La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA PALABRA DE DIOS ARCHIVO #58 ZACARIAS LA PALABRA DE DIOS Este libro consta de dos partes bastante diversas. La primera, Caps. 1-8, es la obra del profeta.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA PALABRA DE DIOS ARCHIVO #58 ZACARIAS LA PALABRA DE DIOS Este libro consta de dos partes bastante diversas. La primera, Caps. 1-8, es la obra del profeta."— Transcripción de la presentación:

1

2 LA PALABRA DE DIOS ARCHIVO #58 ZACARIAS

3 LA PALABRA DE DIOS Este libro consta de dos partes bastante diversas. La primera, Caps. 1-8, es la obra del profeta ZACARÍAS, que ejerció su actividad en Jerusalén desde noviembre del 520 a. C. hasta diciembre del 518. La segunda es más de un siglo posterior y proviene de uno o varios autores, designados habitualmente con el nombre de Segundo o Déutero Zacarías. En este aspecto, el libro de Zacarías se asemeja al de Isaías, que se divide en tres partes, de autores y épocas diferentes, agrupadas bajo el nombre del gran profeta. Consta de 14 capítulos.

4 PRIMERA PARTE DEL LIBRO DE ZACARIAS Zacarías era de familia sacerdotal y pertenecía probablemente al grupo de profetas dedicados al servicio del Santuario. Esto explica la importancia que atribuye al Templo, al sacerdocio y a todas las cuestiones relacionadas con el culto. En su obra se entremezclan fragmentos de una autobiografía, visiones simbólicas que preludian los "apocalipsis" posteriores y una serie de oráculos mesiánicos.

5 Zacarías insiste en la necesidad de reconstruir el Templo (1, 16; 4, 9; 6, 15). Pero, más allá de esta finalidad inmediata, desarrolla el mesianismo esbozado por Ageo en torno a la persona de Zorobabel y va marcando las etapas que llevarán a la instauración de la era mesiánica. El Señor va a entrar en acción (1, 7-15). Las naciones enemigas serán derrotadas (2, 1-4) y Jerusalén será reconstruida en una zona sin fronteras, porque el mismo Señor será su muralla (2, 5-9).

6 Josué y Zorobabel, representantes de los poderes religioso y civil. ejercerán en perfecta armonía el gobierno de la comunidad (3, 1– 4.14). El país será purificado de toda maldad (5, 1-11) y Babilonia, "el país del Norte", recibirá su castigo (6, 1-8). Una acción simbólica presenta a Zorobabel como rey davídico (6, 9-15) y una cuestión sobre el ayuno ofrece al profeta la ocasión de hacer un llamado a la conversión, mediante la práctica de la justicia, de la fidelidad y la misericordia (7, 8-14). Por último, el profeta amplía su perspectiva en sentido universalista, siguiendo la línea del Segundo Isaías.

7 Zacarías hace revivir el antiguo mesianismo real, vinculado a la descendencia de David. Pero su estrecha relación con los medios sacerdotales le hace asociar al príncipe davídico un jefe religioso, el Sumo Sacerdote Josué. Esta doble corriente, real y sacerdotal, del mesianismo del Antiguo Testamento encontrará su plena realización en Jesucristo, "nacido de la estirpe de David según la carne" (Rom, 1. 3) y constituido a la vez "Sumo Sacerdote de los bienes futuros" (Heb, 9. 11).

8 Cap. 1 LLAMADO A LA CONVERSION Tú les dirás: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan a Mí, oráculo del Señor de los ejércitos, y Yo volveré a ustedes, dice el Señor de los ejércitos. No sean como sus padres, a quienes los antiguos profetas interpelaron, diciendo: Así habla el Señor de los ejércitos: Vuelvan de sus malos caminos y de sus malas acciones. Pero ellos no escucharon, ni me prestaron atención, oráculo del Señor. 1, 3-4

9 LAS VISIONES PROFETICAS Ocho visiones simbólicas, que evocan el estilo de Ezequiel, constituyen el núcleo de la predicación de Zacarías. Por medio de ellas, el profeta preanuncia la restauración definitiva de la comunidad y la gloria mesiánica de Jerusalén, con el fin de reconfortar a sus compatriotas, desalentados por las penurias internas y las amenazas externas que debieron afrontar a la vuelta del exilio (Esd. 4, 4-5). La presencia de un ángel que interpreta el significado de los símbolos es una característica del estilo apocalíptico. (Dn. 7, 16; 8, 15-16; 9, 21-22)

10 PRIMERA VISION: LOS JINETES Yo tuve una visión durante la noche: Había un hombre montado en un caballo rojo. Estaba parado entre los mirtos que se encuentran en la hondonada, y detrás de él había caballos rojos, alazanes, negros y blancos. Yo pregunté: "¿Quiénes son estos, mi Señor?". Y el ángel que hablaba conmigo me respondió: "Yo te indicaré quiénes son estos". El hombre que estaba entre los mirtos dijo: "Estos son los que el Señor envió a recorrer la tierra". 1, 8-10

11 Y seguí viendo: Cuando el Cordero abrió el primero de los siete sellos, oí al primero de los cuatro Vivientes que decía con voz como de trueno: "Ven". Miré y había un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor, y para seguir venciendo. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo Viviente que decía: "Ven".Entonces salió otro caballo, rojo; al que lo montaba se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; se le dio una espada grande. Apoc. 6, 1-4

12 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer Viviente que decía: "Ven". Miré entonces y había un caballo negro; el que lo montaba tenía en la manouna balanza, y oí como una voz en medio de los cuatro Vivientes que decía: "Un litro de trigo por denario, tres litros de cebada por un denario. Pero no causes daño al aceite y al vino. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto Viviente que decía: "Ven". Miré entonces y había un caballo verdoso; el que lo montaba se llamaba Muerte, y el Hades le seguía. Se les dio poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, con el hambre, con la peste y con las fieras de la tierra. Apoc. 6, 5-8

13 Por eso, así habla el Señor: Yo he vuelto a Jerusalén con piedad; allí será reconstruida mi Casa, oráculo del Señor de los ejércitos, y la cuerda de medir será tendida sobre Jerusalén. Proclama también esto: Así habla el Señor de los ejércitos: Mis ciudades rebosarán de bienes; el Señor consolará de nuevo a Sión y elegirá otra vez a Jerusalén. 1, 16-17

14 Cap. 2 SEGUNDA VISION: LOS CUERNOS Y LOS HERREROS Yo pregunté: "¿Qué vienen a hacer estos?". Él me respondió: "Aquellos son los cuernos que dispersaron a Judá, a tal punto que nadie podía levantar la cabeza; pero estos han venido para aterrarlos, para derribar los cuernos de las naciones que atacaron al país de Judá, a fin de dispersarlo". 2, 4 TERCERA VISIÓN: EL MEDIDOR Yo levanté los ojos, y tuve una visión: Había un hombre que tenía en la mano una cuerda de medir. Entonces le pregunté: "¿A dónde vas?". Él me respondió: "Voy a medir Jerusalén, para ver cuánto tiene de ancho y cuánto de largo". 2, 5-6

15 EXHORTACION A LOS EXILIADOS PARA QUE HUYAN DE BABILONIA ¡Vamos! ¡Sálvate, Sión, tú, que habitas en Babilonia! Porque así habla el Señor de los ejércitos a las naciones que los despojaron, ya que el que los toca a ustedes, toca la pupila de mis ojos: 2, ENTRADA TRIUNFAL DEL SEÑOR EN SION El Señor tendrá a Judá como herencia, como su parte en la Tierra santa, y elegirá de nuevo a Jerusalén. ¡Que callen todos los hombres delante del Señor, porque El surge de su santa Morada! 2, 16-17

16 Merece destacarse la cuarta de esas visiones, que presenta al Sumo Sacerdote Josué de pie ante la corte celestial y sometido a un rito de purificación como representante de todo el pueblo. El cambio de vestiduras, la "ropa sucia" por las "vestiduras de fiesta" (3, 4), simboliza la supresión del pecado, el restablecimiento del culto en el nuevo Templo y la instauración de un nuevo orden de cosas en la comunidad restaurada. Después de esta última visión, se describe la coronación del mismo Sumo Sacerdote, aunque este pasaje en su forma original, no se refería a Josué, sino a Zorobabel, de quien se esperaba la plena restauración del trono de David.

17 Cap. 3 CUARTA VISION: LA VESTIDURA DE JOSUE Después el ángel del Señor advirtió solemnemente a Josué: "Así habla el Señor de los ejércitos: Si vas por mis caminos y observas mis mandamientos, tú mismo gobernarás mi Casa y cuidarás mis atrios, y yo te daré libre acceso entre los que están aquí". Escucha, Josué, Sumo Sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan delante de ti, porque estos hombres son un presagio: Yo suscitaré a mi servidor "Germen". 3, 6-8

18 Cap. 4 QUINTA VISION: EL CANDELABRO Y LOS OLIVOS Él me preguntó: "¿Qué ves?". Yo le respondí: "Veo un candelabro de oro macizo, con un recipiente en la parte superior: sobre el candelabro hay siete lámparas, y siete mecheros para las lámparas que están arriba de él. A su lado hay dos olivos: uno a la derecha y otro a la izquierda del recipiente". Yo tomé la palabra y dije al ángel que hablaba conmigo: "¿Qué son estas cosas, mi Señor?". El ángel que hablaba conmigo me respondió: "¿No sabes qué son estas cosas?". Yo le dije: "No, mi Señor". Él me respondió: "Estas siete lámparas son los ojos del Señor que vigilan toda la tierra". 4, 2-6a-10b

19 Entonces tomé la palabra y le dije: "¿Qué son esos dos olivos, a la derecha y a la izquierda del candelabro?". Por segunda vez le pregunté: "¿Qué son las dos ramas de olivo, que derraman aceite dorado a través de los dos tubos de oro?". Él me respondió: "¿No sabes lo que son esas cosas?". Yo le dije: "No, mi Señor". Él me respondió: "Son los dos Ungidos que están de pie junto al Señor de toda la tierra". 4, 11-14

20 Entonces tomé la palabra y le dije: "¿Qué son esos dos olivos, a la derecha y a la izquierda del candelabro?". Por segunda vez le pregunté: "¿Qué son las dos ramas de olivo, que derraman aceite dorado a través de los dos tubos de oro?". Él me respondió: "¿No sabes lo que son esas cosas?". Yo le dije: "No, mi Señor". Él me respondió: "Son los dos Ungidos que están de pie junto al Señor de toda la tierra". 4, 11-14

21 Cap. 5 SEXTA VISION: EL ROLLO QUE VUELA El ángel me preguntó: "¿Qué ves?". Yo le respondí: "Veo un rollo que vuela: tiene diez metros de largo por cinco de ancho". Él me dijo: "Esta es la Maldición que se desencadena sobre todo el país. Porque según lo escrito de un lado, todo ladrón será eliminado, y según lo escrito del otro, todo perjuro será eliminado. 5, 2-3 SEPTIMA VISION: EL RECIPIENTE Y LA MUJER Yo le pregunté: "¿Qué es eso?". Él me respondió: "Es un recipiente que avanza". Él agregó: "Esta es la culpa de ellos en todo el país". Entonces se levantó un disco de plomo, y vi una mujer instalada en el interior del recipiente. El ángel me dijo: "Esta es la Maldad". Luego la arrojó al interior del recipiente y arrojó la masa de plomo sobre la abertura. 5, 6-8

22 Cap. 6 OCTAVA VISION: LOS CARROS Yo levanté de nuevo los ojos y tuve una visión: Había cuatro carros que salían de entre las dos montañas, y las montañas eran de bronce. El primer carro era tirado por caballos rojos; el segundo por caballos negros; el tercero por caballos blancos y el cuarto por caballos manchados. Tomé la palabra y dije al ángel que hablaba conmigo: "¿Qué son estos, mi Señor?". El me respondió: "Ellos avanzan a los cuatro vientos del cielo, después de haberse presentado ante el Señor de toda la tierra. 6, 1-5

23 LA CORONA PARA JOSUE Tú le dirás: Así habla el Señor de los ejércitos: Aquí hay un hombre llamado "Germen": allí donde esté, algo va a germinar, y él reconstruirá el Templo del Señor. El reconstruirá el Templo del Señor, llevará las insignias reales, se sentará y dominará en su trono. Habrá un sacerdote a su derecha, y habrá un perfecto acuerdo entre los dos. 6, 12-13

24 LOS DISCURSOS PROFETICOS Como el Templo ya comenzaba a resurgir de sus ruinas, una delegación pregunta al profeta si se debe seguir ayunando en memoria de su destrucción. En lugar de responder directamente a la pregunta, Zacarías reprueba el ayuno hecho por puro interés, o sea, con el único objeto de lograr el término de la calamidad nacional (7, 5). En seguida, siguiendo la línea de los demás profetas, dirige la atención hacia algo más importante que el ayuno y que todos los ritos, a saber, la verdadera justicia y el amor al prójimo (7, 9-10).

25 Cap. 7 LA CUESTIÓN DEL AYUNO "¿Debo seguir llorando e imponiéndome privaciones en el quinto mes, como lo he hecho durante tantos años?". 7, 3 LAS LECCIONES DEL PASADO La palabra del Señor llegó a Zacarías en estos términos: Así habla el Señor de los ejércitos: Hagan justicia de verdad, practiquen mutuamente la fidelidad y la misericordia. No opriman a la viuda ni al huérfano, al extranjero ni al pobre, y no piensen en hacerse mal unos a otros. 7, 8-10

26 Pero ellos no quisieron hacer caso: se mostraron rebeldes y endurecieron sus oídos para no oír; endurecieron su corazón como el diamante para no escuchar la instrucción y las palabras que el Señor de los ejércitos les había dirigido por su espíritu, por intermedio de los antiguos profetas. Entonces el Señor de los ejércitos se irritó profundamente. Y sucedió lo siguiente: Así como El llamaba y ellos no escuchaban, así también ellos llamarán y Yo no escucharé, dice el Señor de los ejércitos. Yo los esparcí como un torbellino por todas las naciones que ellos no conocían, y el país fue devastado detrás de ellos, sin que nadie fuera ni volviera. De una tierra de delicias, ellos hicieron una desolación. 7, 11-14

27 La primera parte del libro de Zacarías concluye con una serie de oráculos independientes, pronunciados por el profeta en épocas y circunstancias diversas. Él dirige a sus compatriotas palabras de aliento, para animarlos a reconstruir el Santuario. El Señor colmará de bendiciones a su Pueblo, hará de Jerusalén el centro religioso de toda la tierra y todos los pueblos acudirán a ella para tributar homenaje al Señor. Así Zacarías amplia las perspectivas mesiánicas, dándoles una proyección universalista semejante a la del Segundo Isaías.

28 Cap. 8 PERSPECTIVAS DE LA SALVACION MESIANICA Así habla el Señor de los ejércitos: Los ancianos y las ancianas se sentarán de nuevo en las plazas de Jerusalén, cada uno con su bastón en la mano, a causa de sus muchos años. Las plazas de la ciudad se llenarán de niños y niñas, que jugarán en ellas. Si esto parece imposible a los ojos del resto de este pueblo, ¿será también imposible para Mí? oráculo del Señor de los ejércitos. Así habla el Señor de los ejércitos: Yo salvo a mi pueblo de los países del oriente, y de los países donde se pone el sol. Los haré volver y habitarán en medio de Jerusalén. Ellos serán mi Pueblo, y yo seré su Dios, en la fidelidad y en la justicia. 8, 4-8

29 Pero ahora, yo no trataré al resto de este pueblo como en los tiempos pasados, oráculo del Señor de los ejércitos. Porque hay semillas de paz: la viña dará su fruto, la tierra sus productos y el cielo su rocío. Yo daré todo esto como herencia al resto de este pueblo. Y así como ustedes, pueblo de Judá y pueblo de Israel, fueron una maldición entre las naciones, así yo los salvaré, y ustedes serán una bendición. ¡No teman! ¡Que sus manos se fortalezcan! Esto es lo que deberán practicar: díganse mutuamente la verdad y dicten en sus puertas sentencias que restablezcan la paz; no piensen en hacerse mal unos a otros y no amen el falso juramento. Porque yo aborrezco todo eso, oráculo del Señor. 8,

30 RESPUESTA A LA CUESTION DEL AYUNO La palabra del Señor me llegó en estos términos: "Así habla el Señor de los ejércitos: El ayuno del cuarto, del quinto, del séptimo y el décimo mes se convertirán para la casa de Judá en alegría, en gozo y en hermosas solemnidades. ¡Pero amen la verdad y la paz!". 8, JERUSALEN, CENTRO CULTUAL DEL MUNDO Pueblos numerosos y naciones poderosas vendrán a Jerusalén a buscar al Señor de los ejércitos y a apaciguar el rostro del Señor. Así habla el Señor de los ejércitos: En aquellos días, diez hombres de todas las lenguas que hablan las naciones, tomarán a un judío por el borde de sus vestiduras y le dirán: "Queremos ir con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes". 8, 22-23

31 SEGUNDA PARTE DEL LIBRO DE ZACARÍAS Los seis capítulos siguientes del libro de Zacarías difieren de los ocho primeros. Mientras que las visiones y los oráculos de la primera parte están fechados y son expresamente atribuidos a Zacarías, de ahora en adelante no se menciona más a este profeta y faltan por completo las indicaciones cronológicas. También el trasfondo histórico se ha modificado. Ya no se habla para nada de la reconstrucción del Templo, y la esperanza mesiánica, que antes estaba centrada en la persona de Zorobabel, como símbolo de la restauración nacional, ahora se desplaza hacia otras figuras de perfil menos definido: el Rey Mesías pobre y pacífico (9, 9-10), el Buen Pastor despreciado y rechazado (11, 4-14) y el misterioso "Traspasado" (12, 10).

32 Con toda probabilidad, esta segunda parte fue compuesta entre los años 330 y 300 a. C., cuando los Seléucidas y los Lágidas se repartieron el poder y la herencia de Alejandro Magno (1 Mac. 1, 1-9). Así se explica la mención de los griegos como una fuerza hostil al Pueblo de Dios (9. 13). Estos capítulos son una recopilación de oráculos, cuyo tema común es la decisión del Señor de establecer su reinado definitivo sobre toda la tierra (14, 9).

33 Con estos elementos de origen y estilo diversos, el redactor final parece haber construido una especie de díptico, compuesto de dos partes simétricas, que describen la instauración de la era mesiánica siguiendo un doble movimiento: después de una primera intervención de Dios, que culmina en un aparente fracaso ( ), la nueva Jerusalén, liberada de sus enemigos y purificada de sus pecados, se convierte en el polo de atracción de todos los pueblos (14, 16). La obra del Segundo Zacarías tiene el gran valor de haber conservado los últimos restos del profetismo bíblico. Sus oráculos atestiguan la persistencia de la esperanza mesiánica durante la dominación griega. Además, se debe destacar que este es uno de los Libros más citados en los Evangelios: tres veces en el de Mateo (21, 5; 26, 31; 27, 9-10), una en el de Marcos (14, 27) y una en el de Juan (19, 37). Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. Jn. 19, 37

34 ISRAEL ENTRE LOS PUEBLOS En esta primera sección, el profeta anuncia que el Señor intervendrá al fin de los tiempos y triunfará sobre sus enemigos. Los pueblos vecinos de Judá, una vez sometidos y purificados, serán incorporados al Pueblo de Dios (9, 1-8). Entonces Jerusalén recibirá triunfalmente a su Rey Mesías, que establecerá el reinado de la justicia y proclamará la paz a las naciones (9, 9-10). El mismo Señor, como un jefe guerrero (9, 14), renovará los prodigios del Éxodo para reunir a todos los israelitas dispersos (10, 11). Y los repatriados serán tan numerosos, que ni la Palestina ni las regiones adyacentes, el Líbano y Galaad, bastarán para darles cabida (10, 10).

35 Cap. 9 EL TRIUNFO DE DIOS SOBRE LOS PUEBLOS VECINOS Yo aniquilaré el orgullo del filisteo, quitaré la sangre de su boca y sus abominaciones de entre sus dientes. Él también será un resto para nuestro Dios, será como un jefe en Judá, y Ecrón será como un jebuseo. Yo acamparé junto a mi casa como una guardia contra los que pasan y vuelven: no pasará más entre ellos ningún opresor, porque ahora he visto con mis ojos. 9, 6-8

36 EL MESIAS HUMILDE Y PACIFICO ¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; El es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre la cría de un asna. 9, 9 Digan a la hija de Sión: Mira que tu rey viene hacia ti, humilde y montado sobre un asna, sobre la cría de un animal de carga. Mt. 21, 5 El Evangelio según san Mateo se hace eco de dos profecías que figuran en esta parte del Libro. En primer lugar, el evangelista ve cumplido el oráculo de 9, 9-10 en la entrada de Jesús en Jerusalén montado sobre un asno (Mt. 21, 4-5). Y en el exiguo salario pagado al profeta, que apacienta el rebaño en nombre del Señor (11, 12), él reconoce el precio de la traición de Judas (Mt. 27, 9-10).

37 LA LIBERACION DE LOS CAUTIVOS El Señor, su Dios, los salvará en aquel día, como al rebaño de su pueblo; como piedras de una diadema, resplandecerán sobre su tierra. ¡Qué felicidad y qué hermosura! El trigo dará vigor a los jóvenes y el vino nuevo a las jóvenes. 9, 16-17

38 Cap. 10 CONTRA LA IDOLATRIA Pidan al Señor la lluvia en el tiempo de la primavera. El Señor es el que produce los relámpagos; El les dará una lluvia abundante, y a cada uno la hierba en su campo. Porque los ídolos dan respuestas vanas, y los adivinos ven visiones engañosas, relatan sueños quiméricos y dan consuelos ilusorios. 10, 1-2

39 LIBERACION Y RETORNO DE ISRAEL Yo fortificaré a la casa de Judá y salvaré a la casa de José. Los restableceré porque tendré piedad de ellos, y serán como si Yo no los hubiera rechazado, porque Yo soy el Señor, su Dios, y los escucharé. 10, 6 Cap. 11 LA RUINA DE LAS GRANDES POTENCIAS Escuchen el gemido de los pastores, porque ha sido arrasado su esplendor; escuchen el rugido de los leones, porque ha sido arrasado el orgullo del Jordán. 11, 3

40 Esta visión de los tiempos mesiánicos concluye con la enigmática alegoría de los dos pastores (11, 4-17). Al representar esta doble acción simbólica, el profeta alude probablemente a ciertos acontecimientos de su época, interpretados como un juicio de Dios. Este juicio está expresado en la ruptura de los dos bastones con que el buen pastor apacentaba el rebaño (11, 10, 14). Por haber rechazado al Señor, su único y verdadero Pastor, el pueblo es puesto en manos de un jefe despótico, que será el encargado de ejecutar la justicia divina. Pero estos sufrimientos serán una purificación y una preparación para la nueva era mesiánica, como parece sugerirlo la conclusión de la alegoría en 13, 7-9.

41 ALEGORÍA DE LOS DOS PASTORES Después tomé mi bastón "Favor", y lo quebré para romper mi pacto, el que yo había establecido con todos los pueblos. El pacto quedó roto ese día, y los traficantes de ovejas que me observaban reconocieron que esa era una palabra del Señor. Después quebré mi segundo bastón "Vínculo", para romper la fraternidad entre Judá e Israel. El Señor me dijo: Toma ahora la mochila de un pastor insensato. Porque Yo voy a suscitar en el país un pastor que no se preocupará de la oveja perdida, ni buscará a la extraviada, ni curará a la herida, ni alimentará a la sana, sino que comerá la carne de las más gordas y les arrancará hasta las pezuñas. 11, 10-16

42 LA SALVACION Y LA GLORIA FUTURA DE JERUSALEN En esta parte final, la concepción mesiánica está más centrada sobre Jerusalén y las tradiciones nacionales. Los que ataquen a la Ciudad santa serán destruidos y la casa de David quedará restaurada. Pero Jerusalén será salvada después de llorar amargamente, junto con todas las tribus de Israel, "al que ellos traspasaron" (12, 10). Así, la era mesiánica de la salvación parece depender de un misterioso sufrimiento, comparable al del Servidor descrito por el profeta Isaías, que fue "traspasado por nuestros pecados" (Is. 53, 5). Todo el país será purificado y sólo quedará un resto, del que Dios dirá: "¡Este es mi Pueblo!", mientras ese "resto dirá: "¡El Señor es mi Dios!" (13, 9).

43 Cap. 12 RENOVACION DE JERUSALEN Y DE JUDA Y los jefes de Judá dirán en su corazón: "La fuerza para los habitantes de Jerusalén está en el Señor de los ejércitos, su Dios". Aquel día, yo haré a los jefes de Judá semejantes a un brasero encendido bajo la leña, a una antorcha encendida en las gavillas. Ellos consumirán a derecha e izquierda a todos los pueblos de alrededor, pero Jerusalén quedará instalada en el mismo lugar. El Señor salvará primero las carpas de Judá, a fin de que la gloria de la casa de David y la gloria de los habitantes de Jerusalén no se eleven en detrimento de Judá. 12, 5-7

44 LA GRAN LAMENTACIÓN SOBRE EL "TRASPASADO Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de súplica; y ellos mirarán hacia mí. En cuanto al que ellos traspasaron, se lamentarán por El como por un hijo único y lo llorarán amargamente como se llora al primogénito. 12, 10 Para san Juan, el "traspasado" y llorado "como se llora al primogénito" es Jesús, cuyo costado abierto se convirtió en la fuente por excelencia de la salvación (Jn. 19, 34, 37). Y el Apocalipsis retoma este oráculo de Zacarías para anunciarque "por El se golpearán el pecho todas las razas de la tierra" (Apoc. 1, 7). A su vez, san Mateo y san Marcos ponen en boca de Jesús la frase de 13, 7: "Hiere al pastor y que se dispersen las ovejas", para referirse al abandono de sus discípulos durante la Pasión.

45 Y Jesús les dijo: "Todos ustedes se van a escandalizar, porque dice la Escritura: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Mc. 14, 27 Entonces Jesús les dijo: "Esta misma noche, ustedes se van a escandalizar a causa de mí. Porque dice la Escritura: Heriré al pastor, y se dispersarán las ovejas del rebaño. Mt. 26, 31

46 Cap. 13 LA PURIFICACION DEL PAÍS Aquel día, habrá una fuente abierta para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, a fin de lavar el pecado y la impureza. 13, 1 EL PASTOR HERIDO Y EL REBAÑO PURIFICADO Yo haré pasar ese tercio por el fuego, y los purificaré como se purifica la plata, los probaré como se prueba el oro. Él invocará mi Nombre, y Yo lo escucharé; Yo diré: "¡Este es mi Pueblo!" y él dirá: "¡El Señor es mi Dios!". 13, 9

47 El Libro concluye con la descripción del combate escatológico y del futuro esplendor de Jerusalén, inspirado en Ez. 38, 47. Finalmente, anuncia que todos "subirán año tras año a postrarse delante del Rey, Señor de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las Chozas (14, 16).

48 Cap. 14 EL COMBATE FINAL Y EL ESPLENDOR DE JERUSALEN Será un día único, el Señor lo conoce, y no habrá día ni noche, sino que al anochecer habrá luz. Aquel día, saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad hacia el mar oriental y la otra mitad hacia el mar occidental, tanto en verano como en invierno. El Señor será rey sobre toda la tierra: aquel día, El será el único Señor y será único su Nombre. 14, 7-9

49 Puedes solicitar el envío de esta serie de archivos, o bien ser removido de la lista de envíos, a: ESTE ES EL MENSAJE # 58


Descargar ppt "LA PALABRA DE DIOS ARCHIVO #58 ZACARIAS LA PALABRA DE DIOS Este libro consta de dos partes bastante diversas. La primera, Caps. 1-8, es la obra del profeta."

Presentaciones similares


Anuncios Google