La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La oración compuesta La subordinación. Los dos reyes y los dos laberintos Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La oración compuesta La subordinación. Los dos reyes y los dos laberintos Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días."— Transcripción de la presentación:

1 La oración compuesta La subordinación

2 Los dos reyes y los dos laberintos Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mandó construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó enfrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía un laberinto mejor y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día.

3 Los dos reyes y los dos laberintos Luego regresó a Arabia, juntó sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribó sus castillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: ¡Oh, rey del tiempo y substancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perder en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso. Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en mitad del desierto, donde murió de hambre y de sed. La gloria sea con Aquel que no muere. Jorge Luis Borges.- El Aleph

4 La subordinación Las oraciones subordinadas sustantivas Las oraciones subordinadas adjetivas Las oraciones subordinadas adverbiales impropias

5 Oraciones subordinadas sustantivas Desempeñan en la oración compuesta funciones propias de un nombre o sintagma nominal. Los nexos que las introducen son: - Las conjunciones que y si - Los pronombres o adverbios interrogativo qué, cuál, quién, cuánto, dónde, cómo y cuando - Los pronombres y adverbios relativos que, acompañado o no de artículo, cual, quien, cuanto, donde, como y cuando sin antecedente expreso pueden introducir oraciones adjetivas sustantivadas. - Pueden también aparecer sin nexo: Subordinadas de infinitivo Estilo directo

6 Oraciones subordinadas sustantivas En función de Sujeto –Me preocupa que llueva mañana // Me preocupa eso - Me preocupan esas cosas En función de Complemento directo –Te aseguro que no es cierto – Te lo aseguro En función de Complemento indirecto –Tengo miedo a quienes emplean la violencia - Les tengo miedo

7 Oraciones subordinadas sustantivas En función de Complemento de régimen o Suplemento –Los chicos esperaban a que llegara el autobús En función de Complemento de un nombre –Tengo miedo de que me suspendan En función de Atributo –Él fue quien me lo dijo En función de Complemento de un adjetivo –Rosa no estaba segura de qué le habían encargado

8 Oraciones subordinadas adjetivas Desempeña en la oración compuesta la misma función del adjetivo o del sintagma adjetival, es decir la del Complemento de un nombre. Oraciones subordinadas adjetivas especificativas –La emisora que escucho todos los días me distrae –La ciudad cuyas calles son amplias es moderna Oraciones subordinadas adjetivas explicativas –Los alumnos, que vivían lejos, llegaron tarde a la escuela –Comimos la fruta, que estaba madura

9 Nexos de las subordinadas adjetivas Que: Tengo un mapa con el que podrás guiarte Cual: Posee una información a la cual no se accede Quien: Esta es la única persona de quien me fío Cuyo: En un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme Donde: Ese es el lugar donde nos encontraremos Como: Dime la manera como lo hiciste Cuando: Me encantan los meses cuando hace calor Cuanto: Le he dado todo cuanto tengo

10 Oraciones subordinadas adverbiales Oraciones subordinadas adverbiales de tiempo Oraciones subordinadas adverbiales de lugar Oraciones subordinadas adverbiales de modo

11 Oraciones adverbiales tiempo Estas oraciones pueden sustituirse por un adverbio temporal o una expresión nominal con valor temporal, y desempeñan la función de complemento circunstancial del verbo principal de la oración compuesta. –Iré cuando sean la tres - Iré entonces –Cuando llegue Juan, llámame - Entonces, llámame –Mientras estudias, voy a la compra - Mientras (tanto) voy a la compra Los significados de las construcciones temporales son los de simultaneidad, anterioridad y posterioridad: –Cuando se conocieron, empezó la amistad –Antes de que salgamos, lo llamaré por teléfono –Luego que se hubo arreglado, salió a la calle

12 Oraciones adverbiales tiempo Cláusulas absolutas: Las cláusulas o construcciones absolutas son aquellas cuyo verbo es una forma no personal y que complementa al verbo principal o se interrelaciona con él. Se suele separar de ésta con una breve pausa. Cada predicado lleva su propio sujeto explícito o implícito. –Al acercarnos todos a la mesa, se cayó la botella –Caminando Juan por la calle, se produjo una explosión –Acabada la sesión, los diputados se marcharon

13 Oraciones subordinadas adverbiales De lugar: –Fui donde estaba tu hijo // Fui allí –Yo caminaba hacia donde está Laura // Yo caminaba hacia allí Nexos: –Donde, acompañado a veces por preposición

14 Oraciones adverbiales de modo Estas también desempeñan la función de un complemento circunstancial del verbo principal de una oración compuesta. Semánticamente indican modo, forma o manera y por esto pueden sustituirse por adverbios modales. Los nexos más frecuentes con valor conjuntivo son: como, como si, según, conforme, tal y como. –Hazlo como quieras // Hazlo así –Encontré a Juan como si estuviera enfermo // Lo encontré así. –Rellenamos las actas según dicen las normas // Rellenamos las actas así –Hemos actuado conforme dicen los estatutos // Hemos actuado bien – Lo hice tal y como me dijeron // Lo hice así

15 Oraciones subordinadas adverbiales impropias Oraciones causales Oraciones consecutivas Oraciones condicionales Oraciones finales Oraciones concesivas Oraciones comparativas

16 Oraciones causales Estas oraciones expresan causa, motivo o razón. Normalmente están introducidas por las conjunciones o las locuciones conjuntivas porque, puesto que, como, ya que, pues, dado que, comoquiera que, toda vez que, que. –El suelo está mojado porque ha llovido –Como ha llovido, el suelo está mojado –Me pongo el abrigo, que hace frío –He venido por si me necesitabas –Por no estudiar, me suspendieron –De tanto estudiar, me duelen las cervicales

17 Oraciones consecutivas Estas oraciones se enlazan con las causales. - No saldré porque llueve // Llueve por lo tanto no saldré Consecutivas con principal no intensiva: Se unen a la principal con las siguientes conjunciones o locuciones conjuntivas: luego, con que, pues, así es que, por consiguiente, por lo tanto. –No tengo ganas de bromas, conque estate quieto – Hoy no hay función, así es que iremos mañana – Ya ha pasado un mes, por lo tanto debes volver al médico

18 Oraciones consecutivas Consecutivas con principal intensiva: son aquellas que indican la consecuencia o deducción de algo y van introducidas por el nexo que, apoyado en un intensificador, que puede ser: Un adverbio como tanto o tan: –Es tan listo que todos lo admiran El determinativo tanto y sus variantes: –Sabe tantas cosas que nos deja perplejos El determinativo demostrativo tal: –Lo hizo con tal fuerza que nos asustamos Los indefinidos cada y un (y sus variantes): –Tiene un genio que da miedo Los dos tipos de oraciones consecutivas son oraciones subordinadas de otra principal.

19 Oraciones condicionales Manifiestan significados de condición o hipótesis y son oraciones de otra oración llamada principal. Los elementos que introducen este tipo de oraciones son si, como, cuando, a no ser que, con tal de que, a condición de que, a menos que, a poco que, siempre que, siempre y cuando. –Como no vengas, no te doy el regalo –Si tú eres deportista, yo soy estudioso Las oraciones subordinadas se llaman prótasis y la principal, apódosis –Si me tocara la lotería, iría contigo –Si lo hubiera sabido, hubiera ido o habría ido

20 Oraciones finales Funcionan como complemento circunstancial del verbo principal de la oración compuesta. Los nexos que las introducen son para que, porque, a fin de que, con vistas a que, con el objeto de que, con miras a que, en orden a. –Me esfuerzo a fin de que me selecciones para el equipo –He venido yo para ayudarte // He venido yo para que te ayuden

21 Oraciones concesivas Las oraciones indican siempre un obstáculo, una oposición, contraste, u objeción a lo que expresa la otra oración a la que complementa, sin que ello impida su cumplimiento. Los nexos que las introducen son la conjunción aunque, el adverbio conjuntivo así, las locuciones a pesar de que, pese a que, si bien, por más que, y eso que, bien que, aun cuando. –No volveré a esta casa, aunque me lo pidáis de rodillas –He logrado aprobar y eso que apenas había estudiado

22 Oraciones comparativas Sirven de término de comparación a la oración principal. Las oraciones comparativas pueden indicar superioridad, inferioridad o igualdad. El nexo comparativo de superioridad e inferioridad es la conjunción que o la preposición de, las cuales se apoyan en los adverbios más y menos, respectivamente. –Juan miente más que habla // Juan miente menos que tú –Es más listo de lo que creía –Juan sabe tanto como yo (sé) // Juan es igual de tímido que yo (soy) –Juan sabe lo mismo que yo (sé)

23 Oraciones comparativas El nexo comparativo de igualdad es como, si se apoya en el adverbio tan (tanto), y es que si se apoya en la locución igual de o en un artículo seguido de mismo y sus variantes. –Juan sabe tanto como yo (sé) // Juan es igual de tímido que yo (soy) –Juan sabe lo mismo que yo (sé)

24 Comentario gramatical Lo que más le duele al aire son esos latigazos de los cocheros, que lo hacen restallar como si le hubieran pegado un tiro. Los niños, al tocar las armónicas, chupan un caramelo de acordeón. El hambre del hambriento no tiene hache. ¡Con filigranas al ambre verdadera! El ambre, si es verdadera, se ha comido la hache. Los nudistas llevan en la mano un diario por si llega una visita. Las gaviotas nacieron de los pañuelos que dicen ¡adiós! en los puertos.

25 Comentario gramatical No saben lo que es morir ni los muertos. Era tan moral que perseguía las conjunciones copulativas. En los hilos del telégrafo quedan, cuando llueve, unas lágrimas que ponen tristes los telegramas. La mejor prueba de que el billete de lotería no va a tocar es que no se lo queda el que lo vende. Como daba besos lentos, duraban más sus amores. Ramón García de la Serna.- Greguerías.

26 ULRICA Mi relato será fiel a la realidad o, en todo caso, a mi recuerdo personal de la realidad, lo cual es lo mismo. Los hechos ocurrieron hace muy poco, pero sé que el hábito literario es asimismo el hábito de intercalar rasgos circunstanciales y de acentuar los énfasis. Quiero narrar mi encuentro con Ulrica (no supe su apellido y tal vez no lo sabré nunca) en la ciudad de York. La crónica abarcará una noche y una mañana. Nada me costaría referir que la vi por primera vez junto a las Cinco Hermanas de York, esos vitrales puros de toda imagen que respetaron los iconoclastas de Cromwell, pero el hecho es que nos conocimos en la salita del Northern Inn, que está del otro lado de las murallas. Éramos pocos y ella estaba de espaldas. Alguien le ofreció una copa y rehusó.

27 ULRICA -Soy feminista –dijo-. No quiero remedar a los hombres. Me desagradan su tabaco y su alcohol. La frase quería ser ingeniosa y adiviné que no era la primera vez que la pronunciaba. Supe después que no era característica de ella, pero lo que decimos no siempre se parece a nosotros. Refirió que había llegado tarde al museo, pero que la dejaron entrar cuando supieron que era noruega. Uno de los presentes comentó: - No es la primera vez que los noruegos entran en York. - Así es –dijo ella-. Inglaterra fue nuestra y la perdimos, si alguien puede tener algo o algo puede perderse. Jorge Luis Borges.- El libro de arena.


Descargar ppt "La oración compuesta La subordinación. Los dos reyes y los dos laberintos Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días."

Presentaciones similares


Anuncios Google