La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lección 7 para el 14 de agosto de 2010. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia (Romanos,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lección 7 para el 14 de agosto de 2010. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia (Romanos,"— Transcripción de la presentación:

1 Lección 7 para el 14 de agosto de 2010

2 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia (Romanos, 5: 20) ¿En qué sentido la gracia SOBREabunda cuando el pecado abunda? La gracia es suficiente para perdonar todos los pecados. La gracia resuelve los terribles resultados del pecado. La gracia, por medio de Jesús, derrota a la muerte y nos da vida eterna. La gracia es capaz de transformarnos. 1 1

3 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva (Romanos, 6: 4) Según Romanos, 6: 1-11, a través del bautismo el cristiano muere al pecado ¿Cómo es esto? 2 2

4 ¿Puede seguir pecando el creyente que ha muerto al pecado a través del bautismo? 3 3 Sí, pero ahora puede elegir o decidir que el pecado no le gobierne. El viejo hombre DESEA vivir para el pecado. El nuevo hombre DESEA vivir para Dios, aunque a veces puede pecar. No podemos vencer al pecado nosotros solos, solamente por la fe y reclamando las promesas de victoria podemos evitar que el pecado nos venza. Recordemos que, a pesar de que pequemos, la gracia de Dios sobreabunda. Por lo tanto, no permitáis que el pecado reine en vuestro cuerpo mortal, ni obedezcáis a vuestros malos deseos (Romanos, 6: 12 NVI)

5 ¿Qué implica no estar bajo la ley sino bajo la gracia? Así el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, porque ya no estáis bajo la ley sino bajo la gracia (Romanos, 6: 14 NVI) 4 4 Estar bajo la ley es usar la ley como un camino de salvación. La ley revela el pecado (cap. 3: 20), y debido a la pecaminosidad del hombre, la ley agranda, por así decirlo, la transgresión (cap. 5: 20). La ley no puede perdonar los pecados ni suministra poder alguno para vencerlos. El pecador que procura salvarse bajo la ley sólo encontrará condenación y estará más fuertemente atado a su pecado (CBA, tomo 6, sobre Romanos, 6: 14)

6 ¿Qué implica no estar bajo la ley sino bajo la gracia? Así el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, porque ya no estáis bajo la ley sino bajo la gracia (Romanos, 6: 14 NVI) 4 4 Estar bajo la gracia es usar la gracia como un camino de salvación. [El cristiano] Reconoce que es transgresor de la ley divina, que por su propia fuerza es completamente incapaz de cumplir con los requerimientos de ella, que con justicia merece estar bajo su condenación, pero por fe en Cristo se entrega a la gracia y a la misericordia de Dios. Entonces, por la gracia de Dios, es perdonado su pasado pecaminoso y recibe poder divino para caminar "en vida nueva" (CBA, tomo 6, sobre Romanos, 6: 14)

7 Si ya no estamos bajo la ley ¿por qué tenemos que seguir guardándola? (Romanos, 6: 15) 5 5 La suposición de que estar bajo la gracia significa que el creyente está ahora en libertad para desobedecer la ley moral de Dios con impunidad, es tergiversar completamente todo el propósito de Dios en el plan de salvación. En primer lugar, Dios en su amor ofreció su gracia al pecador porque éste violó la ley divina. El hombre es liberado del dominio del pecado por la gracia de Dios. Por lo tanto, ¿cómo puede alguien concebir que es justo o razonable colocarse deliberadamente de nuevo bajo la antigua servidumbre? Desobedecer la ley de Dios es convertirse nuevamente en siervo del pecado, pues la desobediencia a la ley divina es pecado (1ª de Juan 3: 4), y cualquiera que persevera en el pecado es siervo del pecado (Juan 8: 34). Continuar cometiendo pecados después de haber aceptado la gracia de Dios que perdona y transforma, es negar el propósito básico de esa gracia. Cualquiera que se niega a permitir que la gracia de Dios lo lleve a una obediencia cada vez más perfecta a la ley divina, está rechazando esa misma gracia y, por lo tanto, desprecia la liberación y la salvación (CBA, tomo 6, sobre Romanos, 6: 15)

8 ¿Eres esclavo del pecado o de la obediencia? (Romanos, 6: 16) 6 6 Esclavo del pecadoEsclavo de la obediencia ¿Cómo llegamos a ser esclavos de la obediencia [siervos de la justicia (Romanos, 6: 18)]? 7 7 Pero gracias a Dios que, aunque antes erais esclavos del pecado, ya os habéis sometido de corazón a la enseñanza que os fue transmitida (Romanos, 6: 17 NVI) La doctrina o enseñanza correcta nos ayuda a llegar a ser siervos de la justicia MuerteJusticia

9 ¿Qué obtenemos al ser liberados de la esclavitud del pecado? (Romanos, 6: 19-23) Somos hechos siervos de Dios. 2.Nuestro fruto es la santificación. 3.Tenemos vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

10 Entregad también ahora vuestro cuerpo al servicio de la justicia, con el fin de llevar una vida santa (Romanos, 6: 19 DHH) ¿Quieres ser siervo del pecado o siervo de la justicia? Sigue el consejo de Pablo:


Descargar ppt "Lección 7 para el 14 de agosto de 2010. Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia (Romanos,"

Presentaciones similares


Anuncios Google