La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Yendo hacia Jerusalén, atravesaba por entre Samaría y Galilea, y, entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Yendo hacia Jerusalén, atravesaba por entre Samaría y Galilea, y, entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon,"— Transcripción de la presentación:

1

2 Yendo hacia Jerusalén, atravesaba por entre Samaría y Galilea, y, entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon, y, levantando la voz, decían: - ¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!. Viéndolos, les dijo: -Id y mostraos a los sacerdotes. En el camino quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, volvió glorificando a Dios a grandes voces, y cayendo a sus pies, rostro en tierra, le daba las gracias. Era un samaritano. Tomando Jesús la palabra, dijo: ¿No han sido diez los curados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate y vete, tu fe te ha salvado. Lucas 17,11-19 Palabra de Dios Gloria a Ti, Señor Jesús

3 Entre samaritanos y judíos –habitantes del centro y sur de Israel- existía una antigua enemistad, una fuerte rivalidad que se remontaba al año 721 a.C. en el que el emperador Sargón II tomó militarmente la ciudad de Samaría y deportó a Asiria la mano de obra cualificada, poblando la región conquistada con colonos asirios, como nos cuenta el segundo libro de los Reyes (cap. 17). JUDÍOS Y SAMARITANOS

4 "Quien come pan con un samaritano es como quien come carne de cerdo (animal prohibido en la dieta judía), dice la Misná (Shab 8.10). Con el correr del tiempo, éstos unieron su sangre con la de la población de Samaría, dando origen a una raza mixta que, naturalmente, mezcló también las creencias.

5 La relación entre judíos y samaritanos había experimentado en los días de Jesús una especial dureza, después de que éstos, bajo el procurador Coponio, hubiesen profanado los pórticos del templo y el santuario esparciendo durante la noche huesos humanos, como refiere el historiador Flavio Josefo en su obra Antigüedades Judías (18,29s). Entre ambos grupos dominaba un odio irreconciliable desde que se separaron de la comunidad judía y construyeron su propio templo sobre el monte Garizín (en el siglo IV a.C., lo más tarde). Hacia el s. II a.C., el libro del Eclesiástico (50,25-26) dice: Dos naciones aborrezco y la tercera no es pueblo: los habitantes de Seir y Filistea y el pueblo necio que habita en Siquén (Samaría). La palabra "samaritano" constituía una grave injuria en boca de un judío. Según Jn 8,48 los dirigentes dicen a Jesús en forma de pregunta: ¿No tenemos razón en decir que eres un samaritano y que estás loco?

6 En Efrén, a donde se había retirado Jesús después de la resurrección de Lázaro, estuvo Jesús unos días, tal vez unas semanas. No es improbable que desde la ciudad hiciese algunas excursiones a los lugares limítrofes para predicar el Evangelio. Por las cercanías de Pascua, la última de su vida mortal, resolvió Jesús subir a Jerusalén y pasa entre Samaría y Galilea. CAMINO A JERUSALÉN

7 También hasta ellos había llegado la fama de Cristo. La «lepra» está íntimamente relacionada con esta 'aldea' indeterminada en la que 'entra' Jesús (v. 12a) y de la que los invita a salir (v. 14a) y, al volver el samaritano (v. 15), a irse de allí definitivamente (v. 19b). Al entrar en una aldea le salen al encuentro diez leprosos. Estos tenían que vivir alejados de las gentes, incluso en los poblados. La desgracia los hacía juntarse, aquí incluso judíos y samaritanos, para hacer más llevadera su suerte.

8 LOS LEPROSOS La lepra bíblica comprende una serie de enfermedades de la piel y no sólo la lepra en sentido propio. Esta era llamada castigo o azote de Dios (Núm 12, 98; Dt 28, 35) y era considerada como impureza.

9 Ropas desgarradas, cabelleras sueltas, barba rapada, se cubrirá hasta el bigote e irá gritando: ¡Impuro, impuro! todo el tiempo que dure la llaga, quedará impuro. Es impuro y habitará solo; fuera del campamento tendrá su morada» (Lev 13, 45-46). Los judíos consideran estas enfermedades como un castigo especial de Dios recibido por el pecado cometido ya sea por el mismo leproso o por sus padres, de ahí que el leproso fuera tratado como un muerto para la sociedad y se le obligara a vestir como se vestía a los muertos:

10 Estos leprosos, al ver a Jesús, en vez de gritar el prescrito impuro, impuro, le suplican a grandes voces: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!». Hasta ahora sólo los apóstoles, le habían es llamado Maestro a Jesús subyugados por su poder (5,5; 9,49), llenos de asombro por su gloria (9,33), o cuando esperaban ayuda en su desamparo (8,24). JESÚS, MAESTRO, TEN COMPASIÓN DE NOSOTROS

11 Como respuesta a su súplica el Señor les dice: «Vayan y preséntense a los sacerdotes». Los sacerdotes, que tenían la función de examinar las enfermedades de la piel y declarar impuro al leproso, también debían declararlo puro en caso de curarse y autorizar su reintegración a la comunidad. LES MANDA A CUMPLIR LA LEY

12 Se encaminaron a Jerusalén, el samaritano al Garizim, y en el camino quedaron limpios, término con el que se expresa la curación de la lepra. En la obediencia a la ley, que les indica Jesús, hallarán salvación los leprosos. También el samaritano, que es un extraño para los judíos, halla la salvación por este camino. DURANTE EL CAMINO QUEDARON CURADOS

13 La gratitud es manifestada sólo por el samaritano quien, al verse curado, de inmediato «se volvió alabando a Dios a grandes gritos». Al modo oriental, postrado (de rodillas), rostro en tierra, le daba las gracias. EL AGRADECIDO ES UN SAMARITANO

14 Se acercaron a Jesús solamente por la curación física y la habían conseguido. Ahora se integrarían a sus respectivas comunidades judaicas y su curación sería una anécdota más de la vida. Su fe fácil les dio la salud de la piel, pero se perdieron lo mejor: el seguimiento de Cristo. Jesús parece que confiaba en que todos volverían a dar "gloria a Dios" por él. Los nueve judíos no saben dar gracias a Jesús porque tampoco sabían hacerlo en la vida ordinaria. Están encadenados a sus prescripciones. No saben reconocer la propia pobreza ante el don de Dios ni tener la mínima actitud de agradecimiento.

15 La sencillez y los nobles sentimientos humanos son un camino hacia la salvación si van unidos a la fe en la palabra de Jesús, en la que se encierran la ley y los profetas. La palabra da fruto si se acoge en un «corazón noble y generoso En el samaritano se diseña el camino del Evangelio hacia los paganos. LA FE EN JESÚS

16 «Tu fe te ha salvado»... Sólo cuando esta frase puede aplicarse a nuestra vida, cuando sentimos que ya no somos los mismos de antes, cuando la fe cristiana produce un verdadero cambio en la persona y en la sociedad, sólo entonces podemos comenzar a sentirnos cristianos. En el extranjero vuelve a Jesús con gratitud, alabanza, confesión de la propia pobreza delante de Dios. La curación de los otros, ingratos, no significa, por tanto, su salvación, ya que sólo al extranjero que ha vuelto le dice el Señor: "Levántate Y vete; tu fe te ha salvado".

17 La eucaristía, que representa el acto más sublime del culto cristiano, significa, literalmente, "acción de gracias". Cristiano no es el que pide gracias, o recibe gracias. Es quien da gracias. La Eucaristía dominical debería influir más en nuestra vida. Las lecturas nos iluminan, nos ayudan a discernir, nos motivan, nos fortalecen en nuestras opciones de fe.

18 Gracias, Señor, por la aurora; gracias, por el nuevo día; gracias, por la Eucaristía; gracias, por nuestra Señora: Y gracias, por cada hora de nuestro andar peregrino. Gracias, por el don divino de tu paz y de tu amor, la alegría y el dolor, al compartir tu camino. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

19 Los archivos del mes puedes descargarlos en: Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Católica envía un correo a: con el título Suscripción a Siembra Amor. Servicio Gratuito con Fines Educativos


Descargar ppt "Yendo hacia Jerusalén, atravesaba por entre Samaría y Galilea, y, entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon,"

Presentaciones similares


Anuncios Google