La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Santa María, Madre de Dios. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Santa María, Madre de Dios. El Señor tenga piedad y nos bendiga."— Transcripción de la presentación:

1 Santa María, Madre de Dios

2 El Señor tenga piedad y nos bendiga

3 El Señor tenga piedad nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación.

4 El Señor tenga piedad y nos bendiga

5 Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra.

6 El Señor tenga piedad y nos bendiga

7 Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe.

8 El Señor tenga piedad y nos bendiga

9 Lectio En esta hermosa oración -compuesta para celebrar la recolección de las cosechas (Éx )- la comunidad agradece al Señor los frutos de la tierra (v. 7). Además, le suplica que renueve constantemente sus bendiciones, a fin de que todos los pueblos reconozcan en el Dios de Israel al único Dios (vv. 2-3). Esta perspectiva universalista se destaca particularmente en el estribillo, que se repite en los vv. 4 y 6.

10 Meditatio El salmo 66 que hoy proclamamos está plenamente entrelazado con la 1ª lectura. ¡Lástima que la liturgia no recoja el versículo 7: La tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor nuestro Dios. Pues, a nuestro juicio, es un versículo que encaja muy bien en la Solemnidad que hoy celebramos. El fruto de la tierra es el fruto bendito del vientre de la Virgen María. Si celebramos a María como Madre de Dios lo hacemos por el Fruto. Es esta la gran bendición de Dios sobre nosotros. A través de Jesucristo Dios ilumina su rostro sobre nosotros y nos concede la paz, ya que Él es el Príncipe de la Paz.

11 Oratio ¡Bienvenido, Príncipe de la Paz!, pequeño y débil, hecho Niño que aferra con tesón su rama de olivo. ¡Bienvenido, Príncipe de la Paz! A quien María acoge y trae al mundo; y su luz divina irradia resplandeciente aunque en su Humanidad latente. ¡Bienvenido, Príncipe de la Paz! Hijo de Dios y de María, entre sus manos te nos haces presente, con inmensa ternura. ¡Bienvenido, Príncipe de la Paz! que te abajas para salvar a tus creaturas, asumiendo nuestra pobreza y desventura, que te llevará hasta la Cruz, que en la rama de olivo se prefigura… ¡Bienvenido, Príncipe de la Paz! que en el silencio de la Noche santa, tu Paz se derrame sobre todo dolor, tristeza y sobre toda situación sólo por Ti conocida… ¡sin mesura!

12 Hoy nos acompaña un texto de san Agustín ( ), uno de los cuatro grandes Padres de la Iglesia latina. La verdad brota de la tierra: Cristo, que dijo: Yo soy la verdad, nació de una virgen. Y la justicia mira desde el cielo: puesto que, al creer en el que ha nacido, el hombre no se ha encontrado justificado por sí mismo, sino por Dios. La verdad brota de la tierra: porque la Palabra se hizo carne. Y la justicia mira desde el cielo: porque todo beneficio y todo don perfecto viene de arriba. La verdad brota de la tierra: la carne, de María. Y la justicia mira desde el cielo: porque el hombre no puede recibir nada, si no se lo dan desde el cielo. Por eso, después que la Virgen dio a luz al Señor, el pregón de las voces angélicas fue así: Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. ¿Por qué la paz en la tierra, sino porque la verdad brota de la tierra, o sea, Cristo ha nacido de la carne? Y él es nuestra paz; él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa: para que fuésemos hombres que ama el Señor, unidos suavemente con vínculos de unidad. (Sermón 185) Contemplatio

13 Ahora que he recibido tu Bendición, ayúdame, Señor, a ser instrumento de tu paz en este año que comienza Actio


Descargar ppt "Santa María, Madre de Dios. El Señor tenga piedad y nos bendiga."

Presentaciones similares


Anuncios Google