La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

DALE UN RESPIRO AL PLANETA. ¿Cuánta luz gastamos? Según la Comisión Europea, con el cambio de bombillas, se ahorraría el equivalente a la iluminación.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "DALE UN RESPIRO AL PLANETA. ¿Cuánta luz gastamos? Según la Comisión Europea, con el cambio de bombillas, se ahorraría el equivalente a la iluminación."— Transcripción de la presentación:

1 DALE UN RESPIRO AL PLANETA

2 ¿Cuánta luz gastamos? Según la Comisión Europea, con el cambio de bombillas, se ahorraría el equivalente a la iluminación de casas cada año. En el mundo, supondría el cierre de más de 270 centrales eléctricas de carbón de 500 megavatios (MW). En España existen 25 bombillas en cada hogar de media, que absorben el 25 % de la demanda doméstica (83 /año). En total suponen un consumo de GWh. Si todas las bombillas fuesen de bajo consumo, éste se reduciría a GWh. Si todas las bombillas fuesen de bajo consumo, se ahorrarían GWh, 2'5 veces la producción de la central nuclear de Garoña

3 Una bombilla incandescente gasta cinco veces más electricidad para dar la misma luz que una de bajo consumo, con el consiguiente ahorro energético, además de reducir las emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero. Las bombillas de bajo consumo son más caras, pero se amortizan compensando su larga vida y su eficiencia energética.

4 Tabla comparativa de consumo energético y ahorro económico de los hogares NOTA: considerando 0,1 euros el coste por kWh en la factura de la luz

5 Tipos de bombillas y su funcionamiento: Las bombillas incandescentes producen luz al atravesar la corriente eléctrica un filamento metálico de gran resistencia. Sin embargo, la mayor parte de su energía se pierde en forma de calor (entre el 90 y 95%), por lo que el aprovechamiento luminoso es muy bajo. Son las más baratas del mercado, pero consumen más y tienen menos duración (1.000 horas de luz). Las bombillas halógenas: funcionan de una forma similar a las incandescentes, pero la calidad de su luz es especial y tienen mayor duración. Si se utiliza un transformador eléctrico se disminuye la pérdida de energía, y el consumo se puede reducir un 20% respecto a las convencionales. Los tubos fluorescentes emiten la luz a través de gases como el fluor. Estos tubos son más caros que una bombilla incandescente, pero tienen mayor eficacia luminosa, consumiendo un 80% menos que estas y con una durabilidad entre 8 y 10 veces mayor. Los de tipo trifósforo o multifósforo y los equipos con reactancia electrónica de alta frecuencia son más eficientes.

6 Las lámparas de bajo consumo son pequeños tubos fluorescentes adaptados al tamaño y formas de los soportes actuales. Estas no pierden su energía en forma de calor como lo hacen las incandescentes, si no que gastan la energía en dar luz, su función. Son más caras, pero duran entre y horas y consumen un 75 % menos de energía que las incandescentes. Con la consiguiente reducción de emisión de gases efecto invernadero.

7 A TENER EN CUENTA: Aunque sean más caras, al cabo de los años compensan. Notaremos el ahorro en las facturas de forma considerable. Las de bajo consumo tienen una vida útil entre 5000 y horas, de 6 a 8 veces más que las incandescentes. Consumen un 75 % menos de energía. Las bombillas incandescentes pierden la mayor parte de su energía en forma de calor (entre el 90 y 95%), por lo que el aprovechamiento luminoso es muy bajo. Son las más baratas del mercado, pero consumen más y tienen menos duración (1.000 horas de luz).

8 ¿PLANTEAN ALGÚN PROBLEMA LAS BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO? Ecologistas en Acción advierte que este tipo de bombillas contiene mercurio, una sustancia muy tóxica, por lo que a la hora de desecharlas deben ser tratadas como residuos peligrosos. Ecologistas en Acción se ha dirigido a los titulares de los ministerios de Industria y de Medio Ambiente solicitando que al mismo tiempo que se enfatizan los beneficios ambientales y de ahorro de energía que suponen las bombillas de bajo consumo, se advierta a los usuarios que al finalizar su vida útil deben ser depositadas en lugares de recogida adecuados y en contenedores especiales donde no puedan romperse para su posterior tratamiento y reciclaje, conforme a la Ley de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

9 El mercurio es un metal extremadamente volátil que puede ser transportado a grandes distancias una vez se ha emitido a la atmósfera. Una vez se ha depositado en un ambiente acuático, el mercurio se transforma en metilmercurio, una potente neurotoxina, que se acumula en los peces y en los animales salvajes y los humanos que los consumen. Cuando es ingerido por mujeres embarazadas, el metilmercurio atraviesa la placenta y se acumula en el cerebro y el sistema nervioso central del feto en desarrollo. Incluso cantidades relativamente despreciables pueden producir serios retrasos motores o de comunicación.

10 El mercurio nunca desaparece del medio ambiente, asegurando que la contaminación de hoy seguirá siendo un problema en el futuro. El mercurio es un contaminante bioacumulativo. Se va transmitiendo a través de la cadena trófica, de tal manera que el mercurio disperso en el medio ambiente va ascendiendo a través de la cadena hasta llegar a la cúspide, dónde se encuentran los predadores naturales, y el ser humano. Antes o después el mercurio no controlado acabará en nuestros organismos, con los riesgos que implica.

11 Como consecuencia del peligro que implica el mercurio, ya se ha prohibido el uso de este metal pesado en un uso tan tradicional como los termómetros. También se comercializan ya pilas sin mercurio. Aunque la cantidad de mercurio en este tipo de bombillas es cada vez menor, es muy importante una correcta gestión de los residuos. Se debe recuperar el mercurio que contiene cada una de las bombillas (unos 4 mg) y evitar su dispersión por el medio ambiente. Por eso se deben llevar las bombillas y los tubos fluorescentes a los puntos limpios y a las tiendas y distribuidores eléctricos, donde las recogen para una adecuada gestión de este residuo peligroso.

12 Las Administraciones tienen que desempeñar una importante labor en este campo, fomentando por un lado la concienciación de la población, y por otro dando ejemplo. El Ayuntamiento de Valladolid no está llevando a cabo ninguna campaña informativa sobre este tema. Consideramos que en este momento sería muy necesario, ya que la mayor parte de la población comienza a tener contacto con las bombillas de bajo consumo. Además, la iluminación pública de calles puede hacerse con lámparas de bajo consumo. Precisamente, las bombillas de alta presión de sodio, que son las que se utilizan para la iluminación de las calles, contienen mercurio dependiendo de los watios. Para este tipo de lámparas ya hay en el mercado modelos con muy bajo mercurio y modelos que no tienen mercurio.

13 Ecologistas en Acción forma parte de la European Environmental Bureau (EEB), el conjunto de organizaciones ciudadanas de defensa del medio ambiente, y está trabajando en la campaña Zero Hg (Mercurio cero). Entre los objetivos de esta campaña están: Concienciar a la población y a las Administraciones de la importancia de la gestión de las bombillas que contienen mercurio. Conseguir que las empresas productoras informen en el etiquetado de la cantidad de mercurio que contienen sus bombillas. Reducir el límite máximo de mercurio admisible en la normativa europea de 5 a 2 mg, hasta conseguir que se llegue a prescindir totalmente del mercurio también en las bombillas.


Descargar ppt "DALE UN RESPIRO AL PLANETA. ¿Cuánta luz gastamos? Según la Comisión Europea, con el cambio de bombillas, se ahorraría el equivalente a la iluminación."

Presentaciones similares


Anuncios Google