo: «Yo Soy el Padre» Sino «Yo Soy en el Padre y el Padre en mí». (Verso 10). Por tanto, si usted quiere conocer a Dios; relaciónese con Jesús.

13 Rom.10: porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Por tanto, para que la gente crea, usted debe sacar tiempo para decirles que Dios los ama, y compartir el plan de salvación trazado por ÉL. Debe ir donde ellos están, así como lo hizo Jesús.

14 Aquí se define el conocimiento salvador como el que se centra en el Dios verdadero -en contraste con los dioses falsos- y en Jesucristo. Fue muy notable la ausencia del conocimiento de Jesucristo en la religión de los judíos (quienes eran los primeros testigos de Dios, que en lugar de conocer más a Dios y AL que Él iba a enviar, se dedicaron a adorar dioses falsos) En el día final los hombres serán rechazados porque despreciaron el conocimiento esencial.

15 Finalmente, leamos la oración que dirige nuestro Salvador a su Padre, intercediendo por los testigos Juan 17:17. «Conságralos en la verdad, tu palabra es verdad» «Conságralos» Gr. hagiázō, quiere decir: considerar como santo, apartar para fines sagrados, consagrar, hacer santo. Los discípulos debían ser consagrados para su tarea.

16 Para ser «consagrados a Dios» debían ser cada día más santos como lo dice ÉL mismo: «Sed santos, porque yo soy santo» 1Pe.1:16. Por lo tanto, ser hecho santo es llegar a ser semejante a Dios.

17 «Conságralos en la verdad» fue la petición de Cristo. ¿Pero, donde se encuentra la verdad? El mismo texto dice: «tu palabra es verdad» Las Escrituras nos revelan el carácter de Dios y de Jesucristo. Llegamos a ser nuevas criaturas haciendo de las verdades de la Palabra de Dios una parte de la vida.

18 «Padre nuestro, gracias por tu gran amor por nosotros, te pedimos nos ayudes a testificar de tu amor por todos los hombres, que nos limpies para que seamos canales limpios para conducir a otros a tu amor, se lo pedimos en el Nombre de Cristo Jesús. Amen. Lo invito para que juntos le demos gracias a Dios por llamarnos a testificar de su gracia, elevemos esta oración:


Descargar ppt "LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS. N°3. Recompensa para los testigos fieles."

Presentaciones similares


Anuncios Google