La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

La poesía española a principios del siglo XX Alphonse Mucha (1860-1939)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "La poesía española a principios del siglo XX Alphonse Mucha (1860-1939)"— Transcripción de la presentación:

1 La poesía española a principios del siglo XX Alphonse Mucha ( )

2 La poesía española a principios del siglo XX 1. La crisis de fin de siglo 2. El Modernismo 2.1.Pintura 2.2. Arquitectura 2.3.Modernismo literario 2.4. Temas 2.5. Lengua literaria 3. Los poetas modernistas Rubén Darío Antonio Machado Juan Ramón Jiménez

3 1. La crisis de fin de siglo A finales del siglo XIX fraguan en la conciencia europea una serie de conocimientos que la humanidad había ido adquiriendo a lo largo de los últimos siglos y que la religión había puesto en duda: que la Tierra no era el centro del universo (Galileo), que el hombre descendía del mono (Darwin) o, ya a finales del siglo XIX, que los sueños influían en nuestros actos conscientes y voluntarios (Freud). A medida que estos conocimientos se van asentando como verdades científicas racionales, se desarrolla una amplia crisis religiosa que hace que el hombre se refugie en la ciencia. Pero también esta es insegura y no da respuesta a las eternas preguntas de la condición humana: ¿qué es el hombre?; ¿qué sentido tiene la vida? La respuesta a esta crisis espiritual y religiosa vendrá del lado de la filosofía y la melancolía, que favorecerá la aparición del existencialismo.

4 1. La crisis de fin de siglo Políticamente, el enfrentamiento entre las naciones debido a la expansión capitalista, que necesitaba nuevos mercados, originó en España el desastre del 98 –la pérdida, a favor del colonialismo emergente de los E.E.U.U., de las colonias de Cuba, Filipinas y Puerto Rico-. Esto provocó la decadencia de España como potencia y la sumió en un tremendo pesimismo y en ansias regeneracionistas.

5 2. El Modernismo Se denomina así al movimiento cultural nacido en Hispanoamérica en el último cuarto del siglo XIX y difundido en España por Rubén Darío. Nació como respuesta rebelde de los intelectuales a la crisis de fin de siglo. Su período de auge fue breve, pero su importancia fue decisiva, ya que supuso una renovación total de la poesía española. El Modernismo fue, sobre todo, un movimiento poético, pero también triunfó en pintura y arquitectura. Se caracterizó por representar una nueva actitud ante la vida.

6 2.1.Pintura Alphonse Mucha ( ) Frank Cadogan Cowper ( ) Gustav Klimt ( ) Art-Nouveau Secession Pre-Raphaelites

7 2.2. Arquitectura Antonio Gaudí ( ) Víctor Horta ( ) Josef Fanta ( ) Modernisme Jugendstil

8 Las principales fuentes literarias modernistas son: o El Romanticismo (G. A. Bécquer). o Los poetas norteamericanos (E. Alan Poe y Walt Whitman). o Las dos tendencias esenciales de la poesía francesa: o El Parnasianismo: el arte por el arte. (T. Gautier, Leconte de Lisle). o El Simbolismo: la indefinición, la sugerencia vaga… (S. Mallarmé, P. Verlaine, Ch. Baudelaire) El Modernismo literario

9 El escritor modernista adopta un talante aristocrático que desprecia lo vulgar y se consagra a la belleza. Su estilo de vida es el de la bohemia: el mundo de los cafés, las tertulias, la noche… Henri Fantin-Latour ( )

10 2.4. Temas El rechazo a la realidad cotidiana lleva a los autores modernistas a mostrar la intimidad del poeta, sus sentimientos de melancolía y tristeza. Como los románticos, expresan un deseo de evasión y de huida que, ahora, se orienta bien hacia mundos exóticos y lejanos en el tiempo y en el espacio, bien hacia mundos idealizados y bellos. El amor, la sensualidad, el erotismo y el indigenismo también aparecen con frecuencia en el Modernismo. John Maler Collier ( )

11 La huella del Romanticismo se prolonga en las dos líneas temáticas principales del Modernismo: la línea escapista y la línea íntima. Sir Francis Bernard Dicksee ( ) Sir Frederic Leighton ( )

12 - La línea escapista Es la más representativa. El poeta modernista se refugia en lugares exóticos y épocas antiguas. Evoca palacios, jardines, castillos… Los protagonistas del poema son caballeros nobles, princesas tristes, guerreros legendarios o cisnes y ninfas. El erotismo aparece como muestra de rebeldía. John William Waterhouse ( )

13 - La línea íntima Expresa el malestar del poeta con la realidad. El amor y el mundo son vistos con melancolía y tristeza. La nostalgia y la angustia se reflejan en paisajes otoñales, en crepúsculos o en solitarios jardines. John William Waterhouse ( )

14 2.5. Lengua literaria Es en la lengua literaria donde el Modernismo supone una verdadera revolución, pues renueva todos sus elementos: El léxico es muy sonoro, con abundantes adjetivos y cultismos. Los recursos fónicos, la métrica y los ritmos internos, así como los paralelismos y las anáforas favorecen la musicalidad de los textos. Es frecuente el uso de sinestesias, muy sensoriales por mezclar los sentidos, y de metáforas y símbolos que les permiten sugerir vagamente. La renovación del lenguaje se produjo tanto en el verso como en la prosa y el teatro.

15 El verso se ajusta a los temas. Los ritmos marcados se emplean para la hazaña de un guerrero o para una tormenta. Las melodías suaves acompañan a las emociones íntimas: la tristeza de una princesa, la melancolía de un atardecer. Los poemas se titulan sonatas, arias o sinfonías. Musicalidad Es novedoso y rico. Emplean neologismos, voces desusadas, cultismos: que púberes canéforas te ofrecen el acanto. La adjetivación es variada y con matices sensoriales: color, olor, etc. Léxico Abundan las figuras retóricas: aliteraciones; sinestesias, con su mezcla de sentidos; metáforas e imágenes sorprendentes. Figuras retóricas El ritmo musical viene proporcionado por la habilidad en el uso de la métrica. Se usan los versos tradicionales, pero las preferencias se inclinan por el alejandrino, el dodecasílabo o el eneasilabo, poco usados hasta entonces. Los marcados esquemas acentuales generan el ritmo musical del poema. En cuanto a las estrofas, se busca la variedad, modificando las estructuras tradicionales o introduciendo estrofas innovadoras. Ritmo Rasgos de estilo

16 3. Los poetas modernistas Rubén Darío Antonio Machado Juan Ramón Jiménez

17 3.1 Rubén Darío Félix Rubén García Sarmiento nació en Nicaragua en Desde muy joven compuso poesía y viajó como periodista por Hispanoamérica. En 1892, centenario del descubrimiento de América, vino a España, donde trabó amistad con varios escritores. Volvió a Europa como cónsul de Nicaragua y vivió en París y Madrid. Sus numerosos viajes por Europa y las dos Américas le permitieron difundir el modernismo. Murió en 1916.

18 3.1. Rubén Darío Publicó su primer libro, Azul, en 1888, mezcla de poesía y prosa. Este libro contiene los elementos del Modernismo: ritmo y musicalidad, exotismo, erotismo y exaltación de las raíces americanas frente a lo español. Prosas profanas (1896) es el libro que estableció un modelo de poesía que sería rápidamente imitado en Hispanoamérica y en España. En él se encuentran la mayor parte de los rasgos que hemos señalado como características generales del Modernismo. A pesar de su título está escribo en verso. Abundan en esta obra princesas, cisnes y mundos lejanos. Su obra posterior, Cantos de vida y esperanza (1905), introduce composiciones con temas intimistas, políticos y con preocupaciones existenciales. En esta obra recupera las raíces históricas y literarias hispanas, que exalta frente al imperialismo norteamericano.

19 3.1. Rubén Darío A J. Enrique Rodó Yo soy aquel que ayer no más decía el verso azul y la canción profana, en cuya noche un ruiseñor había que era alondra de luz por la mañana. El dueño fui de mi jardín de sueño, lleno de rosas y de cisnes vagos; el dueño de las tórtolas, el dueño de góndolas y liras en los lagos; y muy siglo die y ocho y muy antiguo y muy moderno; audaz, cosmopolita con Hugo fuerte y con Verlaine ambiguo, y una sed de ilusiones infinita. Yo supe de dolor desde mi infancia; mi juventud…, ¿fue juventud la mía? Sus rosas aún me dejan su fragancia, una fragancia de melancolía… (R UBÉN D ARÍO, Cantos de Vida y esperanza, 1905) Dante Gabriel Rossetti ( )

20 3.1. Rubén Darío A René Pérez Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, y más la piedra dura, porque esa ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente. Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, y el temor de haber sido, y un futuro terror… y el espanto seguro de estar mañana muerto, y sufrir por la vida, y por la sombra, y por lo que no conocemos y apenas sospechamos, y la carne que tienta con sus frescos racimos, y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos, ¡y no saber adónde vamos, ni de dónde venimos!... (R UBÉN D ARÍO, Cantos de vida y esperanza, 1905) Eleanor Fortescue Brickdale ( )

21 3.2 Antonio Machado Antonio Machado nació el 26 de julio de 1875 en Sevilla. Fue el segundo de cinco hermanos de una familia liberal; el mayor de ellos, Manuel, trabajó junto a Antonio en varias obras. En su juventud, el influjo familiar y sus viajes a París le pusieron en contacto con los autores que marcarán su camino intelectual: Joaquín Costa y Francisco Giner de los Ríos; Valle- Inclán, Pío Baroja, Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Óscar Wilde… En 1907 se trasladó a Soria como catedrático de francés. Allí conoció a Leonor, su esposa, cuya temprana muerte lo sumirá en una depresión y lo devolverá a su Andalucía natal. Ya en Baeza inicia una evolución poética intimista que lo aleja del Modernismo. Entre 1919 y 1936 vivió en Segovia, participando activamente en la Universidad Popular. Sus ideas republicanas le llevaron a Valencia, donde trabajó como articulista. Exiliado en Colliure (Francia), murió la noche del 22 de febrero de 1939: apenas un mes después de cruzar la frontera, y solo tres días antes que su madre. En su bolsillo guardaba este verso: Estos días azules y este sol de la infancia…

22 3.2. Antonio Machado Los inicios de Machado son cercanos al Modernismo. En Soledades (1903) la atmósfera poética está llena de ambientes quietos y silenciosos, jardines y parques de cipreses desiertos. El intimismo, el tono triste y melancólico y el simbolismo son algunas características de esos poemas. Usa símbolos como el sueño, la fuente o las galerías del alma, sentimientos de tristeza y soledad en un intento de encontrarse a sí mismo. El Machado más conocido es el de Campos de Castilla (1912 y 1917). La emoción del poeta al enfrentarse con Castilla le lleva a un modo de expresión distinto. Su poesía se hace más realista, más austera, como el paisaje que ve a su alrededor. Otros poemas son retratos de amigos, composiciones en recuerdo de su mujer y de Soria, y poemas breves con sentencias y reflexiones, que anuncian su tercera obra: Nuevas canciones (1924). En la métrica, Antonio Machado emplea formas populares, aunque destaca su gusto por la silva con rima de romance. El estilo se caracteriza por la falta de complicaciones retóricas: es sobrio y claro, adecuado para comunicar directamente sus emociones más hondas.

23 3.2. Antonio Machado A José María Palacio Palacio, buen amigo, ¿está la primavera vistiendo ya las ramas de los chopos del río y los caminos? En la estepa del alto Duero, Primavera tarda, ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!... ¿Tienen los viejos olmos algunas hojas nuevas? Aún las acacias estarán desnudas y nevados los montes de las sierras. ¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa, allá, en el cielo de Aragón, tan bella! ¿Hay zarzas florecidas entré las grises peñas, y blancas margaritas entre la fina hierba? Por esos campanarios ya habrán ido llegando las cigüeñas. Habrá trigales verdes, y mulas pardas en las sementeras, y labriegos que siembran los tardíos con las lluvias de abril. Ya las abejas libarán del tomillo y el romero. ¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas? Furtivos cazadores, los reclamos de la perdiz bajo las capas luengas, no faltarán. Palacio, buen amigo, ¿tienen ya ruiseñores las riberas? Con los primeros lirios y las primeras rosas de las huertas, en una tarde azul, sube al Espino, al alto Espino donde está su tierra... Baeza, 29 de abril de 1913 (A NTONIO M ACHADO, Campos de Castilla) Joaquim Sunyer de Miró ( )

24 3.2. Antonio Machado CXV Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo, algunas hojas verdes le han salido. ¡El olmo centenario en la colina que lame el Duero! Un musgo amarillento le mancha la corteza blanquecina al tronco carcomido y polvoriento. No será, cual los álamos cantores que guardan el camino y la ribera, habitado de pardos ruiseñores. Ejército de hormigas en hilera va trepando por él, y en sus entrañas urden sus telas grises las arañas. Antes que te derribe, olmo del Duero, con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta; antes que rojo en el hogar, mañana, ardas de alguna mísera caseta, al borde de un camino; antes que te descuaje un torbellino y tronche el soplo de las sierras blancas; antes que el río hasta la mar te empuje por valles y barrancas, olmo, quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida. Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera. (A NTONIO M ACHADO, Campos de Castilla, ) Eliseu Meifrèn ( )

25 3.3. Juan Ramón Jiménez "Nací en Moguer, la noche de Navidad de Mi padre era castellano y tenía los ojos azules; y mi madre, andaluza, con los ojos negros. La blanca maravilla de mi pueblo guardó mi infancia en una casa vieja de grandes salones y verdes patios. De estos dulces años recuerdo que jugaba muy poco, y que era gran amigo de la soledad." En su adolescencia se inclinó por la pintura y la música, artes que luego fueron dando paso a su pasión por la poesía. En Madrid, con diecinueve años, conoce a Rubén Darío y Valle-Inclán, de quienes sigue su estela modernista. Las neurosis depresivas jalonan su vida, debido a su carácter hiperestésico. En 1901 ingresa en un sanatorio mental en Burdeos (donde se reúne con Machado, Benavente…). Una nueva crisis le devuelve a Moguer en 1905 hasta que se instala definitivamente en la Residencia de Estudiantes (Madrid) en Allí se enamora de su esposa, Zenobia Camprubí, una culta mujer de los círculos intelectuales. Viajan juntos a EEUU para casarse en Contacta con la poesía anglosajona y a su regreso encabeza un movimiento de renovación poética que influirá en la Generación del 27. Cuando estalla la Guerra Civil, se exilia con Zenobia a Washington. Esta circunstancia intensifica su aislamiento. En 1950 se instalan definitivamente en Puerto Rico. Allí muere su esposa, en el 1956, el mismo año en que él recibe el Premio Nobel. El desolado Juan Ramón solo le sobrevivió dos años: fallece en Santurce (Puerto Rico) un 29 de Mayo de 1958.

26 3.3. Juan Ramón Jiménez Su trayectoria poética está marcada por la total dedicación a la Poesía y a la búsqueda incesante de la belleza. Su obra se divide en tres etapas: La primera etapa, la etapa sensitiva, llega hasta 1915 e incluye libros de inspiración modernista. La suave musicalidad y los paisajes y jardines crepusculares aparecen en Arias tristes (1903) o La soledad sonora (1908). Por entonces compone su libro de prosas poéticas Platero y yo (1917). La etapa intelectual, iniciada con el Diario de un poeta recién casado (1916), abre el camino a la poesía pura. Mezcla prosa y verso y desaparece la decoración colorista y musical. El lenguaje quiere nombrar lo esencial de las cosas y el poema se simplifica para hacer transparentes las sensaciones. La tercera etapa o etapa suficiente la desarrolla en el exilio. Con La estación total (1946) intenta una poesía abstracta, difícil y hermética.

27 EL VIAJE DEFINITIVO Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando. Y se quedará mi huerto con su verde árbol, y con su pozo blanco. Todas las tardes el cielo será azul y plácido, y tocarán, como esta tarde están tocando, las campanas del campanario. Se morirán aquellos que me amaron y el pueblo se hará nuevo cada año; y lejos del bullicio distinto, sordo, raro del domingo cerrado, del coche de las cinco, de las siestas del baño, en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado, mi espíritu de hoy errará, nostáljico... Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol verde, sin pozo blanco, sin cielo azul y plácido... Y se quedarán los pájaros cantando Juan Ramón Jiménez Gustav Klimt ( ) (J UAN R AMÓN J IMÉNEZ, Poemas agrestes, )

28 3.3. Juan Ramón Jiménez ¡Qué tristeza de olor de jazmín! El verano torna a encender las calles y a oscurecer las casas, y, en las noches, regueros descendidos de estrellas pesan sobre los ojos cargados de nostalgia. En los balcones, a las altas horas, siguen blancas mujeres mudas, que parecen fantasmas; el río manda, a veces, una cansada brisa, el ocaso, una música imposible y romántica. La penumbra reluce de suspiros; el mundo se viene, en un olvido mágico, a flor de alma; y se cogen libélulas con las manos caídas, y, entre constelaciones, la alta luna se estanca. ¡Qué tristeza de olor de jazmín! Los pianos están abiertos; hay en todas partes miradas calientes... Por el fondo de cada sombra azul, se esfuma una visión apasionada y lánguida. (J UAN R AMÓN J IMÉNEZ, Laberinto, 1911) Annie Louisa Swynnerton ( )

29 3.3. Juan Ramón Jiménez En ti estás todo, mar, y sin embargo, ¡qué sin ti estás, qué solo, qué lejos, siempre, de ti mismo! Abierto en mil heridas, cada instante, cual mi frente, tus olas van, como mis pensamientos, y vienen, van y vienen, besándose, apartándose, en un eterno conocerse, mar, y desconocerse. Eres tú, y no lo sabes, tu corazón te late y no lo siente... Qué plenitud de soledad, mar sólo. (J UAN R AMÓN J IMÉNEZ, Diario de un poeta recién casado, 1917) John William Waterhouse ( )

30 ¡Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas! … Que mi palabra sea la cosa misma, creada por mi alma nuevamente. Que por mí vayan todos los que no las conocen, a las cosas; que por mí vayan todos los que ya las olvidan, a las cosas; que por mí vayan todos los mismos que las aman, a las cosas… ¡Inteligencia, dame el nombre exacto, y tuyo, y suyo, y mío, de las cosas! (J UAN R AMÓN J IMÉNEZ, Eternidades, ) 3.3. Juan Ramón Jiménez Alphonse Mucha (1860–1939)

31 Paloma Martínez IES Professor Manuel Broseta Curso Gustav Klimt (1902)


Descargar ppt "La poesía española a principios del siglo XX Alphonse Mucha (1860-1939)"

Presentaciones similares


Anuncios Google