La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lección 3 para el 18 de enero de 2014. Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite esto para que Dios sepa.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lección 3 para el 18 de enero de 2014. Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite esto para que Dios sepa."— Transcripción de la presentación:

1 Lección 3 para el 18 de enero de 2014

2 Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite esto para que Dios sepa lo que somos, sino a fin de capacitarnos para recibirle. La oración no baja a Dios hacia nosotros, antes bien nos eleva a Él E.G.W. (El camino a Cristo, pg. 93) La oración. Jesús, nuestro ejemplo de oración. La oración intercesora. La oración de Daniel. La oración de Jesús. El discipulado y la oración.

3 La oración vincula, en forma milagrosa, a las almas finitas con su Creador infinito. El creyente sincero confía en la capacidad de Dios de cumplir sus promesas. Nunca alguien ha planteado un pedido que intimide a Dios. No obstante, debemos ser conscientes de que: La oración vincula, en forma milagrosa, a las almas finitas con su Creador infinito. El creyente sincero confía en la capacidad de Dios de cumplir sus promesas. Nunca alguien ha planteado un pedido que intimide a Dios. No obstante, debemos ser conscientes de que: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá (Mateo 7:7, 9, 11) Dios está más dispuesto a darnos lo que pidamos que nuestros propios padres (Mt. 7:7-11) No debemos usar vanas repeticiones ni palabrería (Mt. 6:7) No sabemos pedir como conviene (Rom. 8:26) Siempre debemos supeditar nuestros pedidos a la voluntad divina: Hágase tu voluntad (Mt. 6:10) Nuestras peticiones de perdón serán escuchadas solo si estamos dispuestos a perdonar a los demás (Mt. 6:12-15) Es bueno unirnos para orar juntos (Mt. 18:19)

4 Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba (Marcos 1:35) Jesús acostumbraba a orar cada día, buscando lugares tranquilos donde pasar tiempo hablando a solas con Dios (Lc. 5:16). Además de sus oraciones habituales, en momentos especiales Jesús pasaba toda la noche orando (Lc. 6:12) Jesús, nuestro ejemplo, necesitaba mucho tiempo de oración para estar en comunión con su Padre. ¿Cuánto tiempo paso yo hablando con mi Padre en oración?

5 Para el obrero consagrado es una maravillosa fuente de consuelo el saber que aun Cristo durante su vida terrenal buscaba a su Padre diariamente en procura de nuevas provisiones de gracia necesaria; y de esta comunión con Dios salía para fortalecer y bendecir a otros. ¡Contemplad al Hijo de Dios postrado en oración ante su Padre! Aunque es el Hijo de Dios, fortalece su fe por la oración, y por la comunión con el cielo acumula en sí poder para resistir el mal y para ministrar las necesidades de los hombres. Como Hermano Mayor de nuestra especie, conoce las necesidades de aquellos que, rodeados de flaquezas y viviendo en un mundo de pecado y de tentación, desean todavía servir a Dios. Sabe que los mensajeros a quienes considera dignos de enviar son hombres débiles y expuestos a errar; pero a todos aquellos que se entregan enteramente a su servicio les promete ayuda divina. Su propio ejemplo es una garantía de que la súplica ferviente y perseverante a Dios con fela fe que induce a depender enteramente de Dios y a consagrarse sin reservas a su obrapodrá proporcionar a los hombres la ayuda del Espíritu Santo en la batalla contra el pecado E.G.W. (Los hechos de los apóstoles, p. 45)

6

7 hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas… Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro. Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor (Daniel 9:5, 16-17) A sus casi 90 años de edad, Daniel no obtenía ningún beneficio personal con el retorno de su pueblo a Jerusalén. No obstante se identificó con los pecados de su pueblo e intercedió intensamente por sus hermanos. La oración intercesora nos ayuda a olvidarnos de nosotros mismos, a identificarnos con aquellos por los que oramos, y a sentir un deseo cada vez mayor por la salvación de sus almas.

8 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos (Lucas 22:32) Hacer discípulos hoy requiere más que distribuir publicaciones y argumentar con precisión las enseñanzas bíblicas. Orar con simpatía consciente por la angustia de otra persona, y con un deseo apasionado de aliviar esa angustia, sigue siendo todavía la norma de la oración intercesora en el discipulado efectivo. No es suficiente predicar a las almas; debemos orar con ellas y por ellas, acercándonos a ellas, no con frialdad, sino con la simpatía y el amor que Cristo mostraba por ellas E.G.W. (Review and Herald, 24 de marzo de 1903) No es suficiente predicar a las almas; debemos orar con ellas y por ellas, acercándonos a ellas, no con frialdad, sino con la simpatía y el amor que Cristo mostraba por ellas E.G.W. (Review and Herald, 24 de marzo de 1903) Jesús oró personalmente por cada uno de sus discípulos, intercediendo por ellos ante el Padre. En el capítulo 17 de Juan, se registra la oración más larga de Jesús. En ella intercede, no solo por sus discípulos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos (v. 20)

9 Imitando el ejemplo de Jesús, los primeros discípulos oraban frecuentemente y por muy diversos motivos. Por la venida del Consolador (Hch. 1:14) Por liberación en las dificultades (Hch. 12:6-12) Por los gobernantes y todos los que están en eminencia (1Tim. 2:1-2) Por la salvación de todos los hombres (1Tim. 2:3-4) Por la aflicción y la enfermedad (Stg. 5:13-15) Por la edificación y conservación de la fe y el amor (Jud )

10 Cristo insta a su pueblo a orar sin cesar. Esto no significa que siempre hemos de estar sobre las rodillas, pero esa oración ha de ser como el aliento vital. Nuestros pedidos silenciosos, dondequiera estemos, han de ascender a Dios, y Jesús nuestro Abogado, implorará en nuestro favor, llevando con el incienso de su justicia nuestras súplicas al Padre E.G.W. (Recibiréis poder, 23 de octubre)


Descargar ppt "Lección 3 para el 18 de enero de 2014. Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite esto para que Dios sepa."

Presentaciones similares


Anuncios Google