La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Acompañamiento y Sacramentos P. Silvio Marinelli Zucalli Orden de San Camilo.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Acompañamiento y Sacramentos P. Silvio Marinelli Zucalli Orden de San Camilo."— Transcripción de la presentación:

1 Acompañamiento y Sacramentos P. Silvio Marinelli Zucalli Orden de San Camilo

2 La preparación a los Sacramentos Recepción fructuosa Catequesis y RdA

3 Buena relación Contexto apropiado

4 LOS SACRAMENTOS de Curación Penitencia Unción de los Enfermos

5 PENITENCIA O RECONCILIACIÓN El pecado

6 PECADO Respecto a DiosOFENSA Respecto a uno mismoAFEAMIENTO DESORDEN Respecto al prójimoDAÑO

7 Los actos del Penitente - Contrición - arrepentimiento examen de conciencia hecho a la luz de la Palabra de Dios RdA Confesión - Perdón de los Pecados - Reconciliación con Dios

8 Satisfacción o penitencia - Daño al prójimo – Repararlo - Curar la relación del penitente con Dios y el prójimo - Curar los desórdenes en el sujeto mismo

9 Celebración saludo Palabra de Dios exhortación al arrepentimiento confesión imposición y aceptación de la penitencia absolución alabanza de acción de gracias despedida

10 Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz

11 Dimensión bíblica Dimensión comunitaria Dimensión festiva

12 Unción de los Enfermos Enfermo – enfermedad = no-firme, débil, necesitado de ayuda La enfermedad física repercute en la dimensión psicológica, relacional, emocional e intelectual. También la dimensión espiritual (fe, creencias, valores) está afectada.

13 Efectos de la enfermedad La enfermedad puede conducir a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y a la rebeldía contra Dios.

14 Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial para volverse hacia lo que lo es. Con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de Dios, un retorno a El.

15 Aspectos complementarios: la Iglesia conforta al enfermo en su combate contra la enfermedad y prosigue la obra mesiánica de Cristo – médico

16 Todos los que están unidos por un bautismo común y por una fe común, también están unidos en el Cuerpo de Cristo: lo que afecta a un miembro les afecta a todos. En nombre de toda la comunidad, el sacerdote se pone al servicio de los miembros que sufren.

17 ¿Hay entre ustedes alguno desanimado? Que rece. ¿Está alguno alegre? Que cante himnos a Dios. ¿Hay alguno enfermo? Que llame a los ancianos de la Iglesia, que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor.

18 La oración hecha con fe salvará al que no puede levantarse y el Señor hará que se levante; y si ha cometido pecados, se le perdonarán. (Santiago 5,13-15)

19 Palabra y sacramento forman un todo inseparable. La Liturgia de la Palabra, precedida de un acto de penitencia, abre la celebración.

20 Las palabras de Cristo y el testimonio de los apóstoles suscitan la fe del enfermo y de la comunidad para pedir al Señor la fuerza de su Espíritu

21 La celebración comprende estos elementos: los presbíteros de la Iglesia (St 5, 14) imponen en silencio las manos a los enfermos; oran por los enfermos en la fe de la Iglesia (cf St 5, 15); es la epíclesis propia de este sacramento;

22 luego ungen al enfermo con óleo bendecido, si es posible, por el obispo. Estas acciones litúrgicas indican la gracia que este sacramento confiere a los enfermos.

23 Por esta santa unción, y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad

24 Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve

25 Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios (LG 11).

26 Cuando celebra este sacramento, la Iglesia, en la comunión de los santos, intercede por el bien del enfermo. Y el enfermo, a su vez, por la gracia de este sacramento, contribuye a la santificación de la Iglesia y al bien de todos los hombres por los que la Iglesia sufre y se ofrece, por Cristo, a Dios Padre.

27 1517 Como en todos los sacramentos, la Unción de los enfermos se celebra de forma litúrgica y comunitaria (cf SC 27), que tiene lugar en familia, en el hospital o en la iglesia, para un solo enfermo o para un grupo de enfermos.

28 El sacerdote debe procurar que se eviten los abusos mediante los cuales se difiere la recepción del sacramento y debe cuidar de que la celebración se realice cuando la persona enferma todavía sea capaz de participar activamente

29 Quienes cuidan de los enfermos están también necesitados de un mensaje de esperanza y consuelo. Van, pues, involucrados en la celebración. Se debe ofrecerles un acompañamiento espiritual, especialmente en caso de muerte de su allegado (manejo del duelo).

30 Es muy conveniente que se celebre dentro de la Eucaristía, memorial de la Pascua del Señor. Si las circunstancias lo permiten, la celebración del sacramento puede ir precedida del sacramento de la Penitencia y seguida del sacramento de la Eucaristía.

31 1524 El VIÁTICO A los que van a dejar esta vida, la Iglesia ofrece, además de la Unción de los enfermos, la Eucaristía como viático. Recibida en este momento del paso hacia el Padre, la Comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo tiene una significación y una importancia particulares.

32 Es semilla de vida eterna y poder de resurrección, según las palabras del Señor: El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día (Jn 6, 54). Puesto que es sacramento de Cristo muerto y resucitado, la Eucaristía es aquí sacramento del paso de la muerte a la vida, de este mundo al Padre (Jn 13, 1).

33 En cuanto sacramento de la Pascua de Cristo, la Eucaristía debería ser siempre el último sacramento de la peregrinación terrenal, el viático para el paso a la vida eterna

34 INICIACION CRISTIANA Bautismo Penitencia Confirmación Unción de los Enfermos Eucaristía Eucaristía como Viático

35 1525 Así, como los sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y de la Eucaristía constituyen una unidad llamada los sacramentos de la iniciación cristiana, se puede decir que la Penitencia, la Santa Unción y la Eucaristía, en cuanto viático, constituyen, cuando la vida cristiana toca a su fin, los sacramentos que preparan para entrar en la Patria o los sacramentos que cierran la peregrinación.


Descargar ppt "Acompañamiento y Sacramentos P. Silvio Marinelli Zucalli Orden de San Camilo."

Presentaciones similares


Anuncios Google