La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Técnica Psicoanalítica Del Juego La Angustia Complejo De Edipo Temprano Superyo Temprano Período de 1919 a 1932.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Técnica Psicoanalítica Del Juego La Angustia Complejo De Edipo Temprano Superyo Temprano Período de 1919 a 1932."— Transcripción de la presentación:

1 Técnica Psicoanalítica Del Juego La Angustia Complejo De Edipo Temprano Superyo Temprano Período de 1919 a 1932

2 En este lapso produce una gran cantidad de artículos con sus hallazgos teóricos y clínicos. Inicia la técnica del juego para el análisis infantil y lo aplica originalmente en niños pequeños. Sus descubrimientos resaltan la importancia de la agresión en el desarrollo mental.

3 Descubrimos una Klein novata, dotada de una gran captación intuitiva y de un singular poder de comunicación con los niños. En esa época, ella escribe desde la teoría de Freud. Habla del deseo edípico, de la angustia de castración, de las fantasías masturbatorias que sostienen el juego de los niños, de la escena primaria y de la represión, y hasta de un narcisismo primario que se extendería casi hasta el segundo año de vida.

4 Descubre el simbolismo expresado en juegos, relatos y dibujos de los niños. Comienza a publicar sus primeras conclusiones en diversos artículos. Pero algo nuevo está apareciendo ahí, en una interacción clínico-teórica ejemplar que nos acerca al modo correcto de todo descubrimiento.

5 Los niños se le aparecen tremendamente crueles en sus juegos y fantasías: al estilo de Abraham, diríamos que hay un flagrante sadismo de estirpe oral y anal. Es decir que ella escucha y mira como analista entrenada con Abraham.

6 Sabemos que él había ordenado meticulosamente las etapas de evolución de la Iibido: oral de succión, oral canibalística, anal expulsiva, anal retentiva, genital. Subrayó fuertemente el sadismo, cuyas raíces llevaba incluso hasta la fase oral de succión, cuando describió las fantasías de vampirismo, pero veía en ese sadismo una manifestación específica de ciertas fases de la libido, ya que curiosamente siempre rechazó la hipótesis de la pulsión de muerte.

7 Freud había escrito Más allá del principio del placer en 1920, pero sus especulaciones sobre la pulsión de muerte se apoyaban sobre todo en la compulsión de repetición y apuntaban más a consideraciones generales oscilando entre lo biológico y lo metafísico. La conexión clara entre sadismo y pulsión de muerte en la clínica tiene que esperar hasta El problema económico del masoquismo, de 1924.

8 La misma Klein, a su vez, espera hasta 1932 para comenzar a englobar las manifestaciones sádicas como expresiones de la pulsión de muerte, una vez que se ha independizado de la influencia de Abraham. Pero en esa primera época era natural que conectara las agresiones y el sadismo oral, anal y uretral de sus pacientes con las etapas pregenitales de la libido.

9 Muchos de los pacientes que le traían a consulta eran niños pequeños afectados por el embarazo de madre y el nacimiento de un hermanito, que sufrían de terrores nocturnos y mostraban apego a la madre, y rechazo y disgusto por el padre a partir de ese embarazo.

10 Tanto el relato de los padres como lo que los niños mostraban en sesiones le hizo inferir manifestaciones de un complejo de Edipo precoz, con deseos de matar a la madre y ocupar su lugar junto al padre, y de robarle los bebes que fantaseaban en el vientre materno.

11 Había triangularidad, apego encubierto a uno de los padres, con rivalidad por el otro progenitor, e incluso Klein creía pesquisar impulsos genitales entreverados en el fárrago de los impulsos sádicos pregenitales. Se le impuso aquí, por la clínica, un primer descubrimiento revolucionario: los ataques de los niños, así como los impulsos desiderativos y la curiosidad sexual, se dirigían hacia el interior del cuerpo materno.

12 El primer objeto del psiquismo infantil todavía no era el pecho en su teoría, sino que el interés, la curiosidad, los deseos ávidos o incestuosos de los niños, así como sus ataques envidiosos o sádicos, se dirigían hacia el espacio desconocido, ignoto, no perceptible y tridimensional del vientre de la madre, que, según la fantasía del niño, contenía alimentos, bebés, heces, y los penes del padre incorporados por vía oral, según las teorías sexuales infantiles. La escena primaria se imponía en el interior del cuerpo materno, ya que la curiosidad y el deseo apuntaban hacia ese interior.

13 Entonces, aparece una primera conclusión, no desmentida en el curso de toda su obra, aunque nunca explicitada con claridad. Hay un triple isomorfismo entre tres espacios virtuales: el interior del propio cuerpo del niño; el interior del cuerpo materno; el interior de la mente.

14 Klein va configurando su teoría presuponiendo como modelo teórico de la mente el mismo modelo que aparentemente los niños y los adultos se forjan de la misma: un espacio, un continente, en cuyo centro habitacional mora un sujeto-yo, y en cuyo interior ese mismo yo, inconscientemente, por procesos de proyección e introyección, va ubicando diversos objetos y constelaciones de objetos con los que sostiene diferentes tipos de vínculos, y que a su vez están en interrelación con los objetos del mundo externo.

15 A. Técnica Psicoanalítica del Juego Análisis de niño A. Técnica Psicoanalítica del Juego Análisis de niño Inició una práctica original al introducir la técnica del juego infantil para tener acceso a los conflictos y fantasías de una manera más directa y fácil que con la comunicación verbal

16 Insistió en que los niños había que analizarlos igual que a los adultos, explorando los conflictos inconcientes y absteniéndose de toda medida reeducativa o de apoyo. Esto le permitió observar que los niños desarrollan una neurosis de transferencia análoga a la de los adultos.

17 De esta manera pudo delimitar un campo de observación fértil para una gran parte de sus descubrimientos posteriores: Complejo de Edipo Temprano, Superyó temprano, Mecanismos de defensa primitivos organizados en torno a una angustia principal y una relación de objeto

18 la angustia existe desde el comienzo de la vida, es el motor esencial que pone en marcha el desarrollo psíquico y al mismo tiempo es el origen de toda la patología mental. La clínica será el eje de comprensión de las fantasías y conflictos que se desarrollan en el tratamiento. Sobre ella versará el punto de urgencia de la interpretación.

19 la agresividad como causa de la angustia; las pulsiones sádicas y agresivas quedan adscriptas en última instancia a la pulsión de muerte, que actúa en el individuo desde los primeros momentos del desarrollo. La frustración provocada por los objetos será un elemento coadyuvante pero no causal ni definitorio para dichos impulsos agresivos.

20 Tomaremos los tres puntos que consideramos definitorios del método psicoanalítico, a fin de revisar las teorizaciones kleinianas en cada uno de ellos

21 Asociación libre Klein aplica las reglas de la interpretación onírica a los juegos, considerando las respuestas del niño, sea a través de dichos, dibujos, conducta general, como asociaciones. Dice al respecto:

22 Asociación libre

23 El caso Rita (2 años y 9 meses), analizada por Klein en 1923, marca el inicio de las características centrales de la técnica de juego. Klein llega a la conclusión de que el juego es la descarga de fantasías masturbatorias, la represión de las mismas lleva a inhibiciones del juego.

24 La teoría del simbolismo de Ferenczi es el apoyo para sostener que el juego tiene un valor equivalente a la asociación libre en el adulto, es el predominio del inconsciente en el niño lo que determina el modo de representación simbólica. Esto lleva a una modificación de los recursos técnicos, determinando la técnica del juego Asociación libre

25 Transferencia La capacidad del niño de asociar libremente, junto a la de hacer transferencia, son los grandes puntos de desacuerdo entre Klein y Anna Freud en relación específicamente a la analizabilidad de los niños antes del período de latencia.

26 El modo de constitución del yo y del objeto le permiten sostener la capacidad de transferencia del niño desde muy pequeño. Su concepción se relaciona con un punto fundamental de sus ideas psicoanalíticas: la noción de objeto interno. La introyección y la proyección operan desde el principio de la vida postnatal y sostienen la relación entre el objeto interno y el externo. Transferencia

27 Mientras Anna Freud sostiene que el niño pequeño aún está en relación con sus padres "reales" por lo que no transfiere al analista sino que establece con él una relación igualmente "real Klein sostiene que la actitud del niño ante sus padres no se halla determinada por la realidad de la actitud de éstos, sino por una imago interna, o sea que sus relaciones "reales" con sus objetos reales ya son en cierta forma relaciones de transferencia.

28 La capacidad de transferencia del niño se sostiene en la hipótesis acerca del modo en que se constituyen las relaciones de objeto, según Klein: del mundo interno al mundo externo. Transferencia

29 Desde una época muy temprana la ansiedad motivada por fuentes internas (instinto de muerte) lleva a buscar equivalencias guiadas por el principio del placer entre el cuerpo del niño y los objetos. Las primeras equivalencias se realizan bajo la forma de la ecuación simbólica. La introyección y la proyección operan desde el principio de la vida posnatal y sostienen la relación entre el objeto interno y el objeto externo.

30 Transferencia

31 Salvo en el Simposio, Klein no utiliza el término neurosis de transferencia sino situación de transferencia; considera situaciones totales transferidas del pasado al presente, tanto como de emociones, defensas y relaciones objetales.

32 Abstinencia Sostiene clara y firmemente que el rol del analista es interpretar el material total del paciente, sin deslizarse hacia posiciones educadoras. El manejo de la transferencia negativa y el establecimiento de la situación analítica deben lograrse por medios analíticos, nunca por medios extra-analíticos que por la situación de transferencia serían vividos como seducción.

33 Abstinencia El análisis debe ser claramente diferenciable de la vida del hogar, por lo que no debe hacerse en la casa del niño. Ofrece al niño una habitación de juego y juguetes pequeños y sencillos. Estos son guardados en un cajón individual, el que es considerado parte de la relación privada con el analista.

34 Abstinencia

35 B. LA ANGUSTIA En este primer período de su obra, Klein intenta sostener el concepto de conflicto como conflicto entre pulsiones sexuales y pulsiones del yo, pero el trabajo clínico con niños pequeños, en el que observa la presencia constante de las fantasías agresivas en la base de la ansiedad infantil y el viraje hacia una concepción de la mente como un mundo de objetos, la lleva a otra postulación del conflicto.

36 En 1927 el conflicto aparece generado por el sadismo propio de los impulsos del niño

37 En 1932 describe dos modalidades fundamentales de la angustia

38 Posteriormente incluye explícitamente el concepto freudiano de pulsión de muerte y lo lleva hasta sus últimas consecuencias. En la teoría kleiniana, luego de 1952, el conflicto es básicamente entre Pulsión de Vida vs. Pulsión de Muerte, como grandes polaridades que sufren fusiones y defusiones.

39 Este conflicto se despliega en un espacio mental poblado de objetos, amor y odio que se enfrentan en el vínculo con los objetos. La angustia aparece bajo dos modos distintos:

40 El análisis de Dick la lleva al descubrimiento del fenómeno de la ecuación simbólica y de su transformación en símbolo verdadero. Es en el relato de dicho análisis que muestra la descripción de una culpabilidad diferente a la angustia, culpabilidad asociada a la genitalidad y la identificación precoz con el objeto En esta época Klein cita el artículo de Jones El miedo, la culpa y el odio (1929) y toma dos ideas:

41 Para Klein, el ser humano enferma por odio, no por amor. Esto explica la valoraci ó n de la importancia de elaborar la transferencia negativa. Hasta 1946, cuando desarrolla el concepto de identificaci ó n proyectiva la agresi ó n ocupa el lugar preponderante en el conflicto pulsional entre sentimientos de amor y de odio. La evoluci ó n conceptual de la agresi ó n y la angustia ser á n desarrolladas en relaci ó n al concepto de posiciones.

42 Las primeras hipótesis Superyó temprano. Complejo de Edipo temprano Las dos hipótesis importantes en ese período son: – La existencia de un superyó temprano, que primero ubica entre los dos y tres años de edad y luego hace retroceder hasta el comienzo de la vida psíquica. – La idea del complejo de Edipo temprano, ubicado en los períodos pregenitales del desarrollo.

43 Para entender el origen de estos conceptos en el período de los primeros descubrimientos es importante que resaltemos cuáles fueron las ideas teóricas sobre las que trabajó en ese momento de su obra

44 Da acceso al tratamiento de pacientes psicóticos y fronterizos y a la exploración de lo que más tarde Bion (1957) llamará aspectos psicóticos de la personalidad. El acento que Klein había puesto en la AGRESIÓN en el período anterior es modulado ahora en buena medida por la idea de una lucha pulsional entre sentimientos de amor y odio.

45 La Agresión posee un papel central tanto en el desarrollo psíquico temprano como a lo largo de la vida del sujeto Principalmente en el vínculo con la madre. Centró su interés en investigar los períodos preverbales del desarrollo, a los que atribuyó una gran riqueza de fantasías inconcientes.

46 Toma primero de Abraham el concepto de fase de sadismo máximo y supone que ocurre a los seis meses de edad, vinculada con la dentición y el destete. Luego traslada la agresión a períodos aún más tempranos de la vida, pero la independiza de los procesos biológicos y la adscribe al campo estricto de la fantasía inconciente. Vale decir que busca explicaciones en un nivel exclusivamente psicológico.

47 SUPERYO TEMPRANO La idea de un Superyó operando muy tempranamente en la mente infantil es uno de los primeros postulados de Melanie Klein. Sus primeras observaciones corresponden al historial de Rita. Atribuye la culpa observable en el análisis de niños de corta edad a la misma causa que en los adultos: tensión entre el yo y el Superyo. En esa primera etapa de su teorización sostiene que el origen del Superyó es la introyección de los padres edípicos pero que su inicio es anterior a la descripción de Freud.

48 En 1928 Klein afirma:

49 En esa época Klein sostiene que las frustraciones orales (destete) desencadenan tanto las tendencias edípicas como la formación del Superyo, pero aún no afirma que el Superyó aparece desde los comienzos. Al avanzar en su teorización va ubicando cada vez más tempranamente este origen, que por lo tanto queda cargado de un carácter más intensamente oral.

50 En 1932 considera el Superyó arcaico, junto con el Complejo de Edipo temprano, surgiendo de frustraciones orales e iniciándose a los 6 meses. Dos años más tarde adelanta aún más la aparición de impulsos sádicos hacia el pecho y el interior de la madre, en la medida en que va abandonando el esquema de Abraham, hasta que en el concepto de "fase de sadismo máximo" desaparece. En esa misma época desliga definitivamente los comienzos del Superyó del Complejo de Edipo y ubica sus orígenes en la introyección de objetos parciales.

51 En 1948 afirma que el desarrollo del Superyó es previo e independiente de Edipo, se origina en la escisión y proyección del instinto de muerte y condiciona el desarrollo del Complejo de Edipo. Ya en 1935 había opinado que los objetos incorporados tempranamente forman la base del Superyo.

52 La evolución del concepto de Superyó está íntimamente relacionado a la del concepto de posiciones. El Superyó tiene un doble origen, con aspectos buenos y malos. La introyección del primer objeto, el pecho materno, constituye el núcleo del Superyó en ambos sexos.

53 En la relación con objetos parciales, a la internalización del pecho se suma la internalización del pene y ambos, en sus aspectos buenos y malos, se constituyen en los primeros objetos internos protectores y auxiliadores, por un lado, y atacantes y agresivos, por el otro. A esto se van sumando las internalizaciones de los padres como objetos totales y como figuras combinadas.

54 La evolución del yo y del Superyó sucede en forma paralela, formándose ambos a través de una larga serie de introyección, proyección y reintroyecciones, en una compleja relación dialéctica entre el mundo interno y el mundo externo. A lo largo de todo el proceso, se mantiene una estrecha relación entre el desarrollo del Yo, el Superyó y el Complejo de Edipo. Este modo de conceptualizar el origen del Superyó implica que el carácter del mismo corresponde más a una función que puede ser asumida por diferentes objetos internos, correspondientes a distintos momentos introyectivos-proyectivos, que a una estructura definitiva.

55 Ya no es necesario recurrir al concepto de "fase de sadismo máximo", pues la severidad extrema del Superyó precoz se explicaría por la relativa debilidad del Yo, el predominio de las fantasías agresivas y la intensa repercusión de las vivencias de frustración en el moldeo de las ansiedades. Dicha severidad ocasiona que el niño pequeño experimente intensas ansiedades, de características psicóticas, y las defensas estén orientadas hacia esas ansiedades. Esto lleva a una clínica centrada en la angustia provocada por las fantasías destructivas (transferencia negativa).

56 Klein sostiene que el Superyó tiene distintas características en el varón y en la mujer. Considera que, en la mujer, la ausencia de un órgano genital externo incrementa las ansiedades relativas al estado del interior de su cuerpo, además de reforzar la posición masculina. Esto conduce a que el mundo interno tenga mayor relevancia en la vida emocional de la niña. La naturaleza receptiva de su órgano genital y la necesidad de contrarrestar las intensas ansiedades provocadas por los objetos internos persecutorios (materno y paterno) lleva a una mayor intensidad de los procesos introyectivos, comparativamente con el varón.

57 Los aspectos sublimatorios activos corresponden a identificaciones con el Superyó masculino (paterno). La combinación de las identificaciones con el padre bueno, tanto en la posición femenina como en la masculina, otorga una cualidad particular al Superyó de la niña, estableciendo una intensa relación de dependencia y admiración hacia ese objeto interno. La última fase en el pensamiento kleiniano acerca del Superyó corresponde a 1958, cuando atribuye la formación del mismo, además de a procesos introyectivos, a un clivaje dentro del yo por el cual una parte se enfrenta a otra parte.

58 EDIPO TEMPRANO Los orígenes del Complejo de Edipo, son formulados de distinta manera antes y después del desarrollo del concepto de posición depresiva. En 1928, en LOS ESTADIOS TEMPRANOS DEL COMPLEJO DE EDIPO: lo adelanta, ubicándolo en las fases pre- genitales. Esta ubicación temprana se va a intensificar a lo largo de la obra. lo considera el organizador de las pulsiones genitales durante todo el desarrollo infantil.

59 En los desarrollos teóricos previos a la formulación de la posición depresiva considera que las frustraciones orales (destete) constituyen el factor principal en la liberación de las tendencias edípicas. La ansiedad persecutoria junto a la búsqueda de reencontrar las gratificaciones que se obtuvieron con el pecho impulsan tanto a la niña como al varón hacia el pene, con el que se revive la doble relación conflictiva.

60 El pasaje a la relación tríadica, se sostiene tanto en la fantasía oral de incorporación para calmar la frustración en relación al pecho como en la necesidad de buscar un nuevo objeto que amortigüe las fantasías retaliativas que sufre en relación a los ataques fantaseados al cuerpo materno.

61 Los análisis tempranos muestran que el conflicto de Edipo se hace presente en la segunda mitad del primer año de vida, y que al mismo tiempo el niño comienza a modificarlo y a construir su Superyó

62 Los deseos y fantasías genitales están presentes desde el nacimiento, coexistiendo, bajo la primacía oral, con deseos y fantasías uretrales y anales. La primacía genital se encuentra relacionada a la posición depresiva (segunda mitad del primer año). La niña conoce desde el inicio la existencia de la vagina. La envidia del pene en la niña es secundaria.

63 Las teorías sexuales infantiles son principalmente expresión del polimorfismo temprano y no de la desmentida de la castración en una lógica fálico-castrado. Dicha lógica aparece defensivamente, es decir, secundariamente.


Descargar ppt "Técnica Psicoanalítica Del Juego La Angustia Complejo De Edipo Temprano Superyo Temprano Período de 1919 a 1932."

Presentaciones similares


Anuncios Google