La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La carne y el espíritu ¿ a quién debemos servir ?.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La carne y el espíritu ¿ a quién debemos servir ?."— Transcripción de la presentación:

1 La carne y el espíritu ¿ a quién debemos servir ?

2 Introducción: Como cristianos, disfrutamos de una libertad maravillosa en Cristo…. Hay libertad del pecado, Juan 8:31-34 Hay libertad de la ley de Moisés, Rom.7:6. Hay libertad de las tradiciones de los hombres, Gál.4:9. Verdaderamente es el deseo de Cristo que seamos libres, ver Gál.5:1. a) Pero no debemos permitir que la libertad nos lleve a ser licenciosos (sin restricción)

3 b) Si no somos cuidadosos, los deseos de la carne pueden conducirnos a la autodestrucción, Gál.5: Para prevenir esto, el apóstol Pablo nos manda andar en el espíritu, Gal Si lo hacemos así, no sucumbiremos a los deseos de la carne. Y sin importar los peligros de los deseos de la carne que pudieran rodearnos, éstos pueden ser disminuidos por consecuencia de andar en el espíritu.

4 Para animarnos a andar en el Espíritu y no llevar adelante el deseo de la carne, dedicaremos varias lecciones a examinar esta escritura: Gál.5: Iniciemos esto haciéndonos unas preguntas: ¿ Por que hacer un esfuerzo tan fuerte y necesario para andar en el espíritu ? ¿ Por qué no tan sólo sucumbir a los deseos de la carne ? Etc…

5 El espíritu y la carne son contrarios el uno del otro, Gál.5:17 Como dos oponentes, pelean por nuestra alma. …y éstos se oponen entre sí Están en oposición el uno contra el otro. Pablo esta diciendo que mientras la carne nos lleva en una dirección, ¡ el Espíritu de Dios debería llevarnos en la otra ! Veamos la siembra del 6:8.

6 El espíritu y la carne son contrarios el uno del otro Un cristiano debe servir a uno, o al otro. Si usted sigue los deseos de la carne, no puede hacer el deseo del Espíritu, Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne…. Para que no hagáis lo que quisiereis vº17. ¡Que gran dilema! Romanos 7:14-23

7 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

8

9 El espíritu y la carne son contrarios el uno del otro Pero con la ayuda del Espíritu; ¡ la carne puede se derrotada ! Rom 8: Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

10 El espíritu y la carne son contrarios el uno del otro Debemos escoger quien será nuestro amo: Los deseos de la carne, o el Espíritu de Dios, ¡ no podemos servir a los dos ! Conforme continuamos y crecemos, hay más razones para servir al Espíritu.

11 Si usted es guiado por el espíritu, no está bajo la ley. Gál.5:18 ¿qué significa estar bajo la ley? 1. A la ley de Moisés. 2. El propósito: revelar el pecado y condenar al pecador como culpable. 3. Estar bajo la ley, es estar bajo condenación. Porque no provee perdón, sino condenación.

12 Si usted es guiado por el espíritu, no esta bajo la ley, Gál.5:18 Aquellos que caminan en el espíritu no están bajo la condenación de la ley… 1. La obediencia al evangelio nos libra de condenación, Rom.8:1,2. 2. Hecho posible por medio del sacrificio de Cristo, Rom.8:3,4. 3. Caminar conforme al Espíritu es hacer que no haya cosas que nos condenen, Gál.5:22,23.

13 Cumpla los deseos de la carne, y no heredará el reino de Dios, Gál.5:19-21 Referente al reino celestial: 1. Mateo.25:34. Cristo 2. 2 Timoteo.4:18. Pablo viéndola en futuro Notemos el énfasis de Pablo en Gál.5:21 acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes… no heredaran el reino de Dios. 1. ¡ Él desea estar seguro de que no lo perdamos !

14 Cumpla los deseos de la carne, y no heredará el reino de Dios, Gál.5:19-21 El fin de aquellos que cumplen los deseos de la carne: 1. No tienen herencia en el reino de los cielos, Gál.5:21; Efs.5:5. 2. Ciertamente, la ira de Dios vendrá sobre ellos, Efs.5: Con estas dos razones Pablo nos dice que aseguremos escoger bien.

15 Aquellos que son de Cristo han crucificado la carne, Gál.5:24 En el bautismo morimos al pecado, al haber sido crucificados con Cristo: 1. Romanos.6:1-6. El viejo hombre muere y ya no somos más esclavos del pecado. 2. Romanos.6:7-10. justificados (libres) del pecado y vivir una nueva vida en ÉL.

16 Aquellos que son de Cristo han crucificado la carne, Gál.5:24 Como cristianos vivimos continuamente crucificándonos a nosotros mismos. 1. Dando muerte a lo terrenal, Cols.3: Debemos estar involucrados en el proceso de despojarnos del viejo hombre,Cols.3: Si no estamos haciendo esto no hay esperanza, Rom.8:13.

17 Si vivimos en en el Espíritu, andemos también en el Espíritu, Gál.5:25 ¡Debemos nuestra vida espiritual al Espíritu Santo! 1. Fue el Espíritu Santo quien dio a conocer el evangelio a la humanidad, Jn.16: Cuando alguien responde al evangelio ese es renovado por el Espíritu Santo, Tito.3:5.

18 Puesto que vivimos en el Espíritu, ¿no debemos andar en el Espíritu? La vida guiada por el Espíritu, Rom.8:1,2; Gál.5:25. Es por el Espíritu Santo que Dios hace posible nuestra nueva vida.

19 Conclusión Tenemos cinco razones para decidir a quien servir: el espíritu y la carne son contrarios el uno al otro. Si usted es guiado por el Espíritu, usted no esta bajo la ley. Satisfaga los deseos de la carne, y no heredara el reino de Dios. Aquellos que son de Cristo han crucificado la carne. Puesto que vivimos en el Espíritu, debemos andar también en el Espíritu.

20 Conclusión Segamos lo que sembramos, Gal.6:7,8. No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.


Descargar ppt "La carne y el espíritu ¿ a quién debemos servir ?."

Presentaciones similares


Anuncios Google