La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El lienzo de la victoria. (3a Parte) El engaño que nos persigue. Ap. 12: 13-17.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El lienzo de la victoria. (3a Parte) El engaño que nos persigue. Ap. 12: 13-17."— Transcripción de la presentación:

1 El lienzo de la victoria. (3a Parte) El engaño que nos persigue. Ap. 12:

2 Recibir de parte de Dios el mensaje de seguridad y esperanza en medio de una persecución constante por parte de Satanás (el engañador), que asecha a todo aquel que guarda los mandamientos de Dios y tiene el testimonio de Jesucristo. Objetivo

3 Apocalipsis 12:13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. v. 13. La persecución en la tierra.

4 ¿Sobre quién enfoca el dragón su persecución en la tierra? Según Hch. 9:4 el que persigue a los discípulos de Cristo. ¿A quién persigue? v. 13. La persecución en la tierra.

5 Hechos 9:4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? ¿A quién persigue? v. 13. La persecución en la tierra.

6 Apocalipsis 12:14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. v. 14. Las alas de nuestra protección.

7 ¿Para qué le fueron dadas a la mujer las dos alas de la gran águila? ¿En qué se constituye el desierto para la mujer? v. 14. Las alas de nuestra protección.

8 Lee Ex 19:4-6 y Dt 32:9-11. ¿Qué representa la imagen de las alas de la gran águila? v. 14. Las alas de nuestra protección.

9 Éxodo 19:4-6 4 Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. 5 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. 6 Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. v. 14. Las alas de nuestra protección.

10 Deuteronomio 32: Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob la heredad que le tocó. 10 Le halló en tierra de desierto, Y en yermo de horrible soledad; Lo trajo alrededor, lo instruyó, Lo guardó como a la niña de su ojo. 11 Como el águila que excita su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas, v. 14. Las alas de nuestra protección.

11 Lee Ex 19:4-6 y Dt 32:9-11. ¿Qué representa la imagen de las alas de la gran águila? ¿Qué debemos hacer para recibir su protección? Dt. 32:5, Sal. 91:1- 4, Is. 40:31. v. 14. Las alas de nuestra protección.

12 Deuteronomio 32:5 La corrupción no es suya; de sus hijos es la mancha, Generación torcida y perversa. Isaías 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. v. 14. Las alas de nuestra protección.

13 Salmos 91:1-4 1 El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío Mi Dios, en quien confiaré. 3 El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. 4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. v. 14. Las alas de nuestra protección.

14 Lee Rom 8:1-4 ¿Qué es lo que nos libera de la ley del pecado y de la muerte? Romanos 8:1-4 1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. v. 14. Las alas de nuestra protección.

15 Romanos 8:1-4 2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; 4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. v. 14. Las alas de nuestra protección.

16 Apocalipsis 12:15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. v. 15. El engaño que nos persigue.

17 ¿Qué arrojo la serpiente de su boca para perseguir a la mujer? ¿Cuál era el propósito de la serpiente al arrojar esta agua como un rio? v. 15. El engaño que nos persigue.

18 Lee Gn 3:1-5 ¿Qué salió de la boca de la serpiente en su conversación con la mujer? Génesis 3:1-5 1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? v. 15. El engaño que nos persigue.

19 Génesis 3:1-5 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. v. 15. El engaño que nos persigue.

20 De esta manera, ¿qué pudiera representar el agua que la serpiente arroja a la mujer para arrastrarla? v. 15. El engaño que nos persigue.

21 Apocalipsis 12:16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca. v. 16. La tierra abre su boca.

22 Así como al pueblo de Israel en Ex.14:21,15:10-12, Dios los protegió usando los mismos elementos de la naturaleza, ¿que hizo la tierra para proteger a la mujer? v. 16. La tierra abre su boca.

23 Éxodo 14:21 Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. v. 16. La tierra abre su boca.

24 Éxodo 15: Soplaste con tu viento; los cubrió el mar; Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas. 11 ¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? 12 Extendiste tu diestra; La tierra los tragó. v. 16. La tierra abre su boca.

25 Según 2 Cor 10:3-5, ¿Con qué tipo de armas nos equipa Dios para nuestra milicia? 2 Corintios 10:3-5 3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne v. 16. La tierra abre su boca.

26 2 Corintios 10:3-5 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, v. 16. La tierra abre su boca.

27 Según 2 Cor 10:3-5, ¿Con qué tipo de armas nos equipa Dios para nuestra milicia? ¿Para qué? 1.____________ 2.____________ 3.____________ v. 16. La tierra abre su boca.

28 Apocalipsis 12:17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. v. 17. La batalla prometida.

29 ¿Contra quién fue ahora el dragón a hacer guerra? ¿Quiénes son el resto de la descendencia de la mujer? v. 17. La batalla prometida.

30 Según Gn 3:15, ¿qué fue lo que Dios dijo que pondría entre la serpiente y la mujer y entre sus simientes? Génesis 3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. v. 17. La batalla prometida.

31 ¿Qué significa que la mujer le herirá a la serpiente en la cabeza? ¿Qué significa que la serpiente herirá a la mujer en el calcañar? v. 17. La batalla prometida.


Descargar ppt "El lienzo de la victoria. (3a Parte) El engaño que nos persigue. Ap. 12: 13-17."

Presentaciones similares


Anuncios Google