La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ignacio Blanco Rodríguez Profesor del colegio Los Robles.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ignacio Blanco Rodríguez Profesor del colegio Los Robles."— Transcripción de la presentación:

1 Ignacio Blanco Rodríguez Profesor del colegio Los Robles

2

3 La movida es una forma de diversión que nace a principios de los 80 en España. Aunque inicialmente fue una actividad propia de jóvenes y adultos, pronto se extendió a los adolescentes, entre quienes se ha ido configurando con las siguientes características:

4 En las tardes de los fines de semana. Se desarrolla en grupos numerosos. Música ambiental a gran volumen.

5 Consumo de alcohol en grandes cantidades. Una buena parte de los que participan consumen drogas. Son frecuentes las prácticas sexuales desligadas de cualquier compromiso.

6 Los chicos de 13 a 15 años acuden a bares o hacen botellón en un horario que va de 5 de la tarde a 9 de la noche. A esa hora se empiezan a abrir las discotecas. Aunque la edad legal para entrar a estos locales es de 16 años, existe mucha permisividad y las discotecas están llenas de adolescentes de 13 y 14 años en adelante. Es muy excepcional que los porteros pidan el carné de identidad a la entrada.

7 Este consumo previo a la disco, se realiza: La mayoría de los adolescentes, antes de ir a la discoteca, quedan con los colegas hacia las cinco de la tarde con el objetivo básico de entonarse bebiendo alcohol hasta –según los casos coger el puntillo o emborracharse. En unos casos, en plazas u otros lugares públicos, bebiendo entonces del botellón; Y, en otros, en bares de determinadas zonas de las ciudades, donde mayoritariamente consumen calimocho (vino con Coca-cola).

8 Hay dos motivos para esta forma de consumo de alcohol. 1º) Económico: emborracharse con copas (que es lo se toma en las discotecas) es muy caro. 2º) Estratégico ante los padres. Si uno: - se emborracha a primera hora de la tarde, - vomita (pota) antes de entrar a la discoteca (y la borrachera ha sido de calimocho, pues la de copas dura mucho más), - y toma un chicle antes de llegar a casa a las diez u once de la noche, sus padres ya no se lo notarán.

9 En su versión más simple –hay innumerables variantes consiste en colocar un vaso lleno de calimocho en el centro de una mesa, alrededor de la cual están sentados los jugadores. Por turno, van arrojando con fuerza una moneda de 5 céntimos de euro (originalmente era una de cinco pesetas, de ahí el nombre del juego) sobre la mesa, tratando de lograr que, tras el bote, caiga dentro del vaso. Quien lo logra puede elegir entre beber el contenido del vaso o mandar a otro que está obligado a obedecer que lo haga. En los bares de la movida, los chicos no suelen beber alcohol directamente, sino participando en algún juego. El más generalizado en la mayoría de las regiones de España es del duro.

10 Se establece así una dinámica de consumo colectivo de alcohol, en la que encuentran diversión y que fuerza a beber por imperativo ambiental. Son muchos los chicos novatos que han cogido su primera borrachera cuando sus compañeros de juego se han coaligado para hacerle beber todos a él.

11 En casi todos los bares y discotecas, o en sus cercanías, se pueden adquirir todo tipo de drogas ilegales. Cualquier persona que acude a estos locales conoce a los suministradores de tales sustancias: se les localiza sin ningún esfuerzo. Pero no en todos los locales se tiene la misma permisividad. En la mayoría de los establecimientos, si un camarero o un empleado de seguridad ve a un chico consumiendo droga, le invitará a salir a la calle y le impedirá volver hasta que haya concluido la ingesta.

12 PorrosCocaPastillas 40% de los asistentes a una discoteca normal 15% (ha desplazado a la heroína) 5% de los asistentes Las drogas más consumidas entre adolescentes en estos ambientes de movida vespertina son:

13 Con las lógicas variaciones que se producirán de unos lugares a otros, éstos son los costes de las actividades propias de la movida. Discoteca La entrada (da derecho a una copa; el resto cuestan 4 cada una). 1 Cada porro (El hachís se suele vender en dosis de 10, pudiendo confeccionarse con esa cantidad de droga entre 8 ó 10 porros). Hachís Drogas ilegales PastillasCocaína 5 Cada unidad (Un consumidor novel toma media o un cuarto. Enseguida la dosis normal de estas drogas de diseño asciende a una unidad). 6 Cada raya (Medio gramo de coca cuesta 30, y con ella se pueden preparar 5 ó 6 rayas).

14 Alrededor del 95% de los adolescentes van a la discoteca a pillar, buscando rollo. Todo lo demás (la bebida, la música y el baile,...) son elementos que preparan para o ayudan a conseguir ese encuentro de carácter sexual. La propuesta que hace quien toma la iniciativa (cada vez es más frecuente que sean ellas) en este tipo de contactos es directamente: ¿nos enrollamos? o ¿quieres rollo? o nos liamos. La respuesta afirmativa supone iniciar, en el mismo local, una relación erótica. Este primer contacto abre frecuentemente la puerta a otros contactos sexuales plenos, que se realizan fuera de los locales de la movida.

15 Una de las novedades que ha producido el actual proceso de trivialización y despersonalización de la sexualidad es la aparición del amigo(a) con derecho a roce. En cuanto al noviazgo, un dato que sirve para evaluar la seriedad de las relaciones que se establecen es que la duración media que tiene en estas edades es de dos meses. La actividad sexual es sin duda el aspecto en que más ha cambiado el comportamiento de los adolescentes respecto a la generación precedente. Es más que un amigo (tiene derecho a roce); Pero menos que un novio (no exige exclusividad).

16 Esta dimensión de la movida es la que más parece preocupar a ciertas autoridades públicas, que sólo se alarman cuando estallan peleas con heridos graves. Sin embargo, la violencia no es más que una consecuencia del clima existente en estos ambientes. Son habituales las peleas, motivadas casi siempre por una de estas dos causas: 1) discusiones entre borrachos; 2) problemas de cuernos; Más infrecuente –en la mayoría de los ambientes es la presencia de pandillas violentas que provoquen riñas por principio.

17

18 ¿Qué hay de malo en la movida para un adolescente? La respuesta a esta pregunta depende del modelo de persona que uno trate de educar, pero si nos planteamos como objetivos educativos: Sano de salud. Equilibrado en su personalidad y en sus relaciones personales y familiares. Cumplidor de sus responsabilidades (estudio).

19 2º) Mantener horarios de diversión que alteran notablemente los ritmos normales de trabajo y convivencia familiar. 3º) Crea dependencia, con lo que acaba haciendo desaparecer otras formas de diversión mucho más enriquecedoras. 1º) Supone rozarse, habitualmente y durante mucho tiempo, con modelos de comportamiento (droga, sexo desordenado, alcohol en exceso, violencia) que pueden causar daños importantes a la personalidad y a la salud. Entonces la movida es una actividad poco recomendable porque :

20 Ahora bien, hemos de ser conscientes que también tiene elementos positivos que pueden resultar muy atractivos para los chicos: Para muchos adolescentes constituye una forma de iniciación a la vida adulta: si no acuden a la movida se sienten críos. El ambiente es generalmente divertido y alegre. Se está a gusto. Es la forma más habitual de socialización entre los jóvenes de hoy: si no se participa en ella se pueden quedar aislados y solos. En particular: es el contexto más habitual para relacionarse con personas del otro sexo.

21 Es importante tener presentes los puntos anteriores, a fin de no plantear una batalla contra la movida enfocada sólo de modo negativo: hay que reconocer lo que tiene de bueno y buscar alternativas más sanas que satisfagan lo que de positivo el adolescente encuentra en ella. Con este enfoque se han elaborado las siguientes ideas dirigidas a quienes estén interesados en educar a adolescentes para que la movida no les influya negativamente.

22 Como en cualquier otro objetivo educativo que se persiga con adolescentes, a la hora de educarlos para tratar de que no sean absorbidos por la movida, hay que basarse en dos principios estratégicos: Educar preventiva- mente (adelantarse, no esperar a que se plantee el problema) Abordar el asunto por elevación (atacando las raíces del problema)

23 Con esta estrategia deberemos atacar, desde una edad muy temprana, la raíz del problema, dando la batalla educativa en estos dos frentes: La presión social. -Tienen miedo a quedarse aislados (lo hace todo el mundo). - Les horroriza estar fuera de ambiente, aparecer ante los demás como infantiles, estrechos, colgaos,... - Hay quien sale de movida sólo para tener algo que contar el lunes en clase, cuando lo hagan los demás. La falta de reciedumbre y sobriedad. - Son incapaces de decir NO a lo que les apetece. - Y, lo que es más grave, no entienden qué tiene de bueno el hacerlo.

24 Por eso es necesario forjar personalidades que sepan decir no, y que sepan por qué lo dicen: formar tanto la voluntad como la cabeza. Debemos moldear caracteres recios y sobrios, que no sean esclavos del me apetece. Dada la psicología propia del adolescente, hay que ayudarles a reflexionar sobre qué hay detrás de hacer lo que me da la gana. ¿No es cierto que, muchas veces, cuando creen estar haciendo lo que les da la gana, realmente están comportándose como les dicta el ambiente, la publicidad o la opinión de sus amigos? O ¿cuántas veces que reclaman el derecho a actuar libremente, lo que quieren es seguir el dictado de las pequeñas esclavitudes generadas por las pasiones incontroladas?

25 Crear antes de llegar a la adolescencia hábitos de ocio que les interesen : hobbys, asociaciones juveniles, deporte, música.... Y cultivarlos en planes familiares, abiertos a los amigos de los hijos y a sus familias. Desde siempre, crear hábitos familiares y personales que impidan que el ocio altere el orden del resto de la vida: estudio, vida familiar, deporte, etc... Facilitar que vayan formando, desde la edad escolar, un grupo de amigos sanos, de familias conocidas. Que traigan a casa a sus amigos. Conocerles.

26 ¡No claudicar! Aunque –al decir del hijo adolescente seáis ¡los únicos! padres que no le dejáis hacer... lo que sea. Ponerse de acuerdo con los padres de los otros amigos para establecer criterios comunes. No perder batallas prematuramente (por ejemplo, con los horarios de salida). Retrasar en lo posible determinados tipos de permiso, sabiendo que lo que provoca una indigestión a los 14 años puede no provocarla a los 16.

27 Hablar mucho con los hijos desde que son pequeños. Respecto al problema que nos ocupa, razonar con cada hijo: Qué le lleva a la movida; qué motivaciones tiene (a veces habrá motivaciones razonables, pero desenfocadas). Cómo le influye, qué consecuencias tiene. Si no les convence el diagnóstico que se les haga (y para ello ha de ser razonable y estar bien explicado), no se fiarán del tratamiento que se les proponga.

28 Subrayamos la importancia de que todas estas batallas se den desde que los hijos son muy pequeños. Quienes las abordan cuando han llegado a la pubertad y empiezan a manifestarse los primeros problemas... ¡con frecuencia han llegado tarde!

29 A pesar de todo, es natural que llegue un momento en que un hijo acabe yendo de movida. ¿En qué condiciones debe hacerlo para que no se deje arrastrar por los peligros que va a encontrar? Que tengan criterio y personalidad –porque se les ha formado así para identificar y rechazar lo malo. Que esas primeras salidas no se realicen a una edad demasiado temprana. Que salgan alguna vez (no dar permisos indefinidos). Que vayan a la movida en compañía de sus auténticos amigos, no de los colegas. Se evitará así –al menos en parte el anonimato irresponsable que se genera cuando el adolescente se disuelve en la multitud de la movida.


Descargar ppt "Ignacio Blanco Rodríguez Profesor del colegio Los Robles."

Presentaciones similares


Anuncios Google