La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS N°.2. Dios no solamente nos «llama a trabajar» sino que nos capacita para trabajar Hechos 1:8. «Pero recibiréis poder,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS N°.2. Dios no solamente nos «llama a trabajar» sino que nos capacita para trabajar Hechos 1:8. «Pero recibiréis poder,"— Transcripción de la presentación:

1 LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS N°.2

2 Dios no solamente nos «llama a trabajar» sino que nos capacita para trabajar Hechos 1:8. «Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra».

3 Los «testigos» de Dios desde el A. Testamento fuero investidos de «poder» no solamente para testificar, sufrir, sino también para obedecer los Mandamientos de Dios. Lea Jer.20:1,2 y 38:6 Ezequiel 36:27. « Pondré mi Espíritu dentro de vosotros y haré que andéis según mis leyes, que guardéis mis decretos y que los pongáis por obra». Por nuestra naturaleza pecaminosa somos egoístas, y no podemos amar a Dios ni a nuestro prójimo, sino por el poder del E. Santo.

4 Sólo quienes tengan un corazón renovado por la gracia divina podrán guardar la ley de Dios, porque la mente carnal... no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede (Rom.8:7). La promesa de un poder que, por medio del Espíritu Santo, capacitaría al hombre para obedecer a Dios fue una parte esencial del pacto eterno de Dios con el hombre.

5 Efesios 6: Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, vestidos con la coraza de justicia. y calzados los pies con el celo por anunciar el evangelio de la paz. Y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Orad en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velad en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos

6 La armadura de Dios consiste en siete elementos: Cuatro los provee Dios, y tres los tiene que proveer usted, aunque es Dios quien lo incita para para que los ponga en practica, Él no lo puede hacer en su lugar, es usted el que tiene que ejecutarlos, oración, estudio y testificación.

7 La fe es necesaria para contrarrestar los ataque de Satanás

8 Estudio de la Palabra de Dios Como usted sabe: Todo profesional para ser experto en la carrera a la cual se dedica, tiene que estudiar libros especializados para ello. De la misma manera, los «testigos de Dios» tienen que estudiar el Libro que le habla de Dios, la Biblia. Jesús dijo: «Escudriñad las Escrituras; ….; y ellas son las que dan testimonio de mí» (Juan 5:39). Por tanto, usted tiene que sacar tiempo para investigar el Libro de Dios, si quiere ser un «testigo de éxito». De lo contrario su conocimiento de Dios será borroso.

9 Testificación El tercer paso mui importante que Dios le asignó a sus Testigos es la testificación. Sin ella, hoy no tendríamos el conocimiento de nuestro Dios. Cristo les ordenó a sus discípulos: «Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura» (Marcos 16:15; Mat.28:19,20; Hechos 1:8).. Es así como hoy este vendito mensaje de salvación la iglesia lo ha extendido casi por todo el planeta (Por favor lea Mat.24:20).

10 ¿Es urgente que usted y yo testifiquemos hoy? Rom.13:11. «Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos» Mientras tanto, Los eventos que anuncian el regreso de Cristo se ven por todas partes. De pronto si venimos a la iglesia.

11 Los creyentes de Roma no podían menos que comprender el tiempo crítico en que vivían. Por eso Pablo los exhorta a abandonar toda tibieza e indolencia, a terminar con toda complacencia propia y a vestirse del Señor Jesucristo.

12 La preparación necesaria para el gran día de Dios exige de los «testigos» una continua vigilancia, pues la parábola de las diez vírgenes: Dice cabecearon todas, las prudentes y las insensatas y se durmieron (Mat.25:5). Deben estar continuamente orando escudriñando la Biblia y compartiendo el mensaje con otros.

13 San Pablo hace énfasis en que en ese día sucederán tres cosas: 3 ). La liberación de la naturaleza de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios (Rom.13:21). 2 ). La redención de nuestro cuerpo (Rom.13:23) y 1 ). La manifestación de los hijos de Dios (Rom.8:19),

14 El hecho de que este tiempo (a partir del momento «cuando creímos») se ha prolongado más de lo esperado, no significa que la Palabra de Dios haya fallado. Nuestro bautismo y la s.v. de Cristo ¿Entonces porque Cristo no ha venido? «Hay una obra que debe ser hecha y hay condiciones que se deben cumplir antes de que pueda venir Cristo» (ver Ev ). Entre tanto es indispensable que cada testigo experimente un sentimiento continuo y vital de la brevedad del tiempo y de la inminencia del retorno de Cristo.

15 La segunda venida de Cristo es una motivación indispensable para completar la obra que debe concluirse (en los 25 países que falta por predicar en el poco tiempo que nos queda) y hacer frente a las condiciones que se presenten. Permanece siempre intacta la verdad de que a los testigos que duermen en una tibia complacencia propia el día del Señor los sorprenderá como ladrón en la noche, y no escaparán (1Tes.5:3).

16 ¿Con qué compara Cristo a sus testigos? Mateo 5:13; »Vosotros sois la sal de la tierra» verso 14, «vosotros sois la luz del mundo». Y pone a una ciudad como ejemplo de la luz para que alumbre a todos los que están en casa (verso15). Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos

17 Miremos lo que significan estos tres símbolos comparándolos con lo que deberían ser los testigos de Dios «Vosotros sois la sal de la tierra» El pronombre «vosotros» es enfático: Vosotros mismos sois la sal de la tierra. Es importante recordar que Jesús se estaba dirigiendo a sus discípulos, especialmente a los doce, en su nueva condición de fundadores del reino de su divina gracia.

18 En Palestina la sal se recogía en la costa del Mediterráneo o del mar Muerto y sus cercanías. ¿Que significa el mar? Según Apoc.17:15, las aguas del mar son «pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas». Que deben ser evangelizados. ¿De donde sacaban la sal?

19 Los testigos, a través de la predicación son extraídos a semejanza de la sal, del mar de las muchedumbres de gentes y por la forma en que se la recogía, quedaba bastante impura. Al humedecerse la sal, por ser muy soluble en el agua se desvanecía y sólo quedaban las impurezas que eran insípidas. Así como la sal se llevaba a un lugar para ser purificada, y luego ser expuesta al publico, de la misma manera, los creyentes son llevados a la iglesia, y a través de la predicación Cristo los purifica y son transformados en «testigos». Son extraídos Son purificados

20 La idea básica en la comparación de los ciudadanos del reino con la sal es que ella sirve para preservar (DMJ 33). Antes de que hubiera refrigeración u otros métodos modernos para conservar los alimentos, para ese fin se empleaban mucho la sal y las especias. En la antigua Palestina se usaba sal casi exclusivamente para ese propósito y para sazonar la comida. Job 6:6 Dice: ¿Se comerá lo desabrido sin sal?

21 Del mismo modo, el cristiano, al convertirse en instrumento para la salvación de otros por medio de la difusión del Evangelio, ejerce una influencia preservadora y purificadora en el mundo. Los discípulos habían de reconocer que la salvación de sus prójimos era su primera responsabilidad. No debían retirarse de la sociedad por causa de una persecución (Mat.5:10-12) ni por otras razones, sino habían de permanecer en estrecha relación con sus prójimos.

22 «Si la sal se desvaneciere», se vuelve insípida. Sería tan ilógico que el cristiano perdiese sus características esenciales y todavía fuera cristiano, como que la sal perdiera su sabor y todavía se la considerara como sal y se la empleara como tal. Si los cristianos lo son sólo de nombre, su ciudadanía nominal en el reino de los cielos se convierte en una farsa. No son cristianos si no reflejan el carácter de Cristo, no importa cuál sea su profesión.

23 El Señor pregunta: ¿Si la sal se desvaneciere, con qué será Salada? Es decir, ¿cómo se restaurarían sus características esenciales de sal que le dan utilidad? Cuando de la vida de un profeso testigo desaparecen el amor, el poder y la justicia de Cristo, no hay otra fuente de la cual pueda obtener lo que le falta (Lea Juan 14:6 y Hechos 4:12). Un testigo nominal no puede compartir con otros lo que él mismo no posee. «De lo que tengo te doy» Dijo Pedro (Hech.3:6). Lobo vestido de oveja

24 ¿Qué simbolizaba la sal? En el antiguo rito ceremonial, se añadía sal a todos los sacrificios (Lev.2:13); sin sal no eran aceptables. En este caso la sal simbolizaba la justicia de Cristo (DTG ), a fin de que nuestras vidas sean un sacrificio vivo, santo, agradable a Dios (Rom.12:1), deben ser preservadas y sazonadas con la perfecta justicia de Jesucristo.

25 El segundo elemento que Cristo utiliza como símbolo de sus testigos es la Luz. La luz siempre ha sido un símbolo de la presencia divina (Gen.1:3). "Dios es luz" dice (1Juan 1:5). Para los testigos en cuyo corazón se está llevando a cabo aprisa la obra de volver a crear la semejanza divina (en ellos), él viene otra vez hoy día ordenando que huyan las sombras de pecado, incertidumbre y desánimo al decir: "Sea la luz".

26 Miremos este proceso maravilloso: «Dios es Luz»; el Hijo de Dios al tomar la forma humana, refleja la luz de Dios a los hombres. Y dice: «El Padre en mí, y yo en vosotros» (Juan 14:10; 20), por tanto, si un testigo es fiel a su misión una vez que ha aceptado a Jesús como Luz del mundo, se convierte en reflector de esa Luz. Hacia el fin de su ministerio, Jesús se llamó a sí mismo laluz del mundo (Juan 8:12).

27 «Dios es luz» Jesús vino como Mensajero a mostrar a Dios Juan 14:9. Ahora Cristo les dice a sus testigos: «Vayan por todo el mundo y díganle a los hombres que no importa los pecados que hayan cometido, Dios los ama, que regresen a El».

28 ¿Como funcionaba la luz en los tiempos de Cristo? Candelero. En las casas humildes el candelero era por lo general un soporte de barro cocido; en otros casos, se ponía la lámpara sobre un estante en la pared o en el poste central de piedra o de madera, que servía para sostener el techo.

29 Todos los miembros de una familia pueden aprovechar la luz si se la coloca en su debido lugar, en el candelero. Del mismo modo, Dios deseaba que toda la familia humana se beneficiara con la luz de la verdad que Dios había confiado a los descendientes de Abrahán (Gen.12:3; Ver pp ). Comparar esto con la lámpara usada para hallar la moneda perdida dentro de la casa (Luc.15:8). «Alumbra a todos los que están casa». Los primeros beneficiados deben ser los que están en la casa (Lea Mar.5:19).

30 ¿Qué exige Dios de los que tienen esa luz? Isa.60:1-3. «Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento».

31 Cuando la verdadera Luz ilumina a los hombres, se los exhorta a levantarse y resplandecer. En (Jueces 5:31) dice: «Mas los que te aman, sean como el sol cuando sale en su fuerza». Y en la tierra nueva, dijo Jesús: «Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre» (Mateo 13:43).

32 El tercer símbolo que Cristo utiliza para referirse a lo que deben ser sus testigos es una ciudad. Jesús dice: «una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder» Las antiguas ciudades de Palestina solían estar ubicadas en cerros. Por tanto, una ciudad ubicada en un monte se vería desde una gran distancia. Desde el lugar donde Cristo y la multitud estaban sentados, se veían muchas aldeas y ciudades en los cerros vecinos (DMJ 36).

33 Así como una ciudad «asentada sobre un monte no se puede esconder» y una lámpara «no se enciende y pone debajo de una caja» de la misma manera usted y yo, no debemos esconder la Luz que penemos. No debemos avergonzarnos de hacer brillar esa Luz preciosa delante de los hombres, porque Cristo dice: «Si alguno se avergüenza de mí y de mis enseñanzas, entonces yo, el Hijo del hombre, me avergonzaré de esa persona cuando venga con todo mi poder, y con el poder de mi Padre y de los santos ángeles» Lucas 9:26

34 Después de mencionar la sal, la luz y la ciudad puestos como símbolos de sus testigos, Jesús dijo: «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos» (Mat.5:16). Como hemos visto, la luz de la verdad proviene del cielo (Juan 1:4), pero cuando ilumina nuestras vidas, se convierte en nuestra luz (Isaías 60:1-3). Los doce, tan recientemente designados, fueron los primeros portaluces cristianos. Y la eficacia con que los discípulos llegaron a reflejar la luz de la verdad y el amor de Dios se hizo evidente aun para sus más acerbos enemigos, quienes reconocían que habían estado con Jesús (Hechos 4:13).

35 «Vean vuestras buenas obras» Dijo Cristo. La lámpara se aprecia por la claridad y la intensidad de la luz que brinda. (Ahora), el aceite de la lámpara colocada sobre el candelero no es necesariamente visible para quienes están en la habitación, pero el hecho de que la lámpara da luz demuestra que hay aceite en la lámpara. ¿Qué representa el aceite? El aceite es un símbolo del Espíritu Santo 1 Samuel 16:13.

36 ¿Quién recibe la gloria gracia a la luz que esparcen los testigos? Satanás siempre ha procurado dar una falsa impresión del Padre. Cristo vino a disipar las tinieblas y a revelar al Padre. Cristo encomendó esta misma obra a sus discípulos. La luz brilla no tanto para que los hombres vean la luz, sino para que gracias a la luz puedan ver otras cosas. Nuestra luz debe brillar no para que los hombres sean atraídos a nosotros, sino para que sean atraídos a Cristo, quien es la luz de la vida, y a las cosas que son dignas de verse


Descargar ppt "LLAMADOS A TRABAJAR: MIS TESTIGOS N°.2. Dios no solamente nos «llama a trabajar» sino que nos capacita para trabajar Hechos 1:8. «Pero recibiréis poder,"

Presentaciones similares


Anuncios Google