La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1 Rimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer Nazaret Almeida.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1 Rimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer Nazaret Almeida."— Transcripción de la presentación:

1 1 Rimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer Nazaret Almeida

2 2 Índice del curso 1.El Romanticismo (1): contexto histórico y social (diap. 4) 1.1. Liberalismo político, inspirado en la Revolución Francesa (diap. 5) 1.2. Intuición versus razón (diap. 6 y 7) 1.3. Crecimiento de las ciudades (diap. 8) 1.4. Desarrollo científico (diap. 9) 2.El Romanticismo (2) (diap. 10) 2.1. Origen del término (diap. 11 y 12) 2.2. Características de la literatura romántica (diap. 13 y 14) 2.3. Temática de la literatura romántica (diap. 15 a 17) 2.4. Tendencias del romanticismo (diap. 18 a 21) 2.5. Romanticismo tardío (posromanticismo) (diap. 22) 2.6. Romanticismo intimista (diap. 23) 2.7. El influjo de Heine en Bécquer (diap. 24 a 26) Nazaret Almeida

3 3 Índice del curso 3.Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (diap. 27 a 32) 3.1. Cronología de su obra (diap. 33 y 34) 4.Ideal poético (diap. 35 a 37) 5.Rimas (diap. 38) 5.1. Rimas sobre la creación poética (diap. 39 a 41) 5.2. De la plenitud del amor al desengaño (diap. 42 y 43) 5.3. La angustia existencial y la muerte (diap. 44 a 46) 6.Características formales de la poesía becqueriana (diap. 47) 7.Ecos becquerianos en la poesía contemporánea (diap. 48 a 50) 8.Bécquer precursor del simbolismo (diap. 51 y 52) 9.Leyendas (diap. 53) 9.1. Temática de las leyendas (diap. 54) Nazaret Almeida

4 4 1. El Romanticismo (1): contexto histórico y social Movimiento cultural y político europeo originado en Alemania e Inglaterra a finales del siglo XVIII y que se extendió durante el siglo XIX por Francia, Italia y España. Representa una reacción revolucionaria contra el racionalismo de la Ilustración y el Clasicismo. Nazaret Almeida

5 5 1.El Romanticismo (1) 1.1. Liberalismo político, inspirado en la Revolución Francesa Las ideas del progreso y libertad propias del siglo anterior se radicalizan. Esto lleva a diversas revoluciones que se darán en Europa durante el siglo XIX : Las revoluciones burguesas. Nazaret Almeida E. Delacroix, La Libertad guiando al pueblo, 1830, óleo sobre lienzo, 260 x 325 cm. Museo del Louvre, París.

6 6 1. El Romanticismo (1) 1.2. Intuición versus razón El Romanticismo surge como reacción desengañada de los ideales racionalistas e ilustrados. Se impone la defensa de la libertad y el individualismo y se da gran importancia a la imaginación y a los sentimientos. Frente a la realidad ordenada y amable de la Ilustración, el artista romántico es un ser incomprendido e idealista, cuya alma intuye fuerzas irracionales del espíritu. Nazaret Almeida

7 7 1. El Romanticismo (1) 1.2. Intuición versus razón La gallina ciega (1788 – 1789) Lienzo. 2,69 x 3,50. Museo del Prado, Madrid. El aquelarre (1820 – 1823) Pintura mural pasada a lienzo. 1,40 x 4,38. Museo del Prado, Madrid. Nazaret Almeida

8 8 1. El Romanticismo (1) 1.3. Crecimiento de las ciudades Las nuevas formas de producción suponen la concentración de vida en las ciudades. La dureza de sus condiciones de vida y de trabajo propiciará su politización y la aparición del movimiento obrero. Nazaret Almeida

9 9 1. El Romanticismo 1.4. Desarrollo científico Una de las corrientes más influyentes en el siglo XIX es el positivismo, que propugna el estudio de aquello que se puede observar y medir. Nacen la sociología y la psicología y se desarrollan corrientes científicas como el evolucionismo de Darwin o el estudio de las leyes de la herencia de Mendel. Nazaret Almeida Charles Darwin Gregor Mendel

10 10 2. El Romanticismo (2) El Romanticismo es un movimiento revolucionario en todos los ámbitos vitales que, en las artes, rompe con los esquemas establecidos en el Neoclasicismo, defendiendo la fantasía, la imaginación y las fuerzas irracionales del espíritu. Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Inglaterra a Alemania. Después a Francia, Italia, Argentina, España y México. Nazaret Almeida

11 11 2. El Romanticismo (2) 2.1. Origen del término (1) El origen del término "romanticismo" dista mucho de ser claro, además, la evolución del movimiento cambia según el país. En el siglo XVII aparece ya en Inglaterra con el significado de "irreal". Samuel Pepys ( ) lo emplea en el sentido de "emocionante" y "amoroso". Romantic aparece como adjetivo genérico para expresar lo "pasional" y "emotivo". En Alemania, sin embargo, fue empleado por Johann Gottfried Herder como sinónimo de "medieval". Nazaret Almeida

12 12 2. El Romanticismo (2) 2.1. Origen del término (2) El término romanhaft (novelesco) fue reemplazado por romantisch, con connotaciones más emotivas y pasionales. En España hay que esperar hasta 1805 para dar con la expresión romancista, que mezcla los conceptos de novelesco y medieval con lo emotivo. Durante los años 1814 y 1818, tras sucesivas polémicas, se usan, aún con indecisión, los términos de romanesco, romancesco, románico y romántico. Nazaret Almeida

13 13 2. El Romanticismo (2) 2.2. Características de la literatura romántica (1) El arte deja de regirse por la doctrina del Clasicismo. Frente al escrupuloso rigor y orden con que, en el siglo XVIII, se observaron las reglas, los escritores románticos combinan los géneros y versos de distintas medidas, a veces mezclando el verso y la prosa; en el teatro se desprecia la regla de las tres unidades (lugar, espacio y tiempo) y alternan lo cómico con lo dramático. Por medio del arte se intenta expresar el mundo interior del artista, aunque para ello haya que recurrir a mundos oscuros, penumbras o sueños. Nazaret Almeida

14 14 2. El Romanticismo (2) 2.2. Características de la literatura romántica (2) Cobra importancia el tema de la magnitud. Se siente el mundo como algo inabarcable a lo que el hombre es incapaz de llegar. Esto genera un sentimiento de inferioridad y una angustia ante las fuerzas incontrolables de la Naturaleza. Emerge un deseo de que aparezca lo nuevo, insólito, oculto, en una palabra, lo sublime, lo que está más allá del límite. Esta ansiedad provoca mucho más placer estético que la belleza. Nazaret Almeida

15 15 2. El Romanticismo (2) 2.3. Temática de la literatura romántica (1) El Yo, la propia intimidad. El amor pasional, con entregas súbitas, totales, y rápidos abandonos. La exaltación y el hastío. Inspiración en temas históricos y legendarios. En el Romanticismo se alza el orgullo de las lenguas locales y las raíces profundas de los pueblos. Hay un vivencia profunda de la religión, aunque frecuentemente sea a través de la rebeldía con la consiguiente compasión e incluso exaltación del diablo. Amor a la Edad Media y sus valores: ruralización y feudalismo y por lo general, todo aquello que rechazaba el racionalismo ilustrado. Nazaret Almeida

16 16 2. El Romanticismo (2) 2.3. Temática de la literatura romántica (2) El idealismo extremo y exagerado de los románticos choca con la realidad miserable y materialista, por lo que se ve la muerte (o el suicidio) como una liberación. Los románticos aman la naturaleza frente a la civilización como símbolo de todo lo verdadero y genuino. Suelen ambientar sus composiciones en lugares misteriosos, como cementerios, tormentas, el mar embravecido, etc. Se impone el gusto por lo exótico. Se valora lo distinto, de ahí que la mirada se fije profundamente en mundos orientales o en la antigüedad clásica. Nazaret Almeida

17 17 2. El Romanticismo (2) 2.3. Temática de la literatura romántica (3) La reivindicación social. Revalorización de los tipos marginales como el mendigo, el pirata… La sátira, frecuentemente ligada a sucesos políticos o literarios. El periodismo costumbrista de Larra se centra en esta temática. Nazaret Almeida

18 18 2. El Romanticismo (2) 2.4. Tendencias del Romanticismo (1) ROMANTICISMO TRADICIONAL En España, el Romanticismo es considerado complejo y confuso, con grandes contradicciones que comprenden desde la rebeldía y las ideas revolucionarias hasta el retorno a la tradición católico-monárquica. Respecto a la libertad en la política, algunos la entendieron como una mera restauración de los valores ideológicos, patrióticos y religiosos que habían deseado suprimir los racionalistas del siglo XVIII. Exaltan, pues, el Cristianismo, el Trono y la Patria, como máximos valores. Nazaret Almeida

19 19 2. El Romanticismo (2) 2.4. Tendencias del Romanticismo (2) En esta vertiente de Romanticismo tradicional se incluyen Walter Scott, en Inglaterra, Chateaubriand, en Francia y el Duque de Rivas y José Zorrilla en España. Se basa en la ideología de la Restauración, que se origina tras la caída de Napoleón Bonaparte, y defiende los valores tradicionales representados por la Iglesia y el Estado. Nazaret Almeida Duque de RivasJosé ZorrillaChateaubriandWalter Scott

20 20 2. El Romanticismo (2) 2.4. Tendencias del Romanticismo (3) ROMANTICISMO REVOLUCIONARIO Otros románticos, como ciudadanos libres, combaten todo orden establecido, en religión, arte y política. Reclaman los derechos del individuo frente a la sociedad y a las leyes. Representan el Romanticismo revolucionario o Romanticismo liberal y sus representantes más destacados son Lord Byron, en Inglaterra, Victor Hugo, en Francia y José de Espronceda y Larra, en España. Se apoya en tres pilares: la búsqueda y la justificación del conocimiento irracional que la razón negaba, la dialéctica hegeliana y el historicismo. Conciben al poeta como un genio visionario que choca contra la incomprensión de la sociedad. Nazaret Almeida

21 21 2. El Romanticismo (2) 2.4. Tendencias del Romanticismo (4) ROMANTICISMO REVOLUCIONARIO José de EsproncedaLord ByronMariano José de Larra

22 22 2. El Romanticismo (2) 2.5. Romanticismo tardío (posromanticismo) Durante la segunda mitad del siglo XIX, los anteriores gustos por lo histórico y legendario o lo político-social, pasan a un segundo plano, y la poesía pasa a ser más sentimental e intimista. Ello viene condicionado por las influencias de la poesía alemana de Heinrich Heine y el nuevo interés que suscita la poesía popular española. Nazaret Almeida

23 23 2. El Romanticismo (2) 2.6. Romanticismo intimista Esta nueva forma de escribir, caracterizada por una aparente sencillez y espontaneidad, culmina en las figuras de Gustavo Adolfo Bécquer y Rosalía de Castro. Nazaret Almeida G.A. BécquerRosalía de Castro

24 24 2. El Romanticismo (2) 2.7. El influjo de Heine en Bécquer (1) Dámaso Alonso en su artículo Originalidad de Bécquer publicado en Poetas españoles contemporáneos sostiene que el uso del paralelismo en Bécquer es tan frecuente por la influencia que éste recibe de Heine. La estructura paralelística, presente en ambos autores, contribuye a explicar una vivencia no de forma directa sino sugiriéndola a través de una reiterada exposición de ejemplos. Cada estrofa es una pieza que, unida a las siguientes, nos ofrece la totalidad de una experiencia. Nazaret Almeida

25 25 Leamos el Intermezzo lírico de Heine: ¿Que están envenenadas mis canciones? ¿Y no han de estarlo, di? Tú de veneno henchiste, de veneno, mi vida juvenil. ¿Que están emponzoñadas mis canciones? ¿Y no han de estarlo, di? Dentro del corazón llevo serpientes, y a más te llevo a ti H. Heine 2. El Romanticismo (2) 2.7. El influjo de Heine en Bécquer (2) Nazaret Almeida

26 26 2. El Romanticismo (2) 2.7. El influjo de Heine en Bécquer (3) Observemos ahora la rima XIII de Bécquer: Tu pupila es azul, y cuando ríes su claridad suave me recuerda el trémulo fulgor de la mañana. que en el mar se refleja. Tu pupila es azul, y cuando lloras las transparentes lágrimas en ella se me figuran gotas de rocío sobre una violeta. Tu pupila es azul, y si en su fondo como un punto de luz radia una idea, me parece en el cielo de la tarde una perdida estrella. Nazaret Almeida

27 27 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (1) Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nace en Sevilla en El poeta adopta el segundo apellido paterno, Bécquer, que era de origen flamenco. Su padre, estimable pintor sevillano, goza de una buena posición económica, pero al morir en 1846, deja a su familia en una situación precaria. Bécquer ingresa en un internado para huérfanos de familias nobles sin recursos. Al año siguiente muere también su madre y el internado de San Telmo es clausurado. Nazaret Almeida

28 28 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (2) Es acogido por su madrina, en cuya biblioteca puede leer a los autores que marcarán su futuro: Lord Byron, Espronceda, Victor Hugo, Balzac, Chateaubriand y Heine. Se va a Madrid para dedicarse por entero a la escritura. Durante este tiempo pasa muchas estrecheces económicas y para ganarse la vida traduce libros, redacta artículos periodísticos y adapta libretos para óperas y zarzuelas. En el año 1857 termina la primera entrega de su Historia de los templos de España, obra en la que participaban diversos autores y que se proponía describir los edificios religiosos del país, pero las entregas se suspendieron al quebrar la editorial que financiaba el proyecto. Nazaret Almeida

29 29 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (3) En 1858 contrae una grave enfermedad, la tuberculosis, que le acecharía ya de por vida. En su convalecencia sus amigos intentaban distraerlo acompañándole a dar grandes paseos y es así cómo conoció a Julia Espín. No se sabe a ciencia cierta cuál fue la relación entre esta dama y el poeta, pero sí que ella fue una de las musas de sus poemas. Nazaret Almeida Julia Espín

30 30 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (4) En ese mismo año Bécquer entrega al periódico El contemporáneo las Cartas literarias a una mujer, cuatro en total, en las que definiría el proceso de su creación poética. En 1861 Bécquer se casa con Casta Esteban, con la que tiene dos hijos. En 1864 consigue un puesto gubernamental como censor de novelas, cargo que ocuparía entre 1864 y 1865 y luego entre 1866 y 1868 lo que aliviaría un poco su situación financiera. En ese mismo año comienza a escribir las Cartas desde mi celda, durante una estancia de reposo en el monasterio de Veruela, donde el poeta se refugia para reponerse después de otro ataque de tuberculosis. Nazaret Almeida

31 31 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (5) También en El contemporáneo se publicaron sus Leyendas en las que Bécquer une la tradición folclórica y legendaria española a su ideal poético. En 1868 su matrimonio fracasa cuando el poeta se entera de la infidelidad de su esposa. Se va a vivir a Toledo con sus dos hijos y su hermano Valeriano. Su frágil salud se agrava, en parte porque tiene que subsistir a duras penas con la publicación de artículos de prensa y en parte por la muerte –dolorosísima para el poeta– de su hermano Valeriano. Nazaret Almeida

32 32 3. Vida y obra de Gustavo Adolfo Bécquer (6) En 1871, a la edad de treinta y cuatro años, fallece. Después de su muerte, una colección de todas las Rimas fue publicada por algunos de sus amigos más cercanos. G.A. Bécquer (Sevilla 1836-Madrid 1871) representa al autor romántico por excelencia. A pesar de su capacidad creativa y su sensibilidad, su arte no fue reconocido en vida, fue muy desdichado en su vida amorosa, pasó penurias económicas y su muerte fue prematura. Nazaret Almeida

33 33 3. Vida y obra de G.A. Bécquer 3.1. Cronología de su obra 1857 Historia de los templos de España Cartas literarias a una mujer publicadas en El contemporáneo Cartas desde mi celda El libro de los gorriones (la primera compilación de sus Rimas) Se perdió el manuscrito durante la Revolución Gloriosa de 1868 y Bécquer escribió los poemas de nuevo. Las Rimas que produjo las llamó el poeta poesías que recuerdo del libro perdido). Nazaret Almeida

34 34 3. Vida y obra de G.A. Bécquer 3.1. Cronología de su obra 1868 Leyendas, publicadas por entregas en El contemporáneo y otros periódicos de la época Rimas (obra póstuma; la edición de 1871 tiene 76 rimas; la edición considerada definitiva contiene diez más). Nazaret Almeida

35 35 Bécquer busca una poesía esencial que nazca de la inspiración y que sea captada por el alma más que por la inteligencia. Pero el rebelde y mezquino idioma es insuficiente para transmitir la esencia de su poesía: Espíritu sin nombre, Indefinible esencia, yo vivo con la vida sin formas de la idea (Versos de la rima V) 4. Ideal poético (1) Nazaret Almeida

36 36 La misión del poeta, ser elegido que capta los misterios del arte, es aunar la inspiración y la razón para conseguir la expresión de lo inefable: Con ambas siempre en lucha y de ambas vencedor, tan sólo al genio es dado a un yugo atar las dos. Rima III 4. Ideal poético (2) Nazaret Almeida

37 37 La expresión de lo inefable es un reto constante en Bécquer. Jorge Guillén en su artículo Lenguaje insuficiente. Bécquer o lo inefable soñado expone de forma magnífica esta lucha: Bécquer necesita [...] escaparse de la niebla, ser huésped de la luz, huir de los fantasmas o, mejor, llegar a palpar, a coger con la mano, a concretar esos fantasmas de su niebla. Pero ¿cómo? A Bécquer no ha dejado nunca de atormentarle ese drama, variante dolorosa de la capital contradicción: el espíritu y la materia. Con el espíritu van los sentimientos, los sueños, las intuiciones. Sobre la materia se edifican la máquina racional, el aparato del lenguaje lógico, el artilugio del arte [...] Sólo habrá poesía cuando el espíritu sea forma, plenitud de palabras. 4. Ideal poético (3) Nazaret Almeida

38 38 5. Rimas Obra póstuma, incluida en la obra completa que los amigos de Bécquer publicaron en 1871 una vez muerto el poeta. Contiene la Introducción sinfónica y 76 rimas, ordenadas según esta clasificación temática: La poesía y el proceso de creación poética (de la rima I a la XI) La plenitud del amor (de la rima XII a la XXIX) El desengaño y el dolor (de la rima XXX a la LI) La angustia existencial y la muerte (de la rima LII a la LXXVI) Nazaret Almeida

39 39 5. Rimas 5.1. Rimas sobre la creación poética (1) Nazaret Almeida En la Rima I, Bécquer expone, como ya había hecho en la Introducción sinfónica, la dificultad insalvable que tiene el poeta al querer convertir en palabras lo que es fruto del presentimiento y la intuición: El Temerario remolcado a dique seco (1839), J.M. William Turner Yo quisiera escribirle, del hombre domando el rebelde, mezquino idioma, con palabras que fuesen a tiempo suspiros y risas, colores y notas.

40 40 5. Rimas 5.1. Rimas sobre la creación poética (2) Precisamente cuando Luis Cernuda comenta los versos de la rima I palabras que fuesen a un tiempo / suspiros y risas, colores y notas en su artículo Gustavo Adolfo Bécquer, dice: Lo inefable sólo puede trasladarse al idioma por medio de lo más inefable con que cuenta el hombre como medio de expresión: el suspiro y la sonrisa. Y a esa expresión tan vaga, acaso para que no se desvanezca, debe unirse lo plástico (el color) y la melodía (las notas); la pintura y la música resultan así aliadas del poeta. Mas sabiendo éste lo imposible de su intento, añade que apenas si en el silencio y la soledad amorosa, estando el poeta junto a su amada, en contacto material uno con otro (teniendo en mis manos las tuyas), pudiera, oyéndolo él dentro de sí, al dictado de la inspiración, susurrarle al oído el son misterioso de la poesía. Nazaret Almeida

41 41 5. Rimas 5.1. Rimas sobre la creación poética (3) Por eso para Bécquer la poesía es un sueño, un imposible (Rima XI) que el poeta que es alguien que lleva algo divino aquí dentro (Rima VIII) podría alcanzar conciliando la inspiración y la razón. Nazaret Almeida

42 42 5. Rimas 5.2. De la plenitud del amor al desengaño (1) Las rimas pueden leerse como una historia completa de amor desde el gozo pletórico del enamoramiento y la plenitud hasta el dolor y el desengaño. Bécquer identifica a la mujer con la poesía, Poesía… eres tú (Rima XXI), y al ser la creación poética un infatigable proceso de perfección, el poeta enamorado idealiza a su dama, a quien equipara con Dios: Hoy la he visto… la he visto y me ha mirado… ¡hoy creo en Dios! (Rima XVII) Julia Espín Nazaret Almeida

43 43 Pero la ruptura, fruto tanto de la incompatibilidad de caracteres –Tú eras el huracán yo la alta / torre que desafía su poder (Rima XLI)– como de la infidelidad – Cuando me lo contaron, sentí el frío / de una hoja de acero en las entrañas (Rima XLII), produce en el poeta un desengaño profundo y la decisión dolorosa de olvidar a la amada, tarea que implica una lucha titánica entre la voluntad y la emoción: Como se arranca el hierro de una herida su amor de las entrañas me arranqué, ¡aunque sentí al hacerlo que la vida me arrancaba con él! (Rima XLVIII) 5. Rimas 5.2. De la plenitud del amor al desengaño (2) Nazaret Almeida

44 44 5. Rimas 5.3. La angustia existencial y la muerte (1) El avance de la enfermedad y los fracasos amorosos del poeta dejan en las Rimas un sombrío sentimiento de melancolía que lleva al poeta a desear la muerte, como la única manera de liberarse del dolor: ¡Cuando podré dormir con ese sueño en que acaba el soñar! (Rima XLVIII) Olas gigantes que os rompéis bramando en las playas desiertas y remotas, envuelto entre la sábana de espumas, ¡llevadme con vosotras! (Rima LII) El caminante sobre el mar de nubes (1818), C.D. Friedrich Nazaret Almeida

45 45 5. Rimas 5.3. La angustia existencial y la muerte (2) Nazaret Almeida Pero la muerte, tantas veces deseada, se convierte en desdicha cuando el poeta la siente cerca: Así van deslizándose los días unos de otros en pos, hoy lo mismo que ayer… y todos ellos sin gozo ni dolor. ¡Ay, a veces me acuerdo suspirando del antiguo sufrir ! ¡Amargo es el dolor, pero si quiera padecer es vivir! (Rima LVI)

46 46 5. Rimas 5.3. La angustia existencial y la muerte (3) Nazaret Almeida A pesar de su temor a no ser recordado –de que pasé por el mundo / quién se acordará? (Rima LXI)– y la aceptación resignada de la muerte en el más absoluto olvido –donde habite el olvido, / allí estará mi tumba (Rima LXVI)–, Bécquer se plantea la pervivencia del alma que trasciende la materia y vuela a la esfera de la belleza, la intuición y la poesía: ¿Será verdad que huésped de las nieblas, de la brisa nocturna al tenue soplo, alado sube a la región vacía a encontrarse con otros? (Rima LXXV)

47 47 6. Características formales de la poesía becqueriana Sencillez y esencialidad conseguida a través de: Uso de estrofas populares, la copla y el romance. Rima asonante y combinación de versos de arte mayor y menor. Uso del paralelismo. Presencia de la naturaleza: el mar, las olas, el viento, las golondrinas, las nubes… Nazaret Almeida

48 48 7. Ecos becquerianos en la poesía contemporánea (1) Observemos la similitud entre este poema de Juan Ramón Jiménez, incluido en Arias tristes, y la rima LXI de Bécquer: No sé si habrá quien solloce cerca de mi negra caja, o quien me de un largo beso entre caricias y lágrimas. (Arias tristes) Cuando mis pálidos restos Oprima la tierra ya, Sobre la olvidada fosa, ¿quién vendrá a llorar? (Rima LXI) Nazaret Almeida

49 49 7. Ecos becquerianos en la poesía contemporánea (2) Nazaret Almeida También reconocemos en estos versos de Antonio Machadoaquellas palabras que fuesen a un tiempo / suspiros y risas, colores y notas (Rima I): yo escucho los cantos de viejas cadencias que los niños cantan cuando en coro juegan y vierten en coro sus almas que sueñan cual vierten sus aguas las fuentes de piedra. Con monotonías Antonio Machado de risas eternas […] (Poema VIII de Soledades, galerías y otros poemas)

50 50 7. Ecos becquerianos en la poesía contemporánea (3) Nazaret Almeida Cuando Luis Cernuda busca en 1932 un título para un libro de poemas de amor desengañado, escoge un verso de Bécquer, Donde habite el olvido. Observemos las resonancias becquerianas en el primer poema de este libro: Donde habite el olvido, en los vastos jardines sin aurora; donde yo sólo sea memoria de una piedra sepultada entre ortigas sobre la cual el viento escapa a sus insomnios. (Luis Cernuda) En donde una piedra solitaria sin inscripción alguna, donde habite el olvido, allí estará mi tumba (G.A. Bécquer)

51 51 8. Bécquer precursor del simbolismo (1) Luis Cernuda ha comparado la importancia de Bécquer con la de Garcilaso de la Vega. Si Garcilaso representa un precursor excepcional de la poesía barroca, Bécquer es un eslabón imprescindible entre el Romanticismo y la poesía simbolista posterior. Si recordamos la rima V el poeta intenta definir la esencia de la poesía mediante unas imágenes que no se basan en el parecido, sino en las sensaciones íntimas que esos elementos naturales provocan: Nazaret Almeida Luis Cernuda

52 52 8. Bécquer precursor del simbolismo (2) En esta rima la poesía que vislumbra Bécquer no se identifica con la estrella, la luna, la nube y el astro sino con las sensaciones de luminosidad, ingravidez y belleza que de estos elementos naturales se desprende. No hay identificación con el objeto mismo sino con la estela sensorial que estos dejan en el alma del autor. Nazaret Almeida Yo soy el fleco de oro de la lejana estrella, yo soy de la alta luna la luz tibia y serena. Yo soy la ardiente nube, Que en el ocaso ondea, Yo soy del astro errante, la luminosa estrella. (Versos de la rima V)

53 53 9. Leyendas Relatos escritos en prosa poética donde el autor mezcla lo fantástico y lo real y recrea motivos del folclore español o europeo con la mirada de un hombre del siglo XIX. Diversa temática: Transgresión de un tabú a causa de la influencia de una mujer caprichosa y cruel –El Monte de las ánimas– o de una aparición bellísima –Los ojos verdes. Nazaret Almeida

54 54 9. Leyendas 9.1. Temática de las leyendas La imposibilidad de alcanzar la esencia de la poesía, representada por la aparición fantasmagórica de la mujer ideal (El rayo de luna). El proceso creativo. Se aborda la diferencia entre el verdadero artista creador y el mediocre intérprete (Maese Pérez el organista) o la lucha del músico que quiere conseguir la perfección de su arte y fracasa en su intento (El Miserere). Nazaret Almeida

55 55 FIN DE LA PRESENTACIÓN 9 DE JULIO DE 2008 – Escola destiu 2008 del Col·legi de llicenciats i doctors en Filosofia i Lletres Nazaret Almeida


Descargar ppt "1 Rimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer Nazaret Almeida."

Presentaciones similares


Anuncios Google