La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

España, fabricante y exportadora de muerte Gervasio Sánchez, un fotógrafo terrible Gervasio Sánchez no tiene problemas en gritar a los cuatro vientos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "España, fabricante y exportadora de muerte Gervasio Sánchez, un fotógrafo terrible Gervasio Sánchez no tiene problemas en gritar a los cuatro vientos."— Transcripción de la presentación:

1

2 España, fabricante y exportadora de muerte Gervasio Sánchez, un fotógrafo terrible Gervasio Sánchez no tiene problemas en gritar a los cuatro vientos que España también es partícipe de la barbarie que retrata en sus fotos : "Todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Suarez, Calvo Sotelo, Felipe González, Aznar y Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas"

3 Sánchez no se siente atraído por la guerra. "A ningún periodista le atrae. Es el fracaso absoluto del hombre".

4 Sofía tiene 25 años y a los 11 perdió las piernas por culpa de las minas terrestres antipersona sembradas en Mozambique. Su imagen, recostada en el suelo junto a su hija, representa el horror y el dolor de la guerra. Cada cierto tiempo ha de cambiar las prótesis, pero no tiene dinero. Su lucha por la supervivencia es una muestra de dignidad". La mozambiqueña Sofia Elface Fumo Con esta fotografía ganó Gervasio Sánchez el premio Ortega y Gasset

5 Vidas minadas. El camboyano Sokheurm Man con su mujer Nin Lin y su hijo Enero (su nombre original es en español)

6 El bosnio Adis Smajic en una operación de cirugía estética en la clínica Quirón de Barcelona en octubre 2004

7 El bosnio Adis Smajic con Nadia Vreto, su mujer desde el pasado miércoles 21 de noviembre de 2007

8

9

10 Vidas minadas. La colombiana Mónica Paola Ojeda quedó ciega y manca con 7 años

11 son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. La mozambiqueña Sofia Elface Fumo, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años,

12 Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.

13 Vidas minadas. El kurdo-iraquí Fanar Zekri reza a la entrada de su casa

14 Vidas minadas. Una hermana junto a las protesis del kurdo-iraquí Fanar Zekri

15 Una prótesis hecha con bambu en Camboya Una mina PMN2 (Rusia)

16 Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.

17

18 Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.

19 Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.

20 Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.

21 Sierra Leona El misionero Chema Caballero dirige desde 1999 un centro de acogida, rehabilitación y reinserción de antiguos niños y niñas soldados en Sierra Leona, país considerado por Naciones Unidas como el más pobre del mundo. Esta triste historia la cuenta Gervasio en su libro Salvar a los niños soldados.

22 Niños soldados:cruel padecimiento de estos niños que, secuestrados por los grupos guerrilleros que asolan y saquean el país, son utilizados por estas guerrillas para diferentes y trágicas funciones.

23

24

25 Desde que fueran usadas por primera vez por la Unión Soviética en 1942 contra tanques alemanes, las bombas de racimo han dejado más de 13 mil heridos o muertos en todo el mundo. En su mayoría en Laos, Vietnam, Afganistán, Irak y el Líbano.usadas por primera vez por la Unión Soviética en 1942

26 Esperemos que el cobarde silencio de este armamento no se haga extensivo a los políticos. No sirva para amparar a los que se dedican al perverso negocio de fabricarlas y venderlas. No acalle la voz y el derecho de las víctimas, pretéritas y futuras

27 En el sur del Líbano, tras la guerra entre Israel y Hezbolá de Los niños que las cogían del campo pensando que se trataba de juguetes o de frascos de perfumes, por sus pequeñas dimensiones y por esa suerte de lazo que algunos modelos llevan en la parte superior. Niños que en aquellos tiempos eran regularmente ingresados en los hospitales, mutilados, muertos.sur del Líbano ¿Por qué Israel, ya en retirada y con la Resolución 1701 bajo el brazo, decidió lanzar 1,2 millones de bombas de racimo durante los últimos tres días de combate? ¿Por qué decidió dejar semejante rastro de ignominia cuando ya había plantado más de 400 mil minas antipersona durante los 22 años de ocupación del país de los cedros?decidió lanzar 1,2 millones de bombas

28 Cada víctima de la guerra tiene derecho a contar su drama. Todo el mundo tiene la obligación de escuchar su historia, clama Gerva pidiendo que cesen las ventas de armas a zonas de conflicto.

29 Yo soy simplemente un fotógrafo que documenta las grandes tragedias que ocurren en este mundo, un mundo bastante poco generoso con gran parte de la población".

30

31

32 El fotoperiodista Gervasio Sánchez lleva años denunciando la cara más cruel de los conflictos bélicos. Desde Sarajevo a Sierra Leona. Uno de los temas sobre los que más ha insistido es el de las minas antipersona. Así surgió Vidas minadas, publicado en 1997, Cinco años después (2003) y este último 2007 Diez años después, todos editados por Blume y con los derechos de la venta de estos libros destinados a apoyar un proyecto de reinserción de mutilados por las minas antipersona. Acompañado por una exposición que ha visitado varias ciudades españolas, Vidas minadas ha recibido una mención de honor del jurado de este premioVidas minadas

33

34 El problema: las minas antipersona Las minas terrestres antipersona son artefactos explosivos diseñados para herir o matar a personas. En sus inicios fueron empleadas para evitar la desactivación de las minas antitanque y para proteger determinadas zonas estratégicas. Pero se hicieron tan populares, que su uso y producción se generalizaron en todo tipo de conflictos. Una variedad son las bombas de racimo, que al abrirse dispersan una gran cantidad de pequeñas bombas, muchas de las cuales no estallan en el acto. Arrojadas desde el aire o sembradas sin control, las minas antipersonal pueden permanecer activas indefinidamente. Como su sembrado generalmente no se realiza de manera controlada, no siempre hay información de la cantidad de minas que hay diseminadas ni las áreas minadas, lo cual hace muy compleja y cara la limpieza de las zonas minadas (localizar y destruir cada mina tiene un coste medio de unos 770 euros). Cuando estallan, no distinguen entre civiles o combatientes, niños o trabajadores humanitarios, lo cual hace que provoquen un gran daño en la recuperación posbélica para el futuro desarrollo económico de los países. Las minas antipersonal están expresamente prohibidas por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), cuya misión es reducir al máximo el sufrimiento humano, limitando el tipo y el uso de las armas en un conflicto para evitar sufrimientos innecesarios, proteger a la población civil, a los prisioneros de guerra y a los combatientes heridos.

35 El problema: las víctimas Las minas antipersona, al permanecer activas durante mucho tiempo, siguen siendo peligrosas una vez terminado el conflicto bélico. Las estimaciones oficiosas indican que se producen entre y nuevas explosiones cada año por causa directa de las minas o munición sin explotar, muchos de ellos en países que ya no están en conflicto armado. Sus principales víctimas son los civiles, personas que trabajan la tierra, que recogen leña en el bosque o que, simplemente, transitan por una carretera o camino. Y muy a menodo, son también niños, que ajenos al peligro que corren se convierten en víctimas de estas armas terribles. La historia de algunos de nuestros protagonistas nos lo demuestra, como Sofia Elface o Mónica Paola. A pesar de que el Tratado de Ottawa ha conllevado avances importantes, en los últimos ocho años se ha informado oficialmente sobre cerca de nuevas víctimas. Afganistán, Angola, Bosnia- Herzegovina, Burundi, Camboya, Colombia o Iraq son los principales países afectados, donde se produce un mayor número de amputaciones y accidentes mortales. Las víctimas necesitan una atención completa durante el resto de su vida, que incluye no sólo la intervención médica de urgencia, sino rehabilitación física y apoyo psicológico para su reinserción social y laboral en las mejores condiciones.

36 El problema: el Tratado de Ottawa Tras la denuncia continuada de un grupo de organizaciones internacionales, junto al apoyo de millones de personas y la apuesta de varios gobiernos, el 3 de diciembre de 1997 se publicaba en Ottawa la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersona y sobre su Destrucción, que entró en vigor dos años después. Su objetivo era y es aliviar el sufrimiento humano que ocasionan cada día las minas antipersona en todos los rincones del mundo. Desde entonces, la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona (ICBL por sus siglas en inglés) se encarga de velar por los avances en el cumplimiento de la convención, documentándolos anualmente y denunciando su incumplimiento. Al Tratado de Ottawa, como comúnmente se conoce la convención, se han adherido 151 países, tres más lo han firmado, estando aún pendientes de ratificación, mientras que 40 Estados continúan fuera del mismo. Desde la firma del tratado, hace ya 10 años, se han producido innumerables mejoras: se estima que se han eliminado entre 85 y 90 millones de minas antipersona almacenadas, de las que 39,5 millones se encontraban en posesión de los Estados parte del Tratado de Ottawa. Además, el número de países productores se ha reducido de 50 a 13 en la actualidad. Ha descendido significativamente el número de países que las utilizan y ha bajado en general su comercio internacional. Además, desde la entrada en vigor del Tratado se ha logrado limpiar cerca de kilómetros cuadrados de terreno en algunos de los países más afectados, como Afganistán, Iraq, Camboya, Sudán y Angola, por lo que el número de víctimas ha disminuido significativamente. Y, gracias también a las inversiones nacionales e internacionales para la erradicación de las minas, se ha reducido de 84 a 78 el número de países afectados.

37 El proyecto: el libro El proyecto fotográfico de Gervasio Sánchez se plasma en varios libros de fotografías de víctimas de las minas, editados por Blume. Vidas Minadas (1997) Cinco años después (2002) Vidas Minadas diez años después (2007) Todos los derechos de la venta de estos libros van para apoyar un proyecto de reinserción de mutilados por las minas antipersona. Siete mutilados, originarios de algunos de los países más afectados por el problema : Angola, Mozambique (Sofia Elface), Afganistán, Camboya (Sokheurm Man), Nicaragua, El Salvador (Manuel Orellana) y Bosnia-Herzegovina (Adis Smajic), ponían en 1997 rostro a este drama; En la edición de 2007, los siete vuelven a aparecer en compañía de dos testimonios más recientes, de Irak (Fanar Zekri ), Colombia (Mónica Paola), Afganistán (Firoz Ali Alizada y Medy Ewaz Ali) y Camboya (Mao Rattanak). Nuevos y antiguos conflictos confluyen a través de los rostros de algunas de sus víctimas en un mensaje común: queda mucho por hacer en la carrera contra las minas.

38 Una exposición itinerante basada en el material fotográfico del libro, recorrerá diversas ciudades de España con el objetivo de concienciar a la opinión pública, medios de comunicación y a la población en general, pero también a la clase política y a las instituciones, sobre los estragos de estas armas mortíferas. Como hace diez años, varios de los protagonistas del libro asistirán a la presentación del proyecto, prevista para el martes 27 de noviembre en la sede del Instituto Cervantes, en Madrid. El proyecto: la exposición

39 Visita esta web: entra en Google y escribe GONPE: ahí está El mundo del arte. O directamente pincha aquí: ebcindario.com

40

41 Respeta la autoría. No a la piratería


Descargar ppt "España, fabricante y exportadora de muerte Gervasio Sánchez, un fotógrafo terrible Gervasio Sánchez no tiene problemas en gritar a los cuatro vientos."

Presentaciones similares


Anuncios Google