La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Así proclamó a san Juan Bosco el papa Juan Pablo II en el año 1988, centenario de la muerte del santo. Decía Juan Pablo II: Su particular secreto fue.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Así proclamó a san Juan Bosco el papa Juan Pablo II en el año 1988, centenario de la muerte del santo. Decía Juan Pablo II: Su particular secreto fue."— Transcripción de la presentación:

1

2

3 Así proclamó a san Juan Bosco el papa Juan Pablo II en el año 1988, centenario de la muerte del santo. Decía Juan Pablo II: Su particular secreto fue el de potenciar las aspiraciones profundas de los jóvenes.

4 Característico en don Bosco es la ALEGRÍA. Los muchachos de la calle decían: Ese es el padre que siempre está alegre. Su sonrisa era de siempre. Nadie lo encontraba jamás de mal humor y nunca se le escuchaba una palabra dura o humillante.

5 San Juan Bosco nació el 16 de Agosto de 1815, cerca de Castelnuovo, de la diócesis de Turín (Italia). Su niñez fue muy dura, pues su padre murió cuando Juan tenía sólo dos años y medio. Tenía un hermano mayor y un hermanastro bastante mayor que trataba a Juan con poco cariño. Pero tenía una madre santa y laboriosa. Mamá Margarita, aun siendo analfabeta y muy pobre, luchó mucho para sacar adelante la casa.

6 A los nueve años tuvo un sueño, que nunca olvidó y que le reveló su vocación: Se vio rodeado de muchos chiquillos que se peleaban entre sí y blasfemaban. Juan trató de hacer la paz. primero con exhortaciones y después con los puños. De pronto apareció Nuestro Señor y le dijo: No, no; tienes que ganártelos con la mansedumbre y el amor. Y le indicó que su Maestra sería la Santísima Virgen, quien al instante apareció.

7 La Señora le dijo: Mira. Y vio cómo aquellos muchachos se convertían en animales feroces. Entonces le dijo: He aquí el campo en el que debes trabajar. Hazte humilde, fuerte y robusto, y lo que veas en este momento que sucede a estos animales, tendrás que hacerlo con mis hijos. En aquel mo- mento aquellas bestias feroces se convirtieron en mansos corderitos.

8 y comenzó a enseñar el catecismo y llevar a la iglesia a los muchachos de su pueblo.

9 Para ganar a los muchachos y hacer que le acompañasen a la iglesia, solía hacer delante de ellos muchas acrobacias, en las que llegó a ser muy hábil.

10 Un domingo por la mañana, un acróbata ambulante dio una función pública y los niños no acudían a la iglesia. Juan Bosco desafió al acróbata en su propio terreno, obtuvo el triunfo y se dirigió victoriosamente con los niños a la misa.

11 Tenía Juan doce años de edad.

12 Juan tenía muchos deseos de ser sacerdote, pero eran grandes las dificultades para poder estudiar. Se fue a vivir unas semanas con una tía que prestaba los servicios en casa de un sacerdote. Don Calosso le ayudó en los primeros estudios. Estaba muy retrasado con respecto a los muchachos de su tiempo. Debía ir a estudiar a un pueblo grande, como era Chieri.

13 Se puso a mendigar. El alcalde le regaló el sombrero, el párroco la chaqueta, uno de los parroquianos el abrigo y otro, un par de zapatos. Y trabajando en varios oficios, pudo ir a clases en Chieri con muchachos cuatro o cinco años más jóvenes que él. Pero aprovechó bien el tiempo y, a los 20 años, pudo entrar en el seminario de Turín.

14 En el seminario tuvo una ayuda grande en el teólogo Juan Borel, quien dio los ejercicios espirituales. Un día le dijo: Con el recogimiento y con la frecuente comunión se perfecciona y se conserva la vocación. Juan lo tendrá muy en cuenta.

15 Siendo seminarista, Juan Bosco, con la aprobación de los superiores, comenzó los domingos a reunir un grupo de chiquillos, niños y jovencitos, abandonados de Turín.

16 El 5 de Junio de 1841 Juan Bosco era ordenado sacerdote en Turín. Al día siguiente celebraba su primera misa en la iglesia de san Francisco. Su madre le dijo, entre otras cosas: Comenzar a decir misa significa comenzar a padecer.

17 Juan ya era don Bosco. Quería ir a misiones extrangeras; pero lo consultó con don Cafasso (san José Cafasso), quien le dijo: Desempaca tus bártulos y prosigue tu trabajo con los muchachos abandonados. Eso y no otra cosa es lo que Dios quiere de ti. Así don Bosco buscó la manera de ponerse en contacto con los más pobres y abandonados.

18 Don Cafasso era capellán de la cárcel allí en Turín. Así que invitó a don Bosco a visitar la cárcel, donde podía ver a muchos jóvenes sanos de cuerpo, pero no de alma. También le llevó a visitar los barrios bajos donde los jóvenes deambulaban perdidos. Pero don Cafasso también le puso a don Bosco en contacto con ricos que le podrían ayudar para sus planes apostólicos.

19 El primer puesto que ocupó don Bosco fue de capellán auxiliar en una casa de refugio para muchachas que había fundado la marquesa de Barola, rica y caritativa mujer. Pero el domingo, día libre de ese trabajo, ocupaba todo el día para sus muchachos. Organizaba una especie de escuela y centro de recreo, que él llamó Oratorio festivo.

20 El problema estaba en que don Bosco, al no tener ni casa ni terrenos, tenía sus oratorios en terrenos de la marquesa. Ella, que no era tan caritativa, se quejó de que los niños hacían ruido y destruían sus flores. Así que, después de un cierto tiempo, le dijo a don Bosco que escogiera entre quedarse con su tropa o el puesto en su fundación.

21 Después de penurias y enfermedades, pudo tener unos cuartuchos miserables. Y allí se fue a vivir con su madre (mamá Margarita la llamarán todos los muchachos). Comienza a consolidar y extender su obra.. especialmente la escuela nocturna. Todo lo que puede construir se va llenando. Debe abrir otros dos centros en otros barrios de Turín.

22 Otro paso es dar alojamiento a los niños abandonados. En poco tiempo unos cuarenta muchachos vivían con don Bosco y su madre en el barrio de Valdocco. Alguien le preguntó: ¿Cómo hacer para atraer a los jóvenes de esa manera? Don Bosco contestó: Amándolos.

23 Como don Bosco enseñaba para la vida y, para que no tuvieron sus muchachos malas influencias exteriores, decidió construir sus propios talleres de aprendizaje. Los primeros fueron: de zapatería y sastrería. Fueron inaugurados en 1853.

24 Entre sus mucha- chos, don Bosco distinguía dos grupos: el de los aprendices y el de los que daban señales de una posible vocación sacerdotal. Al principio iban a las escuelas del pueblo. Otro paso fue el tener los cursos de escuela en el propio oratorio.

25 Con su extraordinario don de simpatía don Bosco ejercía una gran influencia sobre sus muchachos, de modo que no necesitaba recurrir nunca a castigos. Esta influencia se acrecentaba por el don de leer los corazones. En la confesión a veces él mismo le daba al muchacho la descripción exacta de su pecado.

26 Entre los jóvenes llegaban hasta pelear unos contra otros, por afirmar que a él lo amaba el santo más que a los demás.

27 Los métodos de don Bosco consistían en desarrollar el sentido de responsabilidad, en suprimir las ocasiones de desobediencia, en saber apreciar los esfuerzos de los muchachos, y en una gran amistad. En 1877 escribía: No recuerdo haber empleado nunca un castigo propiamente dicho. Pero sin llegar a un amor demasiado indulgente, como les decía a los padres de sus muchachos.

28 Todo este movimiento necesitaba algún templo propio. Al principio fue una pequeña capilla. Luego fue aumentando hasta llegar a la gran basílica de María Auxiliadora. Decía don Bosco que cada ladrillo era un milagro de la Virgen.

29 Otra gran actividad de don Bosco fue la de escribir libros para el gusto popular. Solía decir: Propagad buenos libros. Sólo en el cielo sabréis el gran bien que produce una buena lectura.

30 Para toda esta gran obra, don Bosco necesitaba muchos y buenos colaboradores. Algunos sacerdotes se entusiasmaban por un tiempo; pero al no poder sobrellevar las travesuras de los muchachos o por faltas de otros medios materiales, se retiraban. Don Bosco pensó preparar, por sí mismo, a sus futuros colaboradores.

31 Entre todos los mucha- chos en quienes podía poner su esperanza don Bosco, estaba en primer lugar Domingo Savio. Don Bosco había sido testigo de experiencias místicas del muchacho. Dicen que el único día que vieron triste a don Bosco fue cuando tuvo que despedirle por marcharse muy enfermo. Pronto llegó a ser: santo Domingo Savio.

32 Don Bosco iba madurando la idea de fundar una nueva congregación religiosa. Así se lo iba mani- festando a algunos de sus mejores amigos. En la noche del 26 de Enero de 1854 se reunieron en el cuarto de don Bosco: Cagliero,Rocchetti, Artiglia y Rua, entre otros. Y comen- zaron a estudiar, con la ayuda de Dios, la base del nuevo grupo.

33 Desde ese momento comenzaron a llamarse salesianos, porque se pusieron bajo el patrocinio de san Francisco de Sales, el santo de la amabilidad.

34 El 18 de Diciembre de 1859 se considera como día de la fundación de la Pía sociedad de san Francisco de Sales. Las reglas habían sido aprobadas por Pío IX; pero la congregación no fue aprobada hasta el año 1864 y las constituciones no fueron reconocidas oficialmente hasta el año La congregación fue creciendo de modo que al morir don Bosco eran 768.

35 Uno de los grandes deseos de don Bosco era poder extender su congregación por otras tierras, que fueran de misiones. En 1875 envía sus primeros misioneros a la Patagonia (Argentina). Como superior del grupo iba don Juan Cagliero. Pronto se extenderían por todo América del sur, como estaban extendiéndose por Europa.

36 El siguiente paso de don Bosco fue la fundación de una congregación femenina, encargada de hacer por las niñas lo que los salesianos hacían por los niños. Quedó inaugurada en 1872 con la toma de hábito de 27 jóvenes.

37 La cofundadora de la nueva congregación fue santa María Dominga Mazzarello. Don Bosco las llamó Hijas de Nuestra señora, Auxilio de los Cristianos (o Hijas de María Auxiliadora). Pronto se extendieron por varias naciones, especialmente en Europa e hispanoamérica, creando sus propias escuelas.

38 Y completó su obra don Bosco, organi- zando a sus numero- sos colaboradores, hombres y mujeres de todas clases sociales, en una especie de tercera orden con el título de Colaboradores Salesianos. Más tarde se formó la agrupación de antiguos alumnos.

39 En la vida de don Bosco no todo es actividad, ni mucho menos. Si hacía grandes obras, confiado en la divina misericordia, es porque pasaba muchos ratos en profunda oración.

40 Uno de los grandes pilares de su vida e institución era la Sagrada Eucaristía. Él escribió: La Eucaristía es el fundamento de nuestra institución.

41 Estamos en El papa deseaba construir una gran iglesia al Sagrado Corazón en Roma. Tenía el terreno; pero no veía la forma de realizarlo. Le dijeron que la solución estaba en proponérselo a don Bosco. Don Bosco, aunque estaba bastante cansado por tanto trabajo realizado, no dudó en dar esta satisfacción al papa. Se puso en movimiento en Italia y Francia, de modo especial. Y el 14 de Mayo de 1887 fue la consagración. Poco después pudo allí celebrar la santa misa.

42 Por el mes de Abril de 1886 estuvo todo un mes entero por Barcelona y sus cercanías. (Esta foto corresponde a aquella estancia en Barcelona)

43 Por ese tiempo, los médicos habían declarado que el santo estaba completamente agotado y que la única solución era el descanso. Pero el reposo era desconocido para don Bosco.

44 Seguía trabajando, ayudado por don Rua, su fiel colaborador, y que sería su sucesor en la dirección de la congregación de salesianos.

45 A fines de 1887, sus fuerzas empezaron a decaer rápidamente El 31 de Enero de 1888, cuando apenas comenzaba el día, san Juan Bosco entregaba su espíritu al Creador.

46 Su cuerpo permanece incorrupto en la Basílica de María Auxiliadora en Turín. Sus últimas recomendaciones: Propagad la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora… Ayudad mucho a los niños pobres, a los enfermos, a los ancianos y a la gente más necesitada… Os espero en el Paraíso.

47 Muchos miles de personas desfilaron ante su cadáver en la iglesia, y sus funerales fueron una especie de marcha triunfal, porque toda la ciudad de Turín salió a la calle durante tres días para honrar a don Bosco por última vez.

48 A los cuarenta y seis años de su muerte, en 1934, el papa Pio XI declaró santo a:

49 Ven con don Bosco caminando en el compás Automático

50 entre la gente que contigo viene y va.

51 Ven con don Bosco, marcharás; ven con don Bosco en la amistad; ven con don Bosco: un nuevo ritmo vivirás.

52 Don Bosco es esperan- za, solidari- dad,

53 ponen en una estrella fugaz.

54 Don Bosco, eterno joven, te acompañará y te abrirá caminos de amistad.

55 Es signo y portador de amor universal,

56 Don Bosco es corazón tan grande como el mar; su vida fue un constan- te caminar,

57 Quiero a mis jóvenes y sobra lo demás.

58 Don Bosco es un regalo que Dios envió al mundo

59 con los acordes en clave de amor.

60 de un mundo nuevo que será una realidad,

61

62 ven con don Bosco en la amistad, ven con don Bosco:

63 Que María Auxiliadora nos consiga de su Hijo imitar lo más posible a don Bosco, viviendo alegres para hacer felices a los demás. AMÉN


Descargar ppt "Así proclamó a san Juan Bosco el papa Juan Pablo II en el año 1988, centenario de la muerte del santo. Decía Juan Pablo II: Su particular secreto fue."

Presentaciones similares


Anuncios Google