La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

5.- El Art. 3° de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, garantiza nuestro derecho a una educación de calidad impartida por el Estado.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "5.- El Art. 3° de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, garantiza nuestro derecho a una educación de calidad impartida por el Estado."— Transcripción de la presentación:

1 5.- El Art. 3° de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, garantiza nuestro derecho a una educación de calidad impartida por el Estado. Quien haya entrado a las escuelas públicas de educación básica en nuestro país, se dará cuenta que nuestra Constitución es letra muerta: edificios en ruinas, donde los hay, porque hay regiones en nuestro país que ni siquiera cuentan con eso; carentes de los materiales didácticos elementales, eso sin hablar del personal especializado que se requiere en cada escuela como médicos, terapeutas de lenguaje, psicólogos, etc., lujo que al parecer no deben aspirar nuestros alumnos y sus familias.

2 6.- Si la educación pública sólo dependiera de lo que el gobierno aporta, como es su obligación constitucional, desde hace mucho tiempo ya hubiera desaparecido. Somos los maestros quienes la hemos sostenido, subsidiando la educación a costa de nuestros bajos salarios, poniéndole parches con nuestros propios recursos económicos; son nuestros niños, cuyo gasto diario en Cooperativa Escolar, les es regresado en cantidad miserable para necesidades de la escuela, que no siempre les benefician directamente. Son las familias de nuestros alumnos, con sus cuotas voluntarias que se ven obligadas a pagar ante la falta de apoyo gubernamental. Son los Consejos de Participación Social, organismos creados por el gobierno para deshacerse de su obligación de sostener la educación pública, quienes tendrán que conseguir recursos privados para sostener las escuelas. … y el gobierno? ¡Bien gracias!

3 7.- Por medio de sendas campañas publicitarias, de las que no está ausente la caridad empresarial, el gobierno y la Iniciativa Privada, pretenden hacernos creer que las nuevas tecnologías han llegado a las escuelas. Nuestras aulas están equipadas con material de deshecho, obsoleto, insuficiente, sin garantía ni presupuesto para darle mantenimiento, inservible al poco tiempo de haber sido instalado. Y sigue ahí, en espera de una reparación que nunca llegará, como un perverso recordatorio diario, para los niños y maestros, del verdadero significado de la modernidad que le tienen reservada a la escuela pública en nuestro país. Según datos del INEGI, el 80 % de escuelas de educación básica carece de conectividad a Internet. Fresnillo, Zac., 2011

4 8.- El gobierno desaparece las escuelas de Educación Especial destinadas a niños con problemas de aprendizaje y/o discapacitados. Con el pretexto de integrarlos con los demás niños, ya que mantenerlos en escuelas especiales implicaba discriminarlos, se les incorpora con el resto de la población escolar en primarias y secundarias, sin presupuesto adicional, sin instalaciones adecuadas, sin personal especializado, sin formación para los maestros, etc. cerrándoles cualquier posibilidad de superación. La educación de estos niños y niñas no es prioridad para el gobierno, constituyen un gasto inútil. La prueba ENLACE no toma en cuenta su particularidad. Para la prueba ENLACE solo son calificaciones reprobatorias y tendrán que ser desechados de las escuelas por no alcanzar los estándares impuestos. Mas no somos los maestros los que nos vamos a deshacer de ellos, es la política educativa del gobierno federal y los empresarios nacionales y extranjeros.

5 9.- Y así como los niños con necesidades especiales no son redituables en la nueva política educativa empresarial en nuestro país, tampoco lo es la población empobrecida a la que va dirigida la escuela de gobierno, la escuela pública. El cierre de turnos vespertinos en las escuelas primarias y secundarias del D.F., manda el mensaje de que las escuelas y los maestros sobran y niega la existencia de miles de menores que no asisten a la escuela por diferentes motivos, todos atribuibles a la creciente miseria de nuestra población. Una política educativa basada en el respeto a los derechos de los niños, buscaría integrarlos creando nuevas escuelas para ellos y no cerrándolas.

6 10.- El maestro mexicano de escuela pública se enfrenta a la contradicción de vivir en un país donde sus gobernantes violan sistemáticamente la Constitución, aún cuando esos mismos gobernantes lo hacen responsable de formar en los niños a los ciudadanos que deberán respetarla. ¿Cómo puede el maestro decir a sus alumnos que los derechos de todo ciudadano mexicano están protegidos por la Constitución, si el maestro, que ha sido preparado para ejercer su profesión, no encuentra trabajo, aunque es testigo de los miles de niños y jóvenes que carecen de educación? Y el niño cuyo padre lleva meses sin trabajo ¿podrá creer al profesor?

7 ¿Cómo enseñar en las escuelas la vigencia de nuestros derechos constitucionales si a los seis meses o un año de haber conseguido empleo, el maestro es despedido, no por haber reprobado un examen, sino para evitar que acumule derechos como lo establece la Constitución? ¿Cómo puede el maestro decirle al niño que la Constitución garantiza el derecho al trabajo, si lo puede dejar desempleado un examen que lo declara inapto borrando 10, 20 o más años de haber formado a generaciones y generaciones de ciudadanos? Tal vez el padre del alumno sea parte de los 40 mil despedidos de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro.

8 ¿Cómo podemos decir a nuestros alumnos que la Constitución establece el derecho a un salario digno, suficiente para sostener las necesidades materiales y culturales de una familia, si el salario del maestro no llega a la quincena, si tiene que trabajar doble o hasta triple jornada? Pero si en casa del alumno no se hacen las tres comidas al día, o si los padres del alumno tienen que elegir quien de los hijos puede seguir estudiando y quien no, o si piensan que hasta a la escuela pública se está convirtiendo en un lujo que no se pueden dar, seguramente el alumno se preguntará qué es un salario digno.

9 ¿Cómo hablar a los niños de su obligación de respetar la Constitución, si el maestro, después de 30 años de servir a su país, no tiene derecho a recibir una pensión que le permita vivir con dignidad, mientras que Presidentes de la República y magistrados se retiran con pensiones millonarias, después de haber robado a la nación? ¿Cómo puede decir el maestro ante sus alumnos que la Constitución sigue viva, cuando no cuenta con servicios que atiendan el deterioro de su salud, cuando no le son reconocidas las enfermedades provocadas por la práctica de una profesión altamente estresante, cuando tiene que pagar de su mermado salario servicios privados que el ISSSTE se niega a atender, cuando sus alumnos tienen dificultades para aprender, no porque sean tontos, sino por estar mal alimentados y enfermos?.

10 Decirle al alumno que la Constitución le asegura una educación de calidad es mentirle, porque el maestro sabe que a pesar de que tiene derecho de apropiarse de la producción científica que requiere su labor, el sistema educativo vigente se lo impide, cuando lo reduce a mero aplicador, negando su papel central en el proceso educativo, cuando no es consultado ni mucho menos tiene poder de decisión sobre todo lo relacionado con la educación en nuestro país, ya que en México los planificadores de la educación, que por cierto son extranjeros, planean; los cuadros intermedios, burócratas ajenos a la educación, organizan y controlan, mientras el profesor ejecuta sin saber por qué ni para qué lo hace.

11 11.- El alumno también dudaría que la educación de calidad existe, basta con que mire a su alrededor y vea las condiciones materiales de su escuela. Basta ver al maestro asumir el papel de médico, enfermero, psicólogo, con deseos de ayudar, pero deficientemente, porque la escuela no cuenta con especialistas para atender todos los problemas que presentan los niños. Y lo más grave es que el alumno de escuela pública asume que no tiene derecho a recibir una educación de calidad. Cualquier mejora en su plantel, en su aula es un lujo al que no puede, no debe aspirar El oficio de maestro puede ser social y políticamente muy peligroso para el sistema, el gobierno lo sabe, lo sabe el gran capital nacional y extranjero, por eso es que el objetivo estratégico de la política educativa gubernamental y empresarial, es eliminar ese peligro, evitando, por un lado, que el maestro se apropie del proceso educativo en su conjunto y, por otro, que retome su papel social.

12 Para que el maestro se apropie del proceso educativo es necesario que posea un conocimiento científico de todo lo que implica la educación, por eso, se le aleja de este tipo de conocimiento, desde que es formado como maestro, hasta la falsa preparación que le da la SEP durante los años que está en servicio. En estas condiciones, se ve imposibilitado de resolver situaciones educativas cada vez más difíciles por el tipo de población que atiende la escuela pública. El maestro se siente ignorante, incapaz y es expuesto ante la opinión pública como responsable de una situación que él no creó. El maestro tiene un papel social fundamental. El maestro que se identifica y se reconoce como parte de la clase trabajadora, de la comunidad con la que trabaja; el maestro que a través de su labor educativa reivindica a los sectores más empobrecidos, devolviéndoles la dignidad, haciendo valer su derecho a la educación y con ello a la posibilidad de una vida mejor. Ese maestro, líder social y moral, debe desaparecer, y con él la esperanza de una vida digna para la mayoría de la población a la que va dirigida la educación pública.

13 Acabar moral y socialmente al maestro, reducirlo a mero tornillo de una maquinaria que él debía controlar, sumirlo en la lucha por la sobrevivencia que da la inseguridad en el empleo y un mísero salario, difamarlo, denigrarlo ante la población. Esto es lo que está en los discursos de funcionarios públicos, empezando por los Presidentes de la República, quienes al contrario de apoyar a los maestros, han venido sosteniendo a quien representa todo lo que es contrario a un maestro digno, todo lo que es contrario a un ser humano digno, es decir a Elba Esther Gordillo.

14 ¡LOS MAESTROS DE MÉXICO REIVINDICAMOS EL DERECHO DE TODOS LOS NIÑOS DE ESTE PAÍS A RECIBIR UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD! ¡REIVINDICAMOS NUESTRO DERECHO A UN TRABAJO DIGNO! ¡RECHAZAMOS LA CAMPAÑA DEL GOBIERNO Y DE PERIODISTAS IGNORANTES Y SERVILES QUE PRETENDEN DENIGRARNOS SIN VER EL GRAVE DAÑO QUE LE HACEN AL PAÍS! ¡DESCONOCEMOS A ELBA ESTHER GORDILLO COMO MAESTRA Y COMO DIRIGENTE SINDICAL! ¡EVALUACIÓN A TODO EL SISTEMA EDUCATIVO MEXICANO! ¡LLAMAMOS A TODO EL PUEBLO DE MÉXICO A UNÍRSENOS EN LA DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA, GRATUITA, CIENTÍFICA Y POPULAR!

15 ¡LA LUCHA SIGUE!


Descargar ppt "5.- El Art. 3° de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, garantiza nuestro derecho a una educación de calidad impartida por el Estado."

Presentaciones similares


Anuncios Google