La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1 INSTANCIA BÁSICA PARA LA MISIÓN Y LA PASTORAL DE LA IGLESIA ECLESIOLOGÍA PARROQUIAL.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1 INSTANCIA BÁSICA PARA LA MISIÓN Y LA PASTORAL DE LA IGLESIA ECLESIOLOGÍA PARROQUIAL."— Transcripción de la presentación:

1 1 INSTANCIA BÁSICA PARA LA MISIÓN Y LA PASTORAL DE LA IGLESIA ECLESIOLOGÍA PARROQUIAL

2 2 Temas 1 y 3: Generalidades Misión del Párroco

3 3 NATURALEZA Y MISIÓN generalidades Porque en su Iglesia el Obispo no puede presidir siempre y en todas partes personalmente a toda su grey, debe constituir necesariamente asambleas de fieles, entre las cuales tienen un lugar preeminente las parroquias, constituidas localmente bajo la guía de un pastor que hace las veces de obispo: ellas, en efecto representan a la Iglesia visible establecida en toda la tierra (SC 42).

4 4 Siendo la parroquia una instancia básica y esencial de la Iglesia, un lugar para el cumplimiento concreto y directo de su misión e institución normal y primaria de la cura de almas, hay una gran sorpresa al descubrir que las actuales parroquias están siendo sólo, Estaciones de servicio religioso, de mantenimiento sacramental y el papel de los sacerdotes en ellas es sólo de funcionarios de culto; evidentemente no se esta cumpliendo la tarea integral para la que nació la Iglesia, ni se encuentra en ellas el lugar adecuado ni las condiciones para un canal de madurez cristiana, especialmente en las parroquias urbanas, ya que se piensa que en la urbe la parroquia urbana territorial ya ha sido superada y pretenden cambiar la pastoral, por Pastoral de ambientes o Movimientos especializados, que atiendan algunos de los miles a los que hay que llegar.

5 5 La parroquia es una determinada COMUNIDAD DE FIELES constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio (CIC 515,1). Los católicos no tienen sino experiencia de parroquias cultuales y no esperan algo diferente, y los jóvenes con vocación sacerdotal que entran al Seminario, se visualizan sólo como funcionarios de culto. Hasta que los obispos se decidan a cambiar la figura y el estilo de parroquias y estructuren un Seminario diferente, poniendo formadores con otra visión de sacerdotes verdaderamente misioneros y pastores entregados y no funcionarios, se empezará actuar en un cambio de Iglesia, conforme a lo que el Señor nos ha pedido y el Concilio Vaticano II nos vino a recordar.

6 6 Las parroquias deben ser algo muy diferente, tienen que ser misioneras e integrales, donde se da todo lo esencial a todos, haya o no Movimientos o Asociaciones y el párroco como responsable e impulsor de todo. Que todos volvamos a descubrir el verdadero rostro de la parroquia. La parroquia no es principalmente una estructura, un territorio, un edificio; ella es la familia de Dios, una fraternidad animada por el Espíritu de unidad, es una casa de familia, fraterna y acogedora, es la comunidad de los fieles.

7 7 Nos hemos acostumbrado que en las parroquias o en las diócesis los Movimientos son lo más importante, muchos de ellos son nacionales o internacionales y el obispo y los párrocos son sólo invitados como asistentes o asesores, o para presidir ceremonias especiales para beneficio de ese grupo, aperturas o clausuras de eventos importantes, pero la vida de ellos y su liderazgo están al interior de ellos mismos y se rigen por su propia dinámica y organización. Hay que renovar y transformar las parroquias territoriales, para desempeñen el papel que les corresponde ser insustituible, lugar por excelencia para la vida cristiana y la misión integral de la Iglesia. EL CENTRO INTEGRAL DE LA VIDA CRISTIANA ES LA PARROQUIA TERRITORIAL.

8 8 MISIÓN DEL PÁRROCO Cooperadores del Obispo son los párrocos, a quienes, bajo autoridad del mismo, se les encomienda, como a pastores propios, la cura de almas de una parte determinada de la diócesis (CD 30). El párroco es el pastor propio de la parroquia que se le confía, y ejerce la cura pastoral de la comunidad que le está encomendada bajo la autoridad del Obispo, en cuyo ministerio de Cristo ha sido llamado a participar, para que en esa misma comunidad cumpla las funciones de enseñar, santificar y regir con la cooperación también de otros presbíteros o diáconos, y con la ayuda de fieles laicos (CIC 519).

9 9 Si, por escasez de sacerdotes, el Obispo diocesano considera que ha de encomendarse una participación en el ejercicio de la cura pastoral de la parroquia a un diácono o a otra persona que no tiene el carácter sacerdotal, o a una comunidad, designará a un sacerdote que, dotado de las potestades propias del párroco, dirija la actividad pastoral (CIC 517,2). Para ser designado párroco válidamente debe haber recibido el orden sagrado del presbiterado (CIC 521,1). Debe destacar por su sana doctrina y probidad moral, estar dotado de celo por las almas y por otras virtudes, y tener las cualidades que se requieren para la cura de la parroquia (CIC 521,2).

10 10 Además, este tipo de parroquia renovada supone la figura de un pastor que, en primer lugar, tenga una profunda experiencia de cristo vivo, espíritu misionero, corazón de padre, que sea animador de la vida espiritual y evangelizador capaz de promover la participación (SA 41). Los párrocos gozarán de estabilidad en su cargo que requiera el bien de las almas. Por tanto, revísese y simplifíquese el modo de proceder en la traslación y remoción de los párrocos, al fin de que el Obispo, respetando en verdad la equidad natural y canónica, pueda proveer más adecuadamente el bien de las almas (CD 31). Debe el párroco tener estabilidad, y por tanto debe ser nombrado por el Obispo diocesano para un tiempo determinado, si este modo de proceder ha sido admitido mediante decreto por la Conferencia Episcopal (CIC 522).

11 11 Tema 2: Vinculación con el Obispo y la Diócesis

12 12 VINCULACIÓN CON EL OBISPO Y LA DIÓCESIS Esta comunión, existente en la Iglesia y esencial a su naturaleza, debe manifestarse a través de signos concretos (SA 33). Cultiven (los seglares) sin cesar el sentido de la diócesis, de la que la parroquia es como célula (AA 10c). Su vínculo (...el de la parroquia...) con la comunidad diocesana está asegurado por la unión con el Obispo, que confía a su representante (normalmente el párroco) la atención pastoral de la comunidad (DP 6 44). Es necesario reafirmar la importancia y la validez de la parroquia. Institución que hay que conservar como expresión normal y primaria de la cura de almas.

13 13 La Parroquia es la primera comunidad eclesial; después de la familia, es la primera escuela de la fe, de la oración, de las costumbres cristianas. La Parroquia es la última localización de la Iglesia, la primera y más inmediata visibilidad de la Iglesia para los fieles, el primer órgano de la acción pastoral y social, la primera sede de la catequesis, el lugar por excelencia para el surgimiento de vocaciones sacerdotales… palabras todas literales del Papa Juan Pablo II. Escuchemos otros documentos: Es necesario volver a descubrir el verdadero rostro de la parroquia… la parroquia no es principalmente un territorio, un edificio; es la familia de Dios, como fraternidad animada por el Espíritu de unidad, es una casa de familia, fraterna y acogedora, es la comunidad de fieles. Comunidad de fe y comunidad orgánica, constituida por los ministros ordenados y por lo demás cristianos, en la que el párroco representa al Obispo (CL 26).

14 14 La parroquia permanece como un organismo indispensable, de primera importancia en las estructuras visibles de la Iglesia. La parroquia es la primera comunidad eclesial; después de la familia, es la primera escuela de la fe, de la oración y de las costumbres cristianas; es el primer campo de la caridad eclesial; el primer órgano de la acción pastoral y social; es terreno más adaptado para hacer surgir las vocaciones sacerdotales y religiosas; la sede primaria de la catequesis... (PUCP 2). Entre todos los medios creados por la Iglesia para evangelizar al hombre y su cultura, guarda un lugar destacado la parroquia. Y si bien ésta es insuficiente para abordar todos los problemas de la evangelización en el presente, resulta aún indispensable, porque su misión coincide con la misión de la Iglesia: las parroquias son el instrumento para que la Iglesia esté visible, encarnada y operante entre los hombres (LPNE 43).

15 15 En la línea de la Evangelización, la parroquia presenta una doble relación de comunicación y comunión pastoral: a nivel diocesano se integran las parroquias en zonas, vicarías, decanatos; al interior de sí misma, se diversifica la pastoral según los distintos sectores y se abre a la creación de comunidades menores (Puebla 632). La Parroquia urbana, por más activa y organizada que esté, no puede ser capaz de responder a las múltiples y complejas necesidades de la evangelización y de la formación cristiana. La Parroquia es uno de los instrumentos de evangelización, aunque no el único, como para los Medios de comunicación, asistencia, grupos sociales: juventud, trabajo, profesiones, enfermos, encarcelados, prófugos… Sólo una acción pastoral de conjunto e integrada podrá dar resultados positivos (PUCP 6).

16 16 La parroquia es uno de los instrumentos de la evangelización, aunque no el único... Basta con pensar en los Medios de comunicación social, en las diversas formas de asistencia que se desenvuelven en los barrios o sectores, en los varios grupos sociales: juventud, trabajo, profesiones, enfermos, encarcelados, prófugos... sólo una acción pastoral de conjunto e integrada podrá dar resultados positivos.... Pero que quede bien claro: estas comunidades no pueden colocarse en el mismo plano de la parroquia, como posibles alternativas. Al contrario tienen el deber de servicio a la parroquia y a la Iglesia particular. Y es en lo propio de este servicio, que es dado a la estructuras parroquial o diocesana, donde se revelará la validez de las respetivas experiencias al interior de los Movimientos o Asociaciones. (PUCP 7).

17 17 Evidentemente hay ambientes que trascienden la parroquia territorial y deben ser organizados pastoralmente a nivel Diócesis: escuelas, hospitales, cárceles, trabajo y profesiones… Muchas funciones de irradiación religiosa y de apostolado de ambiente en el campo cultural, social, educativo, profesional, no pueden tener como centro y punto de partida la Parroquia (CL 26). Por eso es necesario que la parroquia sea una comunidad abierta a todas las iniciativas de irradiación religiosa y apostolado de ambientes que no tienen o no pueden tener parroquia como punto de partida (PUCP 6).

18 18 Los Movimientos y las Asociaciones, por lo que se refiere a la catequesis, no son una alternativa ordinaria a la parroquia, en la medida que ésta es una comunidad educativa de referencia propiamente tal. (DGC 262). Como regla general, la parroquia ha de ser territorial, ha de comprender a todos los fieles de un determinado territorio; pero, donde convenga, se constituirán parroquias personales en razón del rito, de la lengua o de la nacionalidad, o incluso por otra determinada razón. (CIC 518). La diócesis está dividida en parroquias, las que, ordinariamente, son comunidades territoriales de una extensión tal que, a ser posible, el párroco no esté impedido, por las distancias, de mantener contactos frecuentes con las familias y con los grupos de los fieles. (DMPO 174).

19 19 Para ello el Espíritu Santo suscita otros medios de evangelización: el apostolado sectorial y Movimientos y Asociaciones, y otras múltiples formas de presencia (LPNE 45). La Parroquia está conociendo una época nueva y prometedora. La antigua y venerada estructura de la Parroquia tiene una misión indispensable y de gran actualidad: a ella corresponde crear la primera comunidad del pueblo cristiano, iniciar y congregar al pueblo en la normal expresión de la vida litúrgica, reavivar y conservar la fe, suministrarle la doctrina, practicar las obras de caridad (CL26).

20 20 Como regla general la parroquia ha de ser territorial comprendiendo a todos los fieles de un determinado territorio; pero, donde convenga, se constituirán parroquias personales en razón del rito, de la lengua o de la nacionalidad, o incluso por otra determinada razón (CIC 518). Las Escuelas católicas, que llevan SINE escolar, constituidas en verdaderos Centros de Evangelización para todas las familias involucradas en ellas, podrían ser constituidas como parroquias personales.

21 21 En proyectos pastorales serios, por criterios de estabilidad y no como beneficio personal, los párrocos deberían ser más estables, de otra forma no pueden asumir un plan serio para implementarlo bien en la parroquia, porque no pueden conducirlo de forma integral, lo ideal sería tiempo indefinido, esto es no cambiarlo a menos que esté dañando a la comunidad parroquial por su antitestimonio, por ser un cacique o no ser un buen pastor, o porque se le requiera para una responsabilidad eclesial de mayor nivel. Lamentablemente, la presencia temporal de los párrocos en su responsabilidad de cabeza de la comunidad parroquial, no les permite un compromiso serio y sólo desarrollan acciones de funcionarios temporales, como si fueran sólo agentes de tránsito en el exterior del vehículo y no los conductores que van dentro llevando el timón, el acelerador y cuando sea necesario el freno para llegar a la meta.

22 22 Como sucedió en la Iglesia después del Concilio de Trento, después del Vaticano II, es necesario una renovación de los Seminarios y de los Sacerdotes, que sean aptos para el cumplimiento de la consigna de la Iglesia de la Nueva Evangelización. De otra manera Seminarios y Sacerdotes no cumplen la función y la tarea que el Señor, la Iglesia y el Pueblo de Dios piden y esperan de ellos. Cuando sea necesario para el buen desempeño de la cura pastoral de una parroquia, además del párroco, puede haber uno o varios VICARIOS parroquiales que, como cooperadores del párroco y partícipes de su solicitud, unidos al párroco por una misma voluntad y deseo, trabajen bajo su autoridad en el ministerio parroquial (CIC 545).

23 23 Lo decía el Concilio en Christus Dominus: Los vicarios prestan, como colaboradores del Párroco, un servicio excelente y activo en el ministerio parroquial bajo la autoridad del mismo párroco. Entre ellos debe reinar siempre trato fraternal, mutua caridad y respeto, y unos y otros han de ayudarse con consejos, auxilio y ejemplos, proveyendo a la cura pastoral de las almas con voluntad concorde y común empeño (CD 30). El sacerdote, párroco y vicarios, necesitan tener al menos un día de descanso semanal, los demás días deben trabajar como cualquier persona con responsabilidad laboral, sujetos a la ley universal del trabajo.

24 24 Existe un movimiento importante de renovación de parroquias como centros de evangelización en América Latina Hoy. Dos elementos claves: multiplicación de comunidades y participación organizada de laicos en la acción pastoral. Este modelo de parroquia está generado principalmente por la aplicación de la eclesiología del Vaticano II. Un factor importante de la renovación de las parroquias, están siendo los que han ido apareciendo en varios países. Están orientados a revitalizar la evangelización. Los hay pensados en Europa, pero con ayudas de Latinoamérica, como el NIP. Los hay pensados directamente en América Latina, como el SINE (Doc. Preparatorio a Sato. Dom ). PARROQUIA MISIONERA E INTEGRAL No cualquier tipo de parroquia cumple las condiciones y exigencias señaladas por todos estos Documentos, sólo la PARROQUIA MISIONERA E INTEGRAL

25 25 Temas 4 y 5: Misión integral e integradora Ir a todos, a todo el hombre.

26 26 MISIÓN INTEGRAL E INTEGRADORA La parroquia realiza una función integral de la Iglesia, ya que acompaña a las personas y familias a lo largo de su existencia, en la educación y crecimiento de su fe (DP 644). La parroquia tiene la misión de evangelizar, celebrar la liturgia, impulsar la promoción humana, de adelantar la inculturación de la fe en las familias, en las CEB, en los grupos y movimientos apostólicos y, a través de ellos, a la sociedad (SD 58).

27 27 PARROQUIA E INTEGRALIDAD PARROQUIA E INTEGRALIDAD, dos elementos a combinar sabia y prácticamente; estamos hablando de la parroquia territorial, tanto urbana como rural, como una instancia básica para el cumplimiento de la misión y de la pastoral de la Iglesia. Toda Diócesis debería tener un Plan misionero y pastoral para ser llevado a la práctica por todas las parroquias. Pocas Diócesis tienen un Plan orgánico que incluya todos los elementos esenciales de la tarea de la Iglesia, se tienen sólo algunas prioridades o destinatarios preferenciales, y cada parroquia hace lo que quiere o lo que puede, y en cada cambio de párroco siempre empieza algo diferente, tomando al Pueblo de Dios como objeto de experimentación pastoral del párroco en turno, dado que los obispos mismos no cuidan que se tenga continuidad en los planes con respecto a la gente.

28 28 Diremos que, lo integral, se traduce en acción, la Integralidad que se debe manifestar en el cumplimiento de la misión y de la pastoral de la Iglesia en la Parroquia. Basado y centrado en la Diócesis y en la Parroquia, la Integralidad es lo típico y característico del Sistema Integral de Evangelización. La Integralidad la entendemos en cuatro dimensiones: – IR A TODOS A TODO EL HOMBRE A TODO EL HOMBRE INVOLUCRADOS TODOS INVOLUCRADOS TODOS DANDO TODO DANDO TODO Integralidad en cuanto a: Destinatarios, objetivo, agentes y contenido.

29 29 1. IR A TODOS Los destinatarios de la misión y de la pastoral de la Parroquia son TODOS. Es decir todas las familias y personas de todo el territorio parroquial. Caminar por todo el mundo, proclamar la Buena Nueva a toda criatura, haciendo discípulos de todas las naciones, hasta los confines de la tierra… Todo el mundo, y los confines de la tierra, es ante todo el territorio parroquial encargado al cuidado del párroco. Y no sólo esperar a los que vienen a los servicios sacramentales, sino ir a todos, salir a buscarlos, caminar con los pies, buscar, y hacer retornar a las ovejas perdidas y alejadas.

30 30 Como el buen pastor de la parábola evangélica, hay que ir a buscar aunque fuera sólo una oveja que faltara en el redil. IR A TODOS, IR A LOS ALEJADOS, Parroquia en permanente estado de misión debería ser la tarea ordinaria y primaria de toda parroquia y la responsabilidad del párroco. Un primer cumplimiento de la integralidad es la salida misionera permanente y las misiones evangelizadoras intensivas cada año.

31 31 Con el sistema de presencia y visiteo sectorial permanente, con el que se cumple e, ir a, y estar en todo el territorio parroquial permanentemente, se llega realmente a todos. Los obispos y los párrocos necesitamos cambiar el registro mental, para que de una manera creativa, visualicemos diócesis y parroquias misioneras, superando esa pastoral de mantenimiento, y que sea misionera e integral; y Seminarios que formen para esa tarea.

32 32 Ir a todos: La modificación operativa exige expandir la presencias física de la parroquia a toda su jurisdicción, especialmente hacia los ambientes más humildes y alejados mediante: la multiplicación de capillas, centros de catequesis, lugares de oración y formación cristiana, y la oportuna creación de comunidades eclesiales de base, el envío de misioneros parroquiales y la realización de misiones populares. (LPNE 44).

33 33 2. A TODO EL HOMBRE A TODO EL HOMBRE Y TODAS LAS SITUACIONES DEL HOMBRE, expresión en las Encíclicas sociales. No reducirse a la dimensión religiosa del hombre, sino a lo social y lo material; espíritu, alma y cuerpo; espiritualidad, cultura y necesidades corporales. Y no sólo al individuo, sino a la familia y a la sociedad, con sus estructuras y sistemas. Lo social es parte integral del Plan de la Parroquia, fruto de la evangelización, expresión de verdaderas comunidades cristianas. Aunque no es lo único, ni lo primero, ni lo inmediato, porque la misión de la Iglesia es primariamente religiosa y espiritual.

34 34 3. INVOLUCRADOS TODOS La Iglesia entera es misionera y la tarea de la evangelización es de todo el Pueblo de Dios. Unidad de misión, aunque diversidad de tareas y ministerios Concilio y Evangelii Nuntiandi. La Iglesia es apostólica por naturaleza, misionera y ministerial. Cada cristiano, en la base del Bautismo y la Confirmación, participa en la misión de Jesús como sacerdote profeta y rey. La Iglesia se define como COMUNIÓN MISIONERA, el ser y el hacer, comunión y misión. Todos son destinatarios para la evangelización, y todos los ya evangelizados se deben convertir en evangelizadores, agentes activos y comprometidos. De evangelizandos, a evangelizados y luego evangelizadores.

35 35 Se necesita una más estrecha, orgánica y personal colaboración de todos los componentes de la parroquia con el pastor. Potenciar y cualificar todas las fuerzas vivas – religiosos y laicos para aquellos servicios que no requieren la función insustituible del sacerdocio ministerial, es el único medio para una adecuada cura pastoral ahí donde es excesivo el número de fieles, y para emprender una obra activa de penetración misionera en los ámbitos de los indiferentes y de los alejados (PUCP 5).

36 36 4. DANDO TODO En cuanto a contenidos se debe dar todo, es decir, todos y cada uno de los elementos y pasos de la MISIÓN y de la PASTORAL de la Iglesia. En las tres acciones, según las diversas situaciones frente a las cuales la Iglesia se encuentra, hay que cumplir la MISIÓN, la PASTORAL, y la NUEVA EVANGELIZACIÓN como algo intermedio entre las dos, como dice Redemptoris Missio en los números 33 y 34. Primero la tarea y etapa misionera, por la que se sale y se va a alcanzar a todos llevando el anuncio misionero casa por casa y a cada persona, y luego llevarlos a vivir un Retiro de Evangelización kerigmática en el que deben tener un encuentro vivo con Cristo, con experiencia de salvación y Vida nueva, por un nuevo nacimiento y salir como criaturas nuevas llenas del Espíritu Santo.

37 37 Después de la misión, viene luego la pastoral, después del nacimiento vienen el crecimiento, seguimiento como discípulos y apóstoles. Luego la etapa pastoral. Etapa que nunca termina, y que se puede llamar seguimiento, acompañamiento pastoral, crecimiento, discipulado. De Hechos 2,38, sigue Hechos 2,42. Los elementos permanentes de la etapa pastoral son: Comunidades, catequesis, sacramentos, acción social e involucramiento apostólico de todos. Todos y todo en COMUNIDAD, y Parroquia, comunión de comunidades. Todos los evangelizados formando pequeñas comunidades vinculadas vitalmente a la Parroquia y animadas por ella.

38 38 Darlo todo La parroquia necesita de una profunda conversión para evangelizar e integrar efectivamente a todos. Sólo renovándose logrará darlo todo: acogida cordial, testimonio de santidad evangélica, vigorosa presencia misionera y ayuda espiritual ofrecida a todos, con la misma predilección de Jesús hacia los más pobres y sencillos, predicación y escucha de la Palabra de Dios, itinerario catequístico integral, celebraciones festivas de la fe, abundancia de vida sacramental, cultivo de la piedad popular, formación permanente de los fieles, eficacia de la caridad organizada, promoción efectiva de la dignidad del pobre y del enfermo (LPNE 43).

39 39 Después del kerigma vienen la CATEQUESIS, formación en la Doctrina cristiana y católica, con una enseñanza orgánica, sistemática, completa y a todos. No reducida a la presacramental. La liturgia, y sobre todo la Eucaristía es la culminación del proceso evangelizador y de toda la vida de la Iglesia. Base, centro y fuente de la vida cristiana y eclesial. Fruto de la evangelización, hombres nuevos para mundo nuevo, expresión de auténticas comunidades cristianas, es la SOLIDARIDAD SOCIAL. Para que no haya ningún necesitado. Comunicación de bienes y servicios entre los hermanos evangelizados y acción social para todos los necesitados, para una promoción humana integral.

40 40 Todos son destinatarios de la misión y de la pastoral, pero, después de la evangelización, todos agentes comprometidos en la tarea de la parroquia. Para ir a todos, darles todo y todos involucrados, es indispensable la división de la Parroquia en Zonas o SECTORES geográficos, para conocer mejor y atender más eficientemente a toda la feligresía, sectores que son integrales e integradores, porque se lleva y se da todo a todos y se articulan todas las acciones, organizando por MINISTERIOS o campos de acciones específicas, coordinadas y articuladas en el Sector.

41 41 Por Ministerios entendemos campos importantes que coordinan dos personas, un responsable y su auxiliar, con contactos en los sectores que dependen del jefe de sector para coordinar las acciones específicas que se realizan en los campos de: Evangelización, comunidades, catequesis, liturgia y acción social. Dirigido todo a la familia, los jóvenes, los enfermos y los necesitados de rehabilitación. Los responsables de Sector y Ministerio forman el Consejo Pastoral Parroquial, y se reúnen, idealmente, cada semana con el Párroco a la cabeza. Se necesita una descentralización del Templo, y llevar la acción misionera y pastoral por todos los Sectores de la Parroquia. La acción se hace en donde la gente está y vive, y se acude al Templo sólo para las acciones litúrgicas y sacramentales o para algún asunto en las Oficinas.

42 42 El párroco, ayudado por cientos de personas evangelizadas, a quienes impulsa, anima, acompaña y forma, debe ser la cabeza responsable de todo, y conducir el proyecto integral, no limitándose a las acciones sacramentales. Basado en la Parroquia misma, y asumido por la Diócesis, el Sistema Integral de Evangelización, se caracteriza por la integralidad. Este tipo de parroquias evangelizadoras serán el lugar de formación de las familias, de evangelización, formación y acompañamiento de los jóvenes, de donde surgirán vocaciones consagradas, para ser sacerdotes nuevos que logren una Iglesia nueva.

43 43 Temas 6, 7 y 8: Dimensión misionera y evangelizadora Dimensión catequética Dimensión comunional

44 44 Dimensión misionera y evangelizadora Dimensión misionera y evangelizadora Hacer de la evangelización el eje de toda la acción pastoral, como exigencia prioritaria, preeminente, privilegiada. Se supera así una visión puramente horizontal de presencia sólo social, y se refuerza el aspecto sacramental de la iglesia; aspecto que se manifiesta en la comunidad parroquial, cuando ésta se preocupa por ser formadora de la fe de sus hijos y desarrolla su función misionera y evangelizadora. (PUCP 4). La parroquia es la matriz de la vida cristiana, el lugar normal de la Iniciación. Los que, alcanzadas por el testimonio y la palabra de los cristianos, creen y se convierten al Evangelio han de encontrar en la comunidad parroquial el acompañamiento y la guía necesarias para poder ser iniciados en la contemplación y acogida de Misterio salvador de Dios, en su celebración litúrgica, en la fraternidad y en el servicio.

45 45 La parroquia es el ámbito en que la gracia de la conversión primera es cultivada y se desarrolla hasta la madurez (Congreso Parroquia Evangelizadora. Conf. Episcopal Española. 13 nov 1988). EL PRIMER ANUNCIO tiene de forma permanente la prioridad en la misión de la Iglesia, tiene una función central e insustituible, porque introduce en el misterio del amor de Dios, quien lo llama a iniciar una comunicación personal con él en Cristo y abre la vía para la conversión. La fe nace del anuncio, y toda comunidad eclesial tiene su origen y vida en la respuesta de cada fiel a este anuncio (RM 44).

46 46 Esforzarse con todos los medios posibles, para que el mensaje evangélico llegue igualmente a quienes hayan dejado de practicar o no profesen la verdadera fe (CIC 528,1). - Renovar su capacidad de acogida y su dinamismo con los fieles alejados y multiplicar la presencia física de la parroquia mediante la creación de capillas y pequeñas comunidades (SD 60). -Organizar campañas misioneras que descubran la novedad siempre actual de Jesucristo. Entre las que pueden destacarse las visitas domiciliarias y las misiones populares (SD 131). - Promover las visitas domiciliarias con laicos preparados y organizar la pastoral del retorno para acoger a los católicos que regresan a la Iglesia (SD 146).

47 47 Dimensión catequética Dimensión catequética La comunidad parroquial debe seguir siendo la animadora de la catequesis y su lugar privilegiado... En una palabra, sin monopolizar y sin uniformar, la parroquia sigue siendo el lugar privilegiado de la catequesis (CT 67). La parroquia es el lugar más significativo en que se forma y manifiesta la comunidad cristiana. Ella está llamada a ser una casa de familia, fraternal y acogedora, donde los cristianos sean conscientes de ser Pueblo de Dios. La parroquia congrega en la unidad todas la diversidades humanas que en ella se encuentran y las inserta en la universalidad de la Iglesia. Ella es el ámbito ordinario donde se hace y se crece en la fe. Constituye por ello un espacio comunitario muy adecuado para el ministerio de la Palabra ejercido en ella sea, al mismo tiempo, enseñanza, educación y experiencia vital.

48 48 La parroquia está experimentando hoy, en muchos países, hondas transformaciones. La parroquia sigue siendo una referencia importante para el pueblo cristiano, incluso para los no practicantes. Ella debe continuar siendo todavía la animadora de la catequesis y su lugar privilegiado (DGC 257). El párroco está obligado a procurar que la palabra de Dios se anuncie en su integridad a quienes vive en la parroquia; cuide que los fieles laicos sean adoctrinados en las verdades de la fe, sobre todo mediante la homilía, que ha de hacerse los domingos y fiestas de precepto, y la formación catequética debe procurar de manera particular la formación católica de los niños y de los jóvenes, y esforzarse con todos los medios posibles, también con la colaboración de los fieles, para que el mensaje evangélico llegue igualmente a quienes hayan dejado de practicar o no profesen la verdadera fe (CIC 528,1).

49 49 La parroquia realiza una función integral de la Iglesia, ya que acompaña a las personas y familias a lo largo de su existencia, en la educación y crecimiento de su fe (DP 644). Para que la catequesis alcance toda su eficacia dentro de la misión evangelizadora de la parroquia se requiere algunas condiciones: a) La catequesis de adultos debe asumir una importancia prioritaria. Impulsar una catequesis post-bautismal, a modo de catecumenado, que vuelve a proponer algunos elementos del Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos. b) Hay que plantearse, con valentía renovada, el anuncio a los alejados y a los que viven en situación de indiferencia religiosa. En este empeño, los encuentros pre-sacramentales (preparación al Matrimonio, al Bautismo y a la primera Comunión de los hijos) pueden resultar fundamentales.

50 50 c) Como referente sólido para la catequesis parroquial se requiere la existencia de un núcleo comunitario compuesto por cristianos maduros, ya iniciados en la fe, a los que se les dispense un tratamiento pastoral adecuado y diferenciado. Este objetivo se podrá alcanzar más fácilmente si se promueve en las parroquias la formación de pequeñas comunidades eclesiales. d) Si se cumplen en la parroquia las anteriores condiciones, que se refieren a los adultos, la catequesis destinada a niños, adolescentes y jóvenes, que sigue siendo siempre imprescindible, se beneficiará mucho.

51 51 La situación religiosa de los jóvenes y de los adultos requiere una catequesis más kerigmática y más orgánica en su presentación de los contenidos de la fe (SA 69). La familia, la parroquia, la escuela católica, las asociaciones y movimientos cristianos, las comunidades eclesiales de base, son lugares de la catequesis, espacios comunitarios donde la catequesis de inspiración catecumenal y la catequesis permanente se realizan (DGC 253). Los movimientos y las asociaciones, por lo que se refiere a la catequesis, no son una alternativa ordinaria a la parroquia, en la medida que ésta es una comunidad educativa de referencia propiamente tal. (DGC 262).

52 52 Dimensión comunional Dimensión comunional Vivencia de la comunidad Vivencia de la comunidad La comunión eclesial, aún conservando su dimensión universal, encuentra su expresión más visible e inmediata en la parroquia. Ella es la última localización de la Iglesia; la Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas (CL 26). Parroquia, comunión de comunidades Parroquia, comunión de comunidades Una clave de renovación parroquial, urgente en las parroquias de las grandes ciudades, es la parroquia como comunidad de comunidades y de movimientos.

53 53 Parece oportuno la formación de comunidades y grupos eclesiales de tales dimensiones que favorezcan verdaderas relaciones humanas. Cada parroquia hoy, y particularmente las urbanas, podrá fomentar una evangelización más personal. (SA 41). Para que todas estas parroquias sean verdaderamente comunidades cristianas, las autoridades locales deben favorecer: las pequeñas comunidades eclesiales, donde los fieles pueden comunicarse mutuamente la Palabra de Dios y manifestarse en el recíproco servicio y en el amor; estas comunidades son verdaderas expresiones de la comunión eclesial y centros de evangelización, en comunión con sus Pastores (CL 26).

54 54 (La parroquia...) Es centro de coordinación y de animación de comunidades, de grupos y Movimientos. Aquí se abre más el horizonte de comunión y participación. La parroquia viene a ser para el cristiano el lugar de encuentro, de fraterna comunicación de personas y de bienes, superando las limitaciones propias de las pequeñas comunidades. En la parroquia se asumen de hecho, una serie de servicios que no están al alcance de las comunidades menores, sobre todo en la dimensión misionera y en la promoción de la dignidad de la persona humana, llegando así a los migrantes más o menos estables, a los marginados, a los alejados, a los no creyentes y, en general, a los más necesitados (DP 644).

55 55 La Parroquia, comunión orgánica y misionera, es una red de comunidades (SD 58). La comunidad eclesial de base, es célula viva de la parroquia, entendida ésta como comunión orgánica y misionera (SD 61). Hemos de poner en práctica estas grandes líneas: renovar las parroquias a partir de estructuras que permitan sectorizar la pastoral mediante pequeñas comunidades eclesiales en las que aparezca la responsabilidad de los fieles laicos (SD 60).

56 56 Temas 9, 10 y 11: Dimensión Litúrgica Dimensión Social Compromiso Apostólico

57 57 Dimensión litúrgica Dimensión litúrgica La parroquia está fundada sobre una realidad teológica, porque ella es una comunidad eucarística. Esto significa que es una comunidad idónea para celebrar la Eucaristía, en la que se encuentran la raíz viva de su edificación y el vínculo sacramental de su existir en plana comunión con toda la Iglesia (CL 26). Necesidad de fomentar entre los fieles y el clero la vida litúrgica parroquial y su relación con el Obispo. Hay que trabajar para que florezca el sentido comunitario parroquial, sobre todo en la celebración común de la Misa Dominical (SC 42).

58 58 Aquí se abre más el horizonte de comunión y participación. La celebración de la Eucaristía y demás sacramentos hace presente, de modo más claro, la globalidad de la Iglesia (DP 644). Recuerden también los párrocos que el Sacramento de la Penitencia contribuye de manera extraordinaria a fomentar la vida cristiana; muéstrense prontos a oír las confesiones de los fieles, y llamen también, si fuere menester, para ello a otros sacerdotes que sepan varias lenguas (CD 30). En el cumplimiento de la obra de santificación, procuren los párrocos que la celebración del sacrificio eucarístico sea centro y culmen de toda la vida de la comunidad cristiana, y trabajen por que los fieles se apacienten por medio del pasto espiritual por medio de la devota y frecuente recepción de los sacramentos y por la consciente y activa participación en la liturgia (CD 30).

59 59 Que la Santísima Eucaristía sea el centro de la comunidad parroquial de fieles; trabaje para que los fieles se alimenten con la celebración piadosa de los sacramentos, de modo peculiar con la recepción frecuente de la Santísima Eucaristía y de la Penitencia; procure moverles a la oración, también en el seno de las familias y a la participación consciente y activa en la Sagrada liturgia, que bajo la autoridad del Obispo diocesano debe moderar el párroco en su parroquia, con la obligación de vigilar para que no se introduzcan abusos (CIC 528,2).

60 60 Dimensión social: liberadora y promotora Dimensión social: liberadora y promotora La parroquia tiene la misión de impulsar la promoción humana (SD 58). Líneas pastorales: hacer de nuestras parroquias un espacio para la solidaridad (SD 181). En la parroquia se asumen una serie de servicios que no están al alcance de las comunidades menores, sobre todo en la dimensión misionera y en la promoción de la dignidad de la persona humana, llegando así a los migrantes, a los marginados, a los alejados, a los no creyentes y a los más necesitados (DP 644).

61 61 Cada comunidad eclesial debería esforzarse por constituir para el Continente un ejemplo de modo de convivencia donde logren aunarse la libertad y la solidaridad. Donde la autoridad se ejerza con el espíritu del Buen pastor. Donde se viva una actitud diferente frente a la riqueza. Donde se ensayen formas de organización y estructuras de participación, capaces de abrir camino hacia un tipo más humano de sociedad. Y sobre todo, donde inequívocamente se manifieste que, sin una radical comunión con Dios en Jesucristo, cualquier otra forma de comunión puramente humana resulta a la postre incapaz de sustentarse y termina fatalmente volviéndose contra el mismo hombre (DP 273).

62 62 Compromiso apostólico Compromiso apostólico La parroquia renovada requiere la cooperación de los laicos, un animador de la acción pastoral y la capacidad del pastor para trabajar con otros. Las parroquias en América deben señalarse por su impulso misionero que haga que extiendan su acción a los alejados (SA 41). Cualificar la formación y participación de los laicos, capacitándolos para encarnar el Evangelio en las situaciones donde viven y actúan. (SD 60).

63 63 Los laicos han de habituarse a trabajar en la parroquia en íntima unión con sus sacerdotes, a exponer a la comunidad eclesial sus problemas y los del mundo y las cuestiones que se refieren a la salvación de los hombres, para que sean examinados y resueltos con la colaboración apostólica y misioneras de su propia familia eclesiástica (AA 10). (CL 26).

64 64 Temas 12 y 13: Situación actual y renovación de la parroquia. Renovación de las parroquias.

65 65 SITUACIÓN ACTUAL Y RENOVACIÓN La parroquia sigue siendo el espacio ordinario donde se nutre la fe de la mayoría de los cristianos, al mismo tiempo que el origen y la referencia de las nuevas experiencias comunitarias. Desde hace años está en marcha un proceso de renovación tanto en el campo como en la ciudad. Hay parroquias pastoralmente muy dinámicas y actualizadas (DT 235).

66 66 Sin embargo, nuestras parroquias –en su mayoría- requieren urgentemente conversión a causa del centralismo clerical, la extensión geográfica, la movilidad del centralismo clerical, la extensión geográfica, la movilidad, la poca actualización de los pastores, el aislamiento y el desfase entre el ritmo de la vida moderna y los criterios que emanan de la parroquia. Hay muchas parroquias que están muy lejos de ser CENTROS EVANGELIZADORES y en las que su capacidad de acogida y su dinamismo misionero dejan mucho que desear. (DT 236).

67 67 Reprogramar la parroquia urbana. La Iglesia en la ciudad debe reorganizar sus estructuras pastorales. La parroquia urbana debe ser más abierta, flexible y misionera, permitiendo una acción pastoral trans-parroquial y supra- parroquial. Además, la estructura de la ciudad exige una pastoral especialmente pensada para esa realidad. Lugares privilegiados de la misión deberían ser las grandes ciudades, donde surgen nuevas formas de cultura y comunicación (SD 257).

68 68 Una atención especial merecen, por sus problemáticas específicas, las parroquias en los grandes núcleos urbanos, donde las dificultades son tan grandes que las estructuras pastorales normales resultan inadecuadas y las posibilidades de acción apostólica notablemente reducidas. No obstante, LA INSTITUCIÓN PARRROQUIA CONSERVA SU IMPORTANCIA Y SE HA DE MANTENER LA INSTITUCIÓN PARRROQUIA CONSERVA SU IMPORTANCIA Y SE HA DE MANTENER (PUCP140). Una clave de renovación parroquial, urgente en las parroquias de las grandes ciudades, puede encontrarse considerando la parroquia como comunidad de comunidades y de movimientos (SA 41). Los movimientos apostólicos son actualmente fuerza renovadora de muchas parroquias, son fuertemente evangelizadores, ordinariamente orientan a los laicos hacia el compromiso comunitario y promueven los carismas laicales (PD 530).

69 69 En los últimos años como un florecimiento de carismas, han aparecido Movimientos eclesiales que buscan responder a los anhelos de espiritualidad, participación y compromiso de los laicos, a quienes procuran ofrecer una vivencia más consciente de su fe y una formación más profunda. Destacan la Palabra de Dios, la conversión, la oración en común y la acción del Espíritu, como base de una evangelización realizada organizadamente. Han sido muchos los frutos que han producido en nuestras Iglesias (DT 229).

70 70 Pero… que quede bien claro: estas comunidades no pueden colocarse en el mismo plano de las comunidades parroquiales, como posibles alternativas. Al contrario tienen el deber de servicio a la parroquia y en la Iglesia particular. Y es en este servicio, donde se revelará la validez de las respectivas experiencias al interior de los Movimientos o Asociaciones (PUCP 7).

71 71 Los Movimientos apostólicos no logran integrarse suficientemente en la pastoral de conjunto. Su estructura difícilmente les posibilita coordinar su acción no logran integrarse suficientemente en la pastoral de conjunto. Su estructura difícilmente les posibilita coordinar su acción con las parroquias. Con frecuencia se convierten en objetivo de sí mismos: trabajan para el crecimiento del mismo movimiento y no para el de la Iglesia. Además es frecuente que se den conflictos entre los agentes de pastoral de la parroquia y los dirigentes de los Movimientos (PD 712).

72 72 LA RENOVACIÓN DE LAS PARROQUIAS Algunos quizás han aceptado demasiado fácilmente que la parroquia se considerada como sobrepasada, si no destinada a la desaparición, en beneficio de pequeñas comunidades más adaptadas y más eficaces. Quiérase o no, la parroquia sigue siendo una referencia importante para el pueblo cristiano, incluso para los no practicantes. El realismo y la cordura piden pues, continuar dando a la parroquia estructuras más adecuadas y sobre todo un nuevo impulso gracias a la integración creciente de miembros cualificados, responsables y generosos (CT 67).

73 73 RENOVACIÓN DE LAS PARROQUIAS COMO CENTROS DE EVANGELIZACIÓN RENOVACIÓN DE LAS PARROQUIAS COMO CENTROS DE EVANGELIZACIÓN. Dos elementos claves son la multiplicación de comunidades, y la participación masiva y organizada de los laicos en las diversas tareas de la acción pastoral. La vida comunitaria está posibilitando una participación más seria y profunda de los laicos y está abriendo espacios para que ellos puedan comprometerse en la ejecución, planificación y decisión de los planes pastorales. Dicha participación de los laicos en la gestión pastoral de las parroquias ha ido urgiendo el cambio de rol de los presbíteros en ellas, haciéndolas menos clericales y acercándolas más al modelo del Pueblo de Dios (PD 526).

74 74 Este modelo de parroquia está generado principalmente por la aplicación de la Eclesiología del Vaticano II, leída en América Latina, y por los esfuerzos de inculturación que han ido haciendo muchas Iglesias particulares (PD 527). Factor importante en la renovación de las parroquias en el continente está siendo los SISTEMAS DE RENOVACIÓN PARROQUIAL que han ido apareciendo en varios países. Están orientados a revitalizar la evangelización. Los hay pensados en Europa y pero con ayudas de latinoamericanos, como es el NIP. Los hay pensados directamente en América Latina, como el SINE (PD 528).

75 75 Hay que favorecer las experiencias de renovación parroquia, especialmente con la utilización de la planificación pastoral diocesana de conjunto; impulsar la pastoral ambiental y apoyarla desde la Parroquia; promover la formación de agentes de pastoral para NUEVOS MODELOS DE PARROQUIA ; promover la UNIFICACIÓN DE CRITERIOS Y DE ACCIONES PASTORALES entre las diversas parroquias de la ciudad; lograr servicios eficaces para los pobres y en general para quienes son discriminados en las grandes ciudades (DC 400).

76 76 Entre los presbíteros hay signos de avance en su identidad como pastores que presiden y animan a las comunidades y como agentes que promueven el cambio social. Se va superando la figura exclusivamente cultual del presbítero y se están encontrando nuevas formas de espiritualidad sacerdotal y de vida comunitaria, unidas a un creciente anhelo de actualización teológico-pastoral (DT 253).

77 77 Estas parroquias, comunidades evangelizadoras, son la esperanza para reconstruir, reformar y renovar la Iglesia. El Señor nos ha dado esta tarea y responsabilidad. Es un tesoro precioso e invaluable, puesto en nuestras manos como vasos frágiles. ¿Por qué a nosotros…? ¿Por qué nosotros hemos conocido, comprendido, asumido y estamos cumpliendo esta tarea importante, y contagiándola en toda la Iglesia?

78 78 Debemos tomar conciencia de este privilegio y de esta responsabilidad trascendente e importante, cumplirla bien y completa nosotros mismos y luego irradiarla, contagiarla y comunicarla a muchos: parroquias, diócesis, países,… Cuidado con mutilarla o distorsionarla por desconocimiento de lo esencial, no cumpliéndola completa, organizada y bien en nuestras diócesis y parroquias, y no pretendamos llevarla a otros, si nosotros mismos no la estamos cumpliendo bien, por pretendida creatividad o búsqueda de influjo o prestigio ante otros.

79 79 Si llevamos bien organizado y completo este Plan del SINE, estamos reconstruyendo, reformando y renovando la Iglesia, como institución y las personas. La Parroquia es la cuna y la cantera básica. La Parroquia es la cuna y la cantera básica. Y formados por ella, las familias, los jóvenes, para los que son importantes los Ministerios correspondientes, iremos teniendo sacerdotes nuevos, nuevas vocaciones, fruto de una Iglesia Nueva.


Descargar ppt "1 INSTANCIA BÁSICA PARA LA MISIÓN Y LA PASTORAL DE LA IGLESIA ECLESIOLOGÍA PARROQUIAL."

Presentaciones similares


Anuncios Google